FANDOM


Todo se vale en la Calabaza y la Guerra
Pertenece a: Redfork2000
Clasificacion Para todo público
Estado Terminado
Ambientada en Canterlot High, y las casas de Red Fork, Corn Cob y Silver Pen
Personaje (s) Red Fork, Corn Cob, Silver Pen, Whistle
Cronología
Ninguna Redfork2000/Todo se vale en la Calabaza y la Guerra Ninguna

Era un día soleado y cálido en Canterlot High. Los alumnos estaban en las aulas, esperando a la hora del almuerzo. En el aula de ciencias, algunos de los alumnos estaban aburridos, esperando que la clase terminara, mientras otros conversaban, y otros prestaban atención directamente a la clase. El aula tenía paredes de color amarillo claro, con un piso liso, brillante, de color azul ligeramente más oscuro. No había ventanas, a excepción de una ventana que había en la puerta del aula. La puerta era de madera, pintada de color verde claro.

La profesora de ciencias estaba impartiendo la clase, y había aprovechado la ocasión para hablar con los alumnos acerca de la feria científica que se acercaba.

-Como seguramente saben, la feria científica de Canterlot High será la próxima semana.- Les dice la profesora de ciencias. -Hoy voy a dar a conocer los equipos para la feria de ciencia. Cada equipo debe traer su experimento científico.-

Muchos de los alumnos no estaban muy interesados en la feria científica, lo que se notaba en sus rostros, viéndose indiferentes, sólo deseando que termine la clase para ir a almorzar a la cafetería. Unos pocos estaban realmente inmersos en el tema. Una alumna que estaba muy interesada en la feria científica era Silver Pen . Ella siempre estaba interesada en mostrar sus habilidades intelectuales, en especial en el área de ciencias, la cual era su asignatura favorita de todas. Ella estaba sonriendo, segura de que este año ella podría ganar el primer lugar, y así finalmente demostrar que era la mejor alumna de Canterlot High.

-Silver Pen, tú trabajarás con Whistle - Anunció la profesora de ciencias. A Silver Pen no le molestaba trabajar con Whistle, ya que Whistle la dejaría tomar el mando en la elaboración del proyecto, y seguramente le haría caso en lo que Silver Pen le pidiera. Whistle estaba algo nerviosa, pero le reconfortaba en parte trabajar con Silver Pen, sabiendo que ella seguramente tomaría el liderazgo del proyecto.

-Red Fork , tú trabajarás con Corn Cob - dijo la profesora de ciencias. Red Fork estaba en la primera fila, al lado izquierdo del aula, vestido con una camiseta azul y pantalones negros. Estaba sentado de forma relajada y despreocupada, algo que no era inusual para él. Corn Cob un par de asientos detrás de él, con su camisa a cuadros y pantalones jeans azules. Ambos se miraron entre sí.

-¡Arrasaremos con la competencia!- dijo Red Fork.

-Seguro que sí.- le respondió Corn Cob.

Después de eso, Silver Pen miró a Red Fork de reojo. Ambos mantenían una gran rivalidad en cuánto al rendimiento académico. Siempre tratando de demostrarse superior que su rival, ambos eran grandes enemigos, y sabían que esta feria científica sería otro enfrentamiento entre ambos. Red Fork miraba enojado a Silver Pen, que hoy traía puesto una camiseta violeta y una falda negra. Silver Pen le regresaba la mirada a Red Fork, de reojo, mientras fruncía el ceño y se mostraba molesta.

-No le pongas mente a ella.- Le dijo Corn Cob a Red Fork. -Ella no es importante, lo que importa es ganar esta feria.

La profesora de ciencias seguía anunciando el resto de los equipos, hasta que sonó el timbre. Todos los alumnos salieron del aula rápidamente y sin orden alguno, y se dirigieron a la cafetería para almorzar.

-¿Por qué nunca logramos que estos muchachos salgan del aula en orden?- se lamenta la profesora de ciencias, que quedó sola en el aula.

En la cafetería de la escuela están todos los alumnos, algunos en fila con sus bandejas para tomar su comida, y otros ya sentados en las mesas comiendo. En esta ocasión, Red Fork y Corn Cob decidieron sentarse juntos para hablar sobre el proyecto para la feria científica.

-Oye Corn Cob, ¿Cultivas papas?- pregunta Red Fork, mientras trae su bandeja, en la que una gran pila de comida.

-Sí, ¿por?-

-Se me ocurre algo.- dice Red Fork. -Podríamos hacer baterías de papa. Imagina, podríamos hacer que una bujía encienda usando papas.-

-¿De veras?- pregunta Corn Cob, confundido. -Para mí que eso de las baterías de papa era algo que la gente solo puede hacer en la tele.-

-No, es algo real.- Le responde Red Fork. -Y lo haremos para la feria de ciencias.-

-Bueno, si tú lo dices.- Le responde Corn Cob, encogiendo los hombros. -Ven a mi casa esta tarde para empezar a trabajar en el proyecto.-

-Vale.- le dice Red Fork. Corn Cob queda viendo a Red Fork mientras este devora su almuerzo. Silver Pen estaba en una mesa cercana, y logró escuchar la última parte de la conversación, acerca de la reunión en casa de Corn Cob.

-Hm… con que eso traman…- dice Silver Pen. Ella no iba a dejar que Red Fork le ganara otra vez. Ella descubriría una forma de evitar que Red Fork se llevara la victoria. Sin embargo, había un problema. Corn Cob nunca dejaría a Silver Pen entrar en su casa, menos si era mientras Red Fork y Corn Cob trabajaban en el proyecto. -¿Cómo podré espiarlos si ese tal Corn Cob no me dejará entrar en su casa?- Entonces, Silver Pen vio venir a Whistle, y tuvo una idea.

-Whistle, necesito tu ayuda.- le dice Silver Pen a Whistle.

-¿Mi ayuda?- pregunta Whistle, asustada y confundida.

-Sí, así es.- responde Silver Pen.

-¿En qué podría ayudarte yo?- dice Whistle tímidamente.

-Necesito que vayas esta tarde a la casa de Corn Cob, y me hables de todo lo que veas y oigas.- le dice Silver Pen.

-Em, ¿Eso no sería como espiarlos?- le pregunta Whistle.

-No, claro que no. Además, si vas, tendrás la oportunidad de ver a tu Red Fork.- le dice Silver Pen, con una sonrisa en su cara.

-Em… no lo sé…- responde Whistle, algo temerosa e insegura.

-¡Sólo hazlo!- exige Silver Pen.

-Pero…- Whistle intenta rehusarse, pero ve a Silver Pen enojada, y cede ante la presión de Silver Pen. -Está bien.-

-Así se habla.- dice Silver Pen.

Esa tarde, Red Fork va a la casa de Corn Cob. Aún es soleado y cálido, y Red Fork camina lejos para llegar a la casa de Corn Cob, tanto que cuando ya he llegado, está todo mojado de sudor. Se sienta un momento para descansar. La casa de Corn Cob se ve algo rústica y antigua, pero aun así bien cuidada.

-La próxima vez, tomaré un taxi…- Dice Red Fork, hiperventilándose. Red Fork toca la puerta de madera, y Corn Cob abre.

-¡Al fin llegas!- responde Corn Cob. -Entra, tenemos mucho que hacer.-

Red Fork entra a la casa de Corn Cob. Por el interior, la casa de Corn Cob también tiene un estilo rústico y antiguo, con estilos y diseños antiguos del siglo XIX. La sala tiene un par de sillones verdes, en uno de ellos está Corn Belle , tomando una soda. La sala también tiene una chimenea rústica, y los muros están pintados de un color verde claro, con varios cuadros de los hermanos maíz cuando eran niños.

-Bueno, empecemos.- dice Red Fork. No obstante, justo después de decir eso, se oye a alguien más tocar la puerta.

-¿Quién será?- se pregunta Corn Cob. Él va a abrir la puerta, y ve a Whistle. -Uh… ¿Qué haces aquí?-

-Supe que Red Fork estaba aquí, y quise venir a verlo.- responde Whistle, sonrojándose y poniéndose nerviosa.

-Vale, entra, pero si veo a Silver Pen copiarse de nuestra idea gracias a ti, tú la pagas.- le dice Corn Cob, mirando a Whistle con una mirada seria. Whistle empieza a sudar y se pone más nerviosa.

-No te preocupes, ella ya tiene una idea de que hacer para la feria. No dejaré que se copie del proyecto de ustedes.- responde Whistle, intentando controlar sus nervios.

-Conste que confío en ti. No me decepciones.- le dice Corn Cob.

-Bien, ¿Vamos a empezar hoy o mañana Corn Cob?- dice Red Fork con voz sarcástica.

-Dame un segundo, debo cuidar a la gran Berta.- dice Corn Cob, para después irse al patio trasero. Whistle se sienta en el sillón que está desocupado, mientras Red Fork se pregunta de qué habla Corn Cob.

-¿Quién es la gran Berta?- pregunta Red Fork, intrigado.

-Oh, es la calabaza más grande que he cultivado alguna vez. ¡Deberías verla, es hermosa!- le dice Corn Cob. Red Fork sigue a Corn Cob al patio trasero. El patio de Corn Cob es amplio, lleno de plantas, y tiene un gran huerto en el patio dedicado al cultivo de numerosos alimentos, como tomates, patatas, zanahorias, lechugas, calabazas, y por supuesto, maíz. En el centro del huerto está una calabaza gigantesca, más grande que Red Fork y Corn Cob juntos. Red Fork se queda boquiabierto al ver el enorme vegetal.

-¿Qué te dije Red Fork? ¡Es la gran Berta! Está pesando unos 450 kilos, y aún sigue aumentando. La llevaré al concurso de vegetales de este año, ¡Y ganaré el primer premio!- explica Corn Cob, admirando su enorme calabaza.

-¡Nunca creí que vería un vegetal tan grande!- exclama Red Fork.

-Oye, pero ni siquiera se te ocurra intentar comértela, ¿Oíste?- le advierte Corn Cob. -La gran Berta es muy importante para mí, y no sé qué haría si alguien me la quitara.- dice Corn Cob, abrazando su enorme calabaza.

-Em, Corn Cob, ¿El proyecto?- dice Red Fork, haciendo que Corn Cob reaccione.

-Oh, es verdad, hay que trabajar.- dice Corn Cob, levantándose y volviendo a la sala con Red Fork. Sin embargo, Corn Cob no cree que sea buena idea tener a Whistle presente mientras trabajan, ya que después de todo, está en el equipo de Silver Pen, y Corn Cob no confía en realidad en SIlver Pen.

-Whistle, lo siento, pero tendré que pedirte que te vayas.- dice Corn Cob. -Vamos a trabajar en nuestro proyecto.-

-Pero…- Whistle estaba a punto de replicar, pero Corn Cob la interrumpe.

-Lo siento, no estaré cómodo si estás aquí viendo lo que hacemos. No es por ti, es por Silver Pen.- Whistle se levanta del sillón tímidamente, mientras Corn Cob abre la puerta para que se vaya. Whistle camina lentamente hacia la puerta, apenada, y se va.

-Creo que fuiste algo duro con ella.- le dice Red Fork a Corn Cob. -Yo realmente no creo que ella ayudaría a Silver Pen a copiarse de nosotros. Whistle no es así.-

-Mira, no podía trabajar en paz sabiendo que la compañera de equipo de Silver Pen estaba aquí.- responde Corn Cob. -Mejor sólo pongámonos a trabajar.- Red Fork sólo asienta la cabeza, y ambos empiezan a trabajar en el su proyecto para la feria de ciencias. Mientras tanto, Whistle caminó hasta la casa de Silver Pen. Era una casa mediana, pero elegante. Tenía un hermoso jardín delantero con flores y césped verde. La fachada de la casa era de color blanco, y había una ventana a un lado. Whistle camina hasta la puerta, que era de madera, con una gran ventana de vidrio en la parte superior. Whistle toca la puerta.

-¡Ya va!- se oye desde el interior. Después de unos segundos, Silver Pen abre la puerta. –Entra Whistle.- dice Silver Pen. El interior de la casa era de estilos elegantes y refinados. No tenía un tamaño impresionante, pero el lugar se veía bastante arreglado. La sala tenía un piso de madera brillante, con unos cuatro sillones rojos y suaves, y una mesita en el centro, con un florero encima. Los muros estaban pintados de blanco, y en ellos habías varios cuadros de paisajes. El lugar estaba muy iluminado, gracias a la ventana grande en el frente de la casa, y a otra ventana en el fondo. Silver Pen se sentó en un sillón, e invitó a Whistle a sentarse también.

-Siéntate, ponte cómoda.- dice Silver Pen.

-Em… gracias.- responde Whistle, sentándose en uno de los sillones.

-Bien, ahora dime, ¿Qué descubriste?- pregunta Silver Pen.

-No me dejaron ver su proyecto, me sacaron antes de que lo empezaran.- responde Whistle.

-¿¡Es en serio!?- exclama Silver Pen, muy molesta. -¿No lograste descubrir nada?-

-L-l-lo s-s-siento…- dice Whistle, muy nerviosa y tímida. -Todo el tiempo que estuve así estuvieron hablando de la gran Berta.-

-¿La gran Berta?- pregunta Silver Pen, confundida. -¿Quién es la gran Berta?-

-Es la calabaza más grande de Corn Cob.- responde Whistle. -Dice que lo inscribirá a un concurso de vegetales anual.-

-¡Eso es!- exclama Silver Pen, para el asombro de Whistle, que no se lo esperaba.

-¿Qué es?- pregunta Whistle, confundida.

-Nada, nada, tú tranquila.- le dice Silver Pen. Ella tenía una gran idea, que podría evitar que Red Fork gane la feria de ciencias. Quizás no podría sabotear el proyecto de Red Fork y Corn Cob, pero podría sabotear la alianza entre ellos.


El día siguiente, es una mañana nublada y algo fría. Los alumnos caminan por los pasillos, conversando y guardando sus cosas en sus casilleros. En eso, viene Corn Cob, viéndose más enojado que nunca. Su forma de caminar, su ceño fruncido, se notaba que estaba enfurecido. Sneeze se le acercó a preguntarle.

-¿Te pasa algo Corn Cob?- pregunta Sneeze.

-¡Se robaron a la gran Berta!- exclama Corn Cob, empujando a Sneeze contra el casillero. –Cuando encuentre al desgraciado, ¡lo voy a hacer picadillo!-

Silver Pen ve lo que ocurre desde un pasillo oscuro, y sonríe con malicia al ver lo que ocurre. Al ver que se acerca Corn Cob, ella se prepara para la siguiente fase de su plan.

-¡Psst!-

Corn Cob escucha que lo llaman, pero al voltear, no ve a nadie, así que decide ignorar el sonido y seguir adelante.

-¡Psst! ¡Corn Cob!-

-¿Qué?- Corn Cob voltea, y no ve nada aún. -Esto no es gracioso.- Corn Cob sigue caminando.

-¡Psst!-

-¡Ya estuvo!- exclama Corn Cob, enfurecido. -¿Quién me está llamando?-

-Por aquí, en el pasillo oscuro, Corn Cob.-

-¿Qué quieres?- Corn Cob camina hacia el pasillo oscuro, preguntándose quién lo está molestando y qué quiere.

-Creo saber quién robó tu calabaza.- dice una silueta oscura que está en el pasillo.

-¿Ah sí?- pregunta Corn Cob, intrigado.

-Quizás sea difícil de creer, pero el culpable es tu compañero, Red Fork.-

-¿Qué? Red Fork no me robaría.- afirma Corn Cob.

-¿Oh, en serio?- dice la silueta. -Ambos sabemos que ama comer cosas grandes, y sabemos que es sonámbulo. Pudo robar la calabaza mientras dormía.-

-Aun así, no tienes pruebas.- Afirma Corn Cob.

-¿Quieres pruebas? ¿Qué te parece esta prueba?- la silueta le entrega a Corn Cob un cabello.

-Em, no tengo idea de qué color es, aquí está oscuro.- dice Corn Cob, intentando ver el cabello.

-¡Pues ve a la luz idiota!- exclama la silueta. Corn Cob va a la luz, y ve que el cabello es azul, igual que el azul del cabello de Red Fork.

-¡Ese desgraciado me robó a la gran Berta! ¡Hoy le rajo la cabeza!- exclama Corn Cob, aún más furioso, y luego se va. La silueta luego sale de la oscuridad y se ve que era Silver Pen.

-Perfecto. Sin equipo, no pueden hacer el proyecto. ¡Gané!- dice Silver Pen. Corn Cob recorre los pasillos buscando a Red Fork, mientras empuja a cualquiera que se le atraviese. En eso Blue Ocean lo ve, notando que algo le pasa a Corn Cob.

-¿Qué pasó ahora?- le pregunta Blue Ocean a Corn Cob.

-¡Busco a Red Fork!- exclama Corn Cob, levantando su puño y sacudiéndolo en el aire.

-Pues buena suerte encontrándolo, él no pudo venir a la escuela hoy.- dice Blue Ocean, sonriendo.

-¿Qué dices?- pregunta Corn Cob.

-Sí, me lo dijo todo por mensaje de texto.- explica Blue Ocean. -Red Fork me explicó que Green Knife accidentalmente rompió el despertador, y que todos se quedaron dormidos en su casa. Pero si quieres trabajar con él en el proyecto, podrías ir a su casa esta tarde.-

-Entonces supongo que me encargaré de él esta tarde.- dice Corn Cob, enojado, y luego se va.


En la tarde, ya no está nublado, y la temperatura es un poco más cálida. Red Fork está en su casa, sentado sobre el sofá viendo televisión. Su casa es mediana, la sala tiene un sofá grande y dos sillones, todos de color verde. El suelo tiene alfombra, las paredes están pintadas de color amarillo claro, y en el centro hay un cuadro de la familia Fork unida. La sala está directamente conectada con la cocina, y también tiene unas escaleras, que llevan a las habitaciones en el segundo piso. Justo por esas escaleras viene bajando Emerald . Lleva puesto una blusa roja, con pantalones negros y zapatos negros.

-Red Fork.- dice Emerald.

-¿Qué?- responde Red Fork, sentado en el sofá, cambiando los canales del televisor.

-¿Cómo dijiste?- dice Emerald, con un tono de regaño. Ella levanta una sandalia azul que hay en el suelo, y se la lanza a Red Fork, dándole directo en la cabeza.

-¡Auch!- dice Red Fork mientras se soba la cabeza.

-¡No se responde “qué”, se dice “mande usted”, o “sí tía”!- reprocha Emerald a Red Fork.

-¿Sí tía?- dice Red Fork, volteándose a ver a Emerald.

-Mejor.- responde Emerald. -Voy a salir con Color Star y Jennifer al supermercado. Vuelvo en un par de horas-

-¿Puedo ir yo con ustedes?- pregunta Red Fork, con un poco de emoción, ya que cuando él iba al supermercado, siempre lograba que Emerald le comprara algo especial.

-No, debes quedarte a cuidar el pastel que dejé en el horno.- responde Emerald. -Cuando termine el tiempo del reloj de cocina, saca el pastel del horno. ¡Y cuidadito te lo comes!-

-Entendido, puedes confiar en mí.- dice Red Fork.

-Bien, ya nos vamos.- dice Emerald, y sale de la casa con Color Star y Jennifer. Green Knife se había ido a comprar un nuevo despertador con Red Spoon , así que Red Fork estaba solo en la casa.

-Si llevo el reloj de cocina conmigo, podré escucharlo sin importar en qué parte de la casa esté.- piensa Red Fork. Así que se lo lleva al patio con él. El patio de los Fork es amplio, en el suelo hay césped verde y algunas flores. Hay dos árboles en el patio, en uno está una pequeña casa del árbol que le pertenece a Red Spoon, y el otro es sólo un naranjo. Hay una hamaca suspendida de ambos árboles, y hay un cobertizo en la esquina derecha del patio. Red Fork se acuesta en la hamaca y pone el reloj de cocina cerca de él para poder oírlo.

Sin embargo, pronto su calma sería interrumpida, porque Corn Cob estaba en la otra calle, y vio que ya todos menos Red Fork salieron de la casa. Entonces cruzó la calle y llegó a la casa de Red Fork. En la parte frontal, la casa de Red Fork tenía un pequeño jardín con flores. Corn Cob tocó la puerta.

-¿Quién será?- se pregunta Red Fork, y mira por la ventana que es Corn Cob. -Ah, es Corn Cob.- Red Fork abre la puerta para dejar entrar a su amigo, y cuando lo hace, ve que Corn Cob está furioso.

-Hola, hace rato no te veía.- dice Red Fork. -¿Vienes a trabajar en el proyecto?-

-¡No te hagas el tonto conmigo!- exclama Corn Cob, desconcertando a Red Fork.

-Em, ¿de qué hablas?- dice Red Fork, caminando de regreso al patio.

-¡La gran Berta, tú la robaste!- acusa Corn Cob, apuntando hacia Red Fork con su dedo índice.

-¡Claro que no!- responde Red Fork. -¿Quién te dijo esa basura?

-¡No me creeré tus mentiras!- dice Corn Cob. -me dijeron que fuiste tú, hasta me mostraron un cabello tuyo.-

-¿Y quién fue el que te dijo esa estupidez, amigo?- reitera Red Fork.

-¡No me digas amigo!- responde Corn Cob. -Entrégame a la gran Berta ahora, yo no vine aquí a hablar estupideces ni oler las flores.-

-Ese es tu problema, no sabes lo que te pierdes.- le dice Red Fork. -Estas flores huelen excelente.-

-¡Ya cállate!- exclama Corn Cob.

-Pero ya se directo.- dice Red Fork. -Dime quién te dijo que yo tengo tu calabaza.-

-Em… no sé, ¡pero eso no importa!- responde Corn Cob.

-Espera, ¿le creíste a alguien que no sabías quién era sólo porque te enseñó un cabello azul?- dice Red Fork, sonriendo con un tono un poco burlesco. -¿Sabes cuántos en la escuela tienen cabello azul? Cielos Corn Cob, eres más estúpido de lo que creía.- Corn Cob se enoja aún más con él, y le da un puñetazo en la cara a Red Fork.

-Mira, no quería pelear contigo, pero no me dejas otra alternativa.- dice Red Fork. Corn Cob intenta darle otro golpe, pero Red Fork lo esquiva. Corn Cob es un adolescente bastante fuerte, ya que el trabajo duro en el campo lo ha fortalecido mucho. Con su gran fuerza, él no es un enemigo que se deba tomar a la ligera. Sin embargo, Red Fork también tiene experiencia peleando, y a pesar de su peso, es rápido y ágil. Corn Cob le lanza varios golpes a Red Fork, pero Red Fork logra esquivar cada uno de ellos. Corn Cob sigue a Red Fork, listo para darle una paliza, pero Red Fork sigue evadiendo los golpes. Después de un par de minutos, Red Fork salta y se trepa a uno de los árboles, el que tiene una casa del árbol. Corn Cob furioso exige que Red Fork baje de ahí.

-¡Oye! ¡Aquí hay una buena vista!- dice Red Fork, parado en una rama alta del árbol.

-¡Baja de ahí y pelea como hombre!- exige Corn Cob.

-No gracias, prefiero quedarme aquí arriba y no lidiar con tontos como tú.- responde Red Fork. Corn Cob se enoja aún más, e intenta treparse al árbol también para atacar a Red Fork. Red Fork entra a la casa del árbol de Red Spoon, y encuentra una enorme botella de aceite de cocina. -Oye, qué suerte tengo de tener un primo al que le gusta cocinar.- dice Red Fork, con una sonrisa. Toma la botella de aceite, y derrama aceite sobre el árbol, haciendo que Corn Cob se resbale y no pueda trepar. Corn Cob termina cayendo de regreso al suelo. -Tendré que recordar comprarle más aceite a Red Spoon después de esto.- piensa Red Fork. Corn Cob, sin embargo, no piensa rendirse. Él va al cobertizo y saca un hacha.

-¡Baja de ahí, o talaré el árbol, desgraciado!- amenaza Corn Cob. Red Fork lo ve con un hacha, y se da cuenta de que no es broma.

-¡No!- dice Red Fork. No puede dejar que Corn Cob tale el árbol, ya que eso causaría muchos daños, destruiría la casa del árbol, y en resumen, sería un gran problema. -Suelta el hecha y bajaré.- le dice Red Fork.

-Bueno.- Corn Cob pone el hacha en su lugar, y regresa al árbol. -¡Ahora baja de ahí!-

-De acuerdo, tú lo pediste.- dice Red Fork. Él se tira del árbol, y aterriza con todo su peso sobre Corn Cob, lastimando a ambos.

-Auch…- dice Corn Cob. -¡Creo que me rompiste un hueso, idiota!- dice Corn Cob. Red Fork se le quita de encima a Corn Cob, también bastante lastimado, y Corn Cob se levanta con dificultad. -¡Te voy a romper todo lo que se llama cara!- Corn Cob intenta ponerse en posición de combate, ignorando el dolor. -¡Acabemos con esto!-

En eso alguien más toca la puerta. Red Fork y Corn Cob no saben quién será, y Corn Cob deja que Red Fork vaya abrir la puerta. Cuando Red Fork abre la puerta, ve a Whistle muy preocupada.

-¡No se vayan a matar!- exclama Whistle.

-¿Qué? ¿Tú sabes lo que ocurre aquí?- pregunta Red Fork.

-Sí, todo fue plan de Silver Pen.- responde Whistle.

-¿De qué hablas?- pregunta Corn Cob, intrigado.

-Silver Pen quería sabotearlos para que no trabajaran juntos en el proyecto de ciencias.- explica Whistle. -Así que robó la calabaza de Corn Cob, y luego convenció a Corn Cob de que fue Red Fork para que ya no trabajaran juntos y así no pudieran terminar el proyecto.-

-¿Ves lo que dije?- le dice Red Fork a Corn Cob. -Te acaban de ver la cara, tonto.-

-¡Le voy a dar una lección a Silver Pen!- dice Corn Cob, aún más enfurecido al saber que lo engañaron.

-No, yo no recomiendo pelear con ella, eso sólo traerá problemas.- sugiere Red Fork. -Tengo una mejor idea.- dice Red Fork, pero en ese momento oye el reloj de cocina. -¡Un momento! ¡Debo sacar el pastel que dejó mi tía en el horno!- Red Fork corre a la cocina, se pone los guantes de cocina y saca el pastel del horno.

El día siguiente, Red Fork, Corn Cob y Whistle le explican a la directora Celestia todo lo que pasó, y el plan de Silver Pen de sabotear al equipo de Red Fork. Celestia llama a Silver Pen a la oficina.

-¿Qué ocurre directora Celestia?- dice Silver Pen, algo nerviosa cuando ve a Red Fork, Corn Cob y Whistle en la oficina también.

-Estoy decepcionada de ti Silver Pen.- dice la directora Celestia. -No sólo intentaste sabotear a Red Fork y Corn Cob, sino que también le robaste algo a Corn Cob, e inculpaste a alguien más.-

-Pero… yo…- dice Silver Pen, sin saber qué decir.

-Le diré a tus padres de este comportamiento.- advierte la directora Celestia. -Además, puedes considerarte descalificada de la feria científica. Ahora, esta tarde le regresarás a Corn Cob lo que le robaste.-

-Pero… sí directora Celestia.- responde Silver Pen, sin poder decirle nada más.

Esa tarde, Silver Pen le regresó a Corn Cob la calabaza que le robó. Corn Cob vio su calabaza aún más grande que antes, y corrió a abrazarla. -¡Mi gran Berta es aún más grande que antes!- exclama Corn Cob.

-Tal vez hayas ganado esta batalla Red Fork, pero yo ganaré la guerra.- dice Silver Pen, antes de irse a casa. Red Fork la mira irse.

-Sabes, a veces siento algo de lástima por ella.- dice Red Fork. -Pero luego recuerdo que es una envidiosa que siempre intenta sabotearme y se me pasa.- Whistle le sonríe a Red Fork, mientras Corn Cob sigue con su calabaza.

-Em, debemos trabajar en el proyecto ahora.- Dice Red Fork a Corn Cob.

-Oh, es verdad.- dice Corn Cob, reaccionando.

Ambos se van a trabajar juntos en el proyecto de ciencias juntos. Whistle los sigue. Al no tener equipo, ella ya no podría participar, pero eso no le molestaba. La profesora de ciencias le asignó otro trabajo para que no perdiera su nota, así que todo estaba bien. Red Fork y Corn Cob trabajaban en su proyecto, ya habiendo dejado atrás el conflicto que hubo entre ambos.


Fin

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.