FANDOM


El otoño para Sunset Shimmer

Sunset Shimmer salió corriendo a toda velocidad de su casa, mientras se ponía como sea su mochila y una bufanda roja para protegerse del frío. Cualquiera podría decir que se trataba de un día de invierno, pero no, recién comenzaba el otoño. Una estación que significaba muchísimo para Sunset Shimmer, más que una estación del año que comienza con el equinoccio de otoño y culmina con el solsticio de invierno. Fue hace exactamente un año, en el Baile de Otoño anterior, que pudo conocer lo que era realmente la amistad, y el poder que ésta tiene. Se lo mostraron seis chicas, muy especiales para ella el día de hoy: sus mejores amigas. A partir de ese día, se propuso ser una chica completamente diferente a lo que había sido antes, decidió dejar bien enterrada en el pasado a la “antigua Sunset” y de ahí en adelante ser la “nueva Sunset”. Les tenía una inmensa gratitud a aquellas chicas que la ayudaron, y que le dieron su amistad sin dudarlo.

Sunset llegó al paradero y se subió de inmediato al primer bus que vio parar. Ya dentro de él, miró su reloj y frunció el ceño. “Estoy muy, muy retrasada” dijo para sí misma. Suspiró y miró al techo exasperada, pensando en cuánto quisiera no haberse olvidado de poner el despertador la noche anterior.

Mientras meditaba aún en esto, unas risas provenientes de afuera la hicieron aproximarse a la ventana para observar. Unos cuantos niños jugaban a lanzarse sobre un montón de hojas secas, y se notaba que se la estaban pasando de lo lindo. Más adelante, en una cafetería las personas disfrutaban de una taza de café o chocolate caliente. Unos metros más allá vio a un empleado de limpieza que barría las hojarascas de la acera y las metía a enormes bolsas negras. Y antes de llegar al paradero más próximo, se topó con una señora paseando a un pequeño perro que llevaba chompa, un gorro y hasta botitas.

Al ver todo esto, la alegría llenó por completo su ser y esbozó una sonrisa, olvidándose de todo lo que la tenía preocupada hasta entonces. En vez de quedarse mirando la hora en su reloj, prefirió contemplar el otoño desde la ventana, sintiéndose cada vez más parte de él.

Por poco no se percata que había llegado al paradero en el que debía bajarse. Por suerte se dio cuenta a tiempo. Las clases comenzarían en dos minutos, así que se apresuró a bajar del bus y llegar a Canterlot High cuanto antes. Una vez allí, solo le quedó tiempo para sacar algunos libros de su taquilla e ir corriendo a su salón de clases. Felizmente, no tuvo ni un segundo de retraso.

Las clases transcurrieron sin nada de especial o extraordinario, hasta la hora del almuerzo. La tan deseada hora del almuerzo. Todos y cada uno de los alumnos salían de todas las aulas hacia la cafetería, entre ellos Sunset Shimmer y sus mejores amigas: Rarity, Applejack, Pinkie, Fluttershy, Rainbow y Twilight (humana). Estando todas en la cafetería se pusieron a hablar.

Pinkie: (Muy alegre) ¡Chicas! ¿Qué tal el día de hoy?

Applejack: Bueno, como toda la escuela, estamos muy emocionadas porque…

Las siete: (Gritando) ¡Mañana será el Baile de Otoño!

Rarity: No sé a ustedes, pero me parece que apenas ayer fue el Baile de Otoño del año pasado.

Sunset: Exacto… (Nostálgica) Parece que fue ayer cuando robé la corona de Twilight, subí a Internet un video burlándome de ella, la acusé de destruir la decoración, secuestré a Spike, le quité la corona, me transformé en un demonio furioso, y me vencieron con la magia de los Elementos de la Armonía.

Rarity: Ay Sunset, ya deja eso en el pasado. Todas nosotras ya lo hicimos.

Fluttershy: Así es. Eres alguien completamente diferente ahora. Ya no queda nada de la antigua Sunset.

Sunset: Si… y les agradezco mucho a ustedes, por estar siempre apoyándome.

Applejack: No tienes nada que agradecer, entre amigas nos ayudamos.

Rainbow: Así es.

Rarity: Bueno chicas, dejando de lado ese tema, ¿qué les parece si nos probamos los hermosos trajes que diseñé para el Baile?

Twilight: Me parece bien, ¿a qué hora?

Rarity: A las seis en punto. Sin falta, las quiero a todas en mi Boutique.

Twilight: Bien.

Pinkie: ¡Será muy divertido!

Las siete chicas siguieron disfrutando de su almuerzo mientras platicaban sobre sus cosas. El tiempo se pasó volando y en unos minutos sonó el timbre haciendo que todos volvieran a las clases.

Unas horas después llegó la salida. Las chicas tuvieron una breve charla, y se despidieron rápidamente para tener tiempo de hacer todas las tareas e ir a probarse los vestidos a casa de Rarity.

Sunset luego de llegar a su casa, se puso un rato a ver la televisión y luego decidió dedicarse a sus tareas.

“Bueno, empezaré con Lenguaje” dijo y sacó lo necesario para hacer la tarea. Se sorprendió un poco al ver lo que debía hacer.

“¿Escribir un poema relacionado al otoño? Juraría que la profesora dejó esa misma tarea el año pasado”. Acto seguido trajo un cuaderno que estaba bastante empolvado, lo abrió, buscó y… ¡Sí, la profesora había dejado la misma tarea! Pero hubo algo más que la sorprendió: que no la había hecho.

Entonces recordó lo que pensó hace un año atrás al leer esa tarea:

“¿Un poema sobre el otoño? ¿Es una broma? ¡El otoño no tiene nada de bueno! ¿Qué quiere que escriba? ¿Sobre una temporada en la que de los árboles caen hojas llenando de basura las veredas?”

Sunset se quedó muy sorprendida al darse cuenta de lo que pensaba del otoño el año pasado. Ahora sin duda, lo veía de una forma completamente diferente, y sus amigas habían tenido mucho que ver con eso. Ahora el otoño significaba el comienzo de un cambio en su vida, una “nueva Sunset”.

Muy contenta corrió como un rayo a traer otro libro más: el libro mágico con el que se comunicaba con Twilight pony. Luego de hacer a un lado los otros libros, tomó un lapicero y comenzó a escribir.

“Querida Princesa Twilight:

Hoy me he dado cuenta de algo sorprendente. He aprendido que la amistad puede cambiar por completo a una persona. Hoy, un año después de tu primera visita a este mundo, puedo decir que, ¡tengo una nueva forma de ver las cosas! Una de ellas es el otoño. Antes, no le veía sentido. Es más, lo despreciaba por los montones de hojas que debía retirar del jardín de mi casa. Ahora es para mí el recordatorio de cómo era antes, lo mucho que he cambiado y lo agradecida que estoy contigo y con nuestras amigas.

¡Espero que nos veamos pronto, Princesa Twilight! Tengo muchísimas cosas que desearía contarte cara a cara. Solo avísame cuando dispongas de tiempo, aquí en la escuela Canterlot te echamos mucho de menos.

Hasta pronto,

Tu amiga, Sunset Shimmer”

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.