FANDOM


Trabajador Solitario
Pertenece a: Redfork2000
Clasificacion Para todo público
Género Aventura, Comedia
Estado Terminado
Ambientada en Starland
Personaje (s) Metalshoe Jet (protagonista), Orange Juice
Cronología
Que Gane el Mejor Trabajador Solitario Listos Para la Aventura

Datos

Capítulo: #3

Protagonista: Metalshoe Jet

Capítulo

Era una tarde ocupada de trabajo en mi taller. Justo estaba terminando los toques finales de mis nuevas creaciones.

-Y, ya está listo.- Me dije a mí mismo, mientras veía con orgullo el fruto de mi arduo trabajo. Finalmente, estas nuevas armas y herramientas estaban terminadas.

Una de ellas era un aparato que servía para detectar objetos ocultos. Resulta que algunas universidades de otras regiones han estado desarrollando máquinas y hechizos para volver las cosas invisibles, por lo que una herramienta que fuera capaz de revelar esas cosas invisibles sin duda era una idea conveniente.

Mi segundo aparato era un arma que era capaz de congelar objetos. Utilizando un sistema electromágico, es decir, una combinación de electricidad y magia, esta herramienta dispara un compuesto a base de nitrógeno líquido, que congela rápidamente al objetivo.

Y el último de estos aparatos es un dispensador de goma de mascar. ¿Por qué? La pregunta sería, ¿por qué no? Estos tres aparatos eran mis creaciones más recientes. Sin embargo, crearlos era sólo el primer paso. Ahora debía asegurarme de que nadie los robara. Verán, yo ya era conocido en Starland por crear toda clase de máquinas. Y siempre hay esos ponis que quieren robar mis nuevos aparatos.

Por eso siempre tenía mucho cuidado respecto mis aparatos. No sería la primera vez que por descuidarme un momento ya se robaran mis inventos. De hecho, en mi puerta principal yo tenía un letrero que decía: "No molestar". Además, ya en un par de ocasiones les había dado una buena lección a esos ladrones.

Mientras seguí pensando en todo ello, escuché a alguien tocar la puerta. -¿¡Qué!?- pensé yo. ¿Quién era ahora? Yo no había pedido ningún envío a domicilio. Abrí la puerta, y vi a un pequeño pony de color naranja.

-¡Hola señor!- Me dijo el pony anaranjado. -Mi nombre es Orange Juice.- El pony levantó su casco para saludarme, pero yo no estaba listo para recibir visitas inesperadas, en especial de un pony que yo no conocía.

-¿Qué haces aquí?- Le pregunté al pequeñuelo. -¿No viste el letrero en la puerta?- El pequeñuelo entonces me mostró un volante con la foto de un pony parecido a él.

-Disculpe, es que necesito encontrar a mi hermano. ¿Usted lo ha visto?- Yo sólo encogí los hombros, y moví la cabeza de lado a lado.

-Lo siento, nunca he visto a tu hermano.- Cuando me di cuenta, el pequeño pony anaranjado estaba ya dentro de mi casa, mirando mis nuevos inventos con gran curiosidad. Sus traviesos ojos le brillaban al ver los aparatos.

-¡Oye!- Le dije, y lo levanté con mi casco. -¡Nada de tocar mis inventos!-

-¡Se ven geniales! ¿Hay alguno que te haga volar?- Me preguntó el pequeño travieso.

-¿Quieres volar?- Le pregunté al potro.

-¡Sí!- me respondió el pequeñuelo con una sonrisa.

-Bueno, ¡Yo te haré volar!- Le dije, y luego lo lancé lejos de mi casa, y cerré la puerta. No tengo idea de adónde habrá caído ese bribón, pero seguramente fue muy lejos de mi casa, que al final, era lo único que me importaba.

Sin embargo, cuando yo regresé a ver mis aparatos, vi que no estaban. -¿¡Qué!?- ¿Cómo era posible? Ese potro no pudo haberlos robado, yo lo detuve. Empecé a buscar pistas en el área donde había dejado mis inventos, hasta que noté que había un pedazo de papel caído debajo de la mesa. Lo recogí, y lo leí. Decía lo siguiente:

"Hola Metalshoe, tomé prestadas tus herramientas para una misión, espero que no te importe. Atentamente, Red Fork."

Estaba indignado. ¿Ese unicornio rojo había robado mis aparatos? En mi imaginación, sólo podía imaginar a Red Fork, riéndose mientras tenía mis aparatos en sus cascos. Sentía que me hervía la sangre. ¡Quién sea que se atreviera a robar mis inventos, se las iba a ver conmigo!

Enseguida salí de mi casa rápidamente, no sin antes dejar enllavada la puerta. No quería que otro ladrón se metiera a robar mis cosas. Una vez que había confirmado que la puerta estaba cerrada, salí en búsqueda de ese sucio ladrón. No importaba que fuera Red Fork, si él se había robado mis inventos, le iba a salir muy caro. Nadie se mete conmigo y mi trabajo y sale ileso.

-¿Ese unicornio rojo de verdad cree que puede llevarse mis aparatos así? Ya va a ver lo que le espera.-

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.