FANDOM


Perdición interdimensional
Pertenece a: Trapezium
Género Acción, aventura
Estado Terminado
Ambientada en Equestria, Ponyville, Canterlot, etc
Cronología
Tribu maligna y espíritu de niebla Perdición interdimensional Esencia oscurecida

"Perdición interdimensional" es el décimo segundo capítulo de Digression.

Aún existen sectores no sometidos por los grisaceos en Equestria, sin embargo, un gran fragmento de esta ya lo está.

Los grisaceos, dirigidos por Fog Spirit, quien está aún en el cuerpo de Stone Miner, no se han desecho de los ponis Equestres y de las princesas, pues tienen detrás de aquella acción un fin mucho menos esperado de seres como ellos.

Relato

Caía ya la noche sobre Equestria, no obstante, existía mucho movimiento en todo Ponyville, un movimiento muy frenético de parte de sus nuevos "habitantes".

La estación de tren se encontraba prácticamente colapsada de individuos que llevaban consigo únicamente armas primitivas.

El ambiente se vio aún más desordenado al momento de la llegada repentina de unos sujetos cuyos equipamientos era más sofisticados que los del resto. Parecían buscar hablar con alguien en particular, y fue en ese entonces cuando, desde el interior del tren salió una entidad que todos trataron con máximo respeto. Se trataba de Fog Spirit, quien se dirigió con una mirada seria hacia los sujetos que urgentemente querían conversar con él.

  • Fog Spirit: ¿Qué ocurre soldados? Si es algo importante, díganlo rápido.
  • Guerrero: Sabemos que no debemos confiar en nadie más que usted, pero unos desconocidos recién llegados nos han dicho que un individuo desconocido a matado a nuestros líderes en un pueblo que está cerca de aquí.

Muchos de los que se encontraban alrededor mostraron una expresión de asombro ante la inesperada noticia que había dedo el soldado. Fog Spirit se quedó pensando por unos segundos, oscilando entre si considerar las declaraciones del soldado como algo de relevancia o algo inútil.

  • Fog Spirit: Si realmente murieron, no importa mucho. Aún tenemos a Scorched Road, él es un sujeto más poderoso, y cuando vuelva después de haber corrido la voz acerca de ustedes al resto los grisaceos dispersados por Equestria, para ese entonces ya tendremos nuestro cometido asegurado.

Todos los ponis que se encontraban en el lugar alzaron sus cascos con su armas, esto seguido de gritos de carácter bélico. Estaban dispuestos a hacer cualquier cosa para alimentar ese insaciable resentimiento que se les había transmitido desde sus antepasados. Entonces, otra vez, Fog Spirit alzó la voz para hablar.

  • Fog Spirit: (Hacia el guerrero) Por ahora que una parte de ustedes investigue qué pasó con sus líderes. Nosotros debemos dirigirnos a Canterlot. Las princesas son una parte muy importante del cometido aquí, ¡Vamos! (Se sube al tren rápidamente junto a una parte de los demás).

Las montañas cristalinas ya estaban casi completamente sumergidas en la oscuridad de la noche. Sin embargo, algunos pequeños destellos de magia eran visibles entre aquella oscuridad que ya predominaba en los alrededores de un destruido DiamondTown.

Color verde agua era una de las fuentes luminosas que se veían entre los tantos ponis que se dirigían hacia más allá de la cuenca que había sido lugar para la muerte de muchos otros.

El dueño de dicho color de magia llevaba consigo una unicornio en su espalda. Se le notaba agotado como a la mayoría del resto, pues no habían comido algo que realmente repusiera sus energías hace un par de días.

Otra poni junto a una potrilla en su espalda miraban con preocupación a aquella unicornio aferrada de la espalda de el unicornio de magia aguamarina.

  • Density Presence: (Pensando) Es como si cada vez nos persiguieran más rápido. Y pensar que todo partió por esos asesinatos en Ponyville. Y aquel paciente endemoniado... da para pensar de que nos están vigilando desde afuera del planeta.
  • Day Glow: (Preocupada) Burning está bien, Mystery. No te preocupes, solo está inconsciente. (Hacia Density) No estaŕa inconsciente por mucho tiempo, ¿Verdad?
  • Density Presence: (Algo inseguro) Tal vez sí esté inconsciente por un largo rato, todo puede ser. (Mira hacia adelante) Las Pegasus no debería quedar muy lejos de aquí.

Continuaron pues, caminando los ponis hacia Las Pegasus, siendo completamente ignorantes ante el hecho de que tenían ahora como destino un lugar para nada conveniente. La multitud de ponis no cambió de parecer hasta toparse con una carreta que iba en dirección contraria a Las Pegasus, cosa que causo en su momento una gran sensación de inseguridad en los provenientes del ya destruido DiamondTown.

  • Un conductor de la carreta: ¡Oigan! ¡Hacía dónde creen que van!

Ante la abrupta detención de la carreta y el claramente desesperado tono en la voz de uno de los conductores de la carreta, los ponis se vieron muy confundidos por todo esto, y no pudieron hacer más que detenerse mientras alguno de ellos se decidía a tomar la palabra para preguntar qué ocurría.

Aquella poni fue una pegaso, y se trataba de la misma que escapó de Ponyville para luego encontrarse con Burning, Stone Miner y Razor Hoof.

-¿Por qué? ¿Acaso pasó algo en Las Pegasus?- Preguntó la pegaso con un muy mal presentimiento hacia el conductor, quien la miraba con clara inquietud.

  • Conductor: (Desesperado) ¡Por supuesto que ocurrió algo! ¡Esos pequeños diablos se encontraban allá!
  • Density Presence: (Pensando) No puedo creerlo, ¿Ahora me van a venir con que esos aborígenes también están allá?
  • Conductor 2: ¡Esta no será la única carreta que verán alejarse de ahí!
  • Density Presence: Disculpen que me entrometa, pero, ¿Será posible que nos subamos a las carretas si nos dividimos?
  • Conductor: (Con voz temblorosa) Ehhh...

Un grito de espanto sonó desde la parte trasera de la multitud. Todos entraron en un estado absoluto de alerta, y se quedaron en sus lugares hasta que supieron de qué se trataba.

  • Una poni cualquiera: (Espantada) ¡Vienes los tipos! ¡Nos van a alcanzar!
  • Density Presence: (Pensando) ¡¿Es qué acaso no fue suficiente con los enormes rayos de magia que les lanzó Burning?!
  • Conductor: (Hablando rápido) ¡Súbanse a las carretas como puedan! ¡Los que puedan moverse de otra forma háganlo! ¡Si algunos no dejan que se suban sólo díganles que yo quise ayudarlos!

Lo que había dicho el conductor comenzó a correr por toda la multitud de ponis, y posteriormente empezaron a subirse a las carretas frenéticamente, mientras, los que eran pegasos, volaban como les fuera posible, a pesar del ineludible cansancio que llevaban en sus alas. Después, no les quedaba más opción que seguir a la caravana.

  • Conductor 1: ¡Tendremos que dirigirnos al desierto! ¡De lo contrario nos interceptarán!

Inesperadamente, un enorme rayo de magia alcanzó a gran parte de la caravana de carretas, creando así un fuerte estruendo que hizo rebotar a las carretas que se encontraban más adelantadas.

La carreta en la cual se encontraban Density, Day Glow y Mystery era una de las más adelantadas. La gran cantidad de ruido que había afuera de la carreta, junto con los gritos de los ponis que estaban en dicha carreta, provocaron que Burning se despertara en aquel momento.

Al abrir débilmente sus ojos, se dio cuenta de que estaba mirando hacia abajo, y justo ahí fue cuando la carreta dio un gran salto, asiendo que Burning golpeara su nariz contra la madera.

Al ver cómo Burning tomó su nariz con su casco izquierdo, Density se percató de inmediato de que ella estaba despierta, y reaccionó de inmediato para preguntarle si se encontraba bien.

  • Density Presence: Demonios... Tienes algunos moretones.
  • Burning Fury: (Con voz débil) Density... ¿Qué está pasando?
  • Density Presence: No te preocupes. Estamos frente a algo muy grande, pero entre todos haremos que todo esté bien.

Al escuchar estas palabras de parte de Density, volteó sus ojos para mirarlo, y al hacerlo, sintió que algo cambiaba en ella. Un sentimiento que era completamente desconocido para ella la llenó al saber que, además de que se encontraba con su madre y su hermana menor, se encontraba con él. Sin embargo, una vez que recordó lo que le había ocurrido a su padre, se desesperó, y levantó su torso bruscamente, pensando en como iba a salir de ese problema.

  •  ???: Aquella poderosa presencia que sientes desde tu dimensión, son las gemas de esos espíritus que llegaron allá desde aquí, Fog Spirit. Apodérate de ellas, y podrás usarlas como armas extremadamente potenciales.
  • Fog Spirit: Eso haré, Greyish Wind. Uniré la dimensión del planeta equestre con la mía, y ahí se quedarán los ponis, trabajando por el resto de sus miserables vidas, mientras nosotros nos beneficiamos de su trabajo.

[El recuerdo se desvanece, y vuelve a la realidad]

Fog Spirit, junto con sus aliados, los grisaceos, ya estando en Canterlot, se dirigían a paso organizado pero furioso al castillo de las hermanas reales.

El lugar se encontraba completamente invadido por los grisaceos, y también se podía ver cómo algunos de estos maltrataban y se burlaban de los numerosos grupos de equestres que estaban enteramente sometidos a ellos.

Sin embargo, dicho comportamiento, tanto en los grisaceos como en su líder, Fog Spirit, se vio perturbado por un totalmente inesperado suceso. En presencia de todos aquellos ponis, una fuerte explosión se escuchó en el castillo, y posterior a eso, un objeto desconocido rodeado de una nube de humo y polvo salió volando en dirección sureste desde las partes bajas del castillo, para luego acabar por caer en un sector más bajo de la montaña.

De inmediato, Fog Spirit y sus aliados aceleraron considerablemente el paso hacia la gran edificación. La mayor parte de los ponis que se encontraban vigilando a los equestres les siguieron, pensando junto a los otros que, lo que había ocurrido tenía relación con las princesas. No obstante, al llegar allá, la muchedumbre de ponis vio que no se trataba de las princesas, pues estas seguían en su reja, sólo habiéndose movido unos cuantos centímetros debido a la magnitud de la explosión. En cambio, los grisaceos que habían venido desde las viviendas de Canterlot se percataron de que otros sujetos eran los faltantes. El suceso guardaba plena relación con los individuos que habían dejado en un saco atados con unas cuantas cuerdas.

Se notaba algo de asombro en la cara de Fog Spirit, quien de momento parecía no querer soltar el cuerpo de Stone Miner aún. Al haberse dado cuenta de que aquel sujeto desconocido se había dirigido en dirección al sureste, levantó su casco derecho, todavía con algo de asombro, y apunto en dicha orientación.

Con algo de frenesí, dio la orden a los grisaceos que estaban permaneciendo en Canterlot de ir a capturar de vuelta aquel sujeto desconocido mientras él con los guerreros de la tribu se llevaban a las princesas y retomaban su ruta a Manehattan.

  • Guerrero: (Con voz fuerte) Señor Fog Spirit, jamás hemos tenido la oportunidad de conocer el plan de usted en su totalidad, y me preguntaba si...
  • Fog Spirit: (Algo fastidiado) No me preguntes esas cosas, yo se perfectamente qué es lo que estoy haciendo. (Toma a las princesas con su magia) Tanto tiempo encerrado en esa oscuridad me ayudó a meditar acerca de cómo aprovechar mis habilidades al máximo, (hacia las alicornios) y ahora ustedes princesas tendrán el honor de formar la parte más importante de lo que quiero.

Fog Spirit, sin esforzarse mucho, rodeó a las cuatro princesas con un extraño aura oscuro que comenzó a provocarles una tos incontrolable, y a los pocos segundos terminaron por quedar inconscientes.

Una vez las princesas se encontraron inconscientes, Fog y su gran grupo de guerreros regresaron a lo que les convocaba, y se devolvieron al tren de Equestria, el cual ahora era utilizado sólo por ellos.

Entretanto los grisaceos que estaban en Canterlot se movían frenéticamente, siguiendo la trayectoria que había sido indicada por Fog Spirit, el individuo que había salido disparado producto de la explosión, se encontraba cerca de las cascadas de la montaña, agarrado de una gruesa rama y no muy lejos del suelo.

Se trataba de una unicornio púrpura, que tenía algunas quemaduras juntos con algunas otras heridas en su cuerpo producto de la explosión, pero a pesar de eso, la yegua no parecía estar demasiado herida.

  • La yegua: (Abriendo los ojos temblorosa) ¿De qué me estoy agarrando? (Mira la rama y luego hacia abajo, y se asusta). Debo salir de aquí rápido y volver a Ponyville. (Pensando) ¡No! ¡Ponyville ya debe estar invadido!

Se trataba de Atom Mist, la científica que había sido capturada dos veces por los grisaceos en caso de que les fuera útil. Nuevamente la unicornio se escapaba de aquellos animales, pero ella no fue consciente de lo rápido que estos se movían hasta que dirigió su mirada hacia arriba, y fue entonces cuando los vio bajando rápidamente por la montaña, la mayoría siendo unicornios ayudados por su magia, y unos cuantos más que eran pegasos.

A la herida Atom Mist no le quedó más que saltar al agua que se encontraba en la base de la montaña, tratando de amortiguar un poco el impacto con el agua intentando levitar su cuerpo mientras caía. Salió rápidamente del agua, y empezó a moverse al suroeste, con el objetivo de ir rodeando Ponyville desde una distancia considerable.

[Más al sur de Equestria]

Se veía aún a la caravana de carretas moviéndose más hacia el sur. Los pasajeros de las carretas se encontraban tan desesperados como los conductores de estas.

Habían pasado tan solo unos instantes desde que un poderoso unicornio había aparecido repentinamente a la siga de la caravana. Aquel unicornio parecía ser muy hábil con la levitación, pues de esta forma se encontraba persiguiendo a los habitantes de Las pegasus.

Dicho unicornio no iba solo, sino que le seguían un grupo gigantesco de aborígenes, quienes eran nadie más que los grisaceos del oeste.

Poco a poco las carretas comenzaban a caer, siendo tanto sus pasajeros como sus conductores sometidos por la fuerza una vez que los grisaceos los alcanzaban.

Burning y Density junto a sus familias se encontraban en uno de los vehículos más adelantados de la caravana. Burning se encontraba asustada, y se estaba preparando para tener que hacer cualquier tipo de cosa si algo que no estaba dentro de las posibilidades ocurría.

Fue entonces cuando el unicornio que se encontraba volando sobre la caravana, encontró el momento perfecto para teletransportarse justo en frente de las carretas, dejando a los ponis con ninguna otra opción más que desviarse bruscamente hacia un lado, y así lo hicieron las primeras tres de la caravana, desviándose estas hacia su izquierda, pero las otras diez que quedaban chocaron entre sí, y cesaron todo movimiento.

Sin embargo, para las otras tres carretas tampoco era un buen destino el que les aguardaba, puesto que, cuando ya habían asumido su liberación de la situación, inevitablemente una de ellas perdió el control, chocando con las otras dos, no pudiendo así las tres frenar antes de caer a un acantilado que se encontraba en ese lugar.

Mientras comenzaban a caer, todos los ponis gritaban, algunos asumiendo su muerte, y otros tratando de hacer algo desesperadamente. Burning se encontraba en este grupo, y llegó un punto en el cual, completamente dominada por la desesperación, la unicornio comenzó a tratar de tirar hacia arriba con su magia tanto su cuerpo como el de tantos ponis pudiera agarrar con su telequinesis.

Density y otros unicornios comenzaron a hacer lo mismo, de igual forma que Burning. Juntos, de alguna forma lograron amortiguar la caída una vez que ya habían llegado al fondo del precipicio, no obstante, el impacto fue fuerte de todas maneras, y parte de los ponis que se encontraban ahí quedaron inconscientes.

Estaban ahora a más de seiscientos metros bajo la superficie del lugar, y en aquel sitio a duras penas se podía ver.

Todos se encontraban absolutamente impactados por lo que había ocurrido hace tan solo unos instantes. Burning, muy preocupada, se dirigió a ver a su madre junto con su hermana, quienes estaban en el suelo, recién comenzando a levantarse. La poni naranja acudió en la ayuda de Day Glow y Mystery de inmediato.

  • Burning Fury: (Abrazando a su madre y su hermana) Gracias al cielo que se encuentran bien dentro de todo.
  • Day Glow: (Temblorosa) ¿Y tú Burning? ¿No tienes ninguna herida o algo?
  • Burning Fury: No, creo que...

Nadie, exceptuando a Burning, se había percatado de que, más adentro del acantilado, se hallaba una cueva que parecía ser un túnel.

Burning ya sabía de que se trataba esto, por ende temía de cierta forma tener que volver a pasar por uno de aquellos túneles.

  • Burning Fury: (Aún algo tensa) Oigan ponis... creo que deberían ver esto.

Los ponis se dirigieron hacia donde se encontraba Burning, y vieron exactamente lo que ella quería que vieran. Ante la idea de tener que pasar por aquel túnel muchos se aterrorizaban.

  • Burning Fury: (Pensando, alterada por la situación) No agrada nada la idea de tener que pasar por ese túnel, pero no tenemos otras opciones mejores.
  • Conductor 1: (Tenso) Deberemos pasar por ahí, no veo otra salida.

Comenzaron pues, a adentrarse en aquel abismo que parecía ser infinito a simple vista, hambrientos y sedientos, sin tener idea alguna de adónde les llevaría, sólo aferrándose al hecho de que no tenía otro camino que tomar.

Pasaron dos horas desde que Burning junto a los otros ponis cayeran en aquel acantilado, y se encontraban ahora avanzando por los interminables abismos alguna vez hechos por los grisaceos.

Mientras tanto, en Manehattan, los grisaceos del este se encontraban aún saqueando viviendas y sometiendo ponis, a la vez que reorganizaban el lugar acorde a lo que ellos percibían como orden.

Sin embargo, el ambiente se vio alterado por pasos, pasos de cascos que empezaron a escucharse a la lejanía. Estos pasos aumentaban su intensidad rápidamente, y mientras más lúcido se hacía su sonar, más se llenaban de intriga los "nuevos" habitantes de Manehattan.

Transcurrió un minuto para que, finalmente, los invasores de la ciudad vieran al gran montón de guerreros grisaceos que se dirigían hacia el centro de la ciudad velozmente, junto a su líder, quien era Fog Spirit, y se veía un tanto más alto que el resto con aquel cuerpo, el cual era de Stone Miner, el padre de Burning.

Los grisaceos del este, al inferir que se trataba de sus compañeros, los grisaceos del centro, se tranquilizaron de cierta forma, y les dieron la bienvenida, para que después los del centro siguieran caminando hacia uno de los extremos de la ciudad.

Continuaban caminando, hasta que Fog Spirit se detuvo repentinamente en uno de los extremos de la gran ciudad. Se quedó mirando un rato el lugar de forma algo extraña, y después dio inesperadamente la orden de que sacaran a las princesas de la jaula en la cual las traían. Se encontraban estas muy aturdidas, y no tenían idea de lo que estaba pasando.

Fog Spirit las tomó con su magia, y la miró con un aura de burla y maldad muy notorio.

  • Celestia: (Debilitada) Fog Spirit, ¿Qué piensas hacer con nosotras?
  • Fog Spirit: (Con tono burlón) ¿Qué pienso hacer con ustedes? Con ustedes haré del viaje entre dimensiones algo real. Y no se preocupen si se sienten muy debilitadas. La magia oscura que hay en mi dimensión podrá mantenerlas intactas por prácticamente la eternidad.

Fue en ese momento cuando, Fog Spirit levantó a las princesas con su magia, y, de repente, con su magia generó un enorme rayo de color rojo oscuro que se extendió varios kilómetros hacia arriba mientras las princesas gritaban desesperadamente.

Después de pasados unos segundos del estrepitoso espectáculo que había llevado a cabo el unicornio oscuro, los grisaceos finalmente pudieron fijar su mirada nuevamente en el lugar. Vieron que el rayo oscuro seguía ahí junto a un agotado pero satisfecho Fog Spirit, pero había algo que ya no estaba.

Fue entonces cuando, los guerreros fijaron esta vez su vista en un poni que estaba tratando de escaparse de los cascos de los grisaceos del este, y en eso, de forma mística comenzó a desaparecer, hasta que repentinamente se teletransportó a un lugar desconocido.

En ese instante comprendieron que, Fog Spirit había logrado introducir a las princesas en su dimensión, y ahora, todo aquel que no compartiera su esencia, sus sentimientos y sus deseos sería succionado por esta. Lentamente Fog Spirit empezaría a deshacerse de todos los Equestres y del resto de los seres, exceptuando a los grisaceos.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.