FANDOM


Fui dirigida por grandes pasadizos descendentes, mientras nos internábamos más abajo de la superficie, pude notar un detalle. Las únicas fuentes de luz eran aquellos conductos irregulares, que emitían una luz verdosa. -¿Veneno?- pregunté señalando con la mirada aquellos circuitos, me parecía lógico que fuera una especie de veneno que controlara a los ciudadanos. -Energía, nuestra ciudad se nutre de grandes cantidades de energía. Estamos cerca del reactor, por lo cual, suele ser más intensa- me respondió el alicornio, era una verdadera ventaja. -Celestia nos mantiene en aquella oscuridad, la edad media equestre, cuando tenemos todos los recursos para no depender de una estructura tan frágil.- comenté mientras las escaleras finalmente llegaban a su fin, él no respondió, algo que hacía para afirmar mis palabras.

-Aquí es, en este lugar comenzaremos tus mejoras. Pero debo advertirte, no importa que veas, que sientas, que experimentes. No debes renunciar.- escuché atentamente y afirmé con una mirada decidida. Desde la oscuridad se desplegaron millares de cables, estos comenzaron a girar a mi alrededor hasta incrustrarse dentro de mi piel, de mis ojos, de mis orificios nasales. Había pasado de ser una criatura a parecer un manojo de cables, las heridas comenzaron a arder, cada vez con mayor intensidad hasta que finalmente todo mi cuerpo parecía derretirse.

Pude sentir mis músculos desprenderse lentamente de mis huesos, en apenas unos segundos me sentía una cáscara de huesos. Mis oídos oyeron una voz a la distancia -La cáscara fue removida con éxito majestad, su condición es estable.- una palabra de continuar la silenció de momento, no podía refutar o quejarme, mi lengua se había desvanecido. Poco a poco, comencé a sentir que mis huesos se comenzaban a fracturar, mi mente divagaba cada vez más alterada entre la realidad y la fantasía.

Moría y volvía a vivir, estaba en aquella sala pero luego volvía a aquel cuarto medieval. De repente desperté en una habitación fría, oscura, vacía. Flotaba mientras debajo un gran dragón abría sus fauces, indefensa era digerida por la enorme calamidad sintiendo el dolor de ser descuartizada una y otra vez. -Bienvenida al sistema de entrenamiento.- anunció una voz que no se diferenciaba mucho del sonido metálico de una armadura. -En estos momentos comenzaremos la incorporación de los datos recolectados, tu cerebro reemplazará la información más inútil y se centrará en tu tarea principal. Antes de esto, puedes elegir si ser un arma o conservar los rasgos que te identifiquen como "Prismagic"- la voz anunció que tenía un tiempo limitado para responder.

-Comenzando incorporación, Prismagic mantendrá su nombre y parte de su personalidad, eliminaremos la información innecesaria en unos minutos.- mi cabeza pareció partirse en más de mil fragmentos, mientras explotaba como una granada. El dolor comenzó a intensificarse en mi cuerno y luego de unos minutos de sufrimiento el silencio.

-Señor, el proyecto PXB-0 ha sido un éxito, su cuerpo se ha recuperado recientemente.- mi visión borrosa comenzó a aclararse, allí estaba el alicornio y otro asistente de sus investigadores. Me levanté notando mi cuerpo distinto, era como caminar en el cuerpo de otra persona, mis ojos solo se centraban en los puntos vulnerables de quienes veía. Los ojos, la garganta, el pecho. Incluso notaba los músculos tensarse y donde podría incapacitar a alguien, no solo eso, podía prever diversos planes antes de ponerme en marcha y reaccionar en minutos a mi realidad. -Te tomará unos minutos acostumbrarte, pero como hemos hablado, eres un arma perfecta. No solo en cuanto a fuerza y durabilidad se refiere, si no en inteligencia, tu cerebro incorporó milenios de información perdida y oculta.- reaccioné ante esto pero el gobernante parecía adelantarse a mi pregunta -No, no configuramos ninguna lealtad, afinación o sentimiento implícito ante nosotros. Eso dependerá de tus propias decisiones. Y aquí tienes tu primer objetivo- tomé la nota que sostenía para leerla:

"Bandidos de la Montaña

Han estado realizando diversos saqueos a poblaciones aledañas, sin embargo, no tienen ningún control o autoridad en los sitios que creen "gobernar". Mata al líder e incapacita a los secuaces que puedan servirnos. Elimina al resto, no necesitamos sangre nueva de momento.

1500 Blitz de recompensa."

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.