FANDOM


Transporté a la yegua hasta mi reino, al parecer no sufrió del miedo o desesperación que otros experimentaban con las sombras, sus emociones aunque existentes estaban apagadas. Aquella tranquilidad me llevó a pensar que quizás era más que una simple candidata, al llegar, los grandes edificios pudieron romper esa cáscara. La sorpresa era evidente en sus ojos, pero el exterior permanecía duro como una roca, tardó unos minutos en hablarme. -¿Cuál es el objetivo?- preguntó tras examinar detenidamente cada rincón, era satisfactorio que no preguntase las cosas más triviales y se centrara en el propósito de su llegada. -Entrenarte, mi objetivo es formar un selecto grupo de soldados, más que soldados armas invencibles. Armas que hagan temblar a cualquiera, y tú serás el prototipo inicial, la perfección que otros replicarán.- señalé un edificio para que me siguiera a su interior, ella no opuso ninguna queja, tampoco demostró emoción por el privilegio.

-Comencemos- ordenó al estar en aquella sala vacía, su determinación era admirable, pero con eso no bastaba. -Antes de pasar a lo físico, debo hablarte sobre los elementos de la armonía, son armas que afectan a quienes guardan odio o rencor en su corazón. Puedes ser poderosa, pero ante esas armas, la mayoría ha perecido.- ordené a las sombras congregarse a mi alrededor, mientras continuaba mi explicación aquellas masas negras tomaron la forma de cada representante. -Deberás eliminar cada rastro de emoción, y la mejor manera, es matando lo que queda de ellas.- coloqué mi cuerno en su pecho, un aura negra se disparó directo a su corazón. El rayo pronto tomó la forma de una garra, que desgarrando su piel lentamente extrajo fragmentos brillantes de su interior, la sangre seguía fluyendo incluso cuando el último fragmento ya había sido extraído.

Las luminosas esferas se insertaron en cada sombra, haciendo que un brillo y fulgor particular las nutriera, finalmente se estabilizaron. -Prismagic, ahora destruye a tus adversarios y podremos continuar.- me dirigí a una habitación conjunta para ver lo que ocurría. La yegua aún adolorida se reincorporó, lenta y paulatinamente sobre sí misma. Sus ojos ya no mostraban un rastro de emoción, esas emociones reprimidas estaban frente a ella. El combate inició tras un leve periodo de tiempo, la sombra de la lealtad parecía tener más poder sobre las otras, comenzó a atacarla sin piedad. Le siguieron paulatinamente cada una de las restantes, atacando con fuerzas superiores a la de aquella unicornio, que apenas podía hacer algo para defenderse del cruento ataque.

Un rayo de su cuerno fue repelido por la sombra de la Magia, que la absorbió para su beneficio mientras que la Honestidad y la Lealtad seguían su asalto cruento. La sangre de la unicornio brotaba a cada segundo, apenas tenía tiempo de reincorporarse que otro golpe la empujaba contra la pared o la aplastaba contra el suelo. -Si haces esto, ni siquiera el tiempo podrá frenarte, aunque alguien lo retrocediera para hacerte débil tú verías el poder incrementado. Nunca volverás a este estado de debilidad, si superas la prueba, los límites no existirán.- instruí a la unicornio con mis palabras, no buscaba animarla, simplemente ponía ante ella la realidad. Supera y progresarás, falla y la muerte será tu recompensa.

El combate continuó por días y noches enteras, finalmente un aura verdosa comenzó a manifestarse a su alrededor, me fijé en ella detenidamente mientras las sombras se lanzaron agresivamente ante su presa. Su cuerpo machacado, débil y ensangrentado que hacía unos días había dejado de moverse desapareció en un instante y al reaparecer las sombras se desintegraron. -Has tomado tu tiempo en perfeccionar el hechizo, pese a estar muriendo, preferiste esperar a pulirlo- los fragmentos estallaron mientras me acercaba a ella, había eliminado sus debilidades, ahora podíamos progresar a la nueva fase. -No arriesgaría mi oportunidad con algo tan vano como la impulsividad.- su voz era serena y tranquila pese a las heridas, algo admirable sin dudas. -Entonces, es momento de que comencemos con el PXB-0- propuse mientras curaba sus heridas.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.