FANDOM


Lo Siento es un fan-fic que creó la usuaria CrazyFluttershy~. Es un poco similar a Mi Pequeña Dashie, pero no demasiado. Así que digamos que ese Fic me inspiró :3.


“Lo Siento”

Hoy, salí a caminar. Está bonito el día. Por cierto, no me he presentado. Soy María. Me encanta salir a caminar y respirar el aire fresco. Tengo una gran afición a la naturaleza, y también me encantan los animales. Tengo 5 en mi casa, la mayoría son callejeros. Dos perritos, un conejito, y dos gatitos bebés que rescaté de la calle en una ocasión.

Esta ciudad se ha convertido en una mierda. Verdaderamente en una mierda. Todos los días que salgo a hacer alguna de mis actividades diarias, cómo pintar al aire libre, veo las calles desoladas y rotas. La mayoría de la ciudad tiene basura por doquier.

Lo único que está a salvo, es mi pequeño jardín. Está lleno de vida y color. Cada vez que sales puedes sentir que estás en un mundo mágico. Todos mis animales salen allí a jugar. Y cuando me quedo sola en casa mientras juegan, me siento en el sofá y miro la televisión.

Muchos pensarán que me siento a ver los programas del pronóstico y las cosas que pasan en el país pero no es así, yo veo Mi Pequeño Pony.

FluttershyPequeña

Esa serie marcó mi infancia, la primera vez que vi ese canal no pude evitar buscar en la computadora todos los episodios.

Mi personaje favorito es Fluttershy. En general, es la única pony que entiendo. Su timidez, su aleteo, su bullying de pequeña. A mí también me hacían bullying. Y me encerraba en mi cuarto a llorar. Desearía tener algo más que mis peluches y muñecas de Fluttershy. Algo real.

¿Han leído la historia de Mi Pequeña Dashie? Desearía que algo así me pasara. Ese muchacho tiene mucha suerte, a mí también me gusta mucho Rainbow Dash pero no tanto cómo Fluttershy, ella me representa más.

Hoy en la noche no pude dormir, tuve un presentimiento extraño. Cómo si algo súper importante estuviera a punto de pasar, pero no le hice caso. Probablemente una nueva cuenta que pagar o alguna que otra tonta cosa.

Mientras hacía mi rutina de alimentar a mis animales, algunos salieron más rápido a mi jardín. Esa conducta me extrañó ya que siempre salían a la misma hora, al mismo minuto. Así que di de comer a mis gatitos bebés y salí afuera. Escuché un estornudo y pensé que fue uno de mis animales pero al asomarme tras mi ceibo pequeño sentí que mi corazón iba a estallar.

Era ella. Era una pequeña, muy pequeña Fluttershy.

Me desesperé. Pensé que estaba alucinando pero al bañarme y comprobar que seguía allí atrás, no dudé más y la llevé adentro de la casa. Por el momento no tenía un lugar cómodo para colocarla así que la puse en una cesta con un cómodo almohadón.

Estaba feliz. Pero también algo confundida. ¿Me estaba pasando igual que en Mi Pequeña Dashie? Alejé ese pensamiento de mi cabeza y me dispuse a esperar hasta la noche para ver qué pasaba, si se iba estaba alucinando, si no... No sé.

Busqué datos en internet después de un ratito, como hizo ese chico cuando encontró a Dash. Nada. Cero. Sólo vídeos graciosos.

Fluttershy vino hacia mí y empezó a saltar para llegar hasta mis piernas. Rei con ánimos y la ayudé a llegar. La tomé con delicadeza y la puse en mi regazo. Ella miro la computadora. Miró esos ponys. Inmediatamente la cerré.

Sé que estaba haciendo mal y que en cualquier momento algo pasaría, pero cómo aún era una potra, y seguro no comprendía nada, tardé un poco más en cerrarlo.

Al rato nos sentamos en el sofá, y empezamos a ver programas que contenían animales. Ella se mostró muy emocionada y yo me rei.

Era ella. Era real. No estaba alucinando.

A la hora de la cena le di a probar un poco de leche y le gustó. Era demasiado tierna. Un poco después terminé de cenar y la llevé a mi cama.

Le gustaba mucho, pero se escondía a cualquier ruido. Yo la tranquilicé varias veces y la subí a la cama otra vez varias veces.

Al rato se calmó y nos acurrucamos en las mantas.

Transcurrieron los días, e intenté ayudarla a aprender todo lo posible, cómo en Mi Pequeña Dashie, no fuera cosa que sea grande y no sepa hablar. Le mostré libros de animales para que empiece a leer, después comencé a enseñarle a mover el lápiz. La etapa de escribir fue más difícil. Se le caía el lápiz y sólo hacia garabatos, pero después de un gran esfuerzo, lo logré.

La primera palabra que escribió, fue: “Te quiero”.

Tuve que contener las lágrimas. Eso me daba mucha ternura y me daba cuenta de que era demasiado bondadosa.

Pero un día, en su cumpleaños número... 13. Desperté en mi cama para desearle un feliz cumpleaños.

Pero ella no estaba.

Recorrí la casa de arriba a abajo pero no había nada. Era un día lluvioso así que supuse que no habría salido pero di una vuelta por la calle y vi lo peor.

Había un cuerpo. Mediano. Amarillo.  En la calle.

Y al otro lado de la calle, un gatito bebé.

Fluttershy había sacrificado su vida para salvar a un gatito bebé que estaba a punto de ser atropellado.

Y justo ahí, apareció su Cutie Mark.

No podía contener las lágrimas.

-¡No! ¿¡Por qué!? ¡Por qué esto a mí! No puede ser posible, Fluttershy, vuelve...

Me acurruqué junto a ella y empecé a acariciarla.

-Soy una estúpida. ¿Cómo dejé que te pasara esto? Lo siento Flutty, lo siento mucho. Por favor perdóname.

Era devastador. Su cuerpo, sangrando, dando la imagen al total sacrificio por sus amados animales.

El gatito se me acercó, se puso en mi regazo y dio un leve maullido.

Estuve casi segura de que quiso decir:

-Yo también lo siento.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.