FANDOM


Intercepciones traicioneras
Pertenece a: Trapezium
Clasificacion Sin restricciones
Género Acción, aventura
Estado Terminado
Ambientada en Ponyville, Bosque Everfree
Cronología
Buscada desde el más allá Intercepciones traicioneras Camino ineludible

"Intercepciones traicioneras" es el capítulo dieciocho de la serie "Digression".

Luego de que los equestres junto a Scorched Road lograran escapar de los grisaceos con el tren, tratando también de asegurar su escape de cierta forma, se embarcan en un nuevo viaje en el bosque Everfree, y mientras tanto, Fog Spirit, ayudado por los guerreros grisaceos, iniciará una búsqueda frenética por su objetivo principal, y a la vez que esto ocurre, después de haber caído en un profundo sueño, luego de un largo rato, Burning Fury verá dicho sueño interrumpido por alguien que jamás habría esperado volver a encontrar.

Relato

Ahora que tenía su cuerpo original de vuelta, Fog Spirit era capaz de usar su magia prácticamente sin limitaciones, y bastaron tan solo unos miserables minutos para que, usando su magia para volar, llegara a Ponyville, captando la atención de gran parte de los que estaban cercanos al punto donde él aterrizó de forma algo ruidosa, pues el hecho de que sujetos que posiblemente eran peligrosamente poderosos anduvieran sueltos sin nadie que les vigilara le tenía fastidiado y apresurado, y encontraba ahora una justificación aún mayor a su comportamiento al saber también que Greyish Wind quería que no llegara a matara a aquellos equestres.

-Lo siento Greyish, pero me temo que aún así los mataré si es que es necesario- pensó muy rápido Fog a la vez que se preparaba para hablar para todos los que estaba en el lugar, sintiendo, a pesar de todo lo que ya llevaba encima, una gran seguridad en sí mismo que parecía por poco inquebrantable.

Por otra parte, Fog en los primeros segundos de su llegada recibió miradas de confusión y desconfianza por parte de los grisaceos, no obstante, fue más que suficiente para estos el poder reconocer su característica aura oscuro para reconocerle, cambiando sus expresiones faciales a unas de asombró en lugar de desconfianza.

-Grisaceos, guerreros, todos escúchenme... antes de que me ataquen, yo soy Fog Spirit, solo que ahora he recuperado mi aspecto real- dijo Fog Spirit con una voz seria y más potente que en ocasiones anteriores, y al mismo tiempo que él comenzaba a hablar, los grisaceos se mostraban asombrados por su repentina aparición y empezaban a anunciar su presencia al resto de los ponis, esto con el fin de demostrar su devoción hacia el individuo que desde hace ya años que desde sus mentes les había estado prometiendo prosperidad y superioridad.

-Realmente no tenemos apuros, pero es mejor que actuemos rápido. Los equestres de los que sospechábamos ahora se han salido con la suya y vienen hacia acá con el tren, pero no solo eso... algunos de ustedes sabe acerca de una unicornio que apodaron "Ojos naranjos"... y esa tipa ahora anda suelta en el bosque Everfree- dijo primero Fog Spirit un tanto apurado, tan solo empezando con sus palabras mediante esto último.

Por otra parte, entre todos los oyentes que mantenían su vista ahora fija en Fog, todos aquellos que eran reconocidos como guerreros como tal, fueron llenados por un sentimiento de perplejidad e incluso otros demostrándose un tanto aterrados al momento de escuchar aquel apodo. Pocos individuos se encontraban enfocados en algo más que no fuera Fog Spirit, y casi todos los guerreros, e incluso otros grisaceos fuera de lo militar, ya habían conocido a través de los rumores ese sobrenombre.

Distintos matices de determinados sentimientos pudo observar Fog Spirit desde el centro de Ponyville en los semblantes de los que ahora ya consideraba su gente, no obstante, no se iba a permitir mantenerse viendo las caras de los grisaceos por tanto tiempo, o al menos no hasta que llegara un punto donde estos empezaran a actuar por cuenta propia, y no llevando consigo las palabras suyas en sus mentes.

-También hay algo más de lo que debo informarles. Solo algunos guerreros saben acerca de aquello hasta ahora, pero ahora puedo decírselo a todos aquí- agregó Fog asegurándose de que su faceta carismática fuera la que más resaltara para los grisaceos, pues sabía que si tocaba el tema de forma muy seca, sus palabras podrían ser malinterpretadas.

-Qué suerte que Fog Spirit haya llegado rápido... aunque existen más posibilidades... tal vez esos equestres no sean tan predecibles como creemos...- pensó Further mirando desde una zona libre de otros ponis a Fog Spirit con una cara que demostraba algo de tensión en él, y mientras se ordenaba con la unidad de guerreros que había llegado con él a Ponyville.

-Unos pocos aquí ya me han escuchado hablar de eso... de mi alianza con un individuo del "más allá"... alguien que me ha ayudado mucho hasta ahora para guiarlos a ustedes en esta campaña de dimensiones... pero no crean que eso nos hace a mí y a ustedes dependientes de él... y este sujeto me ha pedido a mí, y por eso a ustedes también, un favor que es muy simple, y para asegurar que superaremos las barreras de estar en un solo mundo, lo cumpliremos, y aquel favor es tan simple como no llegar a matar a los equestres que ahora perturban nuestra tranquilidad-

Luego de dicho ese gran montón de palabras, Fog hizo una pequeña pausa para comprobar si sus oyentes estaban verdaderamente enfocados en sus palabras, y también si en los rostros de estos se podía percibir cualquier manifiesto de insatisfacción con sus palabras, e incluso se sorprendió un tanto al observar que, a lo sumo, los grisaceos hacían leves muecas que reflejaban intriga, y de igual manera estaba sorprendido por el hecho de que nuevamente lograba captar de tal forma la atención de los aborígenes, teniendo como excepciones a la regla algunos ponis que se encontraban realizando tareas más importantes, quienes además estaban bastante alejados de la muchedumbre como para que su concentración fuera tomada por Fog.

-Y tampoco crean que a esas ratas no les devolveremos la perturbación que ya nos han provocado... la idea ahora tampoco es simplemente llevarlos hasta Manehattan y esperar a que se desvanezcan como los otros ponis... serán víctimas de este fenómeno como debe ser...- agregó posteriormente el unicornio a la vez que los grisaceos rápidamente comenzaban a entusiasmarse con el giro que habían dado sus palabras, y mientras más aumentaba el frenesí en la gente, más retumbante se volvía la voz de Fog Spirit en el pueblo.

-¡Ustedes son la masa que domina estas tierras ahora! ¡Unos simples equestres no nos van impedir hacer algo tan simple! ¡Recuperaremos el tren! ¡Capturaremos a esos equestres haciéndoles pensar que luego de eso no les haremos nada! ¡Pero llegando a Manehattan! ¡Cuando menos se lo esperen! ¡Los agarraremos y los torturaremos hasta que sus miserables esencias se desvanezcan de esta dimensión! ¡Pero no los mataremos! ¡No les daremos una muerte que al final acaba siendo más reconfortante para ellos! ¡Así que ahora... lo único que necesitamos es organizarnos! ¡Somos cientos y ellos ni siquiera una decena! ¡Ordénense en las unidades con las que hasta ahora han tenido éxito! ¡Y yo como siempre les he prometido seré su mayor apoyo!-

Fog Spirit con sus delicadamente decoradas palabras había logrado alimentar los egos de cada uno de los grisaceos que le había escuchado, es decir, prácticamente todos en aquel momento se alejaron de sus tareas para dejarse guiar por el discurso de Fog, pues verdaderamente, el deseo de alimentar el ego y llevarlo por sobre toda circunstancia era lo que aquí prevalecía, y era por ende, lo que más movía a los grisaceos.

-En tan solo un rato estarán más que preparados... estas máquinas de matar, aunque eso sea lo que menos han hecho solo por que es aún mejor para ellos torturar... de la primera que me aseguraré de estar buscando... será por supuesto a esa unicornio... probablemente a ella se refería Greyish... quién sabe por qué...- dijo en su mente Fog Spirit luego de bajarse desde donde había hablado tan enérgicamente para los grisaceos.

Inmediatamente el discurso de Fog parecía causar efecto en los grisaceos, y ahora cada movimiento en el pueblo y sus esquinas se realizaba con gran furor en comparación a la situación de hace tan solo unos minutos, e incluso era posible apreciar que algunos grisaceos que no eran guerreros como tal querían unirse a estos, no obstante, todos aquellos terminaban siendo rechazados por razones un tanto obvias, y mientras todo aquello se daba, Fog Spirit patrullaba velozmente la villa, ordenando a los líderes con su respectivo grupo de guerreros para llegar con ellos a un resultado que según él era ideal.

[Entretanto Fog Spirit se dirigía a Ponyville...]

-Perdí tanto el control de mis emociones que no pensé en posibilidades como esa- pensó Density luego de escuchar lo último que Scorched había mencionado sobre los grisaceos.

-¿Pero acaso no podemos hacer algo para engañarlos a ellos también?- preguntó Ascendant haciendo gestos que reflejaban su estrés con sus cascos, y al hacer aquella pregunta, su hija trató de pensar en algo que les podría ayudar, resignándose rápido pues no veía que fuese a llegar a algo útil, sintiéndose de esa misma forma Density, sin embargo, solo hasta que Scorched volvió a hablar su mente se mantuvo en blanco.

-No tenemos muchas opciones, pero podríamos simplemente acelerar el tren lo más que se pueda, o también podríamos...- dijo Scorched ahora considerándose un distraído por no haber nombrado antes de ver si era posible separar los vagones.

-No, retiro lo que dije... se deberían poder separar los vagones entre sí- mencionó algo confundido Scorched, no obstante, lo que para él estaba siendo un momento enredado, se convirtió, de un momento a otro, un instante de claridad para Density, quien antes de recobrarse de su estado de vacío mental estaba mirando perdidamente los árbol junto a los cuales estaban pasando.

-¡Por supuesto! ¡Se puede separar la locomotora del resto de los vagones!- dijo Density recuperando sus energías y lucidez mental al igual que sus esperanzas.

-Podemos pasarnos al vagón atrás de la locomotora y separarla desde ahí... así también cuando llegue hasta Ponyville creerán que nosotros vamos ahí cuando en realidad nos quedamos atrás- agregó un tanto apresurado Density y dirigiéndose en mayor modo a Scorched, pues era el que más control parecía tener de la situación, y por ende el que consideró más apto para juzgar si su idea era conveniente o si había una mejor.

-O podemos simplemente salir del tren sin tener que hacer nada de eso- dijo dudosa Graveyard arrepintiéndose casi de inmediato por haber dicho eso, pues Density le miró algo atónito y Scorched también, solo que este último se mostró un tanto fastidiado, pues antes de que él pudiera responderle a Density, Graveyard le interrumpió con aquello último.

-La idea es que no les devolvamos el tren así de fácil... si hiciéramos eso que dijiste sería como devolverles algo justo en sus cascos, y se aprovecharán... traerían más de los suyos desde todas partes... equestria está lleno de grisaceos ahora. Están en casi todas las ciudades como una plaga- agregó Scorched demostrando un evidente rechazo hacia la propuesta de Graveyard.

-Aunque aún así les dejaríamos con la locomotora si hacemos lo que digo... y claramente tratarán de hacer todo lo posible con ella- dijo comenzando a preocuparse nuevamente Density a la vez que volvía a mirar hacia el bosque, el cual asumía que era parte del bosque Everfree.

-Pero hay que hacerlo rápido... no me puedo quedar aquí parado- agregó el unicornio para sí mismo en su mente, quitando su vista del exterior con frustración por su actitud distraída.

-¿Entonces pasaremos al otro vagón?- preguntó Ascendant mirando a Scorched y luego a Density dudando un tanto de la efectividad de la idea de este último.

-Sí, pero habrá que hacerlo con más cuidado ahora... el tren va mucho más rápido que antes... sobre todo ustedes dos que son pegasos- mencionó Density mostrándose algo nervioso pero a la vez más decidido que en otras ocasiones.

Luego de responderle a Ascendant, Density procedió a acercarse a los dos ponis junto a la puerta, y seguido de esto, Ascendant le hizo una seña a Graveyard para que fuera hacia ellos, viéndose la pegaso obligada a hacer esto a pesar de la constante influencia del pánico en ella.

Al estar los cuatro ponis ya agrupados, se decidieron a actuar rápido, siendo Ascendant la primera en moverse al abrir la puerta de la locomotora de forma rápida, dejando así que el aire entrara bruscamente, lo cual hacía notar que, en efecto, iban a altas velocidades para ser un tren en lo que iban.

-Oye, yo puedo llevarlas al otro lado con mi magia para evitar problemas- dijo Scorched hacia Density teniendo que alzar un tanto su voz producto del viento y todo el ruido que había en general.

-Entonces yo abriré la otra puerta con mi magia- respondió apresuradamente Density, realizando dicha acción inmediatamente después de nombrarla.

-¿C-Cómo?- dijo Graveyard algo confundida pues no había escuchado bien lo que había dicho Scorched, y fue justo luego de eso que este último levanto a las dos pegasos con su magia para llevarlas al otro vagón de forma rápida, donde las dejó caer de forma un poco brusca.

Posteriormente, ya habiéndose asegurado de que las pegasos estaban seguras, Scorched saltó ágilmente al vagón ayudado de su magia, siendo seguido por Density de la misma manera, ambos unicornios demostrando ningún problema al pasar de un sitio al otro.

Al ver que todos estaban como debían, Density volteó su mirada hacia los enganches que unían la locomotora con el resto del tren, y en primera instancia, manteniendo su equilibrio junto a la puerta, intentó separar los enganches con su telequinesis, sin embargo, en el artefacto había un enorme tornillo que estaba sumamente ajustado, por ende no importo cuanta fuerza aplicara Density, esta no era suficiente.

-¡Maldita sea! ¡Qué diablos tiene esto!- regañó Density comenzando a desesperarse, lo cual le hizo resignarse con los enganches, colocando su atención ahora en unos resortes que aseguraban la unión con la locomotora, cuyos tornillos de los cuales se soportaban logró sacar con mucha menos dificultad.

-Tal vez yo puedo... debería poderse- mencionó Scorched dirigiéndose a Density, demostrando confianza en sus capacidades mágicas, pero al comenzar a actuar, parecía repetirse el resultado.

-¡Qué carajo!- exclamó fastidiado Scorched, lanzándole un rayo de magia a los objetos producto de la frustración, lo que hizo que estos se debilitaran un tanto, y luego de aquello, al intentar separar los enganches nuevamente, esta vez con la ayuda de Density, pudieron finalmente lograrlo, y en el instante que ocurrió aquello, aquel gran tornillo salió volando lejos del tren.

Luego de haber logrado lo principal del plan, Density y Scorched se arrastraron hacia atrás hasta llegar junto a las pegasos para tomar precaución, pues el tren se demoraría otros instantes más en detenerse por completo producto del impulso, y no sabiendo por qué simplemente no había hecho algo mucho más simple, Density cerró la puerta del vagón con su magia de forma algo estrepitosa.

-Esos enganches no sé que habrían tenido, pero lo que importa es que lo hicimos- mencionó Scorched demostrando cierta aprobación hacia el actuar de Density.

-Pero... aún queda un sinfin de cosas por hacer... si queremos al menos luchar por devolver una relativa normalidad a equestria- respondió Density levantándose de golpe con su respiración algo agitada, dirigiéndose luego a uno de los ventanales del vagón mientras por sus pensamientos aún surgían de forma persistente algunas imágenes que le provocaban un gran dolor emocional, pero también rabia hacia él mismo, y peor se volvía aquel sentimiento al sentir como si su dolor ya podía ser percibido como una manera de regodearse en su propio remordimiento.

El tren ya se había detenido completamente, y fue en aquel momento que Density, con su cabeza mirando por el vidrio, fue capaz de concentrarse mejor en el exterior y percatarse de que habían acabado en la mitad de un puente sobre una quebrada, lo que en un principio le dejó algo atónito, no obstante, al ver que más adelante la gran abundancia de árboles continuaba, otros tantos pensamientos locos comenzaron a emerger en la mente del unicornio, los cuales sugerían ideas que en caso de que fueran ciertas, al menos en algún modo, le darían a él mayores esperanzas de que Burning siguiera viva y de que de alguna forma lograrían encontrarla.

-Yo diría que... deberíamos volver- dijo Scorched en un tono mayormente neutro después de levantarse y ver cómo Density observaba por la ventana, pues todavía no iba a descartar la idea de continuar imposibilitándoles a los grisaceos la recuperación del tren.

-¿Qué? ¿Pero por qué? Recién acabamos de escapar del pueblo- dijo Graveyard demostrándose alarmada como solía hacerlo, con la diferencia de que ahora su comportamiento habitual se estaba mezclando con algo de fastidio.

-¿Por qué querría...? Ah... entiendo- dijo Density pensando un tanto desilusionado de sí mismo por no haber entendido de inmediato los motivos de Scorched, el cual ahora comenzaba demostrar algo de repulsión hacia el carácter de cierto modo descarado que estaba adaptando Graveyard.

-Al otro lado de este tren hay otra locomotora, y la idea es alejar el tren lo más que se pueda de los girsaceos- dijo Scorched como respuesta al comportamiento discretamente agresivo de Graveyard, del cual ella no empezó a arrepentirse hasta que Scorched le diera su respuesta.

-Claro... tiene sentido... ¿En qué tonterías estaba pensado que haría?- pensó esta vez Density vislumbrando ahora otras ideas que serían mucho más convenientes al momento de llevarlas a cabo, sintiéndose ahora más competente al haber recuperado un mayor control en su mente, lo cual a la vez le permitía seguir reproduciendo en sus pensamientos aquellas ideas desordenadas para luego asignarles a estas las palabras adecuadas que le permitieran también explicarlas en un futuro.

-Yo mismo vi como los grisaceos se retiraron, e incluso traté de evitarlo, así que no se preocupen por si siguen ahí- dijo Scorched como últimas palabras antes de dar a entender que ya debía empezar a moverse con él.

-Pero espera, antes de que nos empecemos a mover quiero preguntarte algo- agregó Density recobrando algo de su confianza, viendo también que el rostro de Scorched demostraba que este no parecía estar dispuesto a perder mucho más tiempo intercambiando palabras.

-¿Qué es? Que sea rápido- respondió Scorched con un aire que Density en cierta manera se esperaba.

-¿Existe acaso la posibilidad de que los animales o las bestias del bosque Everfree sean afectados por este fenómeno igual que los ponis?- preguntó el unicornio tratando de simplificar sus palabras, lo cual de igual forma no pudo hacer que Scorched no se mostrara algo sorprendido por esa inesperada pregunta.

-Lo pregunto por qué en algún momento deberemos adentrarnos en ese bosque-

-Sí, lo sé... lo único que te puedo decir es que si he visto desaparecer bestias salvajes en frente mío. A veces no podíamos matarlas rápido, pero las debilitábamos y de repente desaparecían como los ponis, e incluso otras bestias desaparecían sin siquiera estar heridas, pero el punto es que al parecer sí les afecta... la dimensión de Fog Spirit está ya tan repleta que incluso a los animales les afecta- agregó Scorched ahora demostrando su deseo de terminar el intercambio de vocablos de forma definitiva, dándose la vuelta rápido y empezando a dar pasos de igual manera, haciendo con esto que los demás se percataran de que no tendrían más alternativa que seguirle, pues al fin y al cabo, era lo más lógico.

Aquella extensa respuesta dejó un tanto aterrado y estupefacto a Density, pero esto no era solo por lo larga que había sido a diferencia de lo que el corcel esperaba, sino también porque ahora entendía mejor el destino de aquellos que resultaban como víctimas del desvanecimiento, y además ahora sabía que aquellas bestias de las que habló Scorched podían perfectamente estar junto a los ponis de equestria en aquella supuesta dimensión que este último había nombrado.

-Mejor será que se muevan más rápido. Tenemos que hacer lo que dije, o si no corremos más riesgo del que ya corremos- mencionó Scorched ahora cerrándose definitivamente al diálogo, evidenciando a propósito su actitud ya un tanto urgida para así captar la atención de los equestres, lo cual además complementó con una repentina destreza en sus movimientos, para contiguamente salir del vagón y empezar a avanzar hacia la otra locomotora por el exterior, tensionando con todo esto el carácter de los otros tres en algún modo, ya que verdaderamente temían llegar a perderlo de vista, pues aislando el hecho de que todavía no confiaban totalmente en Scorched, él era ahora quien daba vida en gran medida a aquello que Density y las pegasos percibían como esperanza.

[En Ponyville, minutos después...]

Los rastros de euforia cuya fuente se encontraba en las palabras de Fog Spirit, ya se estaban desvaneciendo dentro de las emociones de los grisaceos, y a partir de aquel momento los aborígenes comenzaron a recobrar su seriedad, siendo ahora capaces de acatar las palabras de su líder con mayor eficiencia, y al mismo tiempo que Fog se encargaba de realizar otras funciones, los ponis guerreros ya habían logrado adaptarse a lo que él había planteado, viéndose más involucrados luego de haber hecho esto, los capitanes que existían en cada unidad de guerreros, los que luego de encargarse de organizar a los demás grisaceos procedían a informarle sobre esto a Fog Spirit directamente.

-La siguiente unidad de guerreros ya esta preparada- mencionó firmemente uno de los tantos capitanes del ejercito grisaceo hacia Fog, quien le respondió con gesto afirmativo rápido, pues ya se aproximaban hacia donde estaba él los grupos de guerreros ya ordenados como les correspondía.

Ya eran más de la mitad de los guerreros en Ponyville que se encontraban a la espera de ordenes por parte de Fog Spirit, y para aquellos que todavía permanecían en el proceso de aquello, se repetía la acción de informarle a este último sobre el correspondiente grupo mediante los capitanes.

Dentro de todos aquellos capitanes, con un semblante que delataba su estado pensativo y desconcertado se hallaba Further Charged, quien incluso se encontraba algo atónito por su propio actuar, pues a diferencia de muchas ocasiones, ahora se veía a sí mismo en su mente criticando las decisiones de Fog Spirit de forma mucho más seria en comparación a otras oportunidades, sin embargo, el que comenzara a sentirse de tal modo le recordó a quien le había traicionado, o sea, Scorched Road, y el hecho de que en las circunstancias Further continuara percibiendo las acciones de aquel sujeto tan frescas le hizo retomar su estado mental neutral casi totalmente por ese momento.

Entretanto los soldados continuaban arribando hasta las cercanías de Fog Spirit, inesperadamente un sujeto que este último no reconoció como uno de los capitanes de inmediato se le acercó con un aire de cierta incomodidad que le causó algo de extrañeza.

-F-Fog... Fog Spirit...- balbuceó el capitán incomodado por estarse preguntando a sí mismo si debía hablar de lo que tenía en mente a pesar de haberlo considerado algo ridículo para tratar con alguien como Fog.

-¿Qué es lo que ocurre pueblerino?- agregó afablemente Fog Spirit, aunque aquel comportamiento lo adoptase más bien por conveniencia propia y de su figura que era prácticamente de deidad.

-No soy un pueblerino... soy uno de los capitanes de los guerreros... y quería decirle a usted que... hay con nosotros ahora una tipa que ni siquiera parece una de nosotros, que insiste sin parar que la llevemos con los demás guerreros- replicó un tanto nervioso el individuo, de modo que la conversación fluyera más rápido.

-¿Y es alguien que conozcas o que algún guerrero conozca? Porque perfectamente pueden decirle que no cualquiera puede ser parte de sus fuerzas- respondió Fog con postura y tono de voz sólidos, lo cual indirectamente le dejó claro al capitán que en esos momento, lo que menos toleraría el dios gris en su interior sería un inconveniente absurdo.

-No... sabemos quién es... pero creo que la trajeron aquí desde ese pueblo donde dicen haber encontrado a unos equestres- dijo entre algo de tartamudeos ante la presencia dominante de Fog el capitán, quien ahora había cambiado la expresión sobre su rostro de forma un tanto drástica con aquello último que el guerrero había agregado, ya que él sabía de quién hablaba el capitán, y también era consciente de la posibilidad que había dejado en su mente de aquella poni formando parte de sus planes.

-Esa tipa la trajo aquí Scorched Road desde Appleloosa- mencionó Fog Spirit ahora con ojos algo más abiertos, demostrando mediante esto su ansiedad en ascenso.

-Sí, ese era el pueblo y él quien la trajo... incluso esa tipa dice conocer a la que usted está buscando... a esa tal "ojos naranjos"- dijo el capitán comenzando a calmar su cuerpo solo para regresar a la tensión al no haber previsto que sus últimas palabras producirían una exteriorización evidente de la ansiedad de Fog, el cual repentinamente agarró un ritmo acelerado, alejando al capitán de su camino de manera un tanto brusca, obligándole a esta a seguirle solamente por temor.

-¡Capitán! ¡Sígame! Lléveme hasta esa poni, ¡Y todos ustedes! ¡El resto de los guerreros! ¡Mientras tanto hagan su formación clásica de reloj de arena en cada unidad con sus respectivos capitanes en frente!- dijo Fog Spirit como si de repente hubiera adaptado un estado de exclamación permanente, evidenciando con esto la gran potencia que poseía en su voz y el talento que llevaba consigo para explotarla.

Indignado por el hecho de que se encontrara tan intimidado por el aura de superioridad de su líder, el capitán se vio forzado por su nerviosismo propio a guiar a paso nervioso, y esta vez sin establecer diálogo alguno, al corcel oscuro hacia la yegua que durante instantes anteriores le había molestado tanto, y que no obstante, ahora acabaría demostrando ser más útil de lo que cualquier otro sujeto habría imaginado.

-¡Guerreros! ¡Al señor Fog Spirit denle el saludo que le corresponde!- voceó el capitán luego de ponerse de costado en relación a los guerreros, quienes reaccionaron dando un potente saludo al unicornio mientras este en su interior se deleitaba de ello, y en el exterior embozaba una pequeña sonrisa y hacía un simple saludo que expelían un aire de falsa humildad.

-¡Abran paso!- dijo el capitán exclamando nuevamente, por lo cual los guerreros obedecieron y dieron todos, dividiéndose en dos grupos, un paso hacia lados contrarios, dejando ver así a la poni de la que el capitán había nombrado a Fog.

-Tú... acércate... el señor quiere hablar contigo- dijo el poni algo amenazante a la yegua, la cual se encontraba sentada en el suelo a una distancia considerable del grupo de guerreros, manteniendo un semblante que daba a conocer su estado de constante vacilación y miseria.

-Tranquilo capitán, yo me acercaré a ella- dijo Fog en un tono que resultaba contradictoriamente apacible para el momento.

A medida que Fog Spirit fue aproximándose a la yegua, quien era una unicornio, esta fue levantando lenta y tiesamente su cuerpo hasta que su mirada terminó irremediablemente por coincidir con los ojos del unicornio oscuro.

-Tú eres la poni que fue traída desde Appleloosa por uno de los nuestros- agregó Fog, nuevamente con algo de oscuridad en sus vocablos, inspirando así aún más inseguridad en la poni.

-E incluso recuerdo saber que no fue la única vez que te trataron de capturar... aunque esta vez fue más por... iniciativa propia, ¿No?- mencionó algo sarcástico y un poco sádico el unicornio.

-Eh... s-sí... verá... lo que p-pasa es que... yo tal vez conozca a la que bus...-

-¿Su nombre es Burning Fury, verdad?- preguntó Fog cortante, interrumpiendo descaradamente con el tartamudeo de la unicornio.

-¿C-cómo? ¿Sabes su... apellido? Yo... solo sabía su nombre...- agregó casi totalmente estupefacta la yegua, percatándose ahora de la constante oscuridad que el corcel llevaba consigo en su aura.

-No te pongas tan insegura... formarás parte de este grupo de guerreros... que por cierto enviaré hacia una zona un tanto más peligrosa del bosque... pero la suertuda del momento no puede andar vagando por ahí y tampoco podemos pretender que simplemente se morirá de hambre... porque no lo hará- dijo todavía irónica la deidad de los aborígenes, sin darse cuenta de que estaba nuevamente entrando en un discurso que se volvía ya algo más de la lista tanto para él como para su carisma, sin embargo, jamás esperó tan abrupta interrupción de su discursar de parte de un capitán de los que estaban más atrás en relación al bosque Everfree: Further Charged, y aquella inadvertida perturbación del estado de Fog de parte de dicho guerrero se debía a que este, junto a otros de sus seguidores, habían divisado a la lejanía la nube de vapor característica que dejaba el tren, pues Further y su grupo estaban bastante cerca de la estación como para lograr estos, siendo lo único inusual que la nube se desvanecía más a medida que la locomotora avanzaba.

-¡Fog Spirit! ¡Divisamos gracias a los cercanos a la estación al tren aproximándose a la estación!- exclamó desde cierta distancia Further con potencia en su voz, captando casi inmediatamente el enfoque del corcel, quien a pesar de la interrupción, ya había logrado con sus palabras advertirle a aquella unicornio que empezara a mentalizarse.

Fog Spirit, ahora sabiendo que su único guarda espaldas era Further, no dudo en seguir sus palabras y partir hacia la estación de tren para asegurarse de que el vehículo pudiera ser detenido a tiempo y posteriormente poder capturar a quienes creían en ese entonces lo suficientemente torpes como para dirigirse directamente a Ponyville.

-No puedo creer que de verdad pudieran ser tan idiotas- pensó egocéntrico Fog Spirit mientras se mantenía atrás de Further en los aires, y desde el punto de vista de este último, de igual manera todo parecía ser tan simple como sus ojos le habían demostrado luego de haber divisado la nube de vapor, pero los pocos guerreros con los que iba y él mismo cometían un gran error al depositar su confianza en su visión, ya que se percataron de lo equivocadas que habían sido sus visiones al ver, desde las alturas, que bajo aquella gran nube había nada más que la locomotora, sintiéndose luego todos aún más confundidos al ver que además el vehículo se había detenido completamente estando aún a una distancia relativamente grande del destino que los grisaceos esperaban que tomara.

-Claro... era obvio que no podían ser tan torpes... subestimarlos fue... pésima idea- pensó desilusionado Further al darse cuenta de que ahora la torpeza no apuntaba a los equestres, sino que era al revés.

-Era tan fácil como separar la locomotora del resto... ¡Ese imbécil de Scorched debe haberlos ayudado! ¿No es verdad, Further? ¿Que ese se fue al lado de los equestres?- dijo encolerizado Fog, también tratando de ser algo pretencioso en su interior al interrogar de esa forma a su guarda espaldas.

-No tengo idea de por qué lo habrá hecho... pero lo hizo- dijo mirando hacia abajo el otro unicornio mientras la gran cantidad de movimiento se mantenía en el pueblo, e incluso aumentaba más ahora que los habitantes del pueblo también se habían percatado de la verdadera situación.

-Ahora sí... vamos a movernos mucho más rápido... Further, tú devuélvete a tu unidad, y ustedes tres, bajen hasta la estación de tren y díganles a los que controlan el lugar que traigan esa locomotora de vuelta para acá, y yo iré a ordenar al resto de los guerreros- ordenó lleno de seguridad el unicornio a sus partidarios, quienes simplemente le escucharon atentamente pues el ahora perturbado aura de Fog les generaba algo de temor que solo les dejaba acatar las indicaciones que este diera.

Further comenzó a sentirse extrañamente reprimido por el comportamiento de Fog Spirit, a quien desde hace unos momentos ya planeaba hablarle sobre algo que él ya preveía que el unicornio lo tomaría como un reclamo hacia su liderazgo, sin embargo, dadas las circunstancias que en el instante se presentaban, Further no pudo hacer más que regresar junto a Fog a la otra zona de Ponyville y retornar hacia su grupo.

Ambos unicornios volvieron velozmente a sus lugares anteriores, pero Further no pudo siquiera captar otra vez la atención de su unidad sin que antes Fog empleara el uso de su intimidante carisma nuevamente, haciendo que su potente voz, ayudada un tanto por su magia, se sobrepusiera por toda otra voz que se hubiera estado mezclando con las demás en aquel entonces, con lo cual el enfoque en el poni oscuro se hizo más que evidente en prácticamente todos los guerreros concentrados en ese lugar.

-¡Guerreros! ¡Escúchenme todos ahora! ¡Para esta búsqueda nos guiaremos por las ruinas en medio del bosque! ¡A cada unidad la guiaré yo para que vayan a cada una de esas guaridas que ya hace un tiempo levantaron! ¡Por ahora la mayor prioridad es encontrar a esa unicornio! ¡Y ustedes saben de lo que ese monstruo asqueroso a sido capaz! Así que ahora deberíamos decir "Bueno, es nuestro turno ahora, ¿No? ¡Ahora esa idiota tendrá que venir con nosotros!-

Era claro que Fog Spirit nunca dejaría de levantar el ego de sus marionetas indiscretas, y era tal el afán por dirigir a los grisaceos, que el unicornio incluso había tocado el punto de hacerse creer a sí mismo que les había tomado a los aborígenes mucho más cariño del que realmente aguardaba en su interior, el cual era en realidad casi nulo.

-¡Si, Fog Spirit!- contestaron los guerreros con su ego rebalsándose desde sus personalidades, cuya evolución se había tornado tan limitada como una tasa de té en cuanto a tamaño.

La cantidad de aquellos que se podían considerar como excepciones comparados con aquellos que se aferraban a tan vagas motivaciones estaba en una desproporción de ridícula magnitud en relación a las masas que conformaban a estos últimos, y esas excepciones, viendo que ahora una represión de parte de una sociedad se tornaba ahora hacia esta misma, simplemente decidían camuflarse con el resto para ahorrarse problemas.

-¡Y otra cosa guerreros! ¡Por supuesto que también algunas unidades tendrán que quedarse en el pueblo por razones de emergencias! ¡Pero de todas formas la mayoría deberá adentrarse en el bosque si queremos comprobar que realmente esa tipa está mucho más cerca de lo que creemos!- mencionó para terminar Fog Spirit usando aún su voz potente y algo distorsionada por su magia.

Desde el instante que Fog cerró completamente su boca, sus palabras en los pensamientos de Further finalmente lograron provocarle a este un rechazo y fastidio que eran fácilmente ocultados, pero que eran en el interior del capitán innegables, ya que no de hace mucho ya que Further había comenzado a recibir la sensación de que Fog Spirit estaba cayendo en una imprudencia descarada.

Posterior a toda esa charla premeditada, Fog procedió a buscar aquel grupo donde se encontraba la poni traída desde Appleloosa, pues para aquellos sujetos tenía planteadas las cosas de forma un tanto distinta, y para su sorpresa, lo que buscaba resultó estar mucho más cerca que antes, pues ahora ya había logrado el capitán de esa unidad organizar al conjunto de manera efectiva, y además, llevaba también a la poni de Appleloosa a su derecha y agarrada con su casco.

-¡Fog Spirit! ¿Tiene algo especial para nosotros?- preguntó algo sobresaltado el capitán por la nueva aparición del dios gris.

-Sí, tengo más cosas que agregar, y una de esas es una sugerencia- respondió de manera apacible el unicornio, cosa que igual forma no relajó mucho al capitán.

-Una sugerencia que podría ser muy útil... y se trata de llevar a la pegaso encadenada con ustedes... por muy desagradable que suene...-

-Pero esa pegaso es conocida por casi todo el pueblo por lo... descontrolada y agresiva que es... una vez la llevaron a Appleloosa y solo dio problemas- dijo el capitán interrumpiendo con Fog de forma un tanto tensa y temerosa.

-Lo sé, pero no hace mucho descubrimos una habilidad en ella que nos puede ser muy útil; puede sentir presencias mágicas mucho más que todos nosotros... esa unicornio es muy poderosa por lo que parece, y para la pegaso será muy fácil detectar su magia- agregó Fog mirando seriamente al capitán mientras este solo mantenía su mirada pegada al suelo y se dejaba convencer por la idea de su líder.

-Yo puedo ir a buscarla para hacer las cosas más rápidas- volvió a agregar Fog con un tono algo más autoritario que antes, influenciando así, inconscientemente, al capitán a optar por seguir su sugerencia.

-Esta bien, señor- contestó el capitán influenciado por el aire de Fog Spirit, quien al escuchar aquello respondió con un leve gesto con su cabeza para al final teletransportarse y traer a la pegaso de la que hablaba.

Entretanto Fog se dirigía hacia el miserable sitio donde mantenían a aquel supuestamente desagradable individuo, Further ya se había decidido a dejar su grupo de guerreros atrás momentáneamente con unas cuantas excusas para reprocharle a Fog Spirit sobre todo lo que él consideraba necesario en el momento.

Fog retornó más rápido de lo que el otro capitán y sus seguidores esperarían, no obstante, no se alarmaron por observar lo que traía junto a la pegaso pues aquello ya se había visto anteriormente, y era pues, una jaula mediana en la que la poni se movía frenéticamente, sin quitarse del semblante la expresión inconfundible de insania que había llevado desde el momento en que había llegado hasta los grisaceos, siendo esto raramente para Fog Spirit, desde el momento en que ella había vuelto a él.

-Siempre he tenido la sensación de que esta poni es una con las que experimenté con mi magia- comentó el unicornio ya estando de vuelta al lado del capitán sobre la pegaso, quien además de tener un comportamiento espeluznante, también tenía su piel enteramente chamuscada al punto de que resultaba trágico para observar.

-No se preocupen por si pudiese escaparse. Tiene mucha fuerza, pero no suficiente como para moverse mucho con esas cadenas o como para destruir la jaula- agregó ahora serio y aparentemente preocupado por el conjunto de guerreros Fog Spirit.

-Bien, entonces vigilamos a la unicornio y llevamos a la pegaso... si se descontrola más de lo normal... hay algo sospechoso cerca- respondió un tanto presionado el capitán.

-Exacto, ahora solo les queda prepararse... ustedes tendrán que irse al sector donde están las paradas abandonadas... la cinco y seis... deberán tener más cuidado, aún quedan bestias por ahí-

Finalmente, ahora Fog se alejaba para irse al centro de todo nuevamente, sin embargo, un casco inesperado se puso en frente suyo y le detuvo de forma fastidiada pero todavía cortés.

-Fog Spirit... hay unas pocas cosas que definitivamente debo decirle- dijo Further Charged con un aire algo agresivo para lo que era su carácter, no obstante, Fog a penas se alteró por ello, y al contrario de lo que se esperaba Further, a Fog lo más preocupaba en aquel instante era el hecho de debían actuar rápido.

-Que sea rápido... por favor, y alejémonos un poco- dijo de forma seca el señor gris, luego tomando vuelo con su magia para ser seguido por Further, considerando aquella actitud como sospechosa mientras solo la seguía.

-Bien, ¿Qué es lo que pasa, Further?- preguntó Fog más libremente al estar ahora más alejado de la multitud.

-Seré directo, Fog Spirit... si tanto demuestras saber sobre lo que debemos hacer, ¿Por qué no lo haces por tu propia cuenta? O sea... debo decirlo... nos estás poniendo en riesgo, aunque sea por algo importante... de hecho ya muchos son los que han muerto en este bosque... nadie se da cuenta, ¡Pero nos estamos quedando sin guerreros! ¡Y no tenemos contacto con los de las demás ciudades!-

Fog ya había previsto esta situación, por tanto, las palabras con las cuales pensó contestarle a su guarda espaldas no fueron frutos directos de su espontaneidad, y a pesar de que aquellas palabras eran suficientes para hacer callar a Further, de igual manera Fog se vio reflexionando sobre sus acciones gracias al unicornio.

-No lo hago todo por mi cuenta porque para eso están ustedes... ¿Crees que perderé mi tiempo andando por el bosque si están ustedes? Alguien tiene que guiar a estos ponis, y no andaré revoloteando por ahí como si fuera el único que está aquí... ya hay un plan- contestó Fog Spirit a la vez que comenzaba a alterarse por el modo en el cual repentinamente Further empezaba a dirigírsele.

-Ya tenemos un plan y hay que seguirl...-

-¡Han habido tantas muertes maldición!- grito Further iracundo, llevándose algunas miradas de extrañeza por parte de algunos guerreros a la distancia.

-¡Ha muerto en el bosque lo que es como cinco a seis de estas unidades ordenadas aquí!- volvió a exclamar el unicornio esperando que Fog Spirit se tomara sus palabras más seriamente, pero para desilusión suya, en realidad todo lo opuesto se dio con esto último que agregó.

-¿Cinco o seis unidades? Esperaba que dijeras algo así como trece o catorce- replicó Fog volviéndose a su faceta burlesca, lo que para Further fue como haber estado hablando con un desconocido de un segundo a otro.

-En serio, si no seguimos actuando como siempre lo hemos hecho todo se transformará en un caos entre nosotros. Aún quedan más de quince unidades de guerreros en este pueblo, ¿Y me quieres reclamar por lo equivalente a cinco o seis?- dijo ahora Fog con un aura mucho más petrificante, y en medio de la gran sorpresa que se estaba llevando Further en el instante, súbitamente Fog le suministro una pizca de magia oscura, lo cual le dejo por unos segundos en un relativo estado de shock e hipnosis.

-Pero lo que me causa más rabia es que me quieras reclamar a mí por decisiones que yo no hice... fueron ustedes los que tomaron la iniciativa, y yo como siempre, estuve dispuesto a ser el mayor apoyo, y además... las muertes deberían ser algo a lo que ya tendrían que estar acostumbrados- agregó sin despegarse de su lado intimidante el dios gris, ante el cual Further no pudo decir nada más, siendo aún peor para él que todavía encontraba algo de razón los vocablos de su líder.

-Tenemos que movernos rápido... vuelve a tu unidad Further... cada grupo recibirá instrucciones mías por separado- agregó finalmente Fog Spirit, luego rodeándose de su magia para volver a tomar vuelo y regresar a su posición anterior.

-S-sí... Fog Spirit- tartamudeó Further ahora afectado por la magia de Fog, siendo de igual forma capaz de usar su magia sin que la de Fog le generara dificultades.

Seguido de aquel insignificante momento de tensión, ahora volvía una atmósfera de confianza entre los aborígenes y Fog Spirit luego de que este anulara los reclamos de Further tan rápido como se presentaron.

Ya estando en el centro de la muchedumbre otra vez, Fog Spirit se llevó la atención de esta por otros instantes más para dar unas indicaciones finales a sus peones, ignorando en su mente las palabras de Further y reusándose a dejar su plan mediante esto a pesar de que admitía que las sugerencias de su guardaespaldas tenían sentido.

-¡Cada unidad recibirá órdenes mías por separado! ¡Otros se quedarán también! ¡Y para los que vayan al bosque, irán a los lugares que yo les diga!-

La última parte antes de que Fog finalmente pusiera en acción su plan ya estaba siendo llevada a cabo por el unicornio, y ordenada pero también aceleradamente fue este moviéndose por los grupos, los que, dispuestos a obedecer prácticamente cualquier orden de su líder, no demoraban ni un segundo en iniciar su recorrido una vez que ya habían captado las instrucciones de Fog.

-Further podría tener razón en algún sentido... tal vez podría buscar a los otros por mi propia cuenta... o ir a Manehattan y hacerles saber a los demás grisaceos sobre esto...- meditó Fog Spirit con su plan ya en funcionamiento, contradiciendo con esto último su comportamiento de hace unos minutos hacia los dichos de Further.

Una tétrica noche ya comenzaba a adueñarse de la faz de las tierras equestres, y en una región ya posterior a Appleloosa en las vías férreas, acompañado de una tenue iluminación, totalmente a la intemperie, y teniendo como espectador lejano al bosque Everfree, el grupo de equestres junto a su inesperado salvador ahora se habían detenido completamente, y viendo luego de esto que al atardecer ya no le quedaba mucho para dar lugar a la noche, los ponis no pudieron evadir la sensación de exasperación empezando a surgir desde un extremo a otro en sus cuerpos.

-¿Por qué? ¿Por qué la locomotora de repente empezó a parar?- replicó urgida y con sus cejas levantadas una desesperada Graveyard.

-Se quedó sin vapor... por tanto sin agua... o eso creo- respondió Density mirando la caldera desde cierta distancia con su rostro que evidenciaba en algún modo los gritos de frustración dentro suyo, y por otro lado, en el interior de Ascendant ahora empezaba a reinar la paranoia respecto de la posición de Scorched en aquella situación, pues mientras ellos tres luchaban por no sucumbir ante el pánico, él se hallaba en una esquina agarrándose el mentón, y más relajado de lo que cualquiera esperaría.

-Al menos aún... tenemos algo de comida con nosotros- agregó temblorosa la joven pegaso.

-No podemos quedarnos aquí como si estuviéramos solos, pero por lo mismo tampoco podemos salir como si nada...- mencionó Density contiguamente a las palabras de Graveyard mientras esta se colocaba en posición fetal y él se sentaba a la vez que se agarraba la frente.

-Peor es que... esto no es algo de lo que nos libraremos en un día o menos...-

-Tal vez sí se puede...- dijo súbitamente Scorched luego de levantarse de la misma manera, lo cual descolocó en cierta forma a los otros tres ponis.

-Pero... ¿Cómo podría ser?- dijo Density siguiendo las palabras de Scorched bajo una tensión persistente.

-No te dejes llevar por el pánico. Tú mismo lo dijiste; no nos podemos quedar aquí como si estuviéramos solos- contestó Scorched citando las palabras de su oyente al mismo tiempo que intentaba relajar a los ponis para que no comenzaran a ir fuera de su raciocinio.

-Pero si nos arriesgamos a salir... no sabemos nada- agrego Density sin percatarse de cómo se estaba contradiciendo en relación a la postura que había tomado hacía las palabras de Burning cuando decidieron salir de Appleloosa.

-Si no nos arriesgamos es aún más probable que nos encuentren, y también debemos considerar que... los grisaceos no son los únicos moviéndose... perfectamente el mismo Fog Spirit podría estar buscándonos- dijo ahora el unicornio un tanto desconcertado pues, luego de esas palabras se preguntó por qué no había considerado esa posibilidad antes.

-Ni siquiera sabemos quién es Fog Spirit además de ser el líder de esos tales grisaceos, ¿Acaso él es la clave para las circunstancias?- agregó todavía más ansioso Density mientras las pegasos le observaban un tanto estupefactas.

-Exacto... tenemos que matarlo... o así debería funcionar- mencionó secamente Scorched a la vez que se ponía sobre sus cascos y se erguía con aparente seguridad.

-¿Matar a alguien? Ni siquiera puedo imaginarme haciéndolo- tartamudeó horrorizada Graveyard mientras su madre hacía un gesto de negación con un semblante similar al de su hija, lo cual increíblemente a Scorched no le causó repulsión como incluso él mismo habría esperado, puesto que ahora parecía ser que finalmente, él ya comprendía que simplemente algunos no iban a tomarse las cosas como lo hacía aquella mente torturada suya.

-Y también... ¿Qué hay de Burning? Ahora mismo estamos en una posición ideal para plantearnos cual habrá sido... su destino- agregó Density mirando con terror al horizonte en dirección al bosque Everfree, el cual sorprendentemente era posible notar a pesar de lo lejos que estaba.

-Tengo ideas de dónde podría estar, aunque a ella sí que la deben estar buscando como locos... quién sabe... tal vez no tengamos que ser nosotros quienes aplasten a ese parásito de Fog Spirit- dijo esta vez Scorched un tanto sarcástico, insinuando cosas que a Density le perturbaron en cierto grado al imaginárselas.

-¿Refugiada en algún rincón del bosque Everfree? Tal cual como suena parece muy improbable- comentó Density mientras se sentía como un verdadero miedoso y se avergonzaba por ello.

-No si no es en "un rincón". Estos tipos dejaron ciertas chozas de reunión en todo el bosque... puede que la chica haya encontrado una de esas- contestó Scorched mirando al exterior, dándole esto a Density la paranoica impresión de que el unicornio estaba presintiendo algo.

Al mismo tiempo que Density reflexionaba dolorosamente sobre las posibilidades, en Scorched también surgió una que habría esperado que apareciera más rápido en su mente por lo obvia que en realidad era.

-Pero si hace tan poco yo estaba participando de la captura de esa muchacha y estos ponis... los grisaceos también la buscarán primero en donde es más obvio- pensó Scorched nuevamente más alterado de lo normal para él, y peor aún se hizo esto al súbitamente percibir desde una gran distancia algo que le generó una sensación sumamente desagradable, y fue entonces que pensó, alarmado, en su habilidad para percibir cargas mágicas, la cual había creído perdida a partir del momento en que se reveló contra los aborígenes.

-¿Qué pasa ahora? No nos des esa mirada por favor... ¿O acaso sientes algo?- agregó Density aceleradamente al momento, siendo el primero en contagiarse de la gran exasperación que repentinamente se había camuflado en la expresión facial de Scorched.

-¿Y ahora que demonios?- susurró Graveyard a su madre, a quien se apegó más de lo que ya estaba producto del inocultable pavor, y recibiendo luego de aquella acción, un gesto de Ascendant que correspondió al suyo.

Por unos cuantos segundos el ambiente fue dominado por un silencio que resultaba infernal para todo el grupo, sin embargo, ninguno de los equestres previó la advertencia tan fugaz e impulsiva de Scorched luego de que este diera media vuelta a su cabeza como un perturbado mental.

-¡Salgan! ¡Rápido!- exclamó Scorched de imprevisto, llevando ahora consigo un aura que trajo un petrificante escalofrío para los equestres, y especialmente para Density, vino con aquello un terrorífico sentimiento que empezó a desintegrar consigo todo lo que inconscientemente había estado manteniendo al corcel detrás de la linea del decaimiento total.

Tan solo tres segundos transcurrieron, y aquello ya había sido suficiente para que Scorched alzara vuelo con su magia y tomara la delantera por una gran distancia, pero por otro lado, sin siquiera estar prestando atención a las desesperadas pegasos, Density había quedado totalmente perplejo, no obstante, una ráfaga de incontables imágenes en su mente en un abrir y cerrar de ojos fue más que suficiente para devolverle los cascos a tierra, e inmediatamente, luego de haberse visto paralizado de tal forma, el unicornio ágilmente agarró a las pegasos con su magia, y antecediéndolo con un exasperado grito, tomó vuelo con la mayor fuerza posible.

-¡Algo horrible pasa! ¡Y la única opción que hay es...!- fue lo que pudo pensar Density estando lleno de aquella asfixiante desesperación nuevamente, encontrándose, apenas unas fracciones de segundo después, con algo que detuvo su voz interna de golpe.

Scorched había continuado el trayecto que de forma tan repentina había tomado, y a pesar de lo alejado que ya se hallaba el unicornio en el campo de visión de Density, este último no dejó de inmediato la posibilidad de alcanzarlo, no obstante, al salir del tren, no pudo evitar, producto del gran temor que de manera tan brusca le había abrumado, girar histéricamente su cabeza hacia su izquierda, lo cual, contrario a lo que tanto él como las pegasos deseaban que se presentara, simplemente le causo una sensación mayor de desesperanza.

Súbitamente, para los ojos de Density, todo parecía fluir con exagerada lentitud, y fue entonces cuando su visión se topó con una figura de la cual expelía un aura excepcionalmente oscura, transformando en el unicornio, todos los sentimientos de aquel instante en un abismo de confusión, y obligándole a olvidarse de sus sentidos y el tiempo por lo que para él fueron varios segundos, y Density no reaccionó nuevamente hasta que, en un abrir y cerrar de ojos, de forma sumamente despiadada, aquella extraña figura a la distancia de manera abrupta se transformara en un enorme rayo mágico oscuro a tan solo unos pocos metros de los equestres.

Con su compostura ya más que perturbada, Density dio otro grito exasperado ante los hechos, y reaccionando perfectamente producto de lo último, formó en tiempo justo un escudo mágico alrededor suyo y las pegasos, pero una vez ocurrió el impactó, inmediatamente el corcel supo que su magia difícilmente lograría soportar aquella monstruosa masa mágica por un periodo considerable, por lo cual, sin tener más alternativa en aquellas extremas circunstancias, Density intentó de la forma más ágil posible, tirarse a sí mismo y a las pegasos con su escudo por debajo del rayo de magia.

Inevitablemente, la fricción de ambas cargas mágicas provocó una potente explosión de las dos, causando así que la fuerza de la explosión impulsara a los ponis en diagonal, y hacia el suelo con gran velocidad, acabando todo aquello con una estrepitosa y dolorosa caída para los equestres, quienes terminaron unos cuantos metros alejados entre sí.

Ya estando totalmente abatido y habiendo perdido aquella última pizca de esperanza que sostenía, Density quiso, una vez más, tratar de moverse y buscar a las pegasos, sin embargo, por mucha frustración que le provocara, su cuerpo ya no le dejaría hacer algo más que levantar a duras penas su cabeza y mover torpemente sus cascos, y fue entonces que vio otra vez, dirigiéndose desde su derecha, a la figura que había divisado a lo lejos en aquel instante anterior, y la sensación que provocaba la magia del desconocido era para Density como un hueco constante entre él y la realidad, lo que le generó en un comienzo un gran pavor.

-Simplemente... ¡¿Qué.. es esto?!- pensó Density con abundante impotencia dentro de sí, pero a la vez, lleno de un gran sentimiento de ira, y ahora, viendo pasar en su derrotada mente un sinfín de imágenes relacionadas a Scorched, Burning, y por último, sus familiares, no pudo evitar soltar una lágrima de desesperación antes de que el extraño, mientras le observaba de forma un tanto tenebrosa, levantara un casco y le golpeara violentamente la cabeza, dejándolo sumido indefinidamente en la oscuridad de la inconsciencia.

[A una larga distancia más allá de aquel sitio...]

Recién ahora que ya se encontraba totalmente alejado de aquel repentino peligro, Scorched Road, ya estando parcialmente fuera de su estado de alerta, fijó su mirada en uno de los tantos montones medianos de árboles que se encontraban distribuidos en las planicies para ocultarse y tener unos pocos segundos para asimilar de mejor manera lo que hace tan solo unos momentos había pasado.

-¡Carajo! ¡Eso era Fog Spirit! ¡Pero se sentía mucho peor! ¡Y los ponis no pudieron seguirme! ¡Maldita sea! ¡Es mi culpa! ¡Creerán que los traicioné!- decía Scorched pensando con un tono de lamentación enrabiada mientras golpeaba el suelo y la maleza con cada grupo de pensamientos que acababa, sin embargo, porque las circunstancias lo ameritaban, el unicornio fue capaz de recuperar las riendas de su carácter en cortos instantes, para finalmente consolarse con la meta principal que tenía en aquel momento, y que si lograba aquello lo antes posible, podría también rescatar a los demás equestres; después de todo, sus raíces eran las mismas que las de ellos.

-Pero si logro encontrar a esa poni antes... tal vez los pueda encontrar a ellos... pero si Fog Spirit los mata antes...- pensó por último Scorched hasta que su mente quedó momentáneamente en blanco, y luego de otro pequeño instante, volvió a la realidad para tomar vuelo nuevamente, esta vez yendo más rápido que en veces pasadas, y de igual forma con mayor determinación.

[En el entretanto...]

En el bosque Everfree, en las cercanías de una choza cuya ubicación era la más peligrosa según Fog Spirit, de súbito una silueta de yegua emergió del sendero oculto por la flora, siendo el destino de la dueña de dicha silueta aquella humilde construcción, pues los gruñidos y gritos de otro individuo que iba con ella le indicaban que estaba ahí quien desde hace unas horas buscaba.

Por otra parte, en medio de toda la oscuridad, Burning se hallaba con sus ojos entre abiertos, y sin saber si se encontraba consciente o si estaba aún soñando, sí sentía su cuerpo como si hubiese estado enfermo, padeciendo de una gripe moderada, no obstante, en lugar de esto extrañarle, ella asumió de inmediato que aquello se debía a esa energía oscura que había absorbido de aquella extraña gema.

Burning se mantuvo en un estado de entre sueño por otros instantes, hasta que súbitamente unos pasos en el exterior empezaron a escucharse, pero Burning se encontraba aún muy aturdida como para distinguir entre la realidad y su mente, no obstante, esto solo se mantuvo hasta que dichos pasos se transformaron en un crujido sostenido que le hizo abrir sus ojos del todo, volviendo así al conocimiento totalmente.

Volteó torpemente su adolorido cuerpo extendido en el suelo para mirar la puerta, pero ningún individuo parecía hallarse ahí, por lo cual la unicornio imaginó que había sido el viento, no obstante, Burning se habría quedado con aquello de no ser porque repentinamente escuchó una voz atrás suyo pronunciar su nombre, esto último causándole un sobresalto que le obligo a levantar más su cuerpo y a cambiar la expresión de su rostro drásticamente.

-¡Hey espera! ¡No te asustes! Nos conocemos... soy yo... la profesora de magia- dijo nerviosamente la extraña a una desconfiada y sobresaltada Burning, quien después de escuchar sus palabras supo quien era de inmediato, y paso de un estado defensivo a uno de sorpresa e incluso alivio.

-Usted es... ¿Profesora Atom Mist?- dijo Burning confundida y pronunciando rápidamente, ante lo cual Atom Mist asintió con una calma que a la joven ya la parecía extraña, sin embargo se hallaba muy devastada como para poder saber por qué.

-Como tú he estado vagando por aquí... pero de repente me encontré con esta choza, y pensé en refugiarme, pero jamás me imaginé que te encontraría aquí... cuando te vi y te reconocí me sorprendí un montón- agregó Atom Mist entre risas incomodas que a Burning le parecieron un tanto fingidas.

-O sea que no estaba soñando... fueron sus pasos los que escuche- pensó Burning respecto de los pasos que hace unos momentos creía haber escuchado, dándole a Atom Mist la mirada de desconfianza otra vez, lo cual parecía ponerle a esta más nerviosa.

-¿Y por qué no cerró la puerta?- preguntó cansadamente Burning a la profesora, quien se puso tensa con aquella pregunta.

-No lo sé, es que te vi a ti aquí de repente y me sobresalté mucho- dijo Atom igual de nerviosa que antes, y sus palabras le hicieron a Burning levantar una ceja con extrañeza, dentro de las muchas otras emociones que estaba experimentando en aquel momento.

-Oye y... ¿Qué te pasó? Notó tu piel... extraña... está muy oscura, y tu voz también... suena como si estuvieras resfriada- agregó Atom para demostrar preocupación por Burning.

-Ehhh... si... absorbí magia oscur...- dijo Burning en un volumen bajo, no obstante, detuvo en seco su voz al percatarse de que Atom Mist cada cierta cantidad de segundos miraba hacia el exterior, lo cual le empezaba a dar escalofríos producto de los horribles prejuicios que estaba comenzando a tener sobre las verdaderas intenciones de Atom Mist, y para desgracia suya, esos prejuicios comenzaron a gritarle en su mente al lograr escuchar afuera otros pasos que sonaban idénticos a los de antes, con la diferencia de que estos últimos pasos se habían escuchado más acelerados.

-¿En qué estoy pensando? ¿Por qué más dejaría abierta la puerta?- pensó Burning ahora iracunda, pero al mismo tiempo petrificada por Atom Mist.

-¿Dijiste que absorbiste magia os...?-

-¡Qué pasa aquí!- preguntó Burning volviendo a la actitud defensiva y lanzando una mirada amenazante a la poni violeta, quien con aquello comprendió de inmediato que la unicornio jamás volvería a recuperar confianza en ella, lo cual le obligo a adoptar un comportamiento similar.

-Ya... se dio cuenta- susurró Atom Mist cambiando su expresión facial de nerviosismo a una frialdad despiadada, y antes de que Burning pudiera hacer algo, ella lo hizo primero, expulsando de su cuerno una masa de magia sostenida que cubrió completamente a Burning, quien no pudo hacer más que cubrirse y quejarse por esos pocos segundos, y mientras eso ocurría, Atom desde una esquina había sacado con su magia un mazo para golpear a Burning, sin embargo, antes de que pudiera verlo venir, el casco hábil de esta última surgió de la magia para golpearle el pecho con una fuerza que, a pesar de haber sido muy débil comparada con su fuerza real, fue suficiente para botar bruscamente a Atom Mist en el suelo.

Luego de aquello, Burning miró hacia la puerta y, sin preocuparse en lo más mínimo por todo el dolor que sentía sobre su cuerpo en aquel momento, jadeando ruidosamente y aturdida por ese único movimiento brusco ante Atom, corrió desesperada fuera de la choza solo para hallarse totalmente rodeada de aborígenes con todo tipo de armas, todas dirigidas a ella.

-¡Quédate quieta o te hacemos añicos ahora mismo monstruo idiota!- exclamó como advertencia uno de los sujetos con mosquetes, el cual era el capitán de todo el resto.

-Esto tiene que ser... una estupidez ¡Qué demonios es esto! ¿Era necesario engañarme si esto era lo que iba a pasar de todas formas?- pensó Burning experimentando aquella rabia en estado puro mientras daba vueltas desesperadamente a la vez que miraba las caras de los grisaceos.

Al ver que Burning no dejaba de moverse, el capitán y otros pocos dispararon al suelo para obligarle a quedarse quieta, lo cual surtió efecto, haciendo para Burning todavía más difícil el controlar la furia.

-Maldita enferma... ¡Me importa un demonio si me hiciste clases!- grito mentalmente Burning a la vez que giró su cabeza hacia atrás para mirar a Atom Mist, no obstante, en lugar de encontrar a la profesora, se topo con un rayo de magia que explotó directo sobre su cara, así haciéndole dar unas tantas vueltas en el suelo, para al final acabar inconsciente, y ante la ahora fría y seca mirada de Atom Mist.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.