FANDOM


Hola, soy Suzuya y este es mi segundo Fan-Fic creado aquí. Dejaré unas notitas antes de comenzar:

Híbridos
Hybrids Portada 2
Pertenece a: Suzu
Clasificacion Todo Público
Género Acción, Aventura, Drama, Fantasía
Estado En Construcción
Ambientada en Equestria City
Personaje (s) Twilight Sparkle, Sunset Shimmer, The Rainbooms, Spike
Cronología
- Hybrids Hybrids Forever
  • El Fanfic se trata sobre Equestria Girls, pero NO está relacionado con "Friendship Games"
  • La historia se desarolla después de Rainbow Rocks, pero como aclaré en el primer punto, NO se relacionará con EG3
  • Gracias por leer la historia n.n

Sípnosis

Todo es normal en la vida de la princesa Twilight Sparkle, no hay ningún problema que enfrentar ni villanos que derrotar. Sin embargo, la tranquilidad y la normalidad se desvanecen cuando Twilight recibe un mensaje con remitente a Sunset Shimmer desde el Libro Mágico de Celestia. Después de algunas conversaciones, Twilight es convencida a cruzar el portal al mundo humano para una "corta visita", pero lamentablemente, una vez del otro lado del portal, se dará cuenta que todo fue una trampa.

Ahora, atrapada en el mundo de los humanos, Twilight tendrá que vivir aventuras, junto a sus amigas, enfrentándose a nuevos villanos, aprendiendo más de este “Nuevo Mundo”, y también, de aprender a usar sus poderes de "Híbrido"

NOTA: Hay muchas partes del fic (la mayoría) que están en "construcción" debido que, estoy "remodelando" la historia (agregándole cosas neuvas, quitándole el relleno y lo cáncer, etc).

1: Una noche de recuerdos y conversaciones

Cap1

Era una linda noche. El cielo azul - violeta cubría el lugar y decoraba el paisaje. La brillante luna en el medio, y miles de estrellas a su alrededor ¿Qué más se podía pedir? El lugar era Ponyville, en Equestria. El lugar estaba lleno de ponis que habitaban en sus hogares o trabajaban duro para mantener todo en orden. Un poco apartado de las casas y negocios, se encontraba un hermoso castillo con forma de árbol. Abajo, era una raíz celeste, y arriba se veía lo que se ve en un castillo normal. Le pertenecía a la Princesa Twilight Sparkle, quien habitaba allí y cumplía su rol como la “Princesa de la Amistad”, trabajando junto a sus 5 amigas y su asistente amigo, el dragón Spike.

Esa noche, la princesa junto a sus amigas, cenaba una deliciosa mesa llena con manjares de todo tipo, echos por la alegre Pinkie Pie. Recordaban momentos inolvidables durante la cena, entre risas.

- ¿Se acuerdan de esto? - preguntó la princesa, y luego metió su cabeza dentro de un plato lleno de... ¡Panqueques! - ¡Soy un panqueque!- rió.

Rainbow Dash, quien estaba sentada a su lado, comenzó a reír tras la escena.

- ¿Cómo no olvidarlo?- preguntó¿¡Y cuando nosotras convertimos este castillo en un completo desastre!?

Rarity escuchaba, mientras comía delicadamente unos muffins de crema, con cuchillo y tenedor.

- No hay que olvidar tu peinado del spa, querida Twilight. Aunque… ¿Dónde está Spikey - Wikey?- exclamó Rarity.

-Está durmiendo- respondió Twilight- Le deje un plato lleno de…

Y en ese momento, la princesa sintió un pequeño roce detrás suyo: Spike.

- …Panqueques…- finalizó Twilight.

- ¿Acaso creen que con todo el alboroto que hacen, voy a poder dormir?- preguntó Spike, malhumorado.

El dragón dejó un plato vació en la mesa.

-Además, escuche mi nombre ¿Alguien me nombro, eh?- preguntó.

-Pues, yo lo hice Spikey- le respondió Rarity- Es que estamos recordando momentos tan… ¿Te unes?

Spike sacó una montonera de panqueques y se sentó al lado de Twilight

-No voy a olvidar… -decía el dragón con la boca llena-… Cuando tomé ordenes en nombre de la princesa.

-Pues, también me acuerdo de eso. –exclamó Twilight  un poco seria-  ¿Algún otro recuerdo?

- Cuándo le entregamos nuestros elementos de la armonía al árbol de la armonía… ¡Y se formó este hermoso castillo al poco tiempo!- exclamó Fluttershy alegremente.

Al terminar de hablar Fluttershy, una de las amigas estiró su pezuña para sacar una deliciosa manzana bien roja de la mesa: Applejack.

- Y cuando peleaste contra Lord Tirek en esa épica batalla. Aunque no pudimos verla...- agregó la vaquera.

En eso, Pinkie Pie comió un plato de cupcakes de un solo bocado.

-¿¡Recuerdan cuando Twilight recibió el mensaje de Sunset Shimmer y tuvo que abrir el portal que la lleva al mundo de las otras-nosotras!? ¿¡Y las sirenas!? –tomó aire- ¿Qué eran las sirenas?...

Todas quedaron en silencio un par de segundos al ver el exagerado comportamiento de Pinkie.

-  Como no olvidarlo… - sonrió Twilight- …Ahora que lo pienso, Sunset Shimmer no me ha escrito si hay problemas por allá... Pero, está bien así.

- Una justa coincidencia sería que en este momento, Sunset te este escribiendo.- exclamó Spike, recostado en su trono.

En eso, todas miraron al dragón seriamente.

Después del grato momento de recuerdos, risas, algunos enojos, un poco de dolor de estomago por parte de Pinkie y “dolor de pestañas” por parte de Rarity, y mucha, mucha comida deliciosa, las 5 ponis se fueron del castillo para marcharse a sus casas, como hacían todos los días. Cuando se fueron, Twilight llevó a Spike a su canasta, quien ya estaba dormido, lo tapó y miró hacia la ventana.

“Aún no es muy tarde y no tengo sueño. Leer un poco como en los viejos tiempos no me vendría mal” pensó.

La princesa fue hacia la biblioteca del castillo, una enorme sala llena de libros y estanterías. Twilight había leído la mayoría de estos en las noches en que no podía dormir. Y esta noche no podía dormir. Buscó entre la montonera un libro que había estado leyendo hacía unos días. Lo encontró y lo agarró, para recostarse en el suelo e iniciar con la lectura.

Pasó una hora en la que Twilight había comenzado a leer. La historia estaba muy interesante, bastante, tanta, que no soltó el libro hasta leer el último punto que marcaba el final de la historia. La princesa se aventuró tanto, que no notó que era de madrugada.

Aún sin ganas de dormir, se paró a dejar el libro en su lugar y se dirigió hacia la salida de la biblioteca, en cuanto escuchó una vibración rara.

La princesa se fijó cerca para ver de dónde provenía el sonido, caminó, buscó en algunas estanterías hasta que al mirar hacia arriba, encontró el libro mágico de Celestia, arriba del todo en la estantería más alta. Este brillaba y vibraba, entonces bajó el libro y lo abrió: se encontró con un mensaje de Sunset Shimmer. Antes de leer, Twilight se puso nerviosa dudando de lo que podía estar pasando, pero al ponerse a leer, notó que no era algo grave, era un simple:

“Querida princesa Twilight Sparkle. Solamente quise decirte que hasta el momento no hay problemas en Canterlot High. Las chicas y yo te extrañamos mucho, y esperamos que vuelvas un día… Solo quería asegurarte la tranquilidad en el colegio. Por cierto ¿Cómo estás?”- Sunset Shimmer”

Tranquilizada, Twilight se puso a responderle a Sunset.

“Sunset Shimmer, me alegro que todo ronde bien por Canterlot High. También me alegra saber que tú y las chicas estén bien. En cuanto a tu pregunta, estoy bien, ya sabes, con las obligaciones de princesa… Me extraña que estés despierta a estas horas- Twilight Sparkle”

Twilight no alcanzó a separarse del libro que volvió a vibrar con un nuevo mensaje:

“Estoy aburrida, no puedo dormir, y las otras chicas están durmiendo. Entonces recordé que podías preocuparte por las cosas de aquí, y decidí escribirte. ¿Qué haces? Además de estar leyendo esto, jeje- Sunset Shimmer”

La princesa sonrió mientras leía y con una pluma escribió:

“En estos momentos terminaba de leer un libro. Estaba muy interesante, creo que por eso no me puedo dormir ahora. Estamos igualadas- Twilight Sparkle”

Minutos después, Sunset respondió.

“Que coincidencia. También estaba leyendo un libro. ¿De qué se trata el tuyo?- Sunset Shimmer”

Y así, Twilight escribía un pequeño resumen de la historia, y Sunset le respondió, contando que la historia era la misma, pero con diferentes personajes. Se pusieron a hablar y hablar, de las cosas que ocurrían en Canterlot High: algunos cambios en el edificio, Sunset como la nueva guitarrista de las Rainbooms, los preparatorios para los “Juegos de la Amistad” que serían en poco tiempo, el nuevo baile de otoño... Y también de Equestria: como un viaje a una aldea llena de sonrisas e "igualdad", acostumbrarse a vivir en un enorme castillo , el casamiento de dos burros en medio de un problema, su rol de princesa aumentando más con las cosas, el “extrañar” una simple vida como unicornio… Así siguieron hasta que Sunset le escribió:

“Sabes, ¿Qué tal si nos encontramos en el patio delantero de Canterlot High más rato? No puedo esperar a verte para contarte muchas más cosas y podernos reunirnos con las chicas por la mañana… Claro, si es que puedes… Será solo por unas horas. Por favor… Piénsalo.- Sunset Shimmer”

Twilight se puso a pensar. Era de madrugada ¿Quién se enteraría? Así que sin pensarlo dos veces, respondió que Si iría y corrió hacia su habitación para dejar  una nota en su cama, por si se tardaba en regresar. De todas formas, seria por dos o tres horas, incluso menos si era para charlar con Sunset y las chicas.

Sin hacer tanto ruido, volvió a la biblioteca, donde se encontraba el espejo-portal al mundo humano, que estaba tapado con una tela violeta. Con su magia colocó el libro arriba del espejo, encendió la plataforma y el portal se abrió, viéndose rosado fuerte en el interior.

Sin embargo, en ese momento cuando vio el portal abierto… Se sacudió y abriendo bien sus ojos se volteó a respirar fuerte, sin entenderse ella misma.

-¿Pero en qué estás pensando? ¡No puedes abandonar tu castillo por una cosa tan tonta como esta!-se dijo.

Se volteó a ver el portal nuevamente, y el libro consigo.

- Pero, Sunset me está esperando, le prometí que iría y… -se sacudió- ¡Basta! No puedes irte ahora… ¿Y si sucede algo y no podré regresar? ¿Y si mis amigas me necesitan en este momento? ¿Y si un malvado villano está atacando Equestria? ¡AÚN PEOR!

La alicornio se agachó asustada, tapando sus ojos con sus pezuñas.

-Y si… ¿Y si la princesa Celestia me necesita para completar un nuevo rol como princesa?... – se preguntó.

Se paró para ver el portal encendido: ¿Ir o no ir? Esa era la pregunta… Twilight seguía pensando, preguntándose cosas, hablando sola y en voz alta algo desesperada en plena biblioteca, hasta que despertó a alguien: Sí, Spike, quien había entrado a la biblioteca con una almohada en sus manos.

-Ash ¿Qué sucede Twilight?- preguntó Spike al entrar- ¡Son las 6 de la madrugada! ¿No tendrías que estar…?

En ese momento, el dragón había notado el portal encendido. Se refregó los ojos sin comprender lo que sucedía ¿De verdad era ese el portal?. Mientras que Twilight se preocupó al ver a su amigo allí.

- ¡Spike!- gritó la princesa- ¡Ve a dormir! Es muy... temprano, o tarde, o... ¡No lo sé!

Sin embargo, Spike no le prestó atención a su amiga. Él estaba boquiabierta, admirando el portal.

- ¿¡Iremos al mundo de nuestras amigas!?- preguntó el dragón, pasando de estar sorprendido a estar emocionado- ¡Wow, es increíble Twilight! De verdad, no sabes cuánto espero ir y...

La princesa se puso seria, enojada. La reacción de Spike se le había echo irritante. Quería ocultar algo y ya se lo había descubierto. El dragón seguía preguntando si irían o no, decía que haría tal y tal cosa en el otro mundo, que exploraría la ciudad , que probaría esto,  que hablaría de lo otro…

-¡SPIKE!- gritó la princesa, en tono serio-  ¡No vamos a ir a ese mundo y no pienses en irte tú solo! Apagaré el portal y todo volverá a la normalidad…

La alicornio comenzó a caminar seriamente hacia el portal, para desactivarlo pero.... Spike se le cruzó.

- Espera, Twilight… ¿Por qué lo habías encendido?- preguntó el dragón.

Twilight se quedó pensativa. No sabía si contarle a Spike o no, porque si lo hacía, probablemente él la convencería de ir , pero… ¡No podía dejar su reino! ¡Estaba mal! A pesar que podría ir al otro mundo cuando quisiera… Tenía algo de miedo…

Pero a fin de cuentas, le contó que Sunset Shimmer le había escrito mensajes a través del Libro Mágico de Celestia, que se estaban hablando por allí hasta que Sunset la había invitado al mundo humano por un rato, para poder conversar y encontrarse con las demás chicas.

- Y aún no sé si ir o no ir, Spike- exclamó Twilight-  Es decir, las dos veces que he ido no ha pasado nada en Equestria, todo ha estado normal... Pero no quiero que suceda algo raro aquí mientras no esté…

-Entiendo Twilight, yo no puedo hacer nada al respecto…. Al menos que me quede aquí y les avise a nuestras amigas cuando amanezca para mantener todo en orden- propuso su amigo.

La princesa suspiró.

-No lo sé Spike… Dejé una nota arriba de mi cama por si nuestras amigas vienen mañana. Ellas entenderán, supongo. Además, les prometí a las chicas del otro mundo que iría a visitarlas seguido, y no lo he hecho en mucho tiempo…- dijo.

-Bueno, en ese caso, creo que no estaría mal ir unas horas al otro lado.- exclamó Spike.

Twilight se quedó pensativa, en tomar o no esa decisión. Antes estaba más enfocada en el lado negativo de irse y que algo suceda en el reino. Pero ahora, pensaba que  no ocurriría nada extraño… Nunca había pasado nada en su ausencia. Ella tenía que cumplir la promesa que  le había hecho a sus amigas humanas hacía ya casi un año: visitarlas para ver cómo estaban y para revisar su estado de magia. También estaba algo emocionada por encontrarse con Sunset Shimmer. Y así, tomó la decisión: Ir al mundo humano.

Entonces, la princesa echó a correr para alejarse del portal, se paró firme para trotar y saltar, pero se olvidaba del alguien: Spike.

-Así que irás ¿No? – preguntó el dragón-  Entonces ¿Les aviso a nuestras amigas ponis o voy contigo?

- ¿No era que le avisarías a nuestras amigas para mantener el orden?- preguntó Twilight.

- Oye, yo también quiero ir al otro mundo, ya sabes, me gusta.- exclamó Spike- Además, dijiste que dejaste una nota arriba de tu cama por si nuestras amigas no nos encontraban aquí.

-Pues… Como digas Spike. -suspiró la alicornio- Supongo.

El dragón, al apenas escuchar a su amiga, comenzó a estirarse.

- Está bien. Iré contigo para ver que tal está el mundo humano- exclamó con una sonrisa.

Twilight volvió a suspirar, estaba un poco nerviosa y a la vez emocionada. Spike estaba feliz. Ya sabían que si sus amigas de Equestria no los encontraban a ellos, había una nota que decía en qué lugar estaban y el porqué. 

Entonces, después de estirarse un poco y respirar hondo, echaron a correr hacia el portal. Antes de llegar a este, pegaron un salto como de costumbre, y se metieron dentro de él. El viaje tan solo duró unos cinco segundos, un mareado y veloz viaje entre dimensiones, acompañados de diferentes colores. Hasta que de repente… Un golpe habría avisado su llegada.

Twilight se frotó la cabeza y sintió sus manos. Las vio y sonrió al ver que todo había salido bien. Spike se paró y empezó a mover la cola al verse como un perro.

-  Muy bien Spike, Sunset Shimmer dijo que estaría en el patio delantero de Canterlot High- exclamó Twilight, hasta que alzó su mirada- O sea, debe ser este…

La joven vio a la escuela Canterlot frente suyo, en una noche donde el cielo azul iluminaba un poco con la luna y muchas estrellas.

2: Engaño

Después de unos pasos, Twilight y Spike buscaron a Sunset Shimmer. Supuestamente tenía que estar en el patio delantero de Canterlot High, tal como se decía en el mensaje, pero no estaba.

-Tal vez Sunset fue a dormir…- susurró Twilight- ...O tal vez aún no llega.

- Lo más probable Twilight, es que ya se fue a dormir- bostezó Spike.  

En ese instante, un ruido se escuchó de cerca. Un ruido como de pasos, como si alguien estuviera caminando cerca suyo. Ambos se dieron vuelta, y lo unico que pudieron ver era una silueta con forma de humano, que estaba mirándolos. Twilight se asustó y agarró a Spike.  

“¿Sunset, eres tú?”- pensó.

- Pero… Todo esto es real… -exclamó la persona a quien le pertenecía la silueta, el cual tenía voz de hombre.

- ¿Di-dijo algo? – preguntó Twilight.

Algo asustada, la princesa intentó ver el rostro del sujeto, pero estaba tan oscuro...   Que no podía verla.

-Después de tantos años de búsqueda, por fin he descubierto… ¡Que existe un mundo paralelo! – exclamó el sujeto.

Spike se soltó de los brazos de Twilight y se escondió detrás de ella a medida que el sujeto se acercaba más y más a ellos. Hasta que se detuvo, y tiró algo al suelo: el Libro de Sunset Shimmer. Twilight abrió bien los ojos al ver el libro de su amiga allí, lo quiso levantar, en cuanto la voz habló:

-Pero que torpe niñita… Ahora gracias a ti, dirás adiós a tu mundo.  

En un abrir y cerrar de ojos, el sujeto de la silueta quedó cara a cara con Twilight. Ella estaba asustada, comenzó a temblar un poco hasta que de repente, el sujeto abrió sus ojos, dos ojos verdes que parecían de serpiente o de dragón.  

Reaccionando de una forma muy rápida, Twilight lo empujó y salió corriendo, con Spike detrás de ella. Levantó el libro y huyó del sujeto, pero cuando parecía estar lejos, este se  le cruzó,  mostrando dos ojos verdes y un aura violeta alrededor de su cara. 

- ¡Puedes correr, pero no esconderte! –gritó el sujeto.

El hombre dio un gran salto al terminar de gritar. Y mientras se mantenía en el aire, fue rodeado por unas auras color violeta que salían de su cuerpo. También se le notaron mas sus ojos: verdes con pupilas rojas.

Twilight reaccionó que había visto eso más antes, pero salió corriendo hacia el portal, para no distraerse por nada además que estaba muy asustada. 

-¡Al fin serás mía, Equestria! – gritó el hombre misterioso, subido al techo de la escuela. 

 Twilight se detuvo asustada frente del portal, sin saber qué hacer. ¿Este sujeto acaso quería apoderarse de Equestria? La joven se escondió detrás del monumento donde se encontraba el portal. Agitada, espero a que Spike llegara con ella. Y llegó, muy agitado y también asustado.  

-Twilight, vamos a casa…- dijo Spike, en tono claro de preocupación.

En ese momento, el sujeto de auras violetas y ojos verdes apareció de la nada al frente de los dos, mostrando esta vez una lengua de serpiente. 

Antes que nada, Twilight y Spike corrieron para dar la vuelta alrededor del monumento hasta encontrarse con el espejo-portal. Los dos estaban por meterse dentro de este, en cuanto el sujeto le agarró el brazo derecho a Twilight. La joven, con sus fuerzas, se acercaba al portal, hasta meter su brazo izquierdo dentro de este.  Spike intentó ayudar mordiendo la pierna del sujeto, pero se le hizo imposible al ser tan pequeño. 

Twi estaba metiendo su pie izquierdo en el portal, pero del otro lado el sujeto aún tironeaba su brazo, esta vez con más fuerzas. Ella incluso sintió que unas garras la herían allí. 

La joven juntó más fuerzas y metió la mitad de su cuerpo en el portal, la otra mitad estaba afuera, y Spike, mientras,  tironeaba el pantalón del sujeto intentando ayudar a su amiga. 

Mientras Twilight intentaba meterse al todo, el portal se tornó de color violeta. Y consigo, un movimiento de ondas que iba bastante rápido, tanto, que daba la impresión que iban a salir volando. Luego de unos segundos, las ondas se tornaron de color blanco, el movimiento se hizo más veloz, parecía que se iban a salir y... El portal se rompió. En mil pedazos, haciendo caer los vidrios junto al cuerpo de Twilight. 

La joven cayó desmayada, sin respiro. Al ver esto, Spike dejó de un lado al hombre y corrió para ver que le sucedía a su amiga. Pero en eso... El hombre se había escapado.  

El hombre echó a correr lo más rápido posible, aprovechando que la joven había caído inconsciente y que el cachorro estaba con ella. Corrió hacia la entrada de la escuela, y una vez allí, pegó un gran salto, que lo hizo aterrizar en el techo de la escuela. Y allí, mirando desde arriba la escena del espejo roto y la joven desmayada, desapareció. Lo rodearon un montón de auras de color violeta, y de un segundo al otro, estas habían desaparecido al igual que el misterioso hombre. Sin dejar rastro.  

Spike no le había prestado atención a esto, estaba muy preocupado por Twilight. Se subía a ella, le lamía la cara, le ladraba, le gritaba... Pero no despertaba.  

Después de unos gritos de ayuda de Spike, tanto para su amiga para quien llegara a pasar por allí, una joven pareja que iba pasando por la vereda vio a la joven y llamaron a emergencias lo más pronto posible. 

-¡Ayuda! ¡Hay una chica inconsciente!- escuchaba Twilight aún así estando dormida.           

3: Extraño es

Pasaron horas.  Twilight despertó. Se encontraba en lo que parecía ser, el hospital de Equestria City.  Estaba acostada en una camilla, media dormida y sin recordar lo que había sucedido recientemente. Se sentó  lentamente. Se refregó los ojos con su mano izquierda y bostezó: Sí, estaba en un hospital.

Ella no entendía mucho de estas cosas, pero tampoco se alarmó ni nada por el estilo. No entendía lo que pasaba, aún tenía sueño y estaba a punto de quedarse dormida,  hasta que entró una enfermera a la habitación: La enfermera Red Heart como una humana, con una bandeja de comida.   

-Qué bueno que has despertado. Después de todo no sucedió nada grave.- exclamó la enfermera a apenas entrar-  Te vine a traer algo de comida…

La mujer se quedó callada al ver a la joven dormida, así que con  mucho cuidado y sin hacer ruido, le dejó la bandeja en una mesa de luz al lado de la camilla, y se fue. 

Un rato después, y de la nada, Twilight se despertó. Respiraba muy agitada, y se tocó la cabeza sintiendo un fuerte dolor. Su respiración se volvió muy rápida, estaba preocupada,  hasta que vio a su alrededor: ¿Qué era esto? Si bien ya había despertado antes…. No recordaba nada…  Hasta que notó algo “nuevo”: un par de cortes en su brazo izquierdo.

Suspiró y tratando de entender lo que sucedía, miró hacia todos lados: una habitación pintada de blanco, con un baño a la izquierda, una camilla vacía al lado de la suya y un televisor apagado. También  notó la bandeja de comida en la mesita. Al verla, su estomago gruñó: tenía hambre. Así que lentamente, tratando de no volcar nada, agarró un plato de sopa que había en la bandeja y comenzó a tomarla. 

Una hora después, un doctor entró al cuarto donde se encontraba Twilight. El doctor la controló, la sentó para tomarle la presión y los latidos del corazón, y para revisar si tenía alguna herida nueva para curar. Sin embargo, el médico le dijo que estaba lista para el alta, supuestamente se encontraba en condiciones buenas.  Esto le subió más el ánimo a Twilight, pero seguía sin saber lo que pasaba. El doctor solo había dicho que “Había sido un golpe no muy fuerte, algunos cortes y  presión alta”. Pero ahora ella estaba bien.

Después de media hora, aproximadamente,  Twilight pudo pararse y caminar un poco con ayuda de la enfermera, vistió la ropa que llevaba antes del accidente (la camisa celeste, la falda y los zapatos escolares) y salió de la habitación, un poco mareada y tratando de recordar lo que había pasado antes pero… Tropezó con el doctor.

-Niña, tienes que tener más cuidado si no quieres lastimarte de nuevo – exclamó el hombre, ayudándola a levantarse- Te venía a avisar que aún no puedes irte de aquí…

- ¿Ah no? -se sacudió Twilight-  ¿Por qué no?

-Eres menor de edad. Y según nuestras normas, las personas menores no pueden salir de un alta sin la autorización de un familiar adulto, así que te avisaba que si podrías comunicarme con tus padres u algún otro pariente para que vengan a buscarte…- explicó el doctor.

El buen humor de Twilight se convirtió en uno…. Enojado. 

- ¿Qué?...  Yo tengo 25 años ¡No es justo!- dijo la joven, enojada-  Además ni siquiera estoy lastimada, ni siquiera me duele nada,  lo único que tengo son unos tontos cortes en mi brazo, así que no le encuentro lo malo a salir sola de aquí.  

El doctor la miró de pies a cabeza, con desconfianza.  

- No tienes 25 años. pareces menor… - exclamó el hombre, mientras la observaba- Igualmente, tienes que salir con un adulto de aquí, de lo contrario tendrás que quedarte hasta que algún pariente aparezca… 

El doctor la llevó nuevamente a su habitación y le pidió los números de teléfono de sus padres. Twilight no sabía que responder, ella no era de este mundo y además, ni siquiera sabía que era un “número de teléfono”. Mientras ella pensaba en alguna excusa que decir, la enfermera apareció en la puerta, llamando al doctor para decirle que “Un paciente había empeorado” 

El doctor fue corriendo, y la enfermera también. Entonces, Twilight quedó sola y… ¡Tenía que aprovechar!  

Se fue de la habitación corriendo, aprovechando que no pasaba nadie por allí, y se dirigió hacia un ascensor...  Si bien ella nunca había subido a alguno, sabía que era para bajar o subir. Twilight entró al ascensor, las puertas se cerraron unos segundos después, y tras esto comenzó a apretar desesperadamente los botones, sin entender que hacer hasta que… bajó al último piso, casualmente. Salió del ascensor,  chocando con una doctora que quería entrar y corrió hacia la salida (siendo el centro de atención de todos los pacientes en espera) y salió afuera. 

Una vez en las afueras del hospital, se quedó viendo: la calle. Si bien sabía que estaba en el mundo humano, en Equestria City…. ¿Por qué razón estaba ahí? ¿Y cómo había ido a parar al hospital? ¿Algún villano nuevo? ¿Un nuevo baile de otoño con nuevos demonios? Twilight se sentó en las escaleras del frente del hospital para pensar y tratar de recordar la razón por la cual estaba allí hasta que… ¡Sus amigas! 

Se paró y echó a correr hacia la calle, chocando con algunas personas. Corrió unos cuantos segundos hacia la izquierda, encontrándose en un parque, pero… ¿Dónde estaban sus amigas? ¿Hacía donde estaba yendo ella? ¡Ni siquiera conocía del todo la ciudad! Entonces fue hacia la derecha,  pasó corriendo por la vereda del hospital nuevamente y terminó yendo a dar a la entrada de un almacén. No sabía dónde estaba. Fue hacia la izquierda, se encontró de nuevo con el parque, fue hacia la derecha, se encontró con el almacén. Y así hizo una y otra vez hasta que… Tropezó con alguien. 

Tirada en el suelo, recibió una mano para levantarse: Scootaloo. Y también Swettie Belle y Apple Bloom: Las Crusaders. 

-Oye… ¿Acaso no eres la chica que siempre viene a salvar este lugar, no es así? – preguntó Apple Bloom.

La joven se paró con la ayuda de las 3 niñas.  

-¡Sí, esa soy!- respondió Twilight, alegremente-  Bien chicas, les tengo una pequeña preguntita… ¿Dónde están sus hermanas ahora?

- Con que corrías para buscarlas, eh.- exclamó Scootaloo- Hasta hacía rato estaban con Sunset Shimmer en la entrada de Canterlot High. 

- ¿En la entrada?- preguntó Twilight.

Al escuchar esta palabra, "entrada", un pequeño recuerdo se le vino a la mente: la entrada de la escuela, de noche.

-  Emmm… ¿Dónde queda la escuela?- preguntó la princesa.

- Creí que ya lo sabías, es raro que no lo sepas- exclamó Swettie Belle.

La niña señaló con su dedo hacía a vereda de enfrente.  

- Si cruzas la calle, doblas por donde está aquel cartel rojo, caminas dos cuadras y  si doblas hacia la derecha te encuentras en la esquina de la cafetería Sugarcube Corner, lo que tienes que hacer es seguir derecho hacia la izquierda. – explicó Swettie.

-Totalmente derecho, como unas 6 cuadras ¡Y listo!- finalizó Apple Bloom, mientras se ponía un casco.

La joven lila se puso a mirar hacia la vereda de enfrente, intentando no confundirse con las largas y rápidas indicaciones.

- Wow…- dijo Twilight-   Gracias Chi…  

En ese momento, Twili se dio vuelta y las niñas ya no estaban, no se veían alrededor. Ahora quedaba obedecer las instrucciones: cruzó la calle, se dirigió hacia la esquina del cartel rojo, caminó dos cuadras, dobló, y llego a Sugarcube Corner.  Antes de seguir el camino, se fijó desde afuera de la cafetería para ver si sus amigas podrían llegar a estar allí, pero no se veía ninguna. Entonces siguió su camino: 6 cuadras, derecho, aunque en lugar de 6 eran como 10…  

Mientras caminaba, pensaba, pues apenas recordaba lo que había sucedido en el accidente. Solo le pareció recordar algo: la entrada de Canterlot High y ya.  Entonces, recordó el portal y corrió hacia la escuela al verla cerca. Corría desesperada pero a la vez ansiosa. 

Se detuvo donde se encontraba el monumento y…  donde estaba el portal, unas cintas de “Cuidado” y unos pequeños vidrios  lo tapaban. Estaba roto…  Solo se veía cemento, no había rastro alguno de un espejo, ni de un portal… Todo cambió. 

Twilight abrió bien los ojos y se empezó a desesperar al ver esto. De alguna forma u otra tenía que volver a Equestria ¡Ni siquiera recordaba la razón por la cual estaba en ese mundo! Entonces empezó a caminar en círculos mareada entre sus pensamientos (cómo solía hacer) y escucho un grito conocido: Spike. 

-¡Twilight! ¡Twiliiiiight!- gritaba Spike.

El perrito gritaba mientras corría hacía su amiga. Y cuando llegó a ella, lo primero que hizo fue hablar.

-¿Me recuerdas? ¿Acaso sabes cuantas horas te estuve esperando? Los del hospital me sacaron a patadas cuando quise entrar a verte. ¿Sabes que los conejos mueren de soledad? ¡PUES ESTUVE A PUNTO DE MORIR! – dijo Spike, desesperado y un poco enojado.

 Sin embargo, Twilight no le prestó atención y comenzó a pensar mientras se mordía sus labios muy desesperada. 

- Twilight… ¡TWILIGHT! – gritó el perro.  

En eso, la joven lila reaccionó a los gritos.

- ¿Spike?- preguntó ella.  

La joven sintió que algo, o alguien estaba mordiéndole los zapatos: bajó su mirada y… ¡Spike! Pero…. ¿Qué hacía su amigo con ella en este mundo?

- ¿Spike?...- preguntó la joven al ver a su amigo-  ...Qué bien que estas aquí… Pues, verás, yo… Estaba viendo esto...  

La joven dirigió su mirada hacia el portal, roto y sin ninguna forma de regresar a Equestria.  

- Ah sí, el portal, ya lo había visto… - exclamó Spike, acercándose a las cintas-  Esto no se ve nada bien… ¿Tienes algún plan para volver a casa?

-No todavía… - respondió la joven lila.

La cara de Spike pasó de ser “despreocupada” a una de tristeza tras escuchar la respuesta.  

- Entiendo Twilight, espero que pronto se nos ocurra algo…- dijo el cachorro.   

El perrito regresó a los pies de su amiga, para recostarse allí y pensar en alguna forma de mejorarle el ánimo. Aunque no era el momento exacto para ello, hasta que decidió contarle algo.  

-Por cierto, no creas que me quedé en el hospital toda la mañana, caminé unas cuadras y me convertí en un perro muy famoso.- contó Spike- Incluso conocí a alguien que asiste a esta escuela. Es un poco odiosa tal vez, pero por sí quieres entrar y descansar la mente… De seguro luego pensarás en algo. 

Sin prestarle tanta atención, y sin despegar su vista del espejo roto, la chica respondió con un "Está bien" 

La joven se quedó viendo el espejo unos cuantos segundos. Estaba preocupada por volver a su reino, pero si no había portal, ¿Cómo volvería? También recordó que había ido hacia la escuela por algo: Sus amigas. Según Scootaloo, ellas estaban en la entrada de Canterlot High, pero no, ya no estaban. Seguía hundida en pensamientos de preocupación hasta que alguien saltó para morderle la falda: Spike. 

Reaccionando, Twilight se alejó lentamente del portal y junto a Spike, entraron a Canterlot High, donde no había nadie. Ni siquiera en los salones de clases había gente. En solo uno o dos, pero eran muy pocos alumnos. Spike guiaba a Twilight muy cómodamente mientras que ella observaba hacia todos lados: no había visto a sus amigas por allí ni por allá. 

Después de caminar por los pasillos del colegio,  Spike le pidió a Twilight que abriera la puerta que tenían enfrente, y cuando lo hizo, se encontraron con una persona sentada de espaldas. 

- ¿No sabes tocar antes de entrar? *exclamó la persona de la silla, con voz de mujer*

- Lo siento, no tengo manos. – exclamó Spike, pasando adentro-  Quería presentarte a una vieja amiga, ¡Twilight!

En ese momento, la mujer se paró enfrente de ambos y Twilight reconoció enseguida a esa persona. 

- Un gusto en conocerte, Twilight.

4: Estrella Oscura

Cap4
 

- Un gusto en conocerte, Twilight.  

Exclamó la mujer, sonriendo amablemente, mostrándole su rostro a la princesa 

En ese momento, Twilight no pudo creer a quien veía.  

“Es ella, la pony que quería que todos fueran iguales y con una sonrisa”- pensaba Twilight al ver la cara de la joven. 

- Bien Starlight Glimmer, supongo que no necesitas más de mi ayuda ¿Cierto?- exclamó Spike, quien se recostó en el suelo.  

- Ow, vamos Spike, no es necesario llamarme por mi apellido también, solo dime Starlight- respondió la chica amablemente.  

Twilight se quedó parada y callada, sin saber que decir ante tal situación. Starlight, mientras, se había sentado en una silla para encender una computadora de escritorio.  

- Tu cachorro fue de mucha ayuda para mí.- dijo Starlight-  Lo encontré esta mañana en la entrada del hospital, creí que estaba abandonado y lo agarré. Al llegar aquí fue cando me di cuenta que él hablaba. Él se propuso en ayudarme con algunas cosas y el orden.  Tienes mucha suerte de tener un perro así todos los días, Twilight. 

- Emm, si.- respondió Twilight, un poco insegura- Bastante suerte...  

Starlight la miró raramente y se puso a trabajar en la computadora.  Twilight veía lo que había en ese lugar. A fin de vistas, Starlight notó la curiosidad de Twilight. 
Img-3563298-1-equestria girls starlight glimmer by geekladd-d8k5x6a

La secretaria Starlight Glimmer (ignoren la guitarra XD)

- Seguramente te estás preguntando del por qué no estoy con los demás alumnos- dijo Starlight-.  Me gradué hace un año y medio de esta escuela, y trabajo como secretaria. Pero el mes que viene iré a estudiar a Equestria University.

- ¿En serio?- preguntó atentamente la princesa-¿Y qué vas a estudiar?

- Política- respondió Glimmer- Para así un día gobernar esta ciudad con igualdad y sonrisas...  

Tras decir esto, Glimmer sonrió de una forma... malvada.  

Siguió con esa sonrisa extraña, que mostraba malas intenciones. Ni Twilight ni Spike la notaron, ella estaba sonriendo sola, con su rostro hacia la computadora. Pero dejó de sonreír en cuento subió la mirada y vio un reloj que había en la pared. 

-Ya son casi las once de la mañana y aún no he desayunado… ¿Quieren  acompañarme a comprar un café y unas donas? Una amiga mía tiene una panadería y siempre voy allí a esta hora- preguntó Starlight.  

- Emm… Por supuesto… - respondió Twilight, desconfiando un poco- ¿Tú qué dices Spike?

El perro acertó que sí con un ladrido alegre, entonces, Starlight apagó la computadora, agarró una cartera y salió de la secretaría junto a la chica y el cachorro.  Mientras se dirigían a la salida de Canterlot High, Twilight notó una “sensación” de que alguien los estaba mirando a escondidas: Y así era. A pesar que Twilight, ni ninguno había visto a esa persona, pues había alguien entre un montón de casilleros oscuros observando la escena. 

Salieron de la escuela y caminaron unas cuadras en pleno silencio. Twilight veía a su alrededor a cada segundo y se tocaba el pelo a cada rato… Pero presentía que algo estaba mal...

Starlight, quien era la que guiaba a los otros 2, dejó que la siguieran hasta un callejón sin salida. Twilight, quién estaba distraída viendo el suelo, no notó por donde caminaba y chocó con la otra. Algo seria, Starlight ignoró ello y se corrió, se acerco a Spike. Lo miró, el cachorro se preguntaba en dónde estaban, y de un segundo al otro, la joven lo pateó.  

- ¡Spike!- gritó Twilight. .

La joven se quedó sorprendida ante tal acto, pero luego... Luego se puso seria...

- No le hagas daño, Starlight.- agregó.

- ¿¡Tú quién eres para decirme que hacer!? -preguntó Glimmer en un tono agresivo.

La mujer se dio vuelta para acercarse a Twilight. Se le acercó enojada cada vez más y más, la princesa ya estaba algo asustada. Se le acercó cara a cara y la acorraló en una pared. Pero justo, justo cuando estaba a punto de pegarle con su puño en la cara… Twilight sintió algo en su cabeza, y Starlight quedó sorprendida, con el alma en la boca. 

-Así que eso eres…-dijo Starlight, boquiabierta- ...Un híbrido, ¡Una bestia!

Twilight se quedó callada y reconoció lo que tenía: ¡Orejas de pony! Pero… ¿Por qué las tenía? Bueno, pues… aparentemente esto le causó furor a Starlight. 

- Lo tuve que haber sabido desde un principio… Así que tu perro hablaba por esta razón, por eso también actuabas tan extraña… ¡Eres una bestia!- exclamó Glimmer.  

¡¿Y qué tiene de malo ser esto?!- preguntó Twilight seria 

La furiosa cara de Starlight pasó a ser una de sorpresa. 

- Ohhh... veo que eres una pequeña inocente en este mundo... -dijo la joven, bajando su mirada-…Los híbridos en esta ciudad son unas bestias que arruinan la vida de los demás.  

Twilight escuchó esto, y sin entender lo que Starlight se refería con “bestias que arruinan la vida de los demás”, cambió su actitud: la seriedad fue un estilo de confusión. Los híbridos, es decir, la fusión entre un pony de Equestria con un humano, nunca habría sido malvado. Tal vez un demonio o unas sirenas sí…  ¿Pero un híbrido? Además, las únicas “hibrido” en la ciudad eran ella y sus 6 amigas humanas… O eso creía… 

-¡Los híbridos jamás harían algo así! -gritó Twilight- 

Starlight subió su mirada, frunció su ceja derecha y se agachó un poco para levantar una botella de vidrio que estaba al lado Twilight. 

-Algún día lo sabrás…-susurró Starlight, mientras se levantaba con la botella en sus manos-…Bestia. 

Y así, la malvada mujer le pegó a Twilight en la cabeza con la botella muy fuerte, causando que esta se rompiera y que a la joven le causara, además de un fuerte dolor, unos cortes. 

Twilight cayó al suelo: el dolor se le hacía muy, muy fuerte. Se tocó la cabeza con sus manos y borrosamente veía sangre en ellas. No veía mucho. Intentó pararse, en cuanto Starlight le aplastó la cabeza con su pie. 

La joven lila, mareada y con un fuertísimo dolor de cabeza que la estaba matando, sintió que Starlight dejó de aplastarla, pero después sintió que esta se había arrodillado en el suelo, a su lado.  Estaba en lo correcto  y Starlight se había arrodillado solo para susurrarle algo en el oído de Twilight. 

-Y la mejor parte, es que morirás y ninguna de tus amigas lo sabrá. -le susurró. 

Twilight cerró sus ojos aguantando el fuerte dolor, la voz de Starlight le comenzó a retumbar dentro de su cabeza, y más la última frase. Era cierto. Ella quedaría allí y sus amigas jamás lo sabrían… El dolor se iba haciendo más fuerte, la horrible voz retumbaba cada vez más y… quedó inconsciente. 

Al ver que su “rival” había quedado desmayada, Starlight se alejó de ella, y dándole la espalda agarró su bolso el cual lo había dejado sobre un contenedor. Luego miró hacia una bicicleta oxidada afirmada a la pared: Spike estaba detrás de esta. 

-Vamos amiguito, no tienes porque esconderte… -exclamó Starlight, acercándose a Spike- ...No te haré daño, tenía mis razones para desahogarme con tu dueña. 

Spike estaba muy asustado, creía que Twilight había muerto, y que Starlight haría lo mismo con él,  entonces se escondió detrás de un cesto de basura… Pero la mujer pateo esto, dejando a Spike a su vista, y sin lugar a donde escapar. 

-¡No te vayas cachorrito! -gritó ella con una sonrisa falsa- O de lo contrario tendré que… hacerte lo mismo que le hice a tu amiguita… 

Spike quedó acorralado por la mujer. Si bien él era pequeño, podía echar a correr y escapar perfectamente. Pero tenía miedo, miedo de correr y ser atrapado por Starlight a los pocos segundos. Y más miedo le dio la amenaza. 

Starlight se agachó y estiró sus brazos para agarrar a Spike y… 

- Con que ya te cansaste de maltratar a las personas y ahora te metes con animales indefensos… -se escuchó- 

La mujer miró para atrás: no había nadie, solo basura y Twilight aún desmayada sin haberse movido un poco. Tampoco se veía nadie pasar por la vereda.  

- No, no hay nadie. Por eso te aprovechas de la situación. ¿Con que los híbridos son bestias, eh? Deberías verte a un espejo…-se volvió a escuchar. Era una voz femenina.  

Starlight esta vez miró hacia arriba y…. En uno de los techos, vio la silueta de una persona, una mujer para ser exacta. 

-¿Quién eres tú?-preguntó Starlight al apenas apreciar la silueta.  

La mujer se paró lentamente, dejando al perrito donde estaba.  

La persona de la silueta bajó de un salto al lugar, cayendo de pie, y allí fue donde mostró su cara: ¡Sunset Shimmer! 

-Oye… Con que eres tu… -dijo Starlight, y luego rió un poco-…Otra vez debí haber sabido que se trataba de una bestia… O de un demonio, en este caso… 

La joven tenía una mirada seria, si bien la mujer terminó de hablar, dio unos pasos hacia ella.  

-Por sí no sabías, la “antigua” yo ya no existe. La única demonio aquí eres tú…-exclamó Sunset Shimmer.

Spike aprovechó que Starlight estaba distraída, entonces corrió hacia donde Twilight estaba, sin entender mucho. 

-Jeje… Solo estaba haciendo un buen trabajo… Ya sabes. Los híbridos han metido la pata unas cuantas veces estos últimos tiempos….-dijo la mujer. 

-Tal vez, pero eso no nos hace “bestias” -exclamó Sunset, deteniéndose cara a cara con Glimmer- Dime que le hiciste a la chica… 

-¿Chica?...-preguntó la otra.

Glimmer dirigió su mirada a Twilight, quien seguía desmayada y Spike intentaba despertarla.

-Oh, sí. Esa chica… Pues solo le pegué un botellazo, es bastante sensible. Creí que los híbridos eran inmortales, o que al menos resistían a cosas tan tontas...-agregó.

-Ella es nueva-dijo Sunset.

La joven se dio vuelta y observó a Twilight y a Spike.

- Más te vale no volver a hacer esto de nuevo Starlight, o si no…

- ¿O si no qué? ¿Te convertirás en un demonio y me lanzarás rayos para matarme?- preguntó Glimmer en tono burlón.  

Sunset Shimmer se quedó quieta, callada, cerró sus puños algo enojada: había recordado una escena de su pasado que no quería recordar. 

- Sí, eso haré. Probablemente te haré lo mismo que le hiciste a Twilight, y también haré que ya nadie confié en ti, ni que te quieran. Sería una lástima que la directora Celestia se entere de esto y… Decidiera dejarte sin trabajo…- exclamó la chica de cabellos cálidos.  

-Lo dices como si lo fueras a hacer en serio. -dijo Glimmer, cruzándose de brazos- Aunque hables y hables, jamás lograrás enfrentarme, ni serías capaz de atacar a ninguna persona… Solo por miedo.  

Sunset la ignoró y comenzó a caminar lentamente hacia el cuerpo de Twilight y el preocupado Spike. Se agachó y tocó la frente de la joven lila: estaba helada.

-Tal vez no sería capaz de enfrentarte… Pero sí de darte una lección, al menos por unos minutos- exclamó la pelirroja.  

Y así, la chica se paró, estiró sus brazos, hizo tronar sus dedos y echó a correr hacia Starlight, para “darle” esa lección.  

5: El reencuentro con las Rainbooms

Cap5

Twilight despertó nuevamente en un nuevo lugar. Pensó que era el hospital de nuevo, pero este lugar era oscuro, solo entraba un poco de luz  de una ventana,  con cortinas a su alrededor. Twilight no sabía dónde estaba, se asustó un poco, se movió de donde estaba acostada y… Cayó de espalda en el suelo.

Y en ese momento en el que cayó de espalda, se golpeó la cabeza. Y como era de costumbre, al golpearse le había agarrado un fuerte dolor, pero…. Este dolor no era como el anterior, que le había dado al recibir el botellazo de Starlight… Este dolor era como más “interno”. No era tan fuerte, pero algo lo hizo especial: su memoria. 

Twilight comenzó a recordar todo lo que había pasado antes. Había recordado la razón por la cual, ella estaba en el mundo humano en ese momento: había cruzado el portal debido que Sunset Shimmer le había escrito a través del Libro Mágico… Pero al encontrarse en el mundo humano, un misterioso hombre, quien aparentemente tenía el Libro de Sunset, comenzó a perseguirla. Así hasta causar que el espejo-portal se rompiera, haciendo que ella cayera sin respiro junto a los vidrios. Recordó cada detalle de esa noche. Y luego, se dio cuenta que de ahí, no había despertado hasta encontrarse en el hospital… 

Después de recordar todo en unos segundos, comenzó a respirar una y otra vez, volviendo a la realidad. Hasta que en un momento, seis cabezas se asomaron a verla. Las luces se prendieron, y Twilight reconoció a esas seis: Applejack, Fluttershy, Pinkie Pie, Rainbow Dash, Rarity y Sunset Shimmer. 

- ¡Twilight!- gritaron las chicas al ver a su amiga tirada.

Las 6 chicas sonrieron a ver a su amiga, despierta y en el suelo. Aunque esto último no era tan bueno.

- ¡Chicas!- gritó Twilight al ver a sus amigas allí.  

La princesa sonrió acostada, tranquilizándose al ver que se trataba de sus amigas.  

- ¡Qué bueno verlas de nuevo! ¡De verdad!- dijo Twilight muy alegre.  

- Lo verdaderamente bueno es verte aquí, Twilight- exclamó Applejack

La granjerita le estiró la mano para ayudarla a pararse.

- ¿Acaso hay problemas en Canterlot High que nadie se haya enterado?- preguntó.

- ¡¿O estabas siguiendo a un villano que cruzó el portal hacia nuestro mundo!?- preguntó Pinkie Pie muy emocionada.  

La princesa se levantó del suelo con ayuda de su amiga.  

-No lo sé chicas… Si no me equivoco, recibí un mensaje del libro de la princesa Celestia, con remitente a Sunset Shimmer…- exclamó Twilight.  

- Y aún sigo sin entender, Twilight. Yo no he tenido mi libro en estos días, no estoy segura si alguien escribió esos mensajes a propósito o que sucedió realmente… Spike me lo contó…- dijo Sunset un poco confundida.  

Twilight se quedó quieta unos minutos. ¿Alguien habría escrito esos mensajes a propósito? Es decir, la invitación al mundo humano y todas las conversaciones… El hombre de esa noche, había tirado el libro de Sunset al suelo al encontrarse con Twili.  

- Okay… Creo que esto se está poniendo algo misterioso. ¿Segura que es por esa razón y no por otra?- preguntó Rainbow Dash. 

-Ella lo dijo y Spike me contó  lo mismo… Algo está mal…-respondió Sunset.  

-Yo… Yo creo que es algo muy malo, pero confuso. Sí Sunset no ha tenido su libro ¿Entonces que sucedió realmente?-preguntó Fluttershy. 

Twilight estaba por contar lo sucedido en cuanto Applejack le agarró del brazo. 

-Recordemos que Twilight acaba de despertar, mejor vamos allá abajo. ¿Qué dicen si bajamos también por unas malteadas?- propuso la granjerita.  

-¿Mal…malteadas? -preguntó Twilight confundida. 

En ese momento, las luces se prendieron: el lugar en donde estaban era un comedor, con un sofá, mesas, sillas...  

-¡Así es tontita! ¡Esta es MI casa! ¿¡Acaso no lo recuerdas!?- gritó Pinkie tan alegre como siempre.  

Las chicas salieron fuera de la casa de Pinkie. O mejor dicho,  el departamento de Pinkie. Estaban confundidas por la situación de la princesa. Sunset estaba algo seria y no hablaba mucho, mientras que Twilight…. Menos entendía. Excepto Pinkie, ella estaba alegre como siempre. 

Pero antes que las chicas cerraran la puerta del departamento , Twilight preguntó por Spike, quien no estaba entre ellas. La joven lila comenzaba a preocupoarse por él, hasta que Pinkie abrió la puerta y le señaló una silla donde el perrito descansaba, con un trapo en la cabeza.  

-Me alegra saber qué está bien. -susurró Twi, aliviandóse-  La última vez que lo vi…  

-Estaban en el callejón con Starlight, lo sé… -suspiró Sunset y cerró la puerta despacio- Me alegra saber que llegué a tiempo para salvarlos. Spike está muy cansado, lo mejor es dejarlo dormir… 

Una vez afuera del departamento, las chicas se dirigieron a las escaleras y así poder bajarlas con cuidado, esperando a que Twilight (que no estaba muy acostumbrada a esto) bajara. Así, una vez abajo, se encontraron ni más ni menos que dentro de la cafetería Sugarcube Corner, lo cual a Twilight le sorprendió un poco.  

“Tontita, por si no lo recuerdas, yo vivo arriba de la cafetería”- dijo Pinkie Pie alegre. 

Todas se sentaron en un largo sofá verde que estaba al lado de una ventana. Pero cuando Twilight apenas se sentó, las demás comenzaron a preguntarle algunas cosas sobre lo sucedido, muy preocupadas: sí alguien la había hechizado, si el portal estaba fallando, si “ese hombre” era del reino, si se le era "conocido".  

Twilight respondía que nada así había pasado, pero, ella tenía una pregunta que dar: ¿Sunset Shimmer había tenido el Libro en esos días?. Si bien Shimmer había dicho que No más antes, Twilight quería una respuesta larga. Y así, la pelirroja se quedó callada unos segundos, suspiró y empezó a contar algo: 

-Verás, Twilight. El otro día, la directora Celestia nos pidió a Fluttershy y a mí que decoráramos los pasillos de la escuela.  Ambas dejamos nuestras mochilas en la dirección, y en mi mochila estaba mi libro por donde me comunico contigo. Empezamos a decorar y vi a un señor pasar a la dirección. Salió al rato y cuando volví por mi mochila, el libro no estaba.-contó Sunset.  

La princesa le prestó atención al relato, el libro había desaparecido.  

.-Con las chicas lo estuvimos buscando por todas partes, pero no lo encontramos. Entonces pensé que el señor había robado el libro, pero no pudimos encontrar nada relacionado con él.-finalizó.  

Twili se quedó pensando y sacó la conclusión que el señor del que Shimmer hablaba, era el mismo que la engañó para que cruzara el portal, y era el mismo que tenía ojos verdes y auras violetas a su alrededor esa noche. ¿Podría ser o no? En eso,  Sunset intervino con sus pensamientos y le preguntó si había sucedido algo con Starlight Glimmer, debido al problema en el callejón. 

-Pues, ella empezó a maltratar a Spike, y yo… -suspiró Twilight-…Me enojé, Starlight me acorraló y fue allí que de repente, mis orejas de pony crecieron en mi cabeza. Como sí nada, sin tocar un instrumento o sin mi corona. ¿Cómo pudo ser eso posible?  

Tras escuchar esto, Applejack se sorprendió y dejó bruscamente un vaso de malteada en la mesa.  

-¡Espera! ¿Quieres decir que a ti también te pasa eso?- preguntó la chica rubia.  

- ¿Pasarme eso? -preguntó Twili confundida- ¿A qué te refieres? 

-Emmm… Sunset, querida, explícale a Twilight. Tú sabes de estas cosas más… “detalladamente”-exclamó Rarity.  

Shimmer aceptó la petición de Rarity, dejó su vaso en la mesa y empezó a contar. 

-Pues… Desde que tú te fuiste la primera vez, ósea el Baile de Otoño, las chicas al tocar instrumentos se convierten en híbridos.- dijo Sunset-Luego de tu segunda visita, yo he tenido transformaciones más poderosas.  Pero lo que tú no sabes, es qué cuando nos sentimos amenazadas o atacadas, nos convertimos en híbridos para defendernos.  

Twilight reaccionó y pensó que eso le había sucedido a ella. 

-Por si no sabes, nosotras tenemos que estar ocultas. A lo que me refiero, es ocultar nuestro poder de convertirnos  en híbridos…  Y tu Twilight, también debes hacerlo…- exclamó Shimmer.  

La princesa se quedó en silencio unos segundos. ¿Estar ocultas? ¿Ocultar su poder? ¿Por qué tenían que hacerlo? Las dos veces que ella presenció que sus amigas se habían convertido en híbrido (El Baile de Otoño y la Batalla de las Bandas), las demás personas no se habían quejado ni molestado, solo se habían sorprendido de tal acto. ¿O acaso el problema era con alguien en específico? 

Estaba por sacar sus teorías, hasta que las chicas continuaron preguntándole a ella sobre lo que había pasado esa noche realmente, mientras tomaban malteadas con galletas caseras. Así hasta que… La princesa contó. 

Contó todo lo de esa noche, desde que sintió la vibración rara proveniente del Libro Mágico, hasta que el misterioso hombre la agarraba fuertemente de un brazo mientras ella intentaba entrar al portal. 

Las chicas quedaron asombradas a escuchar la historia. Se habían quedado preocupadas también. Le preguntaron a Twilight como se había sentido después, que había sucedido con ese hombre y cómo fue que llegó con Starlight y si esta era parte de lo sucedido en la noche.  Las chicas seguían sacando preguntas sin parar, no dejaban hablar a Twilight. Menos Sunset. Ella estaba sentada, comiendo una galleta y pensando, en silencio y con una mirada seria. Hasta que habló, hizo que todas quedaran en silencio para poder hablar con claridad. 

-Un hombre con auras oscuras y ojos verdes… Si eso es lo que recuerdas, no está nada bien...-dijo Sunset.  

Las demás chicas quedaron sin entender, Twilight estaba por preguntar pero Sunset volvió a hablar. 

-Lo mejor Twilight, es que no regreses a Equestria. Al menos por un tiempo.-agregó la chica pelirroja.  

Twili abrió bien sus ojos, quedó un poco boquiabierta y muy preocupada. No podía volver a su reino  por unos días. ¡Era grave de todas formas!

-¿Qué? ¡¿Y por qué no?!- preguntó Twilight, poniendóse ya alterada 

-Ese hombre de seguro está esperando una forma de entrar a Equestria. Si abres el portal ahora, o alguna forma de regresar allá, ese hombre aprovechará y te engañará nuevamente… O incluso algo peor.-explicó Sunset un tanto preocupada. 

En eso, Rainbow Dash intervino en la conversación... y Explicación.  

- Bien, eso significa que Twilight tendrá que quedarse en nuestro mundo por un tiempo. ¿Cierto?-dijo Dash.  

-Pues… Sí. Primero, deberíamos averiguar quién es ese hombre… Y luego… Luego no sé…- respondió Sunset, sin saber que más decir respecto a ese problema.  

-Y luego reparar el portal y volver a Equestria. ¡No puedo quedarme tanto tiempo aquí!-dijo Twilight preocupada.

Sin embargo, Sunset suspiró y negó lo que había dicho la princesa. 

-No... No creo que tengamos que reparar el portal así nomás… Estoy segura que ese hombre ha de tramar algo. No deberíamos confiar en dejarte ir a Equestria ahora, o en unos días.Tenemos que averiguar quién es ese hombre misterioso, y después ver que podemos hacer con él. Y luego… Luego regresar a tu reino…-dijo Sunset.

La princesa se quedó más preocupada todavía. Miles de preguntas entraban y salían de su cabeza. No podría volver a Equestria, sus responsabilidades, obligaciones, familia y amigos se habían ido… Al menos por un tiempo, y ella deseaba que no fuera por mucho. 

Había poca gente en el lugar, comprando o comiendo. Por suerte nadie las había escuchado. Todas siguieron preguntando, hasta notar la preocupación de Twilight. Entonces cambiaron de tema, se pusieron hablar de distintas cosas, de la escuela, de otras actividades… Hasta que Rainbow, Applejack, Fluttershy y Rarity debían irse: estaba atardeciendo, y era hora de volver a casa. Mientras que Pinkie Pie y Sunset se quedaron en la cafetería: ellas vivían en los departamentos de arriba. 

Si bien no era hora de dormir, Twilight se sintió un poco cansada, y con ello una nueva pregunta: ¿Dónde pasaría la noche ahora? O mejor dicho, “las noches”. 

-Oye. ¿Te estás preguntando donde pasarás la noche, cierto?- le preguintó Sunset, mientras aparecía detrás suyo.  

-Oh… Pues… ¿Cómo lo supiste?-preguntó Twilight.  

-Lo presentí.-le respondió- Y por eso te pregunté, es obvio que por ahora no sabes donde quedarte. Si quieres puedo prestarte mi casa. Ósea, puedes estar conmigo durante este tiempo…  

La princesa quedó un poco sorprendida al escuchar que alguien le había ofrecido quedarse con ella en tan poco tiempo.  

-¿De verdad harías eso?...-preguntó Twilight- ...Pues, lo pensaré, tampoco quiero causarte molestias y… 

En eso, la alegre Pinkie Pie intervinió.  

-¡Quédate conmigo tontita! :D ¡Nos vamos a divertir mucho! ¡Será muy MUY divertido!  Piyamadas todas las noches, videojuegos a todas horas, kilos de helado todo el tiempo… ¡Será muuuuuuuy bueno!- decía la chica rosa muy, pero muy alegre... Como de costumbre.  

La princesa quedó aturdida y mareada después de los gritos emocionados de Pinkie. ¿Quedarse con ella? No sonaba mal, y no se refería al helado y las piyamadas. Si no que lo decía por el echo que rápidamente había conseguido un lugar donde pasar la noche. Entonces, agradecidamente, aceptó.  

Pinkie largó una enorme sonrisa como de costumbre, y subió corriendo hacia su departamento para odernarlo. Entonces, Twilight quedó en la cafetería. Seguía sonriendo, un poco mareada todavía, seguía cansada. Se quedó pensando hasta que de repente, Sunset Shimmer apareció detrás suyo y la asustó accidentalmente. 

-Uy, perdón Twilight- exclamó Sunset- Supongo que será divertido pasar unas noches en casa de Pinkie Pie.  

Ambas sonrieron y se fueron a sentar nuevamente en uno de los sillones, mientras veían al atardecer por la ventana. Sunset apreciaba este paisaje, pero notó al mismo tiempo que Twilight estaba preocupada, observando y tal vez pensando en otra cosa.  

-¿Extrañas Equestria, verdad? Sé que la respuesta es obvia pero... Sé como te sientes...- exclamó Sunset, en un tono bajo.  

-¿A que te refieres?-preguntó Twilight- Y sí, sinceramente extraño bastante a mi hogar. 

Shimmer suspiró y bajó su mirada.  

-Pues, cuando llegué a este mundo, no estaba acostumbrada a lidiar con manos, pies y un nuevo mundo que descubrir. Yo estaba sola, no tenía con quien hablar ni confiar, hasta que me inscribí en la escuela y ya sabes. Nació la brabucona Shimmer. Y también admito que hasta hoy extraño Equestria...-contó la chica de pelo cálido.  

La joven lila se quedó callada unos segundos, algo triste por su amiga también. Luego habló. 

-¿Y por qué no regresas? O al menos visitas el reino por un tiempo...-le consultó Twilight.  

-Me gustaría, pero ya tengo mi vida aquí y no puedo cambiarme otra vez a otro mundo para re-acostumbrarme.-respondió Shimmer, mientras miraba hacia afuera.  

Twilight estaba por preguntar el porqué de tal respuesta, pero Pinkie llegó a intervenir muy alegre y diciendo que la casa ya estaba ordenada. La princesa notó algo de tristeza en la cara de Sunset, entonces decidió subir con Pinkie para dejar de "bajarle" el ánimo. Ambas se despidieron de la joven de cabellos cálidos, y subieron.  

El departamento era pequeño y bonito, de dos dormitorios. Twilight pasó dentro y vio que estaba amoblada, con heladera, cocina, mesas, televisor y todo.  

-De seguro te acuerdas de mi casa, la vez pasada estuvimos de piyamada con las chicas :D ¡Espero que ames este lugar tanto como yo lo amo!-le dijo Pinkie muy feliz.  

-Te lo aseguro, Pinkie -sonrió Twilight. 

La joven revisó la casa, Pinkie le mostró hasta el más mínimo detalle de esta. Le dijo que si tenía alguna duda sobre la cocina, o sobre la limpieza, que no dude en avisarle a ella, o a sus amigas. Y fue en un suspiro que Twilight se quedó dormida en un una pequeña cama de una de las habitaciones, sin sábanas ni nada. 

6: Segundo día en el mundo humano

A la mañana siguiente, Twilight despertó en su nueva cama. Vio que todo estaba oscuro. Se había asustado, hasta que recordó que estaba en el departamento de Pinkie. Se levantó, casi tropezó con un pollo de hule que estaba en el suelo y logró correr las cortinas para iluminar el lugar.

"Al menos ya sé que este cuarto es cómodo y perfecto para mí. Tengo que agradecerle mucho a Pinkie"- pensó.

Se vio a sí misma en un espejo del cuarto: se había dormido con la ropa de siempre puesta. Lentamente abrió la puerta de la habitación y salió al pequeño comedor. Estaba todo silencioso, algo extraño siendo ese el hogar de la alegre Pie. Hasta que... Decidió bajar a la cafetería.

Algo "perdida" por el tema de las escaleras, bajó al lugar, y allí se encontró con Pinkie limpiando las mesas y Sunset desayunando. La princesa preguntó el porqué las dos chicas no estaban en la escuela.

-¿¡No lo sabes Twilight!?-preguntó Sunset, riendo un poco- ¡Estamos en vacaciones! Solamente los profesores y la directora tienen que ir por unos días…  Y algunos alumnos que necesitan clases de apoyo. Yo tengo una amiga que necesita apoyo en matemáticas, decidí ayudarla.  

-¡Fantástico! Me alegra saber que estés haciendo amistades y que las ayudes... -sonrió Twilight- Y otra cosa... Pinkie ¿Puedo ayudarte en... limpiar?  

-¡Por supuesto tontita! :D Si quieres, puedes sacar un trapo de los cajones de la cocina... Es en dónde está la señora Cake-señaló Pinkie.  

Siguiendo la indicación de su amiga, Twilight fue a la cocina, detrás del mueble exhibidor, sacó un trapo de una de las cajas y fue a humedecerlo. ¡Salió bien! No era difícil, aunque para ella era algo nuevo. Pero cuando se dio vuelta para regresar con las chicas... Sunset se iba yendo, con la mochila puesta.  

-¡Adiós chicas! Iré a darle clases de apoyo a esa amiga en matemáticas. El profesor Rebuznón me dejó ayudarla en algunas cosas...-exclamó Sunset Shimmer, mientras se iba con su mochila puesta.  

-¡Adiós Sunset! -gritó Pie- ¡Deséale suerte a Taco de mi parte! 

La princesa se despidió moviendo su mano, y también se confundió un poco al escuchar lo de “Taco”. Siguieron limpiando en cuanto se escucharon las quejas de Spike. La princesa se puso alegre al verlo bostezando. 

-¡Spike! ¡Estás bien!- dijo Twili muy alegre.  

La princesa corrió a abrazar al cachorro, y lo abrazó muy fuerte, tanto, que estaba apretándolo sin querer.  

-Si, sí, estoy bien. ¿Quieres que te ayude en algo, princesa?- preguntó Spike bastante cansado.  

La joven, al escuchar al perrito, lo soltó y lo dejó en el suelo nuevamente.  

-Pues, no soy una princesa en este mundo. No hay castillos ni órdenes que mandar. Tómate unos días libres  -le respondió Twilight, guiñándole el ojo- O al menos hasta que pueda recuperar el portal… 

-¡¿En serio?! ¡Grandioso!-gritó Spike alegremente.  

El perrito dio un salto de alegría, pero después bostezó nuevamente. 

- Iré a dormir un rato más… Hasta mañana gente... -bostezó Spike. 

Twili sonrió y se puso a limpiar los vidrios junto a Pinkie Pie, quien masticaba chicle y hacia grandes globos con él.  La joven estaba tan distraída, que no se dio cuenta que un globo chocó contra la ventana y explotó, ensuciando el vidrio. 

La joven rió al ver a Pinkie con el chicle pegado en su cara y en el vidrio, pero se ofreció a limpiar la ventana mientras ella iba a limpiarse.  

Cuando fue a la cocina, Twilight accidentalmente chocó con la señora Cake, a quien se le cayó una bolsa de harina.  La joven lila quedó preocupada al ver el suelo sucio, y lleno de harina por su culpa. Pero en lugar de enojarse, la señora Cake echó una pequeña risita, y dio unos pasos para alcanzar una escoba. 

-No te preocupes niña. ¿Eres nueva aquí, verdad?-le preguntó la Señora Cake 

-Algo así. He estado en este mundo más antes, pero ahora me quedaré aquí por un tiempo hasta que pueda volver a...-decía Twilight. 

-A tu reino. ¿O me equivoco?-preguntó la señora.  

En eso, Twilight se quedó quieta y asustada. ¡Había revelado la existencia de Equestria a alguien más! Que tonta era, tenía que andarse con cuidado, nunca se sabía quién podría ser bueno o malo… Hasta que la Señora le habló. 

-¿Sabes? Pinkie Pie me ha hablado sobre ti esta mañana. Ella es mi sobrina, y esta bajo mi cuidado desde hace unos años, así que por lo tanto tiene que decirme quien es su amigo y quién no. -sonrió la mujer.  

La joven suspiró aliviada. ¡Ella no había revelado nada! Si no que Pinkie había sido…  Pero tenía sus razones, aunque si fuera ella, lo hubiera ocultado.  

-¿Extrañas tu hogar, verdad? No hablas mucho… Me recuerdas tanto a alguien...-exclamó la Señora Cake.  

Twili le prestó atención a lo último. ¿A quién podía recordarle? Y la señora tenía la razón, Twilight estaba muy callada… No sabía que decir, era “nueva” en esto, además que su mente se encontraba “perdida”. Quería parecer normal, a pesar de su situación.  Se quedó viendo a la señora unos segundos, quien estaba metiendo unas medialunas al horno. 

- Y bien… ¿A quién le recuerdo, señora Cake?-preguntó Twilight.  

La señora cerró el horno, se sacó sus manoplas y respondió. 

-A Celestia- respondió.  

La joven quedó sorprendida. ¿Celestia? Seguramente era la Celestia de este mundo, la humana, la directora de la escuela… ¿Pero por qué le recordaba? Esa fue su nueva pregunta.  Y la señora le respondió nuevamente. 

-A Celestia la conozco desde hace muchos años. Cuando ella tenía tu edad, era muy parecida a ti… O mejor dicho, era otra la Celestia la que se parecía a ti…- dijo la mujer.  

Bien. Ahora Twilight tenía otra pregunta más. ¿Otra Celestia? Aparentemente la princesa tendría que acostumbrarse a lidiar con preguntas y respuestas en este mundo. 

-¿Otra Celestia? ¿A qué se refiere? -preguntó Twilight confundida. 

-Oh, sí. ¿No sabes la historia todavía?- le preguntó Cake.  

La joven movió la cabeza de izquierda a derecha, negando.  

-Bien, tiene sentido, después del todo no llevas mucho tiempo aquí...  

La señora se lavó sus manos en el fregadero, se secó y comenzó a contar. 

.Pues… Hace 20 años,  Celestia era una profesora en Canterlot High. Un día, habían dos "Celestias" en la escuela, una de ellas había provenido de una dimensión que se encontraba cruzando un espejo frente al colegio. Ambas se hicieron amigas, sólo por unas horas, porque a la noche del segundo día,  la chica del universo paralelo tenía que cruzar el portal para ir a su hogar.-contó la señora.
Equestria girls princess celestia by rariedash-d66km2j

La princesa Celestia de Equestria, convertida en humana al cruzar el portal.

La joven intentó adivinar quien era la otra Celestia, aunque era muy obvio que se trataba de... ¡La Princesa Celestia de Equestria!

-Y se despidieron ¿Verdad?-preguntó la jovencita.

-No sólo eso. Antes de cruzar el portal, un hombre se les apareció y quiso atraparlas para poder cruzar el portal y ver la subsistencia de aquel universo. Pero al sentirse amenazada, la Celestia del otro mundo se convirtió en un híbrido, con alas gigantes de ángel y un cabello maravilloso.  Se largó a una batalla con el hombre, entonces para defenderla, la profesora Celestia se le unió y en ese momento ¡Ella también se convirtió en un híbrido al igual que la otra! Al final, dejaron inconsciente al sujeto y se despidieron, con la promesa de nunca volverse a ver…-contó la señora Cake.    

Twilight quedó sorprendida por la historia. Significaba que la Princesa  Celestia había cruzado el portal una vez, y conoció a su contraparte humana, pero nunca le había contado a nadie y ocultó todo. 

-Wow… ¿Nunca volverse a ver? Eso sí que suena extraño… O más bien, como si temieran de algo-exclmaó la chica.

-Obviamente que después de encontrarse con un hombre que quiere capturarte y entrar a tu mundo, tendrías miedo.-dijo Cake. 

Esto hizo que Twilight recordara lo de hacía dos noches. Comprendió el relato y la decisión de las dos Celestias. Twilight también le temía al hombre que quiso capturarla para ingresar a Equestria. Y tenía miedo inclusive de reencontrarse con él. 

-Bueno, es eso. Quería contártelo porque yo conocí a la otra Celestia, la del otro mundo. Y creo que tú, provienes de ese mismo mundo. Pero me recuerdas tanto a ella… En comportamiento era igual a ti.-sonrió la señora.  

Claro, distraída, nerviosa, en busca de aprender sobre el nuevo mundo… ¡Pero podía regresar a su reino! No como ella… Pero bueno, la joven suspiró e hizo una última pregunta. 

-¿De dónde sacó esa historia?- preguntó. 

-Oh, pues, las vi en persona. La última parte me la contó la profesora Celestia, allí nos veíamos todo el tiempo… En aquel entonces yo trabajaba en la escuela. Ya sabes, chismes-respondió.  

"Chismes" interesante respuesta.  

Recordando que había ido a la cocina solo para buscar un trapo húmedo, la joven fue con Pinkie, quien estaba lista para barrer afuera. (Sí, aparentemente se habían olvidado del chicle pegado en la ventana). Ambas empezaron a barrer mientras conversaban. Lo importante ahora  era seguir pensando en alguna forma para volver a Equestria, reparar el portal… Pero había que esperar…

(*Mientras tanto en Equestria*)

Después de un día y 4 horas de la desaparición de la princesa Twilight, las cinco ponis (Applejack, Fluttershy, Pinkie Pie, Rainbow Dash y Rarity) buscaban alguna pista por todo el castillo ¡Nadie sabía dónde estaba! Las amigas estaban muy preocupadas por Twili… Y también por Spike, quien aparentemente se había ido con ella. Hasta que en un momento, Rarity  había encontrado una nota debajo de la cama de la princesa, que decía que habría viajado al mundo humano, el mundo de las “otras-melenas”, para hablar algunas cosas del lugar. 

Tras leer que su majestad habría cruzado el espejo-portal, las ponis corrieron  hacia la biblioteca, y se encontraron con el espejo roto, el Libro de Celestia tirado lejos y ningún rastro de la princesa o del dragón. Las amigas se preocuparon bastante por ello ¿Ahora que harían para salvar a sus amigos? ¿Qué le habría pasado al portal? ¿Tendrían que buscar ayuda con alguien más…?

 (*Equestria City*)

En Canterlot High, solo quedaban algunos profesores con las clases de apoyo y la directora Celestia. Y en  la cafetería Sunset Shimmer estaba comiendo un sándwich junto a ni más ni menos que... ¡Sonata Dusk!

-¿Qué te parece, Sunset?  -preguntó Sonata, comiendo un taco- ¡Esto está muy delicioso!

-Lo sé Sonata. Me alegro que te haya ido bien en las clases que te di de matemáticas-le respondió Sunset, con una pequeña sonrisa- El año que viene ya no tendrás complicaciones. 

-¡Y a mí también me alegra! -en eso le acerca a Sunset el taco- Di "ah"

Sunset abrió su boca para probar el taco que Sonata le daba. Al parecer eran buenas amigas. Al final de la hora escolar, Sunset y Sonata se marcharon juntas y se despidieron en una esquina, para luego Sunset partir a Sugarcube Corner y subir a su departamento. Sin embargo, en la cafetería se encontró con Twilight… ¡Preparando malteadas! Y 5 chicos mirándola entre risas mientras se movía de aquí para allá tratando de no volcar nada. Cuando terminó, saludó a Sunset toda manchada. 

-Emmm…¡Hola! -sonrió Twilight.

-¿Twilight? ¡¿Qué se supone que estabas haciendo?!-preguntó Sunset un poco sorprendida.  

-¡Ayudando! -siguió Twilight con una enorme sonrisa- Tengo que ayudar ¿No? No me gusta quedarme sin hacer nada, y tengo que aprender de este mundo. Quiero aprender… Además, si no puedo regresar a Equestria, no sé qué hacer. ¡Así que me ofrecí a ayudar aquí todo el día!

-Wow, que bueno… Pero, deja que alguien te ayude a ti. -dijo Sunset, observando a la chica toda manchada- Porque si lo haces tú sola sin entender, nada saldrá bien. 

La princesa se quedo quieta al escuchar las palabras de la chica de cabellos cálidos.  Se miró su ropa, toda sucia con malteada.  También observó a los chicos riéndose de ella después de tal acto. Al reaccionar que no podía hacerlo sola, se tapó la cara y se puso roja. Le había dado vergüenza. Pero por suerte, Sunset se ofreció a ayudarla y enseñarle algunas cosas de este mundo. Así, el ánimo de la princesa subió nuevamente: a aprender se ha dicho. 

Ambas se pusieron a preparar algunas malteadas, o a hacer café, a darle facturas o medialunas a las personas que querían comprar eso. Si bien esto era más complicado que mojar un trapo para limpiar, a Twilight le fue bien. Claro que con la ayuda de su amiga. Trabajaron así hasta que llegó una clienta especial: la Directora Celestia.  

Ella había pasado por allí para pedir un café, y también para hacerle un "pedido especial" a Sunset Shimmer. Aparentemente este pedido era algo que se hacía habitualmente, pues Sunset ya estaba acostumbrada y sabía lo que tenía que hacer.   

7: Discordia brillante

Las chicas tardarían media hora en llegar a la Granja Apple. Pues, Celestia le había pedido a su "alumna preferida" que fuese allí para encargar algunas cosas para los almuerzos de la escuela, ya que la Abuela Smith, encargada de ello, estaba enferma. Según Sunset, la granja se encontraba a las afueras de la ciudad, y para ello tenían que tomar un bus primero.  Y en su camino a la parada del bus, pasaron por la vereda de un gran edificio que parecía ser como cualquier otro, pero no lo era...  

- En este edificio vive Discord-le susurró SUnset a la princesa-Ten cuidado con él. 

-¿Quién es Discord?-le preguntó Twilight, muy bajito- Ósea… En Equestria es un draconquecus que representa al caos. Aquí es parecido ¿No?

- Pst. Claro que no.-le respondió la otra- El Discord de aquí es mucho peor.  Causa caos, pero también problemas. En especial a los híbridos, después del todo, él se considera como un cazador de híbridos. 

Twili se quedó helada. ¿Cazador de híbridos? La cosa con estas personas que poseían poderes cada vez se hacía más extraño. 

- Es más, algunos dicen que él realmente es un híbrido. Es muy hábil, más que cualquier persona común. Nadie sabe nada de él, o si saben, es muy poco. A pesar de ser una persona bastante sociable, él sabe guardar muy bien sus secretos.  

Twilight bajó su cabeza, no respondió nada. Aparentemente era una persona misteriosa. ¿Acaso Discord podría haber sido el sujeto que la había engañado para cruzar al mundo humano? Estaba pensando en ello, en cuanto de pronto, chocó con un chico,  el cual soltó accidentalmente una maleta llena de papeles. 

Shimmer, quien iba bastante adelante, se dio vuelta al escuchar el ruido: Twilight y el chico, tirados en el suelo y a su alrededor una maleta abierta y unos papeles.  Al ver la escena, corrió para ayudarlos. 

-¡Twilight! ¿¡Estás bien?! -gritó Sunset, estirándole su mano a su amiga. 

-S-Si, estoy bien…-exclamó Twilight, recibiendo la ayuda.  

Cuando se paró con apoyo de Sunset, ambas vieron al chico, juntando todos los papeles muy alterado, pero justo cuando los había agarrando a todos… Se le volvieron a caer.  

-¿Necesitas ayuda?-le preguntó Twilight al jóven.  

Sin embargo, el chico no respondió, ni siquiera miró a las chicas. Y al final, cuando levantó todos los papeles, se paró y… Vio a Twilight. A sus ojos. Se quedó congelado, sin moverse, durante unos segundos. Su vista había quedado trabada en aquellos ojos violetas que poseía la joven. 

-Twi-Twilight… ¿Qué haces aquí?...-le preguntó el chico.  

El joven habló sin despegar su vista de aquellos ojos. Sunset y Twilight no entendieron el porqué de tanta atención y el porqué de esa pregunta… ¿Él conocía a Twilight de más antes? Podría ser, pero ella no lo conocía a él. La joven estaba por preguntar, hasta que… 

-¿No deberías estar en casa…? Estabas en tu cuarto cuando me fui… ¿Qué haces aquí ahora?-volvió a preguntar.  

La princesa quedó confundida y sin saber que responder. Ella no lo conocía, definitivamente. 

-Emmm…. ¿Disculpe? No sé a lo que se refiere, ni siquiera lo conozco… En serio…-respondió Twilight.

Tras oír estas palabras, el joven abrió bien sus ojos, como si se hubiera llevado un susto. Comenzó a respirar rápidamente, como si estuviese agitado. Unas pequeñas gotas de sudor le aparecían en su cara. Estaba nervioso. 

-Dis-disculpa…-tartamudeó él- Yo te confundí con otra chica. Perdón.  

-No hay problema-respondió Twilight- entiendo sí usted…

Pero en eso, el joven echó a correr muy nervioso, chocándose con Twilight nuevamente y casi tirándola al suelo. Agarrándose bien de la remera de Sunset para no caerse, Twilight vio al chico entrar al edificio, resbalándose. ¿Quién era él? ¿Y con cual chica se la había confundido?  

-Vaya, eso fue bastante raro. Pero no tienes de que preocuparte, suele pasar. Créeme, me pasa bastante seguido...-exclamó Sunset.  

Entiendo….-dijo Twilight- Aparentemente tendré que acostumbrarme a toparme con este tipo de gente. Pero, me pregunto… ¿Quién será la chica que él dijo?

-No tengo ni idea- respondió Sunset, mientras observaba la hora en su móvil-Pero bueno, tenemos que correr a la parada del bus, antes que lleguemos tarde. 

Ambas siguieron su camino hacia la granja de Applejack y su familia. Y después de una media hora, llegaron. Era un lugar muy bonito, con muchos manzanos a su alrededor para cosechar. Plantas diferentes y una yegua marrón con blanco corriendo de aquí para allá, la cual dejó a Twilight totalmente confundida (más de lo que ya estaba)

No alanzaron a dar tres pasos, que vieron a Applejack persiguiendo a la yegua que corría “desesperada”. 

-¡Winona, ven aquí!-gritaba- ¡Vamos pequeña traviesa! Sé que no te gusta bañarte pero es tu turno… 

-¡Hola Applejack!-gritó Sunset- ¡Veo que hoy es el día de bañarse para Winona! 

La granjerita corrió hacia donde estaban las chicas para recibirlas. 

-Cómo todos los jueves terroncito. Apuesto a que vienen por algunas cosas para Canterlot High ¿Verdad? 

-¡Así es Applejack! Leche, manzanas y…  No recuerdo lo demás, pero es eso.-respondió Twilight.  

-¿Me esperan unos minutos? Primero debo bañar a esta loquilla. -señaló Applejack con su mirada a Winona más tranquila.

La yegua estaba muy, muy tranquila. Creyendo que su dueña se había rendido. ¡Nadie le ganaba a la gran Winona! Hasta que… Applejack se subió arriba de ella y dulcemente le pidió que vallasen hacia el granero. Y así fueron: la yegua algo enojada pero decepcionada de la hora de su baño. 

Mientras tanto, Twilight y Sunset esperaron unos minutos y vieron que estaba por atardecer. El sol escondiéndose formaba un lindo paisaje entre los árboles.  Ambas se acercaron a un huerto de zanahorias y se afirmaron en las vallas que lo protegían

-Vaya… Pensar que hace veinticuato horas estabamos viendo el atardecer mientras hablábamos sobre Equestria...exclamó Sunset-... Dime, ¿Te sientes mejor? 

- Un poco mejor, pero… No puedo dejar de pensar en Equestria.  A veces me olvido, pero no puedo olvidar a mi hogar, a mis amigas, a mi familia…-respondió Twilight, mirando un poco desanimada el huerto- ...Tengo que distraerme. 

- Bien. Hablaremos de otra cosa entonces.-exclamó Sunset, lista para intentar animar a su amiga- Mira, en este mundo hay muchas cosas que hacer ¡Como salir a pasear, salir de compras, ir al cine, tomar helados, salir al parque de diversiones, ir a la playa! Y... bañar caballos locos tal vez 

En eso, escucharon ruidos dentro del granero, y al rato salió Winona corriendo con Apple Bloom arriba de ella gritando como loca y Applejack toda mojada intentando atraparla.  Ambas chicas fueron a ayudarla entre risas. 

Mientras tanto, en la ciudad, en un restaurante de comida chatarra, comían dos personas. Sí, dos personas ¿Sonaba normal, no? Bueno, pues estas personas no lo eran. O al menos una de ellas. Estas dos personas eran ni más ni menos que el chico de los mil papeles, que había tropezado con Twilight, y el otro… Era Discord. 

El joven miraba a su alrededor seriamente, y de reojo a veces miraba hacia la ventana. Mientras que Discord comía y comía. Y en ese momento estaba comiendo una hamburguesa. 

-¿Y bien, que planeas para atraparlo?-le preguntó Discord al chico, con la boca llena.

-Solamente cumplir con lo mío, señor-le respondió.

El chico dejó de lado su comida: una hamburguesa y unas papas fritas. 

-¡Oh, vamos! ¿No te dijeron que es de mala educción tirar la comida?-preguntó Disord agarrando la hamburguesa del muchacho- Además… ¿Estás listo para cumplir con tu labor? 

-Por supuesto-le respondió él- Y yo también le tengo una pregunta, señor Discord.. 

El hombre de traje muticolor tragó el último pedazo de su hamburguesa. 

-¿Acaso esta no era una entrevista de trabajo? Que yo sepa, estas cosas se hacen en una oficina y no en un restaurante de comida rápida.-agregó el jóven,  

-Se nota que no me conoces niño…-le respondió el otro- Yo, soy Discord. Y yo, hago todo diferente al resto. Además, es un trabajo “distinto”. 

-Cazador de híbridos. No le encuentro lo distinto a eso. Teniendo en cuenta que los híbridos han causado muchos problemas en la ciudad, como desapariciones, destrucción de edificios, lugares públicos, e incluso rumores de muerte... Es distinto, pero es lo justo-exclamó el jóven.  

-Pffff, niño. Ya sabes cómo son las cosas. La ley no se hace cargo de esas personitas. Pueden destruir a la ciudad entera que nunca harán lo justo-exclamó Discord, comiendo unas papas- Atraparlos es la primer cosa, después hay que investigar todo acerca de su origen, y después buscar alguna forma de liquidarlos. 

El joven se quedó pensando unos segundos. Tenía que conseguir ese trabajo. Había leído, a través de una red social, que un tal Discord estaba ofreciendo trabajo, y que no era necesario algún titulo terciario para acudir a ello. Él estaba en una condición de “bancarrota”. Sus padres se habían mudado a otro país y a pesar de las cartas y mensajes, ellos jamás volvieron. El joven tenía que mantener a su hermana menor también. No tenía dinero para pagar una universidad o una facultad. Tenía que aceptar ese trabajo rápidamente, aunque habían otros más sencillos y quizás, mejores.  

-Y bien… ¿Aceptas o no?...-le preguntó Discord.

-Sí. Acepto.-respondió el muchcacho.  

En el rostro de Discord se marcó una sonrisa. Pero no una sonrisa normal. Si no que era, una sonrisa “malévola”. Sin embargo, esta no duró mucho: una mesera había llegado a la mesa con un vaso de malteada de fresa.  

- Muy bien… Bienvenido seas a mi equipo, Shining Armor-respondió Discord, mientras comenzaba a tomar la malteada.  

Sí, ese era el nombre del chico. El chico que se había tropezado con Twilight y que ahora estaba en una “Entrevista de trabajo” junto a Discord, el “cazador” de híbridos para conseguir nuevo trabajo.  

Era un par diferente. Discord parecía lunático con su traje de diferentes colores, y pedía comida todo el tiempo. A cambio, el joven era serio y no era de comer demasiado. A diferencia del otro, no era de sonreír y parecía estar enojado siempre. 

-Entonces comencemos con la búsqueda, Discord.-sugirió Shining Armor- Un día perdido debe ser muy malo, y además, he leído una noticia acerca de... 

-¡¿Quién eres tú para darme órdenes a mí?!.dijo Discord-  Además, no he terminado de comer…

-¿No… No crees que has comido suficiente?-preguntó el muchacho.  

El chico abrió bien sus ojos al ver dos conos vacíos de papas fritas y tres envolturas de hamburguesa al lado de Discord, junto a un vaso de refresco  grande y un vaso de malteada. 

- Nunca es suficiente- exclamó Discord, apareciendo en tan sólo un segundo detrás del joven- Vámonos Shining, es mejor irse antes que vean que no pagué.-rió.   

8: Una nueva chica y otro problema más

Cap9

Sé que en la imagen dice "Capítulo 9", pero borré un capítulo después de hacer las portadas

A la mañana siguiente, Twilight aún dormía en su casa tranquilamente, pero no comenzaremos el día con ella, si no que con Sunset Shimmer y Pinkie Pie, que como buenas empleadas de Sugarcube Corner, barrían la vereda del lugar y también regaban los árboles. Sin embargo alguien que pasaba por allí interrumpió su trabajo: Trixie Lulamoon.

-Buen día señoritas...-las saludó.  

-¿Qué haces aquí? Después de todo lo que has hecho al perder en la Batalla de las Bandas creí que no vendrías a este lugar-le dijo Sunset, en un tono serio.

-Al contrario, querida Sunset Shimmer. -le respondió Trixie, sacando su celular de su bolso- Y tú, después de todo lo que has hecho para separar a todos, trabajas aquí. Y tienes amistades que antes odiabas. Y...  

-¡Déjala en paz, Trixie!-intervino Pinkie- ¡Y vete de aquí!  

Sunset iba a responder, pero Lulamoon habló primero.  

-Muy bien, supongo que no vale la pena que yo esté aquí...  

Y se fue, guardando su celular nuevamente y marchándose con la mirada seria, después de tan molesta escena.  

-No le hagas caso Sunset, Trixie solo nos ha fastidiado desde que nosotras le ganamos  a su banda. Y al parecer quiere seguir molestado…-exclamó Pinkie, mientras veía a su amiga, callada y con la escoba en sus manos.

-Ya lo sé…-respondió Shimmer.  

Ni cinco minutos después, Sunset había dejado la escoba para agarrar la mochila e irse a Canterlot High para ayudar a Sonata Dusk en clases de historia, otra materia que la chica reprobaba. Sin embargo, no había notado que en el apuro, se había olvidado un libro encima de una de las mesas de la cafetería, el cual fue encontrado por Twilight quien había llegado al lugar en busca de sus amigas.  

- Oh, ese libro parece ser de Sunset Shimmer- exclamó Pinkie, cuando la princesa se lo mostró- Deberías llevárselo, es de historia ¡Y ella dijo que ayudaría a Taco en la clase de historia!  

-¿Taco?- preguntó Twilight- Bueno, se lo llevaré. Espero encontrarla a tiempo.  

La princesa inició el camino hacia la escuela Canterlot, cosa que hizo bien ¡De milagro! Al menos la memoria no le fallaba para recordar donde quedaba la escuela, ni mucho menos para recorrer dentro de esta y buscar a Sunset y así devolverle el libro.  

Y la encontró en uno de los tantos pasillos junto a... ¡Sonata Dusk! Sí, aparentemente ella era la tan nombrada "Taco". A Twilight le llamó la atención que ambas estuvieran juntas, pues, recordó muy bien aquella Batalla donde Sonata y las dos sirenas se enfrentaron a su grupo de amigas.  

-Oh ¡Hola Twilight! ¿Cómo estás?- la saludó Sonata muy alegre, cosa que sorprendió a la princesa.  

Twilight estaba por responderle, a la vez que Sunset estaba por saludarla también, pero en eso sonó el timbre: Hora de entrar a clases.  

-Oh, ya me tengo que ir. ¡Nos vemos pronto Twilight!-se le despidió Sonata, con una enorme sonrisa y entrando al aula más cercana.  

Ambas se despidieron de la chica y luego Shimmer recibió el libro.  

- Gracias por traerme esto, de verdad, justo me preguntaba donde lo había dejado- le agradeció Sunset- Bueno... Es hora de ir con Sonata.  

Twilight sonrió y antes de despedirse de la pelirroja, le dijo que le deseara Suerte a la joven sirena de su parte. A pesar de haber sido una "villana" en el pasado, no parecía serlo ahora. Una vez de haberse despedido, partió hacia afuera de la escuela. Y sí, lo primero que hizo allí fue... Ver el portal, sin señal alguna de magia o que fuesen a repararlo. Tomó un suspiro de tristeza, pero en eso, sintió una voz conocida: Era Trixie, quien estaba sentada arriba del monumento, al lado de la estatua del caballo.  

-Hola, Twilight-la saludó.  

Twili no sabía que decir. Trixie había sido mala más antes con ella, tanto en Equestria como en el mundo humano. Estaba por saludar, en cuanto la joven le habló.  

-Disculpa si no soy de tu agrado, apuesto a que Sunset Shimmer y las otras te hablaron mal de mí, pero no debes creerle esas groserías.  

-Pues, no me han dicho nada malo… O al menos que yo lo recuerde...-le dijo Twilight.

-¿¡En serio!? Pues, es un alivio... -suspiró Trixie- Ven, no querrás estar parada un largo tiempo.  

La chica se bajó del monumento y se dirigió hacia los escalones de la entrada de la escuela, y luego le silbó a Twili para que fuese con ella. La joven fue pero le agarró desconfianza, recordó lo sucedido en la Batalla de las Bandas, cuando Trixie dejó atrapadas a las Rainbooms en un ático. Entonces quiso alejarse de ella.  
Trixie lulamoon equestria girl by negasun-d6g1i70

La gran y encantadora Trixie

Sin embargo, Trixie agarró de la mano a Twilight, con la mirada gacha, haciendo que la princesa se volviera a sentar.

-No desconfíes en mí, por favor...-le dijo Trixie- ....Entiendo que desconfíes y pienses mal de mí, he cometido mil errores después de la Batalla y en el resto de mi vida. Pero de verdad, solo quiero ganar una amiga más en mí, ya que mis antiguas amigas decidieron marcharse e irse con alguien más... 

Aunque Twilight no creyó mucho en esas palabras, tenía la sensación de que debía aceptarla. Perotambién sentía otra sensación a la vez: temor de que Trixie volviera a hacerle daño a ella y asus amigas. Estaba confundida, quería irse pero a la vez no quería quedar mal con la muchacha, que de hecho seguía mirándola como instistiéndole con la mirada de que no se fuera.  

¿Y ahora que haría? Twilight quería irse, e incluso estaba por inventar una excusa para hacerlo sin que se diera cuenta la otra, pero fue allí que la jovencita le preguntó: 

-¿Te gusta leer libros, no? 

La princesa dejó sus pensamientos a un lado por unos segundos, los suficientes para responderle.  

-Pues, sí. Ultimamente no he leído muchos, pero leer es uno de mis pasatiempos preferidos-respondió.  

-¡Perfecto!-exclamó Trixie, largando una sonrisa- ¿Y, de que te gustan? ¿Fantasía, Romance, Aventura, Drama... Magia?  

-Bueno, en mi opinión creo que los de fantasía son los mejores. Me encanta leer algo "fuera de este mundo"- respondió la princesa, recordando los libros de magia y unicornios que había leído en Equestria, más allá de sus libros de estudio.

- ¡Fantástico! ¡Nunca había encontrado alguien que ame leer tanto como yo!- dijo Trixie, mostrándose aún más alegre- ¿¡Qué te parece si vamos a comprar unos libros?!

En eso, Twilight pensó. ¿Comprar? Ella no tenía ni una moneda, nisiquiera sabía como se manejaba el dinero en aquel mundo.

- No tengo dinero para ir a comprar, ni siqueira tengo un Bit-respondió Twilight- Lo siento, me encantaría ir, pero es mejor que...

- ¡No importa, vendrás conmigo!- le dijo Trixie, agarrando de la mano a la princesa- Estaba por ir a comprar un nuevo libro al centro, y ya que encontré a alguien que debe saber mucho de ellos... ¿Por qué no ir acompañada?

La jovcen iba a responderle, pero primero se puso a pensar unos segundos. Recordó cuando Trixie se había enojado en la Batalla de las Bandas, pero ahora parecía ser buena, comparada al unicornio de Equestria. Al parecer sus amigas, las supuestas "ilusiones" la habían dejado sola, y no tenía otra amistad más. Además que, aparentementem, era muy fanática de los libros y estaba maravillada de tener a una nueva "amiga" lectora. Entonces, con muy pocas dudas, decicidó darle una segunda oportunidad y aceptar la propuesta.  

Así, la emocionada Trixie soltó la mano de la joven y con una sonrisa más grande que la luna, le contó a Twilight sobre una Librería que había en el centro de la ciudad. Allí era donde ella compraba todos sus libros, y como ya había terminado el que leía, quería ir a comprar uno nuevo. Twilight, sin mucho que decir, acertó que sí con la cabeza, entonces ambas comenzaron la marcha hacia el centro, lugar repleto de grandes edificios y a la vez, montones de negocios de todos tipos.  

Entraron a la nombrada librería, donde todo era silencio y tan solo habían un par de personas. Twilight estaba muy callada, ya que no sabía que decirle a la otra chica, pero esta hablaba todo el tiempo: durante el camino, le había contado muchas cosas acerca de sus recientes lecturas, de la escuela, de sus notas y su "regalo" por estas, y también había nombrado algo de "ir por un helado". Twuilight nomás la escuchaba y respondía con simples palabras.  

Recorriendo y observando desde lo más alto hasta lo más bajo, Trixie buscaba algún libro que le llamara la atención, y como a Twilight le gustaba la Fantasía, quería buscar un libro de ello. Pero no se le era fácil encontrar alguno lo sufucientemente agradable para sus gustos, hasta que al fin lo encontró: Twilight se lo mostró, un libro acerca de un Córcel Negro, que casualmente era el mismo libro que ella había leído antes de cruzar el portal al mundo Humano.  

Sonriendo al ver que parecía ser un libro agradable, fue a la caja y lo pagó, apra después salir de la tienda e invitar a Twilight a una cosilla.  

- ¿Quieres salir a tomar, no sé, un helado más tarde?-le preguntó- Ya que confías en mí y te ves como una muy buena amiga, supongo que sería una buena opción para conocernos mejor...  

Twilight dudó un poco acerca de la respuesta, pero si no había pasado nada "malo" durante el camino y la compra, ¿Que podría pasar en una heladería?  

- Me encantaría, pero no conozco mucho esta ciudad y no tengo la menor idea de a que heladería quieres ir.-resondió la princesa.  

-Nah, no te preocupues por eso. Nos encontraremos en algún lugar que conozcas facilemte...-exclamó trixie, poniendose a pensar unos egundos-...¿Qué te parece Canterlot High? Allí es donde nos topamos hoy, después del todo.  

La joven lila aceptó con gusto y un poco alegre de haber ganado una nueva amistad en este nuevo mundo, se despidió de Trixie y se dirigió hacia Sugarcube Corner, o mejor dicho, al departamento de Pinkie Pie que estaba encima de esta cafetería.  

Las horas pasaban, la siesta comenzaba a llegar. Pinkie Pie había hecho un spaguetti de almuerzo, el cual comió junto a la princesa. Luego de eso, ella la ayudó a lavar los platos y porsteriormente, se pusieron a jugar algunos videojuegos que la dulce Pie tenía guardados desde hacía mucho tiempo. Quizás porque eran muy aburridos, ya que Pinkie se terminó durmiendo.  

A Twilight le daba un poco de gracia ello, y con cuidado se alejó de Pinkie para ir a su pequeño cuarto y acotarse allí unos minutos, los suficientes para que sonara un pitido en uno de los relojes de la casa que indicaban una nueva hora: la hora de ir a Canterlot High a encontrarse con Trixie.  

Con cuidado, sacó una blusa color morado del placard y se la puso, que de paso combinaba con su falda del mismo color, pues Rarity no dudó en ayudarla con algo de ropa durante su estadía.  

Muy calaldita estaba a punto de irse, sin hacer el más mínimo ruido para que Pinkie no fuera a despertarse, pero...  

-¿Estás bien, Twilight? ¿A dónde vas?- le preguntó Spike, quien tabién se había dormido y se había despertado con un pequeño sonido.

-Pues, sólo iré con una amiga a Canterlot High-le respondió Twilight, muy bajito- Allí nos encontraremos y luego, iremos a tomar unos helados ¿Que te parece?

- Increíble, pero... ¿Quién es esa amiga?-le preguntó el cachorro.

-¿Quieres venir conmigo y conocerla?-le preguntó Twilight, cosa a la que el perruito respondió un poco desconfiado que "Sí"

Yasí, con mucho cuidado de no provocar que la chica rosa despertara, se fueron del departamento cerrando la puerta con muchísimo cuidado. Y finalmente, bajaron las escaleras (tardando un ratito por la falta de costumbre de Twilight) y salieron hacia afuera, para diriguirse hacia la escuela que no estaba tan lejor y encontrarse con Trixie en el lugar acordado.

-¡Me alegro que hayas venido, Twilight! Y tu cachorro también…-le dijo Trixie al verla llegar.  

-No hay de que. -sonrió Twilight- Y bien, ¿Qué hacemos ahora?

-Bueno, antes de ir a la heladería me pregunté algo...-exclamó Trixie- ¿Sabías que la escuela está cerrada en este momento, no? La directora y los alumnos en clase se fueron al mediodía, y me preguntaba, si querías entrar a ver que hay de interesante allí dentro. Hay rumores muy llamativos sobre esta escuela cuando está sola...  

Ambas se quedaron viendo la escuela. 

- ¿Rumores llamativos? No creo que sucedan tales cosas en una escuela común y corriente en plena luz del día- exclamó Twuilight- Además, no creo que sea bue...

En ese instante, Trixie agarró a Twilight de la mano, muy emocionada y echó a correr (llevándose a Twili) hacia la puerta de la escuela, que obviamente estaba cerrada bajo llave.

-¡Pero por supuesto que lo es! ¡Imagínate las posibilidades de encontrar cosas increíbles allí dentro!-exclamó Trixie.  

-Yo creo que no es bueno…-dijo Spike, quien apenas había llegado hacia donde las chicas estaban.  

Sin embargo, a pesar de los comentarios de Twilight y Spike, Trixie jaló a la joven y se dirigieron al patio del fondo de la escuela, donde había unas puertas que estaban sin llave y pudieron entrar. 

Allí dentro estaba oscuro, pero de pronto se prendieron las luces y se encontraron en ¡El gimnasio de la escuela Canterlot! 

-Wow, ¡Quien lo diría! Aparentemente no cierran todas las puertas de la escuela después de irse...- exlamó trixie.  

-Eso creo, aunque es raro. ¿Ahora qué haremos?-preguntó Twilight un poco dudosa.

-Divertirnos, obvianmente-le respondió la joven.  

La joven subió al escenario del gimnasio, donde detrás había una puerta que estaba abierta  y curiosamente entró. 

Twilight y Spike, sin saber que hacer se sentaron en unas gradas del lugar a esperar que pasaba, pasaron unos cuantos minutos, y no había rastro de Trixie, ni sonido alguno. Esperaban y esperaban, habían pasado unos 15 minutos y ya se estaban a punto de ir en cuento escucharon un ruido que provenía de la habitación donde se había metido Trixie: un ruido como si alguien o algo se hubiera caído fuertemente. 

Ambos asustados se dirigieron allí para ver si había sucedido algo malo, subieron al escenario, se acercaron a la puerta, la abrieron, pasaron dentro y… 

-¡Buu! -gritó Trixie, apareciendo entre la oscuridad y asustando a los otros dos-  

-¡Trixie! -gritó Twilight- ¡No vuelvas  a hacer eso! Creímos que te había sucedido algo... 

-Oh, amor, no sucedió nada…Más bien, a ti te pasará algo… Twilight- exclamó Trixie, cambiando de apoco su tono de voz a uno más desconfiable y a la vez, un poco "seductor".  

Y en ese momento que Trixie dijo aquello, Twilight sintió que algo le rozaba su nariz, algo de plástico posiblemente con un fuerte olor, un olor como a insecticida, un olor feo, tan feo que de repente Twilight cayó dormida.  

El sueño de la joven duró unos minutos, otros 15 minutos aproximadamente, y no solo ella se había dormido, si no que Spike también. Y fue allí donde despertaron, bostezaron y abriendo  bien sus ojos vieron lo que ocurría: Twilight estaba atada de pies y manos a un poste del gimnasio mientras que Spike estaba encadenado a  otro poste. 

-Vaya vaya, pero quien se despertó aquí… -dijo Trixie apareciendo de repente- Buenas tardes, Twilight-chan.  

-¿¡Qué es lo que sucede, Trixie!? -le preguntó la princesa en tono serio  

-Oh, pues, verás… -suspiró la otra- ¿Acaso creías que yo, una jovencita como yo se haría una nueva amistad en tan poco tiempo con una niñita tan indefensa como tú? ¡Debías haberlo sabido! Solo creíste que yo sería tu amiga… pero no fue así.

Twilight se asutó al escuchar esas palabras.

- ¿A qué te refieres?- preguntó.  

-¡Caíste en mi trampa! ¿Y sabes por qué hice esto?...  Lo hice porque están buscando viva o muerta a una joven híbrido nueva en la ciudad, y como esa eres tú… Quería ganar la recompensa que dan a cambio- exclamó Trixie, finalizando sus palabras y sonriendo macabramente al hacerlo.  

Twilight  se quedó callada, no podía creerlo, ¡Como pudo ser tan tonta de confiar en Trixie!  Y lo peor es que alguien la estaba buscando… 

En un momento apareció Trixie con una… ¡Motosierra eléctrica! Y sí, era para acabar con Twilight… La joven lila no podía creer que Trixie  fuese capaz de hacer eso, de matarla a ella. Trixie con una malévola sonrisa y unos dientes enormes y ojos que señalaban locura se acercaba cada vez a Twilight con aquella sierra en sus manos. El ruido y el filo de esta decía mucho, ya asustaba bastante. Twilight no se podía mover, veía que Trixie se le acercaba más y más y más, sería su fin, se imaginaba el dolor de sus heridas en cuanto… 

Algo causó que terminara tirando la sierra al suelo en cuanto vio que a Twilight le crecieron sus dos enormes alas que causaron que las sogas con las que estaba atada se rompieran. 

-¡No terminarás conmigo tan fácil!- le gritó Twilight.  

Alzó vuelo Twilight hacia Spike, sacándole la correa que tenía. 

- Ow Twilight, deberías mirarte, esas alas, esas orejas, ese rostro… eres tan hermosa… -decía Trixie mientras agarraba la sierra-  ...Me enamoras…

Sin embargo, esta vez Twilight no se asustó porque la sierra se detuvo justo a tiempo ¡Spike había roto el cable de su corriente! 

-Maldito, maldito perro...-exclamó Trixie al reaccionar.  

En eso, Twilight y el cachorro estaban a punto de irse. Aprovechando que la chica mala estaba viendo el cable de su sierra, echaron a correr hacia la salida. Pero... Trixie se les interpuso en el camino con… ¡Una espada en sus manos! Lo cual era raro ¿De dónde la había sacado? Hasta que Twilight se dio cuenta que esa espada tenía aquel extraño perfume que la había echo dormir. 

-¡Basta de tonterías, Trixie! No puedes atraparme a mí…Soy tu amiga ¿Recuerdas?...-exclamó Twilight.  

En ese momento en que Twili dijo aquellas palabras, Trixie se quedó quieta, sin habla, sin pestañear. Abrió un poco su boca y se quedó así. La feroz muchacha que se había cruzado para atacar, ahora estaba callada, algo le había entrado a su corazón. No era una bala, ni un cuchillo, eran aquellas palabras de Twilight, que decían que eran amigas…  El pensamiento fue un ratito en cuanto… 

-¡Trixie!¡Despierta de tu pesadilla! ¡Ve la realidad, yo soy tu amiga!-gritó la princesa.  

Trixie reaccionó a los gritos, algo confundida y muy callada, vio que Twilight poseía una espada igual que la que llevaba ella. No era nada grave, tan solo eran espadas de utilería 

Y cuando Trixie despegó su mirada de la espada que llevaba Twilight, reaccionó y recordó donde estaba y... ¡La Trixie malvada nació de nuevo! Y con su espada comenzó una batalla junto a Twilight, donde parecían dos guerreras.  

Pelearon y pelearon sin hablar, sin quejarse, Twilight estaba algo asustada pero no quería rendirse de este nuevo engaño, mientras que Trixie nomás quería ganar su recompensa. Sin embargo había algo oculto: la espada que llevaba Twilight era tan solo de utilería, un juguete, que se solía usar en fiestas escolares. Mientras que la espada de Trixie era verdadera.  

Eso causó que la espada de Twilight se rompiera en mil pedazos, mientras que la de Trixie seguía intacta, pero ya no era tiempo de seguir siendo “caballeros”. La malvada estaba a punto de clavarle la espada a Twilight. La princesa alzó vuelo para esquivar el golpe, y aterrizó justo encima de Trixie, aplastándola y pegándole.  

Sin embargo, la malvada se paró, tirando a Twilight al suelo. Corrió al escenario, donde estaba a punto de sacar algo de aquella habitación oscura, en cuanto la híbrida se le presentó de atrás y la tiró.  

Twilight se cansó y quiso terminar con esto de una vez por todas, y así fue: recordó que la espada de Trixie poseía el perfume que la había echo dormir, entonces alzó vuelo otra vez, voló hasta lo más alto del gimnasio, viendo atentamente a su enemiga. Y de repente, bajó en picada. Muy, muy rápido, para caer... ¡Sobre Trixie! Y lo hizo, cayó encima de su rival, le quitó la espada y se la acercó a la nariz.  

Y de seguro ya saben que sucedió: Trixie se quedó dormida esta vez, cayendo en su propia trampa. Gracias a la espada y el perfume extraño.  

-¡Twilight! -gritó Spike, apareciendo debajo de unas gradas- ¡Eso fue asombroso! ¡Muy asombroso!

- Lo sé Spike, pero… ¡ESTAMOS EN PELIGRO!  

La joven se desesperó al ver que Trixie había movido tan solo sus dedos. Pero solo era eso:sus dedos. Y por suerte, siguió durmiendo. Cuando se dejó de mover, se tranquilizaron.  

-Y bien… Y ahora que se durmió, ¿Qué harás con ella?-preguntó Spike.  

-Supongo que hay que llevarla al lugar donde se ocultaba…-respondió la joven.  

La joven lila señaló con su mirada a aquella habitación oscura, detrás del escenario. Y fue así como, arrastrando el cuerpo de la joven, la dejó encerrada dormida allí dentro. 

-Eso fue rápido. ¿Pero que crees que digan los demás cuando vean toooodo esto?- preguntó el cachoro.  

El perrito señaló con su patita a la motosierra rota, un agujero en el suelo causada por esta, pedazos de cable, los pedazos de la espada de utilería y la espada de verdad, completa.  

-Pues… creo que le echarán la culpa a alguien… -sonrió Twilight mientras observaba la puerta de la habitación- Ahora sí, tenemos que irnos Spike, antes que se despierte… 

-¡Entendido!

Ambos echaron a correr hacia la salida, donde cerraron las puertas y salieron hacia el patio de la escuela, y de allí se dirigieron a casa de Pinkie, haciendo como si nada hubiera pasado… Cuando en realidad pasaban muchas cosas…

9: Palabras de una brillante chica

Después de escaparse de la escuela Canterlot y de dejar a Trixie encerrada y dormida en aquella habitación, Twilight y Spike llegaron al departa,ento de Pinkie Pie, que para su sorpresa ¡Seguía durmiendo!. Tranquilizada por esto, Twilight suspiró y se dirigió a la habitación prestada, donde decidió acostarse y recordar lo sucedido, tan raro y a la vez, tan asombroso. El defenderse como un híbrido era como bueno, pero malo a la vez.     

Aunque también se quedó pensando en lo que Trixie decía acerca de una búsqueda y una recompensa, mientras que Spike dormía en el suelo. Y Twilight terminó durmiéndose, cansada y preocupada.     

Sin embargo, ese momento de sueño duró menos de media hora, cuando...     

- ¡Ábreme la puerta, Twilight!- se escuchó desde afuera del departamento.     

Twilight se levantó de la nada, se paró de la cama y al escuchar se quedó asustada: ¿Trixie? Comenzó a temblar, hasta que…   

- ¡Ábreme la puerta Twilight!- se volvió a escuchar- ¡Soy yo, Sunset!    

La joven miró por el cerrojo de la puerta ¡Era Sunset! Así que, ya despreocupada la dejó pasar, le pidió que se sentara y...    

-¿Qué fue lo que sucedió con Trixie?-le preguntó Sunset ni bien dio un paso dentro del departamento.    

Twili, quien estaba por sentarse en una silla, se quedó quieta al escuchar.    

- ¿Trixie? No tengo la menor idea… No la he visto desde que llegué a este mundo...-le respondió Twilight, haciendo el papel de que "no sabía nada"     

-¿Segura? Me pareció verte yendo a la entrada de Canterlot High para encontrarte… ¡Con Trixie!- le dijo Sunset, seriamente, revelando lo sucedido.     

La princesa se quedó quieta, se asustó nuevamente y se quedó helada como un cubo, luego miró a Sunset quien sola se sirvió jugo de la helader ajena y dejó el vaso brutalmente en la mesa. Al ver, Twilight no tuvo otra que decir la verdad. Y comenzó a contarla, algo asustada.    

-Lo-lo siento… Yo confié en Trixie. Ella me invitó a tomar helado como cualquier otra persona, y luego me engañó haciéndome entrar a la escuela y allí fue dónde...-suspiró- ...Me intentó asesinar…   

-¿¡Qué hizo qué?!-gritó Sunset, con mucha furia que parecía haberle llegado de repente- ¿¡Cómo se le ocurre hacer eso!? yYa lo pagará esa lunática.    

La joven se paró muy enojada, se acercó con paso firme a la puerta, pero en eso... Twilight le tomó de la mano.    

-No te preocupes... Ella solo quiere capturarme para obtener una recompensa. No te metas en problemas por mi culpa-le dijo.    

Sunset se quedó quieta, con los ojos bien abiertos, luego reaccionó, pestañeo un par de veces y agarró la perilla de la puerta.   

-Está bien Twilight, es que... No quiero que te pase nada…-respondió la pelirroja.     

-¿A dónde irás ahora?- le preguntó Twilight.     

- A comprar un regalo de cumpleaños para Sonata... ¿Quieres venir?-le preguntó Sunset- Eso es lo que estaba por hacer en cuanto te vi en tu camino para encontrarte con Trixie.     

Twilight algo tímida acertó que sí con su cabeza, se dirigió a la habitación de Pinkie, quien todavía dormía y luego cruzó a la habitación prestada, donde el cachoro seguía durmiendo. Entonces, dando pasos silenciosos, salió con Sunset hacia afuera y cerrron la puerta con mucho cuidado.    

Ambas se dirigieron al centro de la ciudad, lugar que como ya habíamos dicho, estaba repleta de tiendas de todo tipo. Y la tienda elegida por Sunset apra el regalo perfeto era una tienda de ropa. Las dos entraron, Sunset para buscar alag de la talla y del gusto de su amiga y Twilight unicamente para verla buscar, o observar de a poco algo que le gustara, hasta que sintió algo extraño detrás de ella.     

Sintió una respiración en su cuello, una respiración rápida, como si se tratara de alguien que había estado corriendo o que estaba en un estado de emoción o exitación. La joven lila estaba por darse cuenta, incomodada ante la situación, hasta que Sunset le gritó: detrás de la princesa, había un sujeto encapuchado con un buzo color azul, que parecía ser una chica. ¿Trixie? Podía ser, podía haber escapado y estaría planeando algo para vengar lo de la noche anterior. O tal vez otra persona, ¿Las Dazzlings? Ósea, Aria Blaze o Adagio Dazzle… pero tampoco podía ser… ¿Un clon de algunas de las amigas? Tampoco.     

- ¡Alejate de ella, quien seas, vete!-le gritó Sunset, acercándose con seriedad a la muchacha del buzo, quien no había movido un solo musculo.     

De hecho, la chica no se iba a mover de allí si no fuera porque la empleada de la tienda también comenzó a gritarle, cosa que asustó a esa tipa e hizo que apurada, escapara no solo de ese sector de la tienda, ¡Sino que saliera hacia la calle!     

-¡Se está escapando!-gritó la empleada asustada, pensando que se trataba de algún ladrón, pero por suerte Sunset y Twilight comenzarón a correr detrás de la chica del buzo.     

Esta corría por la vereda, Sunset iba detrás,Twilight más atrás aún y la empleada... Bueno, ella solo miraba desde la puerta de la tienda porque no se animaba, aunque también quería ayudar a las chicas a "atrapar al ladrón".    

La persona encapuchada cruzó la calle subiéndose al techo de un auto que estaba en el semáforo y cayó parada en el asiento de una moto en movimiento, cuyo conductor cayó al suelo y la moto se salió de control, estrellándose a una pared pero ¡La muchacha había saltado a la otra vereda a salvo!   

Mientras que atrás iba Sunset, saltando al techo del mismo auto y pasando a otro techo de otro auto yendo a la vereda a salvo para perseguir al sujeto, y Twilight… ella no puedo subir al auto porque justó arrancó, tropezó allí, tropezó allá, casi la atropellan, se cayó y se torció el tobillo por una lata pero ¡Llegó a la vereda! Y fue detrás de Sunset, quien estaba tomando aire en la entrada de una tienda.    

-¿Se escapó?-preguntó Twilight muy agitada.    

-Digamos que se perdió de la nada, no sé donde está…-respondió Sunset, quien estaba por tomar aire en cuanto... ¡Alguien le tapó la cara a ella y a Twilight!   

Cuando se destaparon, volvieron a ver al sujeto correr, y lo que tenían puesto en la cabeza, eran bolsas de papel madera. Sunset enojada corrió y  persiguió al raro sujeto quien dobló en un callejón, mientras que Twilight observaba la bolsa con que había sido tapada: ¿Papel?  

Mientras observaba fue que escuchó un grito de Sunset pidiendo ayuda, entonces la joven corrió a ayudar y se encontró con Sunset tirada encima del sujeto, al cual de destaparían la capucha y verían su cara: ¡Starlight Glimmer!   

Sunset se puso furiosa al verle el rostro. mientras que Twilight se asombró, pero después se colocó seria.    

-¡TÚ! ¿¡Qué es lo que planeabas!?-le gritó Sunset, con una tremenda furia capaz de pegarle.    

-¿Otra vez estás en contra de los híbridos? ¿O acaso querías matarme otra vez?-preguntó Twilight, en un tono serio.   

-¡Habla! ¿¡Acaso quieres ocultar tus planes!? ¡Estúpido diablo!-le gritó Sunset, apretando su puño derecho para poder pegarle a Starlight.    

La muchacha quien estaba tirada, se quedaba callada y ni siquiera miraba a las otras dos, nomás tenía su cabeza hacia el suelo, y miraba eso, el frío y rugoso suelo. Probablemente quería ocultar algo, no quería hablar, pero los gritos de enojo de Sunset Shimmer le hicieron subir su cabeza y abrir la boca.    

-¡Nada!. -gritó finalmente Starlight- No planeaba nada, no estoy en contra de los híbridos, no quiero asesniar a Twilight y tampoco tengo ningún plan.     

Sunset y Twilight se le quedaron viendo, Sunset no era de confiar en las personas, pero Twilight, por alguna razón creía que lo que decía la chica era cierto, pero recordó lo que le hizo hace unos días y… se le pasó.    

-¿Acaso me ves la cara de tonta?-le preguntó Sunset muy seria.     

Shimmer seguía enojada, iba a seguir insultando a la mujer, pero algo la hizo callar.     

-Cálmate Sunset, en serio.-exclamó Twilight.    

Luego de estas palabras, Twili le estiró su brazo derecho a Starlight, para que esta pueda pararse bien.    

-Gracias...-le dijo Starlight.    

La mujer se paró con ayuda de Twilight, y al quedar de pie, se quedó mirando a la joven de color lila.    

-Perdón por lo del otro día, Sparkle-exclamó Starlight- y Perdón por lo de ahora...   

Sunset se quedó seria, pero callada al escuchar esto, se cruzó de brazos y miró de reojo a Twilight, quien no sabía que decir. Sunset desconfiaba, Twilight no podía creerlo.   

-N-no importa, Glimmer... -suspiró Twilight- Pero ¿Que pasó hoy?    

- Iba pasando por esa vereda en cuanto vi que tú y tu amiga estaban entrando en esa tienda. Me acerqué y entré, me puse detrás tuyo con la total intención de golpearte nuevamente...-respondió Starlight-...Pero me arrepentí. No sé como ni porque, pero se me vino a la cabeza pensar, que matarte no era la mejor opción.    

-¿¡Esto va en serio?!-preguntó Sunset enojada- ¿¡Cómo te puedes arrepentuir de la nada!?     

Shimmer estaba con la cabeza gacha, afirmada a la pared, y en ningún momento desvió la mirada hacia las chicas.     

La mujer frunció su ceja y respondió.    

-Supongo que me di cuenta que lo mejor era disculparme e irme. Pero a la vez no me animaba a dar la cara de esa forma tan... Rídicula.     

-¿En serio lo dices?-le preguntó Twilight.     

-En serio, y te daría lo que fuera para que me crean. Ni yo sé lo que me pasó para cambiar de idea en cuestión de segundos... Pero, supongo que fue temor. Temor a salir con problemas, otra vez...    

Sunset estaba por dar unos pasos para agarrar a Starlight y verla a la cara, pero la mujer habló.   

-Y tambén... ¿Asesinarte?, en ese segundo pensé que sería una estupidez acaba con la vida de alguien que a mí no me hizo daño-exclamó Starlight- Podría asesinar a aquellos malditos híbridos que me dañaron ¿Pero tú?. Cuando te conocí y te vi con esas orejas pensé que eras de los suyos, pero veo que eres sólo una simple y torpre híbrido nueva...   

-Nosotras no somos de aquel grupo de híbridos-exclamó Sunset- No tienes porque meter a todos en una misma bolsa. Creeme, nosotros usamos nuestros poderes para bien o para defendernos, pero jamás para asesinar a personas que jamás han interfirido con nuestra vida o sólo por mero placer. Sé lo que le sucedió a ti y a tus amigos... jamás haríamos eso.   

Starlight se dio vuelta para observar a Sunset, un tanto más calmada y a una Twilight sin palabras, que quería hablar pero no entendía nada de lo que la pelirroja contaba.    

-Por eso mismo me arrepentí de atacar a Twilight-suspiró Starlight- Perdón otra vez.    

La princesa estaba por aceptar las disculpas de la mujer, hasta que...   

-Ash…-suspiró Sunset- Ven…   

Starlight se sorprendió al escucharla.    

-¿Me dices a mí?-preguntó.   

-¿A quién más?. Tu también Twilight…-respondió la joven.   

Twili sonrió al ver esto, y justo a Starlight se fueron con Sunset, saliendo de ese callejón y yendo justamente a Canterlot High, de nuevo, para hacer algo importante: preguntas, respuestas, decir la verdad y pedir una gran, gran disculpa.  

11: El plan de Sunset

Capitulo en remodelación :v  

12: Discord ataca de nuevo

Capitulo en remodelación :v

13: ¿Quién eres tú?

14: Tranquilidad y... ¿Muffins?

Capítulo en construcción :3

15: Conociendote.

Capítulo en construcción :3

16: Un regreso inesperado... Y un clan inesperado

Capítulo en construcción :0

17: ¿Qué pasó?

Cap en construcción :0

18: Problemas próximos a Dark Village

Cap en construcción :P

19: La Amistad irá al rescate

Cap en construcción :P 

20: Discord llega y... Derp

Cap en construcción :P 

21: Las 6 Rainbooms, la Ilusión y la secretaria

Cap en construcción :P

20: ¿Cómo funciona este Mundo? Ven a decírmelo...

Cap en construcción :P

21: Mi Turno de ser quien soy

Cap en construcción :P

Notas Kawaii(? :'v

  • Este Fic está terminado, pero no puede terminar así ¿O sí? owo acá les dejo la secuela, por si no se enteraron: Hybrids Forever
  • Fue un gusto compartirla con ustedes, a pesar que no ha tenido éxito comparado con otras historias, les agradezco mucho sus comentarios y me gustó mucho escribirla aquí n.n
  • Derpy volverá con más Muffins *3* (¿para que digo esto?)
  • Si llegas a leer toooooda la historia, no te olvides de dejar tu comentario aquí abajo.
  • Antes era más larga, lo sé, pero lo edité para acortarla más y sacarle el relleno (ya que este Fic parecía Naruto por tanto relleno que tenía(?)
  • Bueno, entonces... Bya nwn
Pinkie Pie character art no background Fighting is Magic

Gracias por tu visita :3 Si lees esta cosa comenta :3

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.