FANDOM


660px-Rainbow Dash playing with the chocolate bowl S2E9 Esta página es un fan-fic. Por favor, no edites esto sin autorización del autor. ¡Que disfrutes la historia!

¡Gracias!


Cuando la armonía entre los planetas de Equestria, Mobius y la Tierra se rompe cuando Equestria invade México, dos huérfanos mexicanos se enfrentaran a la realidad tratando de escapar del destino y para ello se encontraran con un antiguo amigo que es soldado y a una pony a la que se le acusa de traicionar a su patria y la insultaron como la Princesa Renegada. Los cuatro deberán unir fuerzas para lograr superar los más grandes desafíos para lograr sobrevivir y tener, al menos, una vida pacífica en Mobius

Autor: BakuganMiguel

Dibujante: Derpy smurfy Derpy

Nota: Me inspiré en varias series de televisión antiguas, actuales y videojuegos para todas las edades y generos para hacer esta historia.

Advertencias

a) Este fanfic posee contenido que puede ser no apto para todo el público, se recomienda discresión.

b)En este fanfic no se busca ofender a nadie, se busca entretener, cualquier dato o nombre que aparezca aquí, no tiene ningún significado en la vida real o en la serie

Capítulo 1: La Invasión

La vida ha evolucionado, la tecnología ha permitido el descubrimiento de nuevas fronteras, por ejemplo avances en el armamento de la Tierra para que cada país pueda defenderse. El mayor descubrimiento se realizó en un observatorio de México: la Tierra era parte de un triángulo equilatero que tenía en cada punta otros 2 planetas; Equestria y Mobius. Los 3 planetas estaban en distintas galaxias, tenían sus respectivos soles y sus lunas, pero se podía acceder a cualquiera de los otros a través de portales escondidos en distintas partes del cada planeta. Sobran las explicaciones acerca de Equestria y la Tierra puesto que el el primer planeta habitaban ponis y muchas otras especies parlantes y en el segundo, había humanos y animales, su única cosa en común era que algunos humanos eran las contra-partes de algunos ponis.

Pero Mobius era muy distinto, sus habitantes eran animales que habían evolucionado en sus aspectos, habían adquirido formas humanoides, es decir, adquirieron formas humanas pero conservando sus rasgos animales. Este planeta tenía una sana convivencia con la Tierra e intercambiaban recursos de todos los tipos; Su sistema de gobierno era la monarquía y su líder era el Rey Sonic, un erizo adulto que se hacía querer por todo su pueblo. Mobius tenía un gran cañon muy y en su interior, había muchas riquezas y recursos pero se perdieron muchas vidas tan solo en el primer intento por lo que no se arriesgaron a volver a intentarlo. Algunos habitantes de Mobius emigraron a la Tierra en busca de una mejor vida, esto también ocurría con algunos humanos. Sin duda una buena relación entre ambos planetas.

Pero nada es perfecto, desafortunadamente había serios problemas entre la convivencia de los 3 planetas puesto que todo Equestria había invadido México. La razón era que Equestria quería los recursos que había en ese país y para lograr sus cometido, los ponis cercaron todo el territorio mexicano por mar, tierra y aire para evitar que el resto del mundo le ayudaran a librarse de la invasión. ¿Por qué Equestria quería dominar un país que no pertenecía a su planeta? Resulta que los recursos de los ponis se agotaban y Celestia se enteró de que Mexico era un país con muchos recursos, le propuso al presidente del país, pagarle por algunos recursos pero el gobernante del momento, se negó; fueron varios intentos fracasados pues Equestria se quedaba sin recursos hasta que la terquedad mexicana fue suficiente para comenzar la invasión.

Lo que Equestria no sabía es que, al comenzar la invasión, México ya tenía la defensa preparada para repeler el ataque. Aunque los ponis lograron tomar algunas ciudades, la defensa predeterminada logró frenar la invasión y dar tiempo a que los estados desarrollaran una estrategia pero había una pregunta que tenía de cabeza tanto a los ponis como a los humanos: ¿Cómo se logró enterar el gobierno del país, de la invasión equestriana y preparar a tiempo, la defensa? Nadie lo sabía, había muchos rumores pero ninguno había sido comprobado, se creía que la invasión se esperaba después de negar en varias ocasiones las negociaciones puesto que Celestia ofrecía oro pero en México se ganaba el oro de sus recursos y las ganancias del trabajo de los mexicanos eran mayores que lo que Celestia ofrecía. Otro rumor era que una princesa de Equestria fue la que advirtió a los mexicanos sobre la invasión; este rumor se creó a base de que en todos los canales de la televisión mexicana, por cualquier señal, salía un mensaje de en el que la Princesa Celestia informaba sobre una princesa pony fugitiva en México que debía ser capturada cuanto antes, lo que significaba que había problemas entre las princesas de Equestria.

Los únicos que sabían la respuesta eran los gobiernos de México y Equestria pero era claro que por no intentar alarmar a sus habitantes conservaron el secreto

Capítulo 2: Los Taylors

Retomando con los humanos, Irapuato sufría grandes problemas; esta ciudad era un gran lío para los ponis puesto que debían pasar por sus caminos para llegar y tomar Guanajuato, capital del estado con el mismo nombre, pero los habitantes de Irapuato lograron evitar su avance. En esta ciudad había una casa en particular, de 2 pisos y pintada de verde y rojo, parecía que era de una familia normal de clase media, pero al entrar a ella, se podría percatarse de que era la morada de personas pobres, puesto que había muchas cosas tiradas por todos lados, en esta casa habitaban 2 chicos de 16 y 13 años. Eran los hijos de la Familia Taylor.

Max Taylor: Un chico serio y estudioso, valiente, de cabello castaño y ojos negros, también era muy alegre cuando debía aunque era conocido por tener la suficiente sangre fría para enfrentarse a la vida real a tan solo tener 16 años de edad y vaya que se hizo fama pues era muy generoso con todos los demás; y amaba y protegía a su hermana, era capaz de dar su vida por ella.

Caty Taylor: A sus 13 años, aún se le notaba la cara de niña, su rubio cabello no era largo y apenas empezaba a madurar, siempre recordaba su pasado con nostalgia y era muy apegada a su hermano; también tenía mucha valentía tras su inocente cara; era conocida por ayudar a las personas con sus problemas como las pérdidas de familiares, problemas entre amigos o sus familias y vaya que lograba ayudarles a superarlos a pesar de ser literalmente, una niña. 

Ambos chicos eran conocidos en toda la ciudad, no por sus cualidades (psicología y generosidad), sino por un hecho que había quedado grabado a fuego en la memoria de cada uno de los ciudadanos de Irapuato. Cuando tenía 10 años, Caty le pidió a su hermano que le comprara un postre rápido y también se lo antojo a Max quién con 13 años, le pidió permiso a sus padres para salir de la casa con su hermana a comprar un helado. Los adultos no les negaron la salida puesto que sus hijos eran responsables a pesar de que la nevería más cercana estaba al mismo tiempo a varias cuadras de la casa, sino que también les dieron dinero de más para que se compraran todos los que quisieran. Con esto, ambos hermanos salieron de su casa.

Los chicos caminaban por las calles de Irapuato en dirección a la nevería y les devolvían los saludos a algunos ciudadanos que se encontraban en el camino; de pronto, cuando estaban cerca de su destino, varios disparos se dejaron oír, ,Max llevó a Caty a un callejón cercano para protegerla y mirando de reojo a la calle, se percató de que un baco cercano había sido asaltado y el ladrón había salido disparando al aire ¡y dirigiendo su huída en dirección al callejón! Max sabía lo que iba a pasar y miraba que los guardias no lograban cazar al ratero por lo que decidió tomar cartas en el asunto y su sangre fría no se lo impidió.

Preparado, Max apartó a Caty mientras vigilaba los vidrios de algunos autos cercanos. El ladrón seguía corriendo y giró su cabeza  la cabeza para comprobar a sus perseguidores pero al devolver el rostro, se topó con el brazo extendido de Max golpeándolo en la cara y cayendo al suelo. El chico, ayudado por los reflejos en los vidrios, salió del callejón para detener al malhechor Al ver al ratero en el suelo boca arriba, Max se abalanzó sobre él, inmovilizándolo en el cemento de la banqueta, cuando los guardias del banco miraron la hazaña del chico, apretaron el paso para capturar al responsable y recuperar el botín; ese era el plan de Max, aguantar hasta la llegada de las fuerzas de la ley.

Desafortunadamente Max solo podía contener la parte superior del cuerpo del ladrón y este, aprovechando este punto débil, comenzó a sacudirse con las piernas intentando liberarse; Max estaba en serios problemas de no ser porque Caty, inspirada por el valor de su hermano, se lanzó a las piernas del malhechor paralisandoselas. Desafortunadamente, el ladrón tenía más fuerza que ambos hermanos , se liberó de Caty y la lanzó contra el edificio del callejón; al ser una niña no tenía mucha resistencia por lo que el golpe la hizo llorar. Fue la gota que rebasó el vaso, algo despertó dentro de Max, si bien el chico ya estaba molesto por la intromisión de su hermana pero lo que hizo el malechor, se pasó de la raya.

Una furia poderosa se desató, Max comenzó a golpear al ladrón en la cara, furiosos puñetazos azotaron la cabeza del maleante contra el suelo haciéndolo sangrar y dejándolo débil. Pero no acabó la tortura pues Max, al ver la debilidad de su víctima , se levantó y comenzó a patearlo en la cabeza hasta el punto de dejarlo inconsciente, para acabar  el chico le dio un taconazo en el pecho haciéndolo escupir sangre. Finalmente llegaron varias patrullas de las cuales bajaron muchos policías que rodearon y cercaron el área.

Las fuerzas del orden identificaron a Max y a su hermana, no los tocaron mientras el chico levantaba y consolaba a su hermana ; en cambio, los policías arrestaron al ladrón y recuperaron el botín; una ambulancia fue necesaria para saber si había heridos, Caty acabó con un golpe en la espalda y Max traía los dedos torcidos por los puñetazos. Cuando todo se calmó, Max y Caty fueron a comprarse su helado y regresaron a su casa escoltados por un policía quién le explicó a los padres de los chicos todo lo que había pasado. A los 2 días del incidente, el presidente de la ciudad mandó hacer una celebración en honor a los chicos donde fueron conmemorados puesto que lograron detener a un famoso ladrón internacional muy peligroso y que la policía de 170 países lo perseguían sin exito.

Desafortunadamente el destino fue muy cruel. Los padres de los hermanos eran soldados y fallecieron en una lucha contra traficantes poco después de que sus hijos fueran conmemorados, dejándolos huérfanos pero la suerte les sonrió puesto que las personas más cercanas a ellos cuidaron de Max y Caty durante 3 años, bueno hasta que la guerra México-Equestria llegó a Irapuato y tuvieron que irse de la cuidad, dejando de mantener a los chicos, los cuales encontraron la manera de sobrevivir. 

Capítulo 3: Una Mala Situación

Retomando a la casa, Caty encendió la televisión y comenzó a reproducir un Dvd sobre Resbalón, un programa de concursos; que fuera una niña no significaba que no supiera descargar vídeos y bajarlos a un disco, esta vez los participantes debían tener un trabajo en especifico.

-Amiguitos y amiguitas, - dijo un presentador -prepárense para ver el show de ...

-Tonatoo Payaso. -dijo el otro presentador, acto seguido, en la pantalla mostraron a un participante con aspecto  de payaso.

-Y diche una, -dijo el payaso tratando de hacer un animal de globos -y diche dos... y diche tres.

Acto seguido, sonó la corneta y el payaso comenzó su recorrido solo que la televisión se apagó sorpresivamente y su hermano mayor apareció al lado del electrodoméstico

-Max ¿porqué la apagas? -dijo Caty -Yo estaba viendo eso.

-Caty has visto ese capítulo muchas veces ¿qué no te cansas de verlo? -respondió Max -Además, tenemos demasiados problemas como el dinero, y lo que vamos a comer mañana.

-Si, tienes razón. -comprendió Caty -Esta guerra nos va a arruinar por completo y más en nuestra situación.

-Es verdad, en poco tiempo se cumplirán 4 años desde que papá y mamá fallecieron.

-No logré conseguir limosna hoy Max, mucha gente se ha ido de Irapuato desde los avistamientos pony.

-Tranquila Caty, me encontré tirados algunos billetes de más ayer; serán útiles hoy.

De pronto, un ruido se dejó oír, Max sacó su celular y se percató de que le había llegado un mensaje de texto, se dispuso a leerlo; cuando descubrió su contenido, suspiró triste mientras dirigía su mirada hacia la pared de la sala donde había varios cuadros con varias fotografías, una donde estaban Max y Caty con un sargento recibiendo unas hojas, otros marcos tenían documentos que reconocían a los chicos como armas de fuego cortas y largas con expediente perfecto; y otro cuadro mostraba a un Max de 10 años, a su hermana de 7 y a un chico de cabello azul marino acabado en punta y que al parecer, también tenía 10 años y los niños se abrazaban.

El suspiro de su hermano preocupó a Caty

-¿Qué pasa pasa Max?

-...¿Recuerdas a Flash Sentry, Caty? -preguntó su hermano mientras tomaba entra sus manos el cuadro de los 3 niños.

-Si, fue un gran amigo nuestro durante 4 años desde que tu tenías 8, aún cuando sus padres eran soldados.

-Vaya, tienes buena memoria hermanita; aún me duele que sus padres fallecieran en una expedición en Africa. Después de eso, se fue a Estados Unidos a estudiar entre sus fuerzas militares.

-Regresó a Irapuato hace un año y 3 meses ¿no?

-Si, estas en lo correcto, regresó para protegerla ciudad y de hecho, Flash es el que me envió el mensaje.

-¿De verdad? ¿Y que te dice?

-Pues malas noticias hermana; al parecer Equestria va a realizar un ataque mañana en la noche.

-¡¿En serio?! -se alarmó Caty -¡Debemos irnos de la ciudad!

-Me temo que no será posible.

¿Cómo? ¿Qué ha pasado?

-Dos cosas, los ponis han bloqueado todas las carreteras por tierra y aire, al parecer tienen muchas tropas.

-¿Y la otra?

-Dado que todo México está bloqueado por Equestria, el resto del mundo no puede ayudarnos por lo que las únicas fuerzas que tenemos son el ejército y la policía de cada estado.

-¿Te importaría ir al grano, por favor? -pidió Caty impacientada y nerviosa a la vez.

-Mañana van a hacer un reclutamiento obligatorio entre todas las personas que saben manejar armas de fuego así como blancas.

-Y como nosotros sabemos manejar armas de fuego. -dijo Caty mirando por donde iban los tiros -¿Van a reclutarnos?

-Me temo que sí, pero hay una forma de evitarlo.

-Soy todo oídos con tal de evitar ir a la guerra.

-Debemos irnos de la ciudad en la mera mañana, apenas salga el sol, el reclutamiento será a las 11 am. Si logramos estar antes de las 4 de la mañana pasaremos sin ser descubiertos por los ponis que evitan las salidas.

-Excelente, voy a empacar mis cosas. -dijo Caty levantándose y dirigiéndose a su habitación.

-Yo iré a avisarles a los vecinos que nos iremos, -avisó Max tomando las llaves -recuerda que no podemos llevarnos todo, empaca solo lo importante.

-Claro.

Los chicos tenían un plan para evitar ser parte de una guerra y con razón suficiente; como buenos católicos, rezaron para que su plan saliera a la perfección y como de costumbre, que la guerra acabara y con esto se fueron a dormir y a esperar al día siguiente. La noche cayó y en el campamento principal de los ponis, empezaba la cena y sus guardias comenzaban a hacer sus rondas. Mientras en una larga y gran tienda, había una charla entre 3 seres, un dragón de mediana estatura color morado y con partes verdes hablaba con 2 ponis alicornios sobre estrategias para el ataque que se haría a Irapuato.

Una de las ponis era de piel azul marino, su crin y su cola eran de colores azul oscuros pero mas claro que su piel los cuales tienen brillo, una corona azul oscuro, ojos de un azul claro con un collar y una Cutiemark que tenían una luna blanca. La otra alicornio era de piel blanca, su crin y su cola tenían 4 franjas de distintos colores, verde claro, azul verdoso, morado y rosa claro, ojos morados, una corona y un collar dorados con una gema morada cada uno y una Cutiemark de un sol; la Princesa Celestia. Ambas princesas tenían 3 cosas en común, su crin y su cola se ondeaban como si fueran banderas, las 2 princesas eran hermanas y tenían la magia para levantar y bajar el Sol y la Luna de Equestria y el dragon con el que hablaban se llamaba Spike.

Las estrategias seguían en curso y a lo planeado pero no dejaban de charlar.

-Los preparativos van como deben ir, -dijo Celestia -el sol será la perdición de Irapuato.

-Todas la fuerzas están listas para atacar por todas las entradas de la ciudad . -añadió Luna

-El gobierno no se anda con rodeos, -dijo Spike señalando algunas partes de un mapa irapuatense -van a mandar muchos soldados, más de los que han mandado durante el último mes.

-Bueno, estas en lo cierto. -dejo Celestia -Pero porque las demás ciudades han mandado sus tropas.

Hay buenas noticias, -añadió Luna -hace rato me llegó un aviso de los grifos que están de camino hacia acá; habrá más refuerzos.

De repente, un aura color celeste apareció frente a los generales , era un especie de portal de comunicación en el cual había 2 ponis, una princesa y un unicornio, la princesa era de piel rosa y sus alas tenían las puntas moradas, la crin y su cola eran de colores morado, rosa y amarillo claro, un collar dorado y una Cutiemark de un corazón de cristal. El unicornio era un semental, es decir, un pony macho, piel blanca, ojos azules claro, crin y cola de distintos azules con una Cutiemark de un escudo con una estrella morada en su interior, y encima del escudo, 3 estrellas; eran la Princesa Cadence y su esposo Shining Armor, los gobernantes del Imperio de Cistal de Equestria los que se comunicaban con Celestia, Luna y Spike.

Ambos gobernantes estaban sonrientes, lo que significaba que tenían buenas noticias.

-Cadence, Shining -dijo Celestia alegre- les noto de una forma contenta y satisfactoria.

-¿Qué les tiene tan alegres? -preguntó Luna.

-Tenemos el informe de los estados capturados. -dijo Shining.

-¿En serio? -dijo Spike- Tardaron menos que la última vez.

-Hemos tomado 9 estados pertenecientes al norte. -dijo Shining levitando unos papeles con su cuerno.

-Por si fuera poco, -continuó Cadence levantando otros papeles con su magia- tengo aquí un informe de que 5 estados del sur también han caído.

-Con eso van 18 estados si incluimos los otros 4 que habíamos tomado con anterioridad, -dijo Spike- y son 31 y una Distrito Federal.

-Muy pronto Equestria -dijo Cadence- tendrá total control de todo México.

-hay algo que me preocupa. -dijo Luna causando sorpresa entre los demás- La conquista va bien pero hay algo que se nos está escapando de los cascos.

-¿Te refieres a la "Princesa Renegada"? -preguntó Spike.

-Acertaste. -todos bajaron la cabeza en un sepulcral silencio.

-Todavía me cuesta trabajo creer, -dijo Celestia rompiendo el silencio- que esa pony nos haya traicionado.

-Peor aún, que era alicornio también. -dijo Spike.

-Para colmo, llegó a escaparse a este país. -añadió Luna y luego dirigió su mirada hacia Cadence. -¿No la han encontrado aún?

-Hemos inspeccionado cada edificio de todos los estados conquistados. -respondió Cadence.

-Y no la hemos encontrado... aún. -completó Shining.

-Tarde o temprano la atraparemos. -dijo Spike seguro.

-Será juzgada de acuerdo a sus crímenes. -añadió Celestia, lo último entristeció a Shining.

-Se que es duro para ti, -dijo Cadence notando la angustia de su esposo- pero debemos seguir la ley.

Solo seguía pensando, -aseguró Shining- ¿porqué sacrificarlo todo por un humano? Es que no logro entenderlo.

-Yo tampoco lo entiendo pero recuerda una cosa, -dijo Spike- tu patria antes que los sentimientos  

-Es verdad, seguiremos con la misión, gobernantes de Cristal, fuera. -acto seguido el portal de comunicación se cerró y los líderes siguieron planeando los ataques para el día siguiente por la oscura noche, el ataque definitivo. 

Capítulo 4: De Mal en Peor

Amanecía en Irapuato, muchas calles estaban vacías por temor a la guerra, muchos puestos estaban cerrados, algunos autos estaban ahí abandonados, no había ni un alma a la vista, bueno más que una chica de cabello amarillo atado en una cola de caballo, estaba vestida como los sargentos de las guerras, y esta chica estaba tocando una puerta desesperadamente.

-Ey, Taylors, sé que hay alguien en casa, abran. -gritaba la chica a todo pulmón- Es hora del reclutamiento.

Nadie le respondió, la chica tenía un reloj y después de 5 minutos de espera, se puso a timbrar, un anciano león (antiguo habitante de Mobius) salió de la casa de al lado, atraído por las llamadas, los años se le notaban.

-Nadie vive en esa casa. -dijo sosteniéndose con la puerta.

-Perdón, -exclamó la chica dirigiendo su atención al anciano- ¿Cómo dijo Don Laval?

-Esa casa está más vacía que la ciudad.

-Pero aquí vivían 2 chicos ¿no? -exclamó la sargento- Los hijos de la familia Taylor.

-¿Se refiere a Max y a Caty, sargento Applejack?

-Sí, a ellos, se les necesita en el ejército.

-Entonces tengo que decirle, -dijo el anciano- que los chicos se fueron de su cas en la madrugada

-¿En serio? ¿Están huyendo?

-Sargento Applejack, -replicó el anciano- debe entender que ambos hermanos son muy unidos, si uno caía en combate, el otro no lo soportaría.

-Ese es un buen punto ¿y como se enteró usted de que se iban de Irapuato?

-Ayer me visitó Max y me dijo que él y Caty intentarían pasar las tropas equestrianas durante el cambio de turno de los guardias.

-Eso es muy arriesgado.

-Pero en la voz del chico se podía sentir la protección de un hermano mayor hacía el menor.

-De acuerdo, gracias Don Laval, debo hacer otros reclutamientos. -se despidió la sargento.

-Buena suerte. -dijo el anciano antes de cerrar su puerta.

La sargento comenzó a caminar sobre una tienda de televisores y en ese momento el rostro de Celestia apareció en cada monitor mientras daba un mensaje

-"Mexicanos, entre ustedes hay una pony que es acusada de traición a Equestria, y debe ser capturada inmediatamente, si la ven, avisen en el acto cualquier pony, no se les hará daño. Se recompensará cualquier información sobre está pony; no la protejan, cualquier indicio de protección hacia esta criminal, será considerado como ataque y merecedor de muerte. Se ruega su cooperación". -tambien apareció una silueta extraña de un pony alicornio.

Tan solo escuchó esto, la sargento comenzó a correr, debía darse prisa. Lo que la sargento Applejack y el viejo Don Laval no sabían era que Max y Caty seguían en la casa, sol oque se quedaron dormidos junto con las mochilas y no habían oído las llamadas hacia la puerta de su casa, ninguno de los 2 había pegado ojo en la noche por lo que podía pasar y se quedaron dormidos durante todo el día, solo que en aquella ocasión, era el peor momento para que les hubiera pasado eso. La noche llegó y las tropas avanzaban por las llanuras armadas con tecnología tanto mexicana como equestriana. Los ponis no contaban con mucha tecnología en armamento, lanzas, espadas, flechas, ya que la magia de los unicornios era la que causaba verdaderos estragos, las verdaderas armas eran cañones de energía que absorbían la energía tanto del Sol y de la luna de la Tierra y que al ser accionados, acababan con al menos 100 metros en línea recta.

En su casa, Max y Caty seguían dormidos, bueno hasta que los disparos de la guerra se dejaran oír en toda la ciudad y los despertaron de golpe.

-¡¿Qué rayos pasa aquí?! -exclamó Max del susto.

-¿Qué hora es? -preguntó Caty frotándose los ojos.

En ese instante, el ruido de un disparo de un cañón llegó a los oídos de ambos chicos; por instinto, Max salió de la casa y miró aterrado una grotesca escena, un estrellado cielo nocturno que dejaba ver algunos disparos a lo lejos.

-Oh, no. -susurró el chico entrando de vuelta a la casa. -¡Oh, no! Caty, nos quedamos dormidos y no escapamos. El ataque ya comenzó.

-¿Como? -exclamó Caty comenzando a llorar- ¿Qué haremos Max? Tengo mucho miedo.

-Lo sé hermana, te entiendo. -respondió Max mientras abrazaba a su hermana para consolarla. -Pero hemos perdido nuestra oportunidad de irnos por el camino fácil, ahora toca probar por el camino difícil.

-Eh, ¿a qué te refieres, hermano?

-No hay alternativa, debemos salir de la ciudad atravesando los disparos, es la última opción.

-¿Pero no es muy peligroso, Max? Podemos morir.

-Ya lo sé Caty pero no hay otro camino, antes de perder a nuestros padres, les prometí que te mantendría a salvo... y es una promesa que pienso cumplir hasta el fin de mis días.

-De acuerdo, -exclamó Caty llena de valor. -hagamoslo.

Ambos chicos tomaron sus mochilas llenas de todos lo importante, previamente seleccionadas, y salieron a probar su escape a través de los disparos. En las mochilas, no llevaban mucho, al menos entre ambos cargaban comida para aproximadamente 5 días, lo demás no eran cosas de mucho valor como cuadros, pequeños objetos y otras cosas que los chicos conservaban por nostalgia. Ambos adolescentes cruzaron las calles, corriendo a mitad del carril, iluminados por los postes de luz de las cuadras, Max y Caty usaron una bicicleta abandonada para llegar más pronto; su destino: la salida a Abasolo, lugar donde se libraba la batalla.

En vez de una carretera rodeada de campos verdes de cultivo, el campo de batalla parecía más bien un desierto, no había ninguna carretera ni tampoco campos de cultivo, pura arena, era el resultado de 9 arduas batallas entre el ejercito mexicano y el equestriano, y todas acabaron con los ponis tocando retirada para reorganizarse, algunas dunas estaban manchadas de rojo, era la sangre de todos los guerreros, humanos o ponis, que dieron su vida por su respectiva patria. La cifra de las batallas se debía a que todas las ciudades aledañas a Irapuato, habían enviado sus tropas (que consistían en algunos soldados, todos los policías y algunos ciudadanos que, como Max y Caty, sabían manejar armas) para que ayudaran a los irapuatenses a ganar las batallas, aunque las tropas de Equestria contaban con más refuerzos y con más armamento para romper la defensa irapuatense.

Apenas tuvieron a los ponis en el ángulo de visión, los mexicanos abrieron fuego como 1° ataque, la respuesta de los ponis fue veloz. En menos de 5 segundos, miles de disparos de balas o magias, salieron volando de un lado a otro, las bajas de ambos bandos comenzaban a generar grandes problemas, los disparos se hacían desde 2 colinas a distancia considerable, los misiles no tardaron en salir por los aires desde esas 2 colinas hacia la otra y como no eran muy altas, 15 metros de altura siendo exactos, los impactos no tardaban en llegar a su objetivo.El espacio entre esas 2 colinas eran un pasadizo óptico, el escape perfecto para los chicos, sobraban las razones para decir que la única forma de pasar a través de las balas era arrastrarse por el suelo y avanzar pero el riesgo de ser alcanzado por una bala era un punto a considerar.

Para poder resolver este conflicto, Max se infiltró en la base para tomar 2 cascos y trajes de camuflaje para tener más posibilidades de pasar desapercibidos entre los misiles de soldados ponis y humanos que peleaban.

-Toma Caty, ponte esto, -dijo Max dándole a su hermana un traje y vistiéndose el otro- trata de hacerlo rápido. Vamos a tener que arrastrarnos durante todo el escape. 

-¿Cuanto tiempo estaremos pegados al suelo? -preguntó Caty.

-No tengo la más mínima idea -respondió Max -pero pase lo que pase, debemos permanecer en la arena hasta encontrarnos lejos del alcance de las balas, un error y podría ser el final de ambos.

La gravedad del asunto era comprensible por lo que ambos chicos terminaron de ponerse los trajes y comenzaron a arrastrarse por la arena, para facilitarla las cosas a Caty, Max llevaba las 2 mochilas sobre su espalda. Ambos iban iban a la misma altura pero los nervios y el miedo estaban reluciendo a flor de piel pero el valor y la esperanza de salir vivos impulsarían a cualquiera a seguir avanzando mientras miles de balas mexicanas o equestrianas pasaban por encima de tu cabeza. Dado que los avances eran lentos, los chicos recorrían al menos 30 metros en 15 minutos pero la hazaña por si sola era digna de una medalla de oro. La batalla se estaba alargando demasiado

Capítulo 5: De Peor a Horrible

Finalmente, después de 3 largas horas, la agonía, el miedo, el agotamiento y la preocupación terminaron cuando Max y Caty se vieron a 100 metros de las colinas, fue cuando los 2 se pusieron de pie y comenzaron a correr hacia Abasolo. Pero el destino les tenía preparado algo más siniestro y triste para ambos hermanos pues solo pasaron 20 segundos cuando Caty, que iba corriendo unos pasos más adelante de Max, se chocó con algo que la hizo caer al suelo pero no había nada a la vista.

Su hermano se le acercó mirando el lugar del impacto.

-¿Pero con qué me acabo de chocar? -exclamó Caty

-Mmmm. -pensó Max mientras se acercaba con un brazo extendido al frente.

Con lo que chocó Caty fue una valla metálica de al menos 2 metros y medio de altura y que la oscuridad de la noche no permitía que que se viera a menos que se tuviera de cerca.

-¿Qué es hermano? -preguntó Caty con curiosidad.

-Creo que estamos en la valla que representa la frontera municipal de Irapuato.

-Yo no veo ninguna valla fronteriza.

-Debes acercarte más para poder distinguirla Caty porque la noche la hace invisible. -la chica se acercó y logró ver y sentir el metal de la barrera.

-¿Qué debemos hacer ahora? Es una valla muy alta.

-Debemos brincarla si queremos avanzar, vamos te ayudo.

Decidido, Max puso las manos y Caty apoyó un pie para subir cuando un ruido extraño llamó su atención. Los cañones de Equestria cargaban energía, los mexicanos tocaron retirada bajando por la parte de atrás y corriendo lejos de esa zona como si conocieran la potencia de fuego de aquella arma. De repente, el cañon disparó un rayo de luz (de unos 5 centímetros de diámetro) que traspasó la colina de arena por uno de los bordes, luego los ponis lo movieron (el cañón) que hizo que el rayo llegara y saliera por el otro borde de la colina, dividiéndola en 2. La parte superior colapsó y cayó destruyéndose con la parte inferior mientras se incendiaba, si los soldados mexicanos permanecían en la colina unos segundos más, seguramente habrían perecido. De repente, todos los soldados comenzaron a correr...¡hacia la valla de la frontera!

Al ver este movimiento, los ponis movieron un cañón y apuntaron hacia los humanos; para ese momento Max se dio cuenta de un dato terrorífico: ¡tanto él como Caty se encontraban en medio del cañón y el ejercito! Ambos chicos debían salir  de ese lugar, rápido.

-Vamos Caty, sube. -dijo Max ayudando a su hermana a brincar la frontera.

Desafortunadamente, el cañón comenzó a cargar el próximo disparo y con más rapidez, Caty apenas logró llegar a la altura de la valla, el tiempo se agotaba, la chica descendió algunos centímetros y luego saltó a la arena cayendo de pie. Acto seguido, Max le lanzó las mochilas una por una por encima de la valla, la chica atrapó ambas; desgraciadamente, el cañón equestriano estaba cargado y listo para disparar, ya no había tiempo para escalar y Max sabía esto pero lo que le importaba realmente era que su hermana estaba a salvo.

-¡Hermano, sube! -gritó Caty

-No hermana, ya no hay tiempo. -respondió Max en tono serio.

-¿A qué te refieres?

-Debes irte de aquí Caty. Si el ejército te ve, te van a reclutar y si te ven los ponis, pueden tomarte de rehén o matarte y mi sacrificio será en vano. Corre hermana, vete rápido.

-Pero Max, -Caty se pegó a la valla- ¿Qué será de ti?

-Tranquila hermana, no te preocupes por mí, he cumplido aquella promesa que hice, -dijo Max mirando de frente a Caty por unos instantes y luego dirigió su vista hacia el cañón.- toma las 2 mochilas y huye a Abasolo.

-¡No Max! -dijo Caty llorando- ¡No voy a dejarte!

-Debes irte ahora, déjame

-¡No Max, no te dejaré!

Esa fue la gota que rebasó el vaso, Max había estado hablando serio y suave pero de repente se giró, señalando a la nada, tenía una cara enojada, e hizo lo impensable; le gritó a Caty.

-¡VETE DE AQUÍ!

Inconscientemente, Caty se giró, tomó las mochilas y comenzó a correr lejos de lña valla. Ya iba a varios a metros de distancia cuando recapacitó sobre lo que había hecho, entonces Caty se detuvo y miró hacia atrás solo para ver como un rayo salía a la velocidad de la luz del cañón equestriano y atravesaba el pecho de un Max que miraba a los ponis, el rayo cayó al suelo al menos a 10 metros del chico. Las lágrimas salieron a brote del rostro de Caty al ver como su hermano caía y se perdía en la arena, esto fue suficiente para ella por lo que tomó las mochilas y corrió hacia la nada con las gotas de su llanto cayendo en la pequeñas dunas de arena.

Mientras tanto, en el lado de Equestria, 2 ponis yeguas (teerestre y pegaso) comenzaron a discutir, la terrestre era de piel naranja, ojos verdes, cola y crin amirllos amarados en la punta con una cinta roja y su Cutiemark eran 3 manzanas. La pegaso era de piel azul claro y su crin y cola tenían 6 colores: rojo, naranja, amarillo, verde azul oscuro y morado; ojos violetas y su Cutiemark era una nube con un rayo de 3 colores; azul amarillo y rojo. Sobra decir que la pony terrestre era la contra-parte de la sargento Applejack, la única diferencia entre la humana y la pony era que la humana era sargento y la pony era soldado de artillería. La pony pegaso se llamaba Rainbow Dash.

Ambas ponis controlaban el cañón que le dio a Max pero discutían sobre un fallo que acababa de pasar. Applejacj era la que hacía disparar el arma y Rainbow se encargaba de apuntar.

-Applejack, el disparo ha fallado

-¿Qué me dices Dash? ¿No le dí a ningún mexicano?

-La punta del cañón se desvió antes de que el rayo saliera y cayó a la tierra aproximadamente unos 150 metros delante de los humanos

-Creo que eso fue una falla.

-¿A qué te refieres Applejack? -interrogó Rainbow.

-Recuerda que el disparo es efectivo pero cuando el cañón carga la energía al 100%; si la carga no se completa, el rayo puede salir desviado a causa de la falla en el cañón.

Por raro que parezca ninguna de las 2 ponis tenía una Cutiemark relacionada con el ejercitó; Applejack era granjera, toda su familia también lo era, y Rainbow Dash era una atleta que que perseguía el sueño de ser la mejor de toda Equestria sin olvidar mencionar que podía volar tan rápido que rompía la barrera del sonido y aceleraba a mayor velocidad. Equestria nunca tuvo violencia o guerras pero un entrenamiento especial logró que cada pony y/o alguna otra especie aprendiera todos los conocimientos de un experto soldado de guerra pero siempre había algunos que no aprendían tan rápido como otros.

La discusión de Applejack y Ranbow Dash seguía en pie

-¿Pero a qué longitud de separación dices que cayó el disparo de los humanos? -preguntó Applejack.

-A 150 metros pero al parecer le dio a alguien. -respondió Rainbow Dash sospechando- Este error puede costarnos caro.

-¡Oh no!, ya sé por donde van los tiros. -dijo Applejack nerviosa.

Oh sí. El rayo había caído a la distancia mencionada de los humanos pero esto le costaría a Equestria la victoria. Un sargento de cabello negro soltó una orden directa.

-¡Toma ya! Su ataque ha fallado, quiero que los tanques disparen a los ponis, ahora.

Los tanques no se habían usado mucho para guardar disparos y ahora los 30 tanques estaban listos por lo que levantaron sus cañones y dispararon. Los ponis, por su parte, usaron escudos mágicos para intentar protegerse, sus cañones podían salvarlos pero la recarga era demasiado lenta y no cargarían a tiempo. Los 30 misiles cayeron sobre casi todo el ejercito de Equestria a pesar de que había escudos mágicos sobre los ponis. El impacto de cada misil generó una explosión gigante y combinado con los efectos de los otros misiles, los efectos de la explosión parecían que habían sido de una bomba atómica puesto que todo el polvo levantado llegó hasta los mexicanos. Cuando todo el polvo se sentó, la escena parecía sacada del videojuego Resident Evil, demasiado impresionante.

Mirando desde la posición de los mexicanos, casi todos los ponis estaban en el suelo, algunos estaban de pie y sorprendentemente, todos estaban vivos. Al parecer, los escudos evitaron que murieran. El sargento que ordenó los misiles logró ver a Celestia a lo lejos haciendo un movimiento con su casco como diciendo "Vámonos de aquí" y después Luna lanzó con su cuerno un rayo de luz blanca que explotó en el cielo formando la palabra RETIRADA... y tras esto, todos los ponis comenzaron a corres hacia su base, ¡Equestria se rendía ante los mexicanos! por ahora.

Los gritos de júbilo entre los humanos no se hicieron esperar, algunos dispararon al aire.

-Hemos ganado. Vencimos. Equestria se retira. Derrotamos a los ponis. -eran varias frases que se oían.

Por décima ocasión el ejercito mexicano derrotó al equestriano frenando su invasión, Irapuato sería recordada como la ciudad que ha derrotado a los ponis en 10 peleas, por fortuna no hubo muchas víctimas a las cuales se les darían sus merecidos honores al final de la guerra. De todas las víctimas había una de la cual no se tenía conocimiento y que solo le importaba a una chica que por fortuna estaba a salvo, pero esta persona que había muerto tenía una diferencia de las demás. Había caído en una guerra en la que ni estaba participando

Capítulo 6: El Poder de la Fe

A varios kilómetros de ahí caminando sin rumbo y sin haber dormir durante la noche, Caty iba sumida en sus pensamientos, sus pasos eran torpes, se balanceaba de lado a lado, su cabello esta revuelto, su manos se agitaban sin control. Finalmente Caty tropezó y cayó al suelo rompiendo a llorar pero no porque se haya lastimado, sino por el trauma de ver morir a su único hermano y no haber podido hacer nada para salvarlo. Los recuerdos de todos los momentos que pasaron juntos invadieron su vista; las cosas que hacían, cuando Max curaba sus heridas, cuando jugaban juntos y otros momentos felices, era imposible olvidarlos

Ahora, todos esos recuerdos regresaban como el viento.

-Max, perdóname. -dijo Caty llorándole al alma de su hermano- Por favor, perdóname hermano. No pude ayudarte a salir de ahí y te deje morir. Que Dios te tenga en su gloria.

No era ningún secreto que los Taylors eran muy católicos y siempre rezaban al Dios de los cielos y la tierra. Cuando Caty abrió los ojos y levantó la cabeza, vio que se encontraba en las ruinas de una iglesia; muchas cosas, algunas destruidas y otras no tanto, estaban esparcidas por todos lados, el techo también estaba destruido. De todas las cosas rotas o destruidas, el Cristo era lo único que estaba intacto. La iglesia donde Caty estaba pertenecía a una comunidad rural aledaña a Irapuato que estaba en el camino a Abasolo, solo que estaba más cerca de la primera que de la segunda.

Caty se le quedó viendo al Cristo durante varios segundos y luego bajó la cabeza.

-Oh Dios, ilumina mi mente para comprender el sacrificio de mi hermano. -dijo con los ojos cerrados- Te pido que sanes esta herida en mi corazón que me está matando.

Todavía estaba hablando cuando recordó 2 cosas que había dicho su hermano esa noche.

-"He cumplido aquella promesa que hice. -esto fue en la valla fronteriza y en la casa- Antes de perder a nuestros padres, les prometí que te mantendría a salvo... y es una promesa que pienso cumplir hasta el fin de mis días"

Entonces Caty lo entendió, había comprendido porque lo que Max había hecho, tal como lo prometió, proteger a su hermana hasta su final.

-"Ay hermano, debí comprenderte y ahora me quedé sola para siempre" -pensó Caty.

-Un momento, ¿qué estoy pensando? -recapacitó la chica girando la cabeza y dirigiéndose al Cristo -si te tengo a ti, mi buen amigo Jesús.

Entonces Caty se acordó de una canción que se cantaba en misa a la hora de la comunión y decidió cantársela al Cristo pero antes de empezar, se dejó oír una bella música que vino de la nada pero eso no le importó a la chica pues en el momento justo empezó a entonar la letra de la canción "Jesús Amigo" que decía así:

"Hoy te quiero contar Jesús que contigo estoy feliz
si tengo tu amistad lo tengo todo, pues estas dentro de mí.
Despumes de comulgar me haces como Tú, me llenas con tu paz,
en cada pedacito de este pan, completo estas y así te das.
Estas ahí por mi porque conoces, que sin ti pequeña soy,
de ahora en adelante, nada nos separará, ya lo veras.
(coro)
Te escondes en el pan, y aunque no te puedo ver
te puedo acompañar, es mi lugar preferido.
Hoy quiero comulgar, abrirte mi corazón
así de par en par, eres mi mejor amigo."
(espacio instrumental)

Aún quedaba otra parte por cantar pero antes de que Caty la entonara una voz masculina se le adelantó y era una voz conocida, Caty se giró y vio ¿a su hermano acercarse a ella? Posiblemente era solo una visión de su mente, fuera lo que fuera, Max comenzó a catar la siguiente parte.

Al terminar de cantar esto, Max se desvaneció en el aire, parecía que después de todo, si fue una visión de su hermano. Caty decidió terminar de cantar

Dos mil años atrás a tus amigos invitaste a cenar
y ahí les prometiste que con ellos, por siempre ibas a estar.
Y ahora cada vez que el sacerdote eleva el pan en el altar
me pongo de rodillas porque sé que en esa hostia Tú estás."
Te escondes en el pan, y aunque no te puedo ver
te puedo acompañar, es mi lugar preferido.
Hoy quiero comulgar, abrirte mi corazón
así de par en par, eres mi mejor amigo.
Me vuelves a salvar, como lo hiciste en la cruz
en cada misa tu repites tu sacrificio.
Hoy quiero comulgar, abrirte mi corazón
así de par en par, eres mi mejor amigo."

​Toda contenta, Caty corrió hacía el Cristo y abrazó la base de la cruz mientras terminaba de catar la última palabra

"Jesúuuuus"

Finalmente la canción terminó, Caty estuvo abrazando los pies de la cruz durante un buen rato hasta que recapacitó que no había dormido durante la noche y el sol ya había salido por lo que apiló algunas cosas de las ruinas de tal forma de que  generaran sombra, sacó un abrigo de su mochila, lo hizo almohada y se acostó a dormir en la sombra, y vaya que le hacía falta pues se quedó dormida al instante. Eran casi las 8 de la mañana cuando se acostó y cuando despertó ya eran casi las 2 y la causa fue que el hambre acosaba a la chica pero al despertar, se llevó una gran sorpresa.

En vez de ruinas, el Cristo estaba sobre una colina de unos 3 metros de altura y tras la colina había algo más alto todavía de color café. Al inspeccionarlo, Caty se percató de que ¡había una cabaña para una persona! La sorpresa de la chica fue mayúscula, al principio Caty creyó que era un sueño, se pellizcó y sintió dolor, esa cabaña era muy real; aún con la sorpresa, entró en la pequeña casa. El interior era demasiado simple: un sillón largo, una cama, un mini refrigerador, una pequeña estufa portátil, lavadero, vajilla e incluso un baño con lava manos y ducha. En el exterior, a un lado, había un tinaco mediano y un generador que funcionaba con la energía del sol y baterías recargables para en caso de usar electricidad durante la noche, sobra decir que todos los muebles estaban hechos de madera.

La sorpresa seguía presente, Caty advirtió que en el sillón había una nota, decidió leerla, esta decía lo siguiente: "Tu fe te ha salvado, ahora te cuidaré yo". La cabaña era un regalo de Dios, un regalo que Caty no rechazó, tomó las mochilas y se metió a su nuevo hogar y con mayor sorpresa la cama y el sillón eran increíblemente cómodos, hasta el lado de la cama había contactos de luz, de su mochila Caty sacó un pequeño crucifijo de pared y lo puso sobre la cama. Una nueva vida le esperaba o al menos eso esperaba.

Entre las cosas que Max le había dejado a su hermana, además de comida y cuadros de sus mejores momentos, había 2 cosas que le quiso regalar desde hace mucho tiempo, su celular y su tablet, obviamente le quería comprar sus propios aparatos a ella y así podrían jugar o comunicarse desde cualquier lugar. El celular era un Smartphone Airis TM420M, con pantalla tactil, 2 cámaras y muchas otras funciones, este celular era de 2 chips a la vez. La tablet era de marca Lenovo, la pantalla era de 7 pulgadas, 2 bocinas, Internet portátil y como cereza sobre el pastel, utilizaba energía solar; tal vez era una tablet pequeña pero tenía demasiadas funciones y su velocidad para responder la hacía muy costosa y de seguro, solo los ricos podrían adquirirla; sin embargo, Max tenía una.

Al encenderla, Caty recordó que Max había instalado una aplicación de piano y quiso tocar una canción también tuvo la suerte de que su hermano grabó las teclas que debían tocarse para que se escuchara la canción, simplemente se debía cantar. La canción se llamaba "Ángel", Caty la compuso cuando su hermano se fue a un campamento y lo extrañaba, esto decía la letra:

"Así es la ley, hay un ángel hecho para mi.
Te conocí el tiempo se me fue, tal como llegó
Y te fallé, te hice daño tantos años yo 
pasé por todo sin pensar.
Te amé sin casi amar y al final quien me salvó
el ángel que quiero yo
De nuevo tú, te cuelas en mis huesos
dejándome tu beso junto al corazón.
Y otra vez tú, abriéndome tus alas
me sacas de las malas, rachas de dolor
porque tu eres el ángel que quiero yo.
Cuando estoy fatal ya no se que hacer
ni a donde ir, me fijo en ti
y te siento cerca pensando en mi.
El cuerpo se me va hacia donde tu estas
mi vida cambió, el ángel que quiero yo
De nuevo tú, te cuelas en mis huesos
dejándome tu beso junto al corazón.
Y otra vez tú, abriéndome tus alas
me sacas de las malas, rachas de dolor
porque tu eres el ángel que quiero yo.

Así concluyo la canción, Caty se sintió mas relajada y mucho más tranquila.

Capítulo 7: Un encuentro Inesperado

Fue así como Caty vivió  una semana en esa cabaña, había almacenado comida suficiente y a pesar de eso, no comía hasta saciarse, ahorraba un poco porque tarde o temprano debía seguir con su viaje y necesitaría provisiones. El sábado por la mañana, la chica salió de la cabaña y se paró junto al Cristo para contemplar el paisaje, un aire fresco y tranquilo se dejaba sentir en el ambiente, Caty estaba mirando el desierto cuando de pronto logró divisar una sombra de pie que caminaba torpemente hacia el Cristo, la silueta era demasiado alta como para ser un pony.

-¿Qué es eso? -se dijo a sí misma, luego se percató de que podría tratarse de un ser humano.

-¡Ey, señor! -gritó haciendo bocinas con las manos- ¡¿Se encuentra bien?!

De repente, el tipo extraño cayo a la arena, Caty se percató al instante y sin pensarlo mucho, corrió para auxiliarle ¡podría ser un superviviente que estuviera herido! La distancia era de 200 metros y a pesar que la arena frenaba cada paso, Caty logró llegar con el sujeto.

-Señor, señor ¿se encuentra bien?- dijo sacudiéndolo.

El extraño parecía haberse desmayado boca abajo y al darle la vuelta, Caty advirtió que una máscara ocultaba su rostro, también había una mancha roja oscura a la altura de su hombro izquierdo lo que alarmó a la chica, le tomó el pulso del brazo derecho y por fortuna, el extraño seguía con vida pero necesitaba atención medica inmediata. Resuelta a ayudarlo, Caty lo cargó en su espalda y lo llevó a la cabaña; durante el trayecto al sujetarlo de los brazos, sintió que el brazo izquierdo estaba más flojo que el derecho. Al llegar a la cabaña, Caty recostó al extraño en el suelo y le quitó la playera, efectivamente tenía una herida en el hombro izquierdo por lo que la chica le echó agua para intentar lavarla pero se llevó una gran sorpresa.

En vez de una simple herida, el extraño ¡tenía el hombro perforado! El diametro del agujero era de 5 centímetros, era como si un rayo  mortal le hubiese hecho eso. Caty no tenía conocimientos sobre esta clase de heridas pero al menos debía detener la hemorragia, recordó que tenía vendas en sus mochilas que podían servir. Durante 5 minutos, Caty estuvo presionando los bordes para frenar el flujo de sangre y lo logró, acto seguido hizo una bola con el algodón y la metió con cuidado en la perforación.

-Pobre tipo, -dijo Caty conmovida- no se mucho sobre esto pero aquí hay una herida que jamás va a sanar.

Acto seguido, comenzó la espera para que despertara; para que pudiera respirar mejor, Caty decidió quitarle la máscara pero al hacerlo, casi le da un infarto al ver el rostro de la persona bajo la tela ¡era Max, su hermano! La agitación  se apoderó de la chica, no cabía en sí, había visto como el rayo atravesaba el pecho de Max pero la única herida que tenía era la perforación que tenía en el hombro¿qué estaba pasando aquí?Pasado un rato, Caty recuperó la calma, aceptando que tenía frente a ella a su hermano y que estaba vivo por lo que comenzó a suponer lo que había sucedido cuando estaban en la frontera.

Puede que el rayo en realidad le dio en el hombro a Max pero por la distancia parecía que le dio en el pecho, que fue lo que Caty logró ver, por la herida terminó inconsciente pero luego despertó y decidió buscar a su hermana, pero el como acabó con aquella máscara negra era una duda sin respuesta; si los humanos lo hubieran encontrado, se lo habían llevado a un hospital, en cambio los ponis de haberlo hallado, se habrían deshecho del cuerpo tan solo de descubrirlo. El único que sabía la respuesta era Max pero debía despertar primero, eran las 10:50 de la mañana cuando Caty le quitó la máscara. Pasaban varias horas y el chico no despertaba y el sol comenzaba a inclinarse hacia el oeste; eran las 4:30 de la tarde cuando Max finalmente despertó.

El chico estaba aturdido, intentó incorporarse cuando vio el techo de la cabaña; en el intento, tiró una bolsa llena de agua fría sobre su cuerpo, vio que se encontraba en el sillón, solo podría mover el brazo derecho puesto que el izquierdo no le respondía, desde su posición podía ver todo el interior de la cabaña y al ver la puerta, trató de ponerse en pie haciendo algunos ruidos. En ese momento Caty se encontraba cerca del Cristo cuando a sus oídos llegaron los ruidos que venían de la cabaña.

-Eh. ¿qué es eso? -dijo algo extrañada.

Después, Caty se dirigió a la cabaña, abrió la puerta y entró como si nada mientras le decía al enfermo.

-Vaya, así que al fin despertaste.

A Max se le hizo un nudo en la garganta al ver a su hermana entrar por la puerta y dirigirse hacia él; como intentaba sentarse en el sillón, Caty lo ayudó después se miraron a los ojos; luego, como dejando de lado el aspecto serio, Caty rompió a llorar y abrazó a Max, este también estalló en llanto.

-¡Max!, Hermano.

-Caty, me alegra el corazón verte de nuevo hermanita.

-Igualmente.

Cuando por fin se calmaron, Caty le explico todo lo que había pasado después de la separación hasta su encuentro, incluyendo la herida en el hombro; Max escuchó atentamente a su hermana y luego él cantó su versión. Después de "correr" a Caty, Max miró el cañón mientras se encomendaba a Dios y le pedía que protegiera a su hermana; cuando el rayo le dio, sintió como su cuerpo caía y se perdía en la arena y se perdía entre la arena ; en varias ocasiones podía sentir como fluía sangre de la herida pero en ningun momento perdió el conocimiento. A sus oídos llegaban toda clase de ruidos hasta que se detuvieron lo que significaba que la batalla había terminado pero no la guerra.

Tres días después (miércoles para Caty), Max escuchó como un gran aparato descendía y de él bajaron varios sujetos  pero alcanzó a oír a uno decir.

-La Princesa Celestia ordenó que busquemos a nuestros compañeros que cayeron, deben regresar a Equestria.

Con ese diálogo, Max descubrió que se trataban de exploradores, como tenía el cuerpo bajo la arena, solo sentía cuando un pony estaba cerca. De pronto 2 ponis se detuvieron junto a su cuerpo, Max entró en pánico cuando sintió que estaban removiendo la arena hasta que su cara logró ver la luz del sol tras estar enterrada durante 3 días, por su estado el chico logró entre abrir los ojos, también logró distinguir a 2 ponis de pie junto a él, una unicornio y una pegaso. La unicornio era de piel blanca de crin morado oscuro y muy bien arreglado. La pegaso era de piel amarilla y crin rosa claro, dado que tenía borrosa la visión, no logró ver los ojos ni la Cutiemark. Al descubrir al chico, ambas ponis se miraron mutuamente.

-¿Qué es esto? -dijo la unicornio.

-Es un humano, -respondió la pegaso- pero no parece un soldado ¿tu que crees que sea Rarity?

-No lo sé bien, querida Fluttershy, parece ser un civil mexicano.

-Pero como llegó hasta aquí? -insistió la pegaso.

-Sospecho que intentó huir de Irapuato pero las balas lo alcanzaron y aquí quedó.

-No parece estar muerto ¿o sí?

-Ahí si no te puedo dar una explicación pero en cualquier caso no debemos dejar que los demás lo encuentren.

En ese momento, Rarity que era la unicornio usó su magia para sacar una tela negra, hacer una máscara y colocársela en el rostro; luego Fluttershy, la pegaso, lo volvió a enterrar y una vez terminado el objetivo, continuaron con su misión principal, una hora después la aeronave volvió a despegar lo que significaba que los ponis se marchaban. El viernes por la noche, Max finalmente tuvo la energía para ponerse de pie aunque con mucho esfuerzo, advirtió que una parte de la valla fronteriza desapareció tal vez por la explosión de una bomba y, a pesar de estar extremadamente débil, Max decidió ir a buscar a su hermana, caminó bajo la luz de la luna y parte de la del sol hasta que colapsó por el cansancio y Caty lo encontró. Al final de su historia ya eran las 5:30 de la tarde. 

A pesar de todo, en la cabeza de Caty todavía sonaba una cuestión. 

-Max, me alegra de que estés bien y ya me contaste todo lo que te pasó pero hay algo a lo que no dejo de darle vueltas. 

-¿Como fue que sobreviví a ese rayo? -interrogó el chico. 

-Vaya, escuché a mucha gente decir, que tenías más inteligencia de la que tu rostro aparentaba. Si estás en lo cierto, llegué a ver en varios noticieros que muchos soldados perdieron la vida por culpa de ese rayo mortífero. 

-Pues lamento decirte que no tengo una respuesta que lo explique. Es un milagro que esté con vida; bueno aunque perdí mi brazo izquierdo, suerte que soy diestro. 

-Un momento. ¿No me habías comentado que te encomendaste al Señor antes de que te diera el rayo? 

-¿Qué es lo que piensas hermanita? 

-Creo que Dios envió a sus ángeles a protegerte hermano, de otro modo no me explico como es que estés aquí hablando conmigo y más si te encontraron 2 ponis 

-No te falta razón Caty, el Señor escuchó mi petición y quiso que me reuniera contigo 

-Y creo que se como podemos agradecerle, Max. 

Inmediatamente, Caty fue a buscar la tablet, la encendió, puso la aplicación de piano y se la dio a Max. 

-Toma, haz los honores, tú siempre la tocaste mejor que yo, además es tuya. -dijo refiriéndose al dispositivo. 

El chico se alegró al ver que su hermana cuidó de la tablet, a pesar de lo ocurrido; tomó el dispositivo, lo puso sobre sus piernas y, con la mano de la derecha, comenzó a tocar. La melodía era suave y dulce, después Max y Caty comenzaron a cantar en dúo; esta era la letra:  

"Si tu sientes cerca un barullo y no sabes qué es,
es un ángel llegando aunque no lo ves
para acercar, nuestras oraciones a Dios.
Sin más, abre el corazón y comienza a catar
que no hay gozo más grande que el amor celestial
y los ángeles ya vienen a celebrar.
Sí vuelan los ángeles en e lugar,
en medio de todos y sobre el altar,
trayendo las manos llenas de bendiciones.
No sé, si el cielo bajó o qué fue lo que pasó
yo sé que está lleno de ángeles, sí
y que el mismo Dios está aquí.
Si los ángeles vuelan, la iglesia se alegra
todos cantan y lloran, la almas se elevan
se asusta el infierno, se aleja el mal.
Siente un ruido de alas, los ángeles vuelan
confía hermano que ha llegado la hora,
la hora de Dios y te quiere encontrar
Sí vuelan los ángeles en e lugar,
en medio de todos y sobre el altar,
trayendo las manos llenas de bendiciones.
No sé, si el cielo bajó o qué fue lo que pasó
yo sé que está lleno de ángeles, sí
y que el mismo Dios está aquí."

Los chicos repitieron la última estrofa y después repitieron todo solo que con más rapidez, solo que al cantar en 2° coro, bajaron la velocidad y le pusieron corazón. Finalmente, terminaron la canción con grandes sonrisas dibujadas en sus rostros . Tiempo después cayó la noche, los chicos cenaron y prepararon todo para irse a dormir; en un principio, Caty le ofreció a su hermano dormirse en la cama y ella dormiría en el sillón pero Max logró convencerla de que el dormiría en el mueble. Ambos chicos se quedaron dormidos apenas recostaron sus cabezas, había sido un día lleno de emociones por lo que dormir les venía de perlas. Mientras Caty estaba contenta por reunirse con su hermano nuevamente, Max solo pensaba que, a pesar de poder usar un solo brazo, era su deber proteger a Caty.

Capítulo 8: La Peor de las Sorpresas

Desgraciadamente para los chicos, no sería una noche tranquila. Alas 4 de la mañana, un estruendo gigantesco despertó a ambos de golpe, Caty encendió la luz y fue con su hermano.

-¿Qué fue eso? -le preguntó con tono nervioso.

-No lo sé, -respondió el chico- y tampoco sé de donde viene.

El estruendo se volvió a repetir, venía del exterior, los chicos se precipitaron afuera y treparon la colina solo para contemplar el horror con toda la extensión de la palabra. A 150 metros en línea recta de la base d ela colina, la guerra se estaba llevando a cabo e iba para largo. El 1° sentimiento que cruzó por las mentes de los chicos fue la ira, habían sufrido muchas cosas con el único propósito de alejarse de aquella maldita guerra que solo les había traído problemas y lo después fueran varios sustos que les sacaron varias balas perdidas que caían cerca de la colina y hacía que los chicos se escondieran.

Asustada, Caty se percató de algo espantoso

-Max, tenemos un problema.

-¿Como? ¿Te alcanzó una bala?

-No, es el Cristo, esas balas perdidas están cayendo muy cerca de la cruz y podrían dañarlo.

-Es verdad, ¿qué podemos hacer?

-Se me ocurre algo, escucha atentamente. -Caty se acercó al oído de Max y le contó su plan- ¿Entendiste?

-Es un buen plan, hagamoslo... y pronto.

Ambos chicos se pusieron de pie y se colocaron en posición; Max con la fuerza que tenía y con su único brazo, comenzó a empujar la base de la cruz con el fin de inclinarla. Pasaran 5 minutos y la cruz quedó inclinada casi tocando el suelo salvó que su hermana la detuvo en la parte del cruce, después, Max abandonó su posición para tomar el lugar de Caty y cargar la cruz, luego la chica fue a la base y comenzó a levantar la base, le costó trabajo pero al final, logró sacarla de la arena y la cargó.

-Listo Max. -le avisó al chico

Ambos comenzaron a bajar de la colina cargando con la cruz, la colocaron a un lado de la cabaña, estaban sudando pero al menos evitaron que el Cristo sufriera daños por alguna bala perdida. Caty estuvo a punto de meterse cuando su hermano le habló, eran ya las 4:40

-Espera Caty, no te vayas.

-Debemos vigilar-

-¿Porqué?

-Puede que algún pony venga aquí en un intento de dar un golpe al ejercito y puede veir armado.

-Me ganaste con "golpe y pony". ¿Cuál es el plan?

-Tráeme mi mochila Caty, estoy seguro de que tengo algo que nos puede servir.

La chica obedeció, fue y trajo la mochila y se entregó a su hermano, Max comenzó a buscar algo que se encontró rápidamente. Sacó 8 cartuchos de 30 balas cada uno y 2 magníficas pistolas de 2 cañones y además de oro.

-¿Recuerdas como se disparan? -le preguntó Max a Caty mientras le daba un arma y la mitad de los cartuchos; hay que recordar que ambos chicos se graduaron en una escuela para aprender a manejar armas de fuego de cualquier clase

-Sí, me acuerdo perfectamente pero ¿donde las conseguiste? -respondió Caty asombrada.

-Recuerda que cuando nos graduamos de la escuela de armas, nos dieron un regalo especial.

-Sí, pero nuestros padres guardaron ese "regalo" hasta que tuviéramos la edad legal para usarlas.

Bueno, pues papá y mamá me mostraron donde se guardaron estas amiguitas, aunque me hicieron jurar que no las sacaría de su lugar solo sí las necesitábamos.

Y vaya que las necesitamos ahora.

Ambos chicos cargaron un cartucho pero dejaron el seguro para evitar un accidente, la desgracia del brazo de Max era suficiente, los hermanos dirigieron su mirada hacia la batalla. Los chicos estuvieron vigilando hasta las 5:30 que fue cuando los ponis se retiraron por por onceava vez del campo de batalla; los hermanos no pudieron evitar agitar las manos en el aire. Ya era el colmo, 11 intentos y todos ellos acabaron en derrotas, los ponis unicornio podrían combinar su magia y mermar, es decir, disminuir el ejército mexicano usando un mega-ataque y con bastante facilidad, los pegasos volaban a mayor velocidad que la fuerza aérea humana, los ponis terrestres eran mas hábiles con el armamento y como cerezita sobre el pastel, las estrategias planeadas entre las princesas Celestia y Luna, y Spike el dragón eran mejores que las estrategias usadas por los humano.

En el bando humano, los soldados celebraban su victoria, nuevamente habían vencido, centrémonos en un soldado de ojos azul ligeramente oscuros y cejas del mismo color, este chico celebraba como los otros, cuando giró la mirada hacia el este y vio algo que le llamó su atención, 2 siluetas moviéndose y algo aún más grande atrás de ellos. Esto le pareció muy sospechoso por lo que fue a reportarselo al sargento más cercano.

-Sargento Wright, tengo algo que reportarle.

-¿Qué pasa Sentry? Te noto inquieto.

-Me ha parecido ver siluetas extrañas, señor, 150 metros al este aproximadamente -acto seguido, señaló el lugar.

El sargento sacó unos binoculares y logró ver lo que el soldado le describía solo que lo vio con total claridad, una cabaña de madera y 2 chicos frente a la misma. Inmediatamente, el sargento sacó un comunicador.

-General Ratchet, aquí el sargento Wright, tenemos un DL-6 acá en el campo. -el código DL-6 era en realidad una clave que significaba que se había detectado la presencia de alguien.

-¿Algún otro detalle que logre observar? -preguntó el general.

-Al parecer, son 2 chicos que viven en una cabaña, la cual se podría levantar con un vehículo de carga.

-Bien en ese caso enviaré una grúa para remover esa cabaña, mientras llega, verifique quienes son esos 2 personas.

-Sí general, cambio y fuera, -dijo el sargento y luego comenzó a gritarle a las tropas. -¡Soldados, hay un DL-6 en el este a más de 100 metros habrá que dirigirse allí, estén alertas en caso de sorpresas desagradables!

Con esta indicación, todos los soldados recargaron sus armas y comenzaron a caminar en dirección a la cabaña. Mientras en la casa de madera, Caty y Max seguían celebrando la victoria de los humanos, por un capricho del destino Max giró la cabeza y vio a los soldados avanzando hacia la cabaña, le entró el pánico y se lo contó a su hermana quién también se asustó. A la velocidad de la luz, ambos recogieron todo y se encerraron en la cabaña pero re-aseguraron los seguros de sus pistolas, no iban a ser reclutados con mucha facilidad y para lograr sorpresas, se pusieron a ambos lados de la puerta, el plan era que si algún soldado intentaba entrar, ambos le apuntarían desde cada posición.

Aprovecharon el tiempo en lo que llegaban los soldados para una charla rápida.

-Debo preguntar Max ¿como fue que no vi estas cosas sí abrí muchas veces tu mochila para sacar comida?

-Simple, le hice a mi mochila una pared falsa muy bien escondida, por eso nunca las encontraste.

-Ya decía yo, que algo debió pasar.

Mientras tanto, los soldados corrieron hasta la cabaña cuando vieron a los chicos meterse en la misma por lo que llegaron más pronto, los que estaban al frente del grupo eran el sargento Wright y el soldado Sentry quienes estaban analizando la escena mientras planeaban una estrategia.

-Necesitaremos explosivos para volar la puerta. -dijo Wright.

-Está hecha de madera, yo pienso que con unas cuantas patadas o unos empujones bastaran para derribarla.

De pronto, un grito de una voz femenina pero algo tímida que venía de un lateral de la cabaña, los sorprendió.

-Sargento, acá hay algo extraño.

-¿Qué pasa, Fluttershy?

-A un lado de la cabaña, hay un Cristo, la altura de la cruz será de unos 5 metros.

-Trainganlo a este lado.

Entre varios soldados, cargaron la cruz y la llevaron al frente de la cabaña, en eso llegaron 2 vehículos, una grúa para levantar cosas pesadas y un tráiler con una plataforma, la grúa era para cargar la cabaña y el tráiler, para transportarla.

-Bueno, regresemos al tema, -dijo el sargento- necesito a alguien fuerte que tire esta puerta.

Los chicos estaban escuchando todo y cuando el soldado comenzó a golpear la puerta, apretaron fuertemente los mangos de sus pistolas. El soldado le dio una patada a la puerta y la derribó solo que no entró y regresó con los demás soldados.

-Listo sargento, ya podemos entrar.

-Bien, es pequeña, puede que esas 2 personas sigan ahí ¿Sentry?

-A sus órdenes, señor. -dijo Sentry colocando su mano en su frente en señal de respeto.

-Tengo conocimiento de que tus reflejos son los más rápidos en comparación de tus compañeros.

-Así es mi sargento.

-Perfecto, asegura tu arma y entra en esa cabaña a verificar sí las personas que viste siguen ahí dentro, confío en tu velocidad.

-Si señor, no le fallaré.

El soldado Sentry se colocó en frente a la puerta de la cabaña, saltó a su interior, rodó por el suelo pero escucho el ruido de cuando le quitaban el seguro a 2 pistolas por lo que se giró quitándole a su metralleta, el seguro mientras se topaba con un Max y una Caty apuntándole, dispuestos a disparar, por instinto, Sentry le apuntó a Max. En el exterior, el sargento y los soldados solo veían a su colega apuntándole a un lateral, ninguno iba a bajar su arma. Pasaron solo 20 segundos cuando las caras de l os 3 presentes cambiaron, le pusieron el seguro a sus armas mientras se miraban mejor en un intrigante silencio que solo asustaba a los presentes en el exterior.

Retomando al interior de la cabaña, Caty rompió el silencio con una extraña pregunta:

-¿Flash Sentry?

-¿Caty?, ¿Max? -dijo el soldado mirando a ambos chicos.

-¿En serio eres tú? -completó Max.

Entonces reconociéndose al 100%, los 3 guardaron sus armas y chocaron las manos. Resulta que este soldado era amigo de los chicos desde que eran niños solo que el destino fue mucho más cruel que la propia guerra.

-Sargento, no pasa nada -dijo Flash- estas 2 personas son buenos y antiguos amigos míos.

-¿En serio? ¿Como llegaron aquí chicos?

-Yo se lo explico. -dijo Caty- Verá...

Según Caty, ella y su hermano intentaron escapar de la guerra pero intentaron salir de la ciudad cuando transcurría en décimo enfrentamiento. Durante el escape, Max cayó al suelo solo que Caty no se dio cuenta hasta tiempo después. Tras correr mucha distancia, la chica encontró la cabaña que estaba atrás de un Cristo, fue cuando se enteró de la ausencia de su hermano; a falta de refugio, Caty se quedó en esa pequeña casa. Un tiempo más tarde fue a buscar a su hermano, lo encontró inconsciente con la herida en el hombro todavía con vida, lo curó (como pudo), Max despertó, hubo momentos emotivos, etc. En la noche, escucharon los sonidos de la guerra y por temor de que las balas dañaran al Cristo, bajaron la cruz al suelo y el final ya era historia conocida por los presentes.

El sargento Wright escuchó atentamente toda la historia, Max le enseñó su herida, que le causó preocupación.

-Chico, necesitas atención médica inmediata para esa herida urgentemente. -luego se dirigió hacia los soldados.- Traigan 2 camillas rápidamente, con la grúa suban la cabaña a la plataforma del tráiler y también suban la cruz, chicos saquen todas las cosas de la cabaña antes de que la suban.

Capítulo 9: Un Amigo es Fiel Hasta el Final

Fue así como pasó, todas las cosas de la cabaña fueron extraídas, luego la grúa la levantó y la puso sobre la plataforma, las cosas fueron devueltas y la cruz también fue cargada. Ambos vehículos se retiraron y llegaron las camillas; Max y Caty se recostaron sobre ellas y 4 soldados los cargaron. Todo el grupo regresó a la base a las 6:30 de la mañana. El pobre Max tuvo que ser operado por la herida de su hombro; mientras su hermano estaba en la cirugía, Caty reclamó sus pertenencias por lo que le dieron carta blanca para buscarlas, después se sentó a esperar a su hermano, un médico que iba a participar en la operación le dijo que iba a durar casi toda la mañana y que por fortuna era una operación segura, sin riesgo de muerte súbita.

La chica estaba sentada en un banco de madera frente a la gran tienda de la enfermería cuando Flash Sentry pasó frente a ella.

--¡Ey Flash! -le gritó.

-Ah, hola Caty, ¿qué haces aquí? -respondió el soldado.

-Esperando a que mi hermano salga de la operación.

-Comprendo. ¿Tú y tu hermano ya tienen pensado donde van a quedarse cuando salga de la cirugía?

-La verdad no

-¿Y eso?

-El plan era escapar a Abasolo y quedarnos ahí mientras se solucionaba todo pero con Max en ese estado, va a estar un poco complicado, más porque no tenemos muchas provisiones.

-Creo que yo puedo puedo echarles una mano. -dijo Flash reflexionando.

-¿De verdad? -dijo Caty asombrada- ¿Como?

-En este momento voy a hablar con el general, debo tratar un asunto de importancia con él puedo mencionarles a ustedes y él puede encontrar una solución.

-Gracias Flash, te lo agradezco de corazón.

En eso, salió un médico de la enfermería con una sonrisa alegre dibujada en su rostro.

-¿Señorita Taylor? -dijo llamando a Caty.

-Sí, dígame.

-Le tengo noticias de la operación.

-Voy en un momento. Entonces Flash, ¿así le hacemos?

-Sí Caty, los veré luego. -dijo el chico partiendo.

-Adiós Flash -dijo Caty, luego se dirigió hacia el médico.- ¿ Y bien doctor?

-La operación fue un éxito, señorita. Sin embargo, su hermano debe guardar reposo hasta la tarde.

-Entiendo, ¿puedo verlo?

-Claro, está sedado pero en unos minutos va a despertar.

El médico se retiró y Caty entró en la tienda, su hermano estaba acostado, según el reporte de su cama, arreglaron todo (venas, arterias, huesos, etc) pero no amputaron el brazo. Cuando Max despertó, su hermana le comentó de la ayuda de Flash que lo alegró bastante. Mientras tanto, en un gran remolque apartado de las tiendas, un general estaba redactando unos documentos, los cuales acomodaba en distintos sitios. El aspecto del general era de un lince humanoide, ojos verdes, cejas cafés y grandes orejas largas y con rayas en las mismas y en los brazos, tenía una cola cuya punta acabada con forma de pincel, su piel era anaranjada rojizo, traía el uniforme de alguien de alto rango.

Era el General Ratchet, pertenecía a la raza lombax y sí, su especie era de Mobius solo que cuando era pequeño, su familia emigró a la Tierra, ahora él se encargaba de evitar que Equestria tomara Irapuato y su táctica más efectiva, atacar con poca intensidad al enemigo y, en el momento más inesperado, soltar toda la artillería pesada, tan simple como una manzana pero les permitió ganar los 11 duelos contra Celestia, justo cuando levantó y se dispuso a leer cuando alguien tocó a su puerta.

Con su disciplina de siempre y sin levantar la vista, habló.

-Adelante.

-La puerta se abrió y apareció Flash Sentry saludando.

-Permiso para entrar, general.

-Ah, Flash, pasa muchacho.

El chico pasó y tomó asiento, el general dejó la hoja para concentrarse en lo que su cadete tenía que decir.

-Flash Sentry. -dijo orgulloso- el mejor soldado que ha tenido esta nación, hoy te has vuelto a lucir muchacho.

-Gracias general.

-Antes de que se me olvide, dale esto al sargento Wright. -dijo el general mientras le daba una hojas.- Puedes leerla, debes enterarte de esta noticia.

El documento era un mensaje de la princesa Celestia en el que anunciaba que retiraba sus tropas para ir a contemplar la conquista del sur pero volverían a intentar la conquista de Irapuato en otro momento.

-Esto es una gran noticia para todos. -dijo Flash.

-Y la amargura se la lleva Celestia -completó Ratchet- puesto que hay mejores soldados en el sur, por precaución enviaremos algunas tropas para ayudar.

-Se la daré al sargento, -dijo Flash- quisiera hablar con usted sobre cierto tema.

-¿Qué es lo que pasa?

-Debe recordar cuando le revelé a quién estoy protegiendo.

-Sí, lo recuerdo, te he ayudado en tu cometido a pesar de que ambos podríamos acabar muy mal ¿que es lo que tienes?

-General, le agradezco todo el apoyo que nos ha brindado pero ella me preocupa mucho, cuando salgo a la batalla, sufro ante la idea de que la encuentren y se la lleven de vuelta a la tortura, ha sufrido mucho y no quiero que le pasen más cosas malas.

Y supongo que quieres salirte de la fuerza para poder protegerla ¿me equivoco?

-Así es general, espero que me comprenda.

El general se quedó pensativo, se levantó, tomó una caja larga y se la dio a Flash.

-Toma, comenzaré el papeleo, el camión te recogerá en la noche. Si te soy sincero, te iba a proponer eso, ella debe sentirse muy sola durante tu ausencia.

-Gracias general.

-Hablando de favores, ¿puedes hacerme uno tú Flash?-

-¿De qué se trata?

-¿Podrías darles hospitalidad en tu casa, a los chicos que encontraron en la mañana?

-Ja, ja, ja, ese era el siguiente tema que le quería comentar.

Ambos caballeros se soltaron a risa, Flash intentaba proteger a alguien pero ¿a quién? El chico recibió la indicación de avisarle a los Taylors, sobre la nueva. Salió del remolque, entregó al sargento Wright, el documento (la noticia se expandió como la pólvora), les avisó a sus amigos sobre su nuevo hogar y se fue a su tienda para empacar sus cosas, muchos le preguntaron el porqué se había salido y la respuesta era "para proteger a un ser querido". Al ser una causa noble, sus compañeros le desearon un buen viaje.

Al caer la noche Flash, Max y Caty estaban esperando a la llegada del camión, surgió una charla entre ellos.

-Oye Flash, escuché que te saliste del ejercito para protege a un ser querido ¿Quién es? si no es mucho preguntar.

-Es una amiga a la que le doy posada temporalmente.

-¿Porqué? -preguntó Max.

-La guerra ha afectado su hogar y no tiene donde quedarse.

-Es una gran chica, me gustaría que la conocieran.

-De acuerdo.

Finalmente, un camión llegó a la base para recogerlos, a las 8:30 los dejó en la zona militar de Irapuato, ahí Flash recogió algunas cosas incluido un coche deportivo azul que usarían para ir a la casa de Flash, hubo otra charla en el camino.

-Max, haré una parada en tu casa para que recojan todo lo que necesiten.

-Me parece bien Flash.

Durante la parada, Max y Caty recogieron algunas cosas: comida enlatada, ropa, 3 computadoras de escritorio, 2 televisiones de pantalla plana y muchos cuadros importantes; todo muy bien acomodado entró en el auto de Flash; el chico vivía en un apartamento de 15 pisos, cada uno equivalía a una casa, Flash Sentry vivía en el 6° nivel. El edificio era muy largo pero no muy ancho, además estaba a varios metros del río Lerma el cuál era el más largo de de todo México y la parte que atravesaba Irapuato era de al menos 150 metros de ancho y era el camino al cerro de Arandas, una vez Celestia mandó a sus tropas entrar por ahí pero el río se las complicó y en grande, fue la 3° derrota.

El apartamento tenía elevador, los chicos lo usaron para subir sus cosas, unos vecinos les ayudaron, cuando metieron todo a la casa de Flash, un vecino le dio un aviso.

-Ah Flash, creo que alguien entró en tu casa en la mañana.

-¿Porqué lo dice señor Burtonberger?

-Me pareció oír unos pasos adentro de tu casa cuando subí al tejado a verificar el tanque de agua de la mía.

-Mmm, ah ya, desde hace un tiempo le doy posada a una amiga, creo que usted la escuchó caminar, no se lo comenté ¿verdad?

-Es la primera vez que tengo noticia sobre eso, pero es por una causa noble, tranquilo; pero andate con ojo, hay rumores de que la "Princesa Renegada" se oculta en algún lado de la ciudad.

Flash hizo una mueca pero al final asintió, parecía que algo le inquietaba al extremo pero no le daba mucha importancia. Flash tenía muchas cosas, una pantalla plasma de 52 pulgadas, una computadora de escritorio, una laptop, una sala y un comedor, todos completos, una gran componente musical, 3 cuartos (uno al lado de la computadora, curiosamente cerrado cuando los otros estaban abiertos), y 2 baños completos. En la mesa estaba todo listo para una cena de 2 personas y la televisión emitía un poco de calor, lo que significaba que la apagaron recientemente.

Capítulo 10: El Ser Querido Misterioso

Cuando los 3 estuvieron solos, inició una conversación.

-¿Ahora vives aquí, Flash? -preguntó Max.

-Sí, este edificio está lejos de la ruta de avance a cualquier parte de Irapuato y hay buena vista.

-Oigan chicos, -dijo Caty un poco angustiada- ¿No siente como si alguien nos observara?

-Sí yo también, ha de ser la amiga de Flash, por cierto, ¿en donde está? No la veo a simple vista.

-Esta escondida. -respondió Flash en tono serio- Déjenme a mí.

-¿Escondida? -murmuró Max- ¿Quién es tu amiga, Flash?

Acto seguido, Flash se acercó a la puerta que estaba cerrada, intentó girar la perilla pero tenía llave, entonces tocó 3 veces y le habló a la nada.

-Soy yo, he regresado, puedes salir.

De repente, una voz femenina salió del cuarto lo que dijo casi hace que Max saque su pistola.

-¡Lo prometiste, Flash! Prometiste que no traerías humanos.

Tanto Max como Caty pensaron con esa frase que la "amiga" era un habitante de Mobius.

-Son amigos míos, -continuó Flash- los conozco desde hace mucho tiempo, no hay riesgo.

-Pero... me insultaran y... y me trataran peor de lo que ya estoy. -al oír esa frase con tono angustiado, Max se retractó de lo que iba a hacer.

-Son más bondadosos de lo que crees, la ciudad les debe un gran favor, te aseguro que no te harán nada.

-...De acuerdo, en un momento salgo.

Rápidamente Flash se dirigió a los hermanos.

-Lo siento chicos; ella es muy desconfiada.

-Tranquilo hombre -dijo Caty- yo le puedo ayudar si es necesario.

De repente, toda la puerta se envolvió en un aura morada, el picaporte giró y la puerta se abrió dejando ver un cuarto oscuro, tan oscuro que no se veía nada a diferencia del resto del lugar, que tenía mucha luz. Del cuarto salió un casco purpura y después el resto del cuerpo, una pony yegua y de la especie alicornio (unicornio alado), la piel purpura, ojos orados, crin y cola de un morado mucho más oscuro que el de su piel con 2 lineas, una color lila y la otra era del mismo morado que el de sus ojos, una Cutiemark de una estrella violeta rodeada de 5 pequeñas blancas. Esta era una princesa de Equestria, tenía las alas plegadas y un semblante muy triste, era como si en el pasado hubiera sufrido las peores humillaciones.

Al ver esa cara, Max y Caty sintieron pena por ella, puesto que ellos habían visto muchas personas así, a las cuales trataron de ayudar

-Max, Caty -dijo Flash en tono muy serio- les presento a quién he protegido desde el inicio de la invasión, Twilight Sparkle.

Ambos hermanos se quedaron sin palabras, ellos esperaban a una chica humana o cuando menos, un habitante de Mobius pero una pony... era una situación de total "WTF", Caty se quedó más callada que un muerto mientras que Max puso cara de pregunta.

-¿Qué pasa? -preguntó tímidamente Twilight.

-Oh, ah. Lo siento, -dijo Max despertando- estaba pensando, yo soy Max y ella es mi hermana Caty.

-Mucho gusto. -dijo Caty aún más distraída que su hermano.

-¿Qué les pasa, Flash? -preguntó Twilight.

-No tengo idea.

-Deben estar molestos por la invasión de mi pueblo. -dijo Twilight comprendiendo el asunto. -No los culpo

-Pues me recordaste a los ponis que accionaron un cañón cuyo rayo me destrozó el brazo.

-¿Cañón? Explícate.

En una rápida explicación, Twilight fue puesta al corriente de lo que le pasó a Max; el chico en cambio, pensaba que ya había visto a la pony, su hermana también pensaba lo mismo pero no daba en el clavo.

-Siento una sensación de deja vu. -dijo Caty- ¿Nos hemos visto antes, Twilight?

-Me temo que no. No he salido de este apartamento en mucho tiempo, ¿porqué lo preguntas?

-Es que siento que ya te he visto antes pero no recuerdo bien el lugar.

-Yo estoy igual. -añadió Max.

-Lo siento, es la primera vez que los veo.

-¿No la habrán confundido con algún pony de la televisión? -sugirió Flash- Han aparecido muchos en los noticieros.

-"¿Noticieros?... Eso es, todo está claro ahora" -pensó Max recordando todo.

-Creo que ya recuerdo donde te vi. -dijo Max- Me parece que tu silueta ha salido en esos comerciales en donde sale Celestia y dice que hay una pony acusada de traicionar a Equestria, de casualidad Twilight, ¿no eres la "Princesa Renegada"?

Repentinamente y sin motivo alguno, Twilight llevó su cabeza al suela, se puso 2 cascos sobre la misma y estalló en llanto, como si hubiera recibido una herida directa al corazón. Inmediatamente, Max se arrepintió de su comentario.

-P-Perdóname, l-lo siento, no lo sabía.

Como si supiera que hacer en ese momento, Flash sacó un pañuelo, se agachó, le dio el pañuelo a Twilight y comenzó a acariciar su crin consolándola.

-Por favor, tranquilízate, ellos no lo saben. -le dijo.

-Flash... cuando vine a pedirte ayuda, -respondió Twilight entre sollozos- fue para que acabarás con mi agonía, no para que la extendieras y que otros se burlaran.

-Twilight, por favor cálmate.

El llanto de la pobre pony, tocó el corazón de Caty, la chica siempre había ayudado a cualquiera que tuviera problemas psicológicos y la sola mención de "agonía", le hizo comprender que Twilight necesitaba ayuda urgentemente. Inmediatamente Caty se acercó a la pony que seguía llorando.

-Twilight, lamento esto, no teníamos conocimiento sobre eso, también me disculpo si te tocamos la fibra sensible. Puedo comprender que estés pasando por un mal momento y tal vez tengas un recuerdo tan traumático que lo quieres dejar atrás con toda el alma; pero tienes que enfrentarte a ese recuerdo para que deje de atormentarte y si logras superarlo ya no ejercerá sobre ti el poder mismo que tu dejas que se manifieste ¿Me entiendes?

¡Oh My God!, tanto Max como Flash se quedaron boqui-abiertos, desde niña Caty demostró talento para estos problemas, pero jamás había dicho un argumento como ese; si no fuera suficiente, Twilight también dejó de llorar.

-¿C-Cómo... cómo supiste todo eso? -preguntó la pony.

-Es un talento mío de hace años, y me alegra que dejaras de llorar. -respondió Caty mientras le ponía una mano sobre el casco.- Pero cuando me refería a que debes enfrentarte a ese recuerdo, no iba en broma.

-Sí lo sé pero me es muy difícil no llora cada vez que lo intento; si un psicólogo estuviera aquí, podría contarle mi historia sin estallar en llanto, pero nadie me ayudaría.

-¿Y eso porqué? -preguntó Max.

-Porque debido al comercial que lanzó Celestia, -explicó Flash- todo el país se ha vuelto loco intentando encontrarla; más allá del asunto, el rumor de que Twilight se esconde en Irapuato no ha hecho más que empeorar el mantenerla oculta. Ustedes vieron lo que pasó con el Sr. Burtonberguer hace rato. Cuando me voy a la guerra, cierro con llave pero el temor de que la encuentren y delaten su posición sigue en pie; por eso también me salí del ejercito.

-"Pobre Twilight". -pensó Caty- "Es mi deber ayudarla". Tal vez no lo parezca pero he actuado de psicóloga en muchos casos de personas cercanas a mi familia.

-¿De verdad, me ayudarías?

-No puedo darle la espalda a alguien que tiene problemas y para poder ayudarte voy a necesitar que me cuentes todo lo que te ha pasado.

-De acuerdo, te lo platico... -dijo Twilight pero se interrumpió por un ruido extraño- pero durante la cena que ya me dio hambre de tantas emociones.

Capítulo 11: La Historia de Twilight

Todos se fueron a la mesa mientras soltaban risas, eso aumentaría la confianza de Twilight a la hora de contar su historia; obviamente se prepararon más platos para Max y Caty. La princesa decidió contarle a los hermanos, su historia desde el inicio. Su clase de pony original era unicornio, dado a su dedicación con la magia se convirtió en alumna de la princesa Celestia, junto con otras 5 ponis, se volvió portadora de los Elementos de la Armonía (medio de defensa de Equestria). Esas otras 5 ponis eran Fluttershy, Rainbow Dash (ambas pegasos), Rarity (unicornio), Applejack y Pinkie Pie (terrestres); las 6 ponis se volvieron muy amigas cuidándose siempre las espaldas.

La personalidad estudiosa de Twilight hizo que en poco tiempo Celestia la transformara en alicornio, su corona tenía el Elemento de la Armonía de la Magia. Un día una humana que alguna vez fue una unicornio, robó la corona y la llevó a la Tierra, Twilight tuvo que usar uno de los portales que comunicaban ambos mundos. El portal transformó a la princesa en una humana; en donde acabó Twilight conoció a las contra-partes humanas de sus amigas y a Flash Sentry (fue cuando este estudiaba en el extranjero), el amor comenzó a unirlos. Twilight recuperó su corona y regresó a Equestria, la separación los entristeció a los 2. Un tiempo después, Twilight logró crear un hechizo de tele-transportación que la llevaría con su amado y sus amigas humanas, fue una gran sorpresa para la pony saber que todos eran de nacionalidad mexicana, su ciudad Irapuato; pero las sorpresas no acabaron puesto que el hechizo de tele-transporte no hacía que Twillight pasara a su forma humana (como ocurrió cuando viajó por el portal) por lo que cuando visitaba la Tierra, era una pony caminando entre los humanos (lo que le causaba mucha pena); un nuevo hechizo fue necesario para pasar inadvertida. Al ser una princesa, Twilight tenía muchos deberes reales pero cuando tenía libre, visitaba la Tierra. Una relación entre la princesa y Flash nació rápidamente a pesar de ser de distintos planetas y diferentes especies, ambos demostraron que el amor no conoce fronteras.

Tiempo después, cuando las negociaciones fracasaron, la princesa Celestia ofreció la invasión pero todas las princesas debían firmarla para que todos los ponis lo supieran; la firma de Twilight acabó en ese documento. Cuando lo pensó con más detenimiento, la joven princesa se percató que había autorizado la invasión al país donde vivía su amado. Aterrada, Twilight se tele-transportó a la Tierra para avizarle a Flash humillándose a sí misma a la hora de contarle la parte de su firma. Desafortunadamente, Twilight hizo el viaje durante una junta de estrategias de princesas; a la hora de recibir el mensaje, Flash no se enfadó (como creyó Twilight), sino que se lo agradeció a su amada por el aviso.

Al ser un soldado fiel a su patria, Flash hizo correr la noticia de la invasión entre sus superiores hasta que llegó a los oídos del presidente de México quién, sin dudarlo, mandó preparar la defensa. Las sospechas cayeron sobre Twilight sobre su ausencia en la junta; la pony cometió un error al escribir una carta donde confesaba haber delatado la invasión y que la presión era mucha, no iba a soportarlo. La carta sería enviada a Flash pero cometió un descuido al dejarla a simple vista; irónicamente, la contra-parte pony de Flash fue quién descubrió la carta y se la entregó a Celestia. La noticia de la traición se expandió como la pólvora, nadie dijo nada; en la fase temprana de la guerra Twilight sufría de humillaciones y maltratos en Equestria por parte de todos y sin saber porqué.

Cuando Twilight consultó a Celestia sobre lo que estaba pasando, esta la mandó encerrar y a ser vigilada continuamente mientras esperaba su castigo por cometer alta traición a su patria. Presintiendo el castigo que le aguardaba, Twilight canalizó su magia en un intento de escape y el resultado fueron 6 chillas unidas a 2 largas cadenas en grupos de 3, que a su vez estaban atadas a 2 metales que Twilight tenía en sus cascos, pero las sorpresas no acababan, las cuchillas desprendían electricidad contra los enemigos y lo mejor de todo, la portadora podía lanzarlos y atraparlos ¡sin sufrir ni un solo daño! Lo más curioso era que se podían colgar de la espalda de su dueña; Twilight decidió nombrar a sus nuevos artefactos como lo "Látigos de Némesis" y vaya que les dio un uso continuo pues cuando la princesa Celestia se enteró, encontró a varios guardias heridos por toda la prisión.

Para evitar ser emboscada en el portal Equestria-la Tierra, Twilight hizo uso de su hechizo de tele-transportación que usaba para sus viajes, era una suerte que solo ella lo conociera, pero su suerte se acabó cuando el comercial de su persecución llegó a México. La primera opción de Twlight fue a pedirles ayuda a las Equestria Girls, no funcionó puesto que sus amigas humanas iban a participar en la guerra; siguió Flash. A pesar de que el chico también se iba ala guerra, lo menos que podía hacer era darle posada mientras planeaba lo que haría, la paga del chico como soldado era suficiente para mantenerlos a ambos y a pesar de haberse salido, Flash seguiría recibiendo dinero.

Como medida de seguridad, Flash le contó al General Ratchet, la historia de su novia obteniendo resultados positivos; conmovido el general se comprometió a ayudar. El general y Flash vivían en edificios cercanos por lo que el lómbax podía vigilar a Twilight mientras no hubiera guerra; sí la misión era peligrosa pero ambos lograron cumplirla. El apodo de Princesa Renegada llegó cuando Twilight escapó de la prisión; dado que en ocasiones, la pony debía salir del apartamento para ir a comprar comida (en varios casos, las campañas militares duraban mucho tiempo y Flash no estaba para comprar alimentos) Twilight se ponía una peluca y gafas estáticas para ocultar su identidad. Dado que Flash cerraba con llave su apartamento para evitar que Twilight fuera descubierta, la pony se tele-transportaba fuera del edificio, obviamente le avisaba al chico antes de salir y se transformaba en humana.

Capítulo 12: Un Nuevo Día

Twilight finalizó su relato diciendo que, a casi un año de haber iniciado la guerra, aún se arrepentía de haber firmado ese documento y con eso, una lagrima se deslizó por su rostro. Sobra decir que los consuelos no se hicieron esperar.

-Tranquila Twilight -le dijo Max- no lo pensaste con claridad en ese momento.

-De todos modos tengo parte de la culpa -respondió la pony sin hacer caso- mi firma sigue en ese documento.

-Eso no importa, te sacrificaste para avisarme de la guerra.

-Lo sé Flash, ustedes chicos son todo lo que me queda; mis amigas de Equestria, mi familia, todos me dieron la espalda cuando más los necesitaba.

Sin hacer caso a la conversación, Caty meditaba el problema de Twilight en su mente y vaya que se lo tomó con paciencia pues no escuchó cuando su hermano le habló.

-Ey, Caty... hermana... ¡CATY!

-¡Ay, Señor! -gritó la chica del susto cayéndose de la chica- ¡Max! Casi me ocasionas un paro cardíaco, no tenías porqué gritarme. Caray contigo.

-Pues te estaba hablando y tu no me respondías.

-Disculpa pero pensaba en el caso de Twilight, me parece increíble como aguantaste todo eso.

-¿En serio me vas a ayudar?

-Te tengo 2 noticias, buena y mala.

-Buena y (gulps) ¿mala?

-La mala es que tu asunto es mucho más grave de lo que fueron todos mis otros casos juntos; voy a necesitar algunos días para darte una respuesta efectiva.

-Joooo.

-Es muy pronto para ponerte triste Twilight, la buena noticia es que te voy a ayudar sí o sí, me da igual cuanto me tarde, te ayudaré a solucionar tu problema.

-Oh, gracias Caty. -Twilight abrazando a la chica.

-Tus cascos...Twilight...me...

-Oh, lo siento. -respondió la pony soltando a Caty.

-...lastiman (jadeo)

-Me disculpo, no medí mi fuerza.

-Tranquila, no pasa nada; empezaré a trabajar en tu caso por la mañana porque ahora son casi las 12 de la noche.

-Es cierto, ya es muy tarde. -dijo Flash.- Max, tengo un cuarto de invitados, Caty y tu pueden dormir ahí.

-Claro, solo dame una colchoneta puesto que solo hay una cama.

-En seguida.

Flash fue a su cuarto y le entregó a Max lo que pidió, después todos se desearon las buenas noches y se fueron a dormir, mañana les esperaba un día muy pesado. A la mañana siguiente, durante el desayuno hubo un montón de asuntos que fueron puestos sobre la mesa: Twilight reveló la existencia de un hechizo de regeneración capaz de curar la herida del hombro de Max, el inconveniente, la regeneración se completaría después de 2 semanas de haber iniciado; Max no se negó ante tal oportunidad de recuperar su brazo. La pony le lanzó, sin demora alguna, el hechizo. Caty le tenía a Twilight algunos avances con su caso, no eran muchos pero al menos le dieron tranquilidad de espíritu . Flash también tenía algo que proponerle a los Taylors, ir a su casa a terminar de sacar sus cosas.

Todos aceptaron, hasta Twilight y para que ella pudiera salir de la casa, se transformó en humana, se puso la peluca de cabello negro y los lentes estáticos. Con esos 2 simples accesorios, la pony parecía alguien distinta.

-Wow, Twilight. -dijo Max sorprendido.- Ahora entiendo como es que has pasado inadvertida entre los irapuatenses, no soy capaz de reconocerte.

-La Rarity humana fue quién me dio la peluca y los lentes cuando recurrí a su ayuda, que los usara para evitar ser reconocida, quién diría que les daría uso.

Hay que mencionar que Twilight, durante su forma humana, parecía que tenía 15 años, 2 mayor que Caty pero 1 menor que Flash y Max.

-Eeeh Twilight, durante tu forma humana ¿Tienes problemas de visión?

No Caty en realidad estas gafas solo me dan una nueva apariencia, según Rarity, son estáticas, aunque no se que significa eso.

-Significa que no corrigen tu vista Twilight. -explicó Flash- Los lentes de cristales transparentes son usados por las personas con algún problema de visión , mientras que los lentes de cristales oscuros son usados simplemente para verse mejor.

-Aaamigo, cada día se aprende algo nuevo. -dijo Twilight.

Aclarado este asunto, los 4 chicos bajaron por el elevador, se subieron al auto de Flash, que tenía enganchado un remolque para mudanzas, y partieron rumbo a la casa de los Taylors. Cuando llegaron, comenzaron a seleccionar lo que se iban a llevar, los roperos de Max y Caty, algunas consolas de videojuegos, una de las camas y 2 libreros. Como buenos caballeros que eran, Max y Flash no permitieron que Caty o Twilight cargaran objetos pesados y subirlas al remolque. Las tareas fueron completadas entre las 10:30 de la mañana hasta el medio día. Después de la comida, Caty retó a Twilight a un partido de FIFA 13 (un videojuego de futbol), la pony aceptó encantada pero tuvo que aprender a jugar; en total jugaron 3 partidos, 2 para que Twilight le agarrara la onda al mando del PS3 y a las distintas maniobras y jugadas y para que Caty recuperara la habilidad, el 3° partido iba ya en serio, sin compasiones o piedad alguna, el partido tuvo tanta intensidad que ninguna de las 2 podía meterle un gol a la otra. Un dato a mencionar, era que Twilight estaba jugando en su forma pony y usaba su magia para usar el mando del PS3. Ambas chicas rebosaban de una gran alegría con cada jugada que se ejecutaba.

A una distancia considerable, Max y Flash las veían jugar.

-Nunca la había visto tan contenta. -dijo Flash.

-¿Mmm?

-Twilight siempre estaba muy triste, el que tu hermana le ayude con su problema le ha devuelto su antigua alegría.

-No te preocupes, mi hermana adquirió una actitud competitiva, nunca deja a medias lo que inicia. Oye Flash, tienes que aclararme algo

-¿Qué pasa?

-Ayer cuando toqué el tema de la "Princesa Renegada", Twilight mencionó que vino a pedir tu ayuda para que terminaras con su agonía ¿no se refería a...?

-(suspiro) Me temo que sí Max, me temo que sí. -respondió el chico, tanto Max como Flash sabían a que se había referido Twilight.- Pero ella ha entendido que esa no es la forma de solucionar los problemas, también por eso me alegra de que tu hermana haya tomado cartas en el asunto.

-Al menos puedes estar seguro Flash, de que Twilight ya no va a cometer una tontería.

De pronto, se oyeron las voces de las chicas.

-Max, Flash. -dijo Twilight

-Vénganse a jugar. -completó Caty.

-Ya vamos. -respondió Max, acto seguido fue a su cuarto a buscar un mando Wii.- Ahora sí.

-¿Y ese mando para qué? -preguntó Flash.

-E la única forma de poderte derrotar con una sola mano.

-Eso ya lo veremos.

Nació una rivalidad, ambos fueron a donde estaban las chicas y conectaron los otros 2 mandos de modo que los equipos quedaron así: Max y Caty (eligiendo las Chivas) vs Flash y Twilight (usando al Barcelona). Para hacer más interesante el asunto, configuraron el partido para que fuera de ida y vuelta, cada partido duraba 30 minutos y se podían hacer todos los cambios que uno quisiera. Los 2 partidos fueron de infarto, en el de ida, Max y Caty ganaron 5-3 (mientras que en el de vuelta,Flash y Twilight vencieron 7-5 (el quito gol lo metió Caty en el último minuto). Se fueron directamente a penales pero al final los Taylors ganaron 11-10, ni la fase de muerte súbita les detuvo tan intenso partido. Ver a los 4 conviviendo hacía que uno pensara que eran una gran familia y ellos mismos se consideraban así, una familia unida que se apoyaba en las buenas y en las malas sin importar que tan feo fuera el asunto. Eran discretos en todo lo que hacían, les gustaba mantener un perfil bajo puesto que un movimiento en falso y los irapuatenses podrían descubrir a Twilight. El punto era que, a pesar de ser cuidadosos, eran una familia unida y muy feliz. Desafortunadamente, jamás imaginaron que su felicidad acabaría de la peor forma posible.

Capítulo 13: Videojuegos Everewhere

Pasaron volando 2 meses desde que Max, Caty, Twilight y Flash comenzaron a vivir juntos. Eran las 5 de la tarde, los 4 se encontraban viendo las noticias, Max había recuperado su brazo izquierdo y Twilight ya había superado su problema. De pronto, el locutor tocó el tema de la invasión.

-La guerra México-Equestria, que ha tenido mayor concentración en el sur del país, ha dado un giro inesperado en los acontecimientos. Equestria ha perdido innumerables batallas tanto en el sur como en el norte, el ejercito mexicano ha recuperado 13 de los 18 estados que habían sido tomados por los ponis...

-Twilight, ¿estás bien? -dijo Flash

-¿Perdona?

-Bueno, están pasando noticias sobre Equestria, creía que te deprimirías, después de todo...

-Gracias a Caty, he superado ese asunto, no te preocupes por mi Flash.

-Bueno, era solo eso. Flash se calló y dejó que siguieran las noticias de Equestria.

-...según un reporte de los sargentos que guían las batallas tanto en el norte como en el sur, al parecer los ponis luchaban como si no tuvieran un líder, los generales sospechan que los líderes equestrianos se devolvieron a su patria.

De pronto, Twilight usó su magia para apagar la televisión.

-Dudo mucho que la princesa Celestia regresara a Equestria y dejara a miles de ponis a su suerte; la conozco desde que soy una potrilla, jamás haría algo así.

-¿Qué crees que habrá pasado? -preguntó Max.

-No lo ´se, -sorpresivamente, Twilight se encogió de hombros- y no me interesa en lo absoluto.

Al parecer la pony había superado por completo el problema que la había estado atormentando durante mucho tiempo.

-Bueno basta de charlas, -dijo Max- ¿les apetece una partida de Left4Dead 2?

Tanto Caty como Falsh asintieron pero Twilight puso cara de pregunta, una nueva explicación fue necesaria, Left4Dead 2 era un videojuego para PC de disparos en 1° persona en donde 4 personas debían enfrentarse contra millones de zombies en distintos escenarios usando cualquier cosa para sobrevivir. Con esa explicación, Twilight aceptó encantada, ella no era muy fan de estas cosas pero el tema de los zombies le llamaba la atención. Sin perder un solo segundo, los 4 fueron y encendieron las 4 computadoras necesarias, las de Max y Caty ya tenían el juego instalado pero las de Twilight y Flash no, 2 instalaciones fueron necesarias. También hay que decir que Twilight iba a jugar en su forma pony lo que significa que usaría su magia para usar los controles. Flash reveló que llegó a jugarlo en un entrenamiento virtual para practicar la puntería.

El mapa elegido para jugar fue basado en la película de "Parque Jurásico" y los personajes a manejar eran velociraptors. Cuando finalmente cargó la partida, antes de empezar Twilight interrumpió.

-Antes de que empiecen, dejen que me familiarice con los controles, que no conozco esto. -después, comenzó a presionar varios botones.

-Mientras Twilight se acostumbra, -dijo Max- quiero avisar que solo me sé una parte del mapa, no me lo sé todo.

-Yo sí, vi una guía en Youtube, -dijo Caty- pero fue hace mucho, mis recuerdos son algo vagos.

-O sea que iremos medio ciego. -añadió Flash.

-Ya está, ya sé como va este rollo. -anunció Twilight- Empecemos.

La partida dio comienzo, los 4 debían atravesar un gran jardín, Twilight por accidente alertó a la 1° horda, después bajaron unas escaleras y llegaron a un cuarto con un ordenador, el cuarto se cerró y se debía ejecutar un hackeo.

-Te toca hackear Twilight. -indicó Max.

-¿Porqué?

-Porque cuando alguien empiece, no podrá salir, -explicó Flash, luego caerán miles zombies y los otros 3 deben proteger al que esté hackeando, no te ofendas pero tu puntería es un poco mala Twilight.

-Comprendo, cubrirme, yo voy a desbloquear esa cosa.

Dicho esto, la pony se acercó al ordenador y comenzó su misión, como lo dijo Flash, muchos zombies comenzaron a caer de algunos agujeros en el techo y era el deber de los demás proteger a la pony. El hackeo se completó y Twilight se dispuso a ayudar a sus compañeros, una puerta se abrió, con el camino libre, los 4 prosiguieron, de pronto llegaron a una sala con otra puerta y muchos botones en la pared, la puerta de entrada también se cerró.

-Bien, es aquí donde dejo mi papel de guía porque hasta aquí me quedé. -dijo Max- Te toca hermanita.

-¿Que hay que hacer? -preguntó Twilight.

-Entre todos estos botones, -explicó Caty- hay uno que nos abre la puerta delantera, otro nos dará armas y botiquines, otros no hace nada y los últimos... mejor no te digo que hacen

-Hay que elegir cuidadosamente. -dijo Flash- ¿Cuáles son los correctos Max?

-Nunca lo supe, siempre perdíamos en esta parte.

-Habrá que dejarlo al azar. -finalizó Twilight.

La pony eligió primero y le atinó al botón que abría la puerta pero faltaban las armas; Flash eligió y el resultado fue un Tank, un monstruo musculoso capaz de quitarle a un jugador mucha vida y el sustazo se lo llevó Caty. Cuando acabaron con el Tank, Max eligió y muchos zombies cayeron del techo, después eligió Caty y les cayó un Jockey, un monstruo con apariencia de mono que se les trepaba y se los llevaba; la siguiente elección fue un Boomer, un monstruo gordo y viscoso que lanzaba un líquido que atraía a las hordas; también llegaron miles de zombies de la puerta , Flash eligió por 2° vez y le atinó puesto que cayeron 4 armas largas y 4 botiquines. Era justo lo que necesitaban. El juego apenas comenzaba, atravesaron muchas zonas, un laberinto oscuro (donde Caty no desaprovechó la oportunidad para hacer una broma sobre un personaje de terror), se enfrentaron a miles de zombies y monstruos, resolvieron muchos puzles hasta que llegaron a un cuarto con un botón en un lado y en unas escaleras que bajaban a un estacionamiento lleno de autos, el botón servía para pedir ayuda y ser rescatados; desde la habitación llena de botones, Caty había guiado al grupo pero en esta parte se detuvo en seco.

Las preguntas no tardaron en llegar.

-¿Qué pasa Caty? -preguntó Twilight.

-Me acuerdo de esta parte, todos colóquense junto a las escaleras. -los 3 le hicieron caso.- Bien, pulsaré el botón y en cada una de nuestras pantallas aparecerá el mensaje de "La ayuda está en camino, defendeos" y al instante saldrá otro que dice "La ayuda ha llegado, subid", debemos correr. Habrá que bajar hasta buscar el auto que nos sacará de aquí, se el color pero es un auto distinto a los demás, pero debemos hacerlo rápido porque entonces...

-Vendrán millones de enemigos ¿no? -interrumpió Twilight.

-¿Y dices que no has jugado a esto? Como sea ¿entendido?

-Adelante . -respondieron a coro.

Así le hicieron, Caty pulsó el botón, los mensajes aparecieron y todos se apresuraron a bajar pero 5 segundos después cayeron muchos enemigos. El auto que los sacaría era de color azul pero todos estaban muy ocupados moviéndose por toda la zona y disparando a todo el mundo que no se daban cuenta. De casualidad, Max llegó al auto pero decidió esperar a los demás.

-¡Salgan de ahí chicos! -gritó el chico

-¡Yo no sé a donde voy! -respondió Twilight.

-¡Me acaba de tirar un Tank! -anunció Caty.

-Voy yo, Cubrirme por favor. -dijo Flash

Ese fue un grave error pues un Jockey se le trepó, lo tiró al suelo y miles de zombies lo acorralaron.

-Auxilio.

Max iba a apuntar pero vio a Twilight acercarse, se dio la vuelta y de la nada saltó una cinemática del auto azul avanzando a un montón de zombies.

-¡Corre! -dijo Max.

-¡Más rápido por favor! -añadió Twilight.

-¿Quién...quién se subió al coche? -preguntó Caty.

-Menos tu y yo, me parece que todos. -respondió Flash.

Las risas salieron a brote cuando en la pantalla apareció "En memoria de Caty y Flash" y luego las estadísticas de toda la campaña, pero lo que pasó fue cosa divertida, ninguno de los 4 estaba serio, se morían de la risa.

-Nos dejaron ¿saben? -dijo Caty.

-Espera, déjame hablar, -respondió Max yo me acerqué a un auto azul y pulsé Enter y no pasó nada, me quedé ahí esperando, se acercó Twilight de espaldas, se giró y saltó la cinemática ¿pulsaste Enter?

-Eras tú? Oh Dios mío, yo disparaba de espaldas y choqué con algo, - explicó la pony- me giré y me pareció ver a un Boomer, iba a disparar pero saltó la cinemática, creo que me confundí de botones.

-Eso no es excusa chicos. -dijo Caty- A mi me atacó un Tank hasta dejarme tirada en el suelo y ninguno de ustedes, par de locos, se acercó a ayudarme.

-Yo lo intenté pero, -dijo Flash- un tipo raro me tiró al suelo y un montón de zombies me atraparon y ya está, inhabilitado.

-Pero admítanlo, -dijo Max- fue una gran partida.

-Yo me divertí. -respondió Flash.

-Si me preguntan a mí, -añadió Twilight- la partida fue interesante, a excepción del cómico final, eso me ha matado de risa, en serio.

-Fue una partida interesante eso sí, -finalizó Caty- bueno, apaguemos los ordenadores y preparemos la cena que casi son las 8, el hambre me ataca.

Todos estuvieron de acuerdo, cerraron los programas y apagaron las computadoras, entonces sonó el comunicador de Flash,era el General Ratchet que, como sabemos, vigilaba desde su edificio con un francotirador.

-Disculpa Flash, me ausentaré un rato que voy a cenar, ahí te encargo.

-Sin problemas General, nos toca la vigilancia a nosotros, buen provecho.

Los 4 chicos fueron a la cocina y se prepararon cada uno, su propia cena. Una conversación entre ellos hizo su aparición.

-Oye Twilight, una pregunta que no te he hecho por miedo a lastimarte.

-¿Qué pasa Caty?

-¿No sentías miedo por las noches? Digo, duermes tu sola en una habitación y te quedabas solita durante las campañas de tu novio.

-Mi hermana tiene razón, -añadió Max- ¿Como le hacías?

-Es simple para los ponis... en ocasiones olvido que ustedes no son de Equestria je je. -mal chiste por parte de Twilight. -Mi habitación está protegida por 5 escudos mágicos que no pueden ser atravesados por ningún pony, ni por la princesa Celestia y ella es la más poderosa de todos, si algún pony me encuentra, simplemente entro a mi cuarto y ya está, como dice un dicho humano, la misión de atraparme valió camote.

-¿Te pusiste a leer algunos libros y algunas cosas de Internet?- preguntó Flash

-Tu me conoces, -respondió la pony sonrojada- los libros son mi kryptonita.

Capítulo 14: El Peor Susto de la Vida

Esto causó mucha risa, terminaron la cena y se disponían a dormir cuando alguien tocó el timbre de la puerta, Flash puso cara de pregunta pues no esperaba visitas a esas horas de la noche así que se acercó a la puerta.

-¿Quién es? -preguntó.

Una voz dulce pero firme que nadie esperaba y que casi le provoca un paro cardíaco a Twilight, fue la que respondió.

-Soy la Princesa Celestia, gobernante de Equestria, abran la puerta.

Oh no, esto no era nada bueno, los 4 se pusieron más pálidos que la misma luna terrestre, Twilight se puso increíblemente nerviosa, Max y Flash tomaron el control de la situación , Flash se puso al junto a la puerta y Max, sin decir nada, señaló a las chicas y luego al cuarto de la pony ordenando que ambas se encerraran en el cuarto de Twilight y se quedaran en silencio mientras ellos intentaban arreglar el asunto. Cuando las chicas se encerraron, Flash abrió la puerta solo para toparse con muchos ponis, demasiados aunque casi todos eran yeguas.

Las princesas Celestia, Luna y Cadence, Shining Armor, Spike, Fluttershy, Applejack, Rainbow Dash, Rarity y Pinkie Pie, todos estaban en el corredor; Celestia habló por todo el mundo.

-¿Podemos pasar?

El chico se hizo a un lado dejando que los ponis entraran a la sala, donde estaba Max quién no parecía nada contento con la visita de los líderes equestrianos.

-Disculpe joven -dijo Luna- puedo preguntar ¿porqué tiene esa mirada?

-Oh por nada, -respondió irónicamente Max- solo por algo que ustedes me hicieron.

-Espera un momento, -intervino Cadence- nosotros no te hemos hecho nada.

-Nooo, solo me alcanzó un rayo suyo, me dio en el brazo y me dejo inhabilitado por casi un mes.

-¿Cuando ocurrió eso que dices? -preguntó Celestia.

-Durante el décimo enfrentamiento entre Irapuato y tus tropas.

-Bueno, no venimos a discutir por eso. -intervino Applejack en el asunto- Venimos a arreglar un asunto con el dueño del apartamento .

-Ese soy yo. -dijo Flash.

-Bien, ¿podemos hablar -dijo Rarity con tono incómodo- sin estar molestos?

-Vale, de acuerdo pero quiero aclarar una cosa, -dijo Max sacando su pistola- si se "van por las ramas", no me haré responsable de los efectos de esto. Soy de sangre fría y no me da miedo hacer fuego.

Los ponis entendieron a la primera lo que Max trataba de decir; en el cuarto, Twilight y Caty se iluminaban con la tablet de Max y escuchaban todo, la pony estaba temblando de miedo por el último dialogo del chico, no se lo imaginaba abriendo fuego contra todos, aunque la posibilidad seguía en pie. Aclarado el asunto, comenzó el interrogatorio.

-Supongo que se preguntará la razón de nuestra visita. -dijo Rainbow Dash dirigiéndose a Flash.

-Así es.

-Estamos buscando a la Princesa Renegada, -dijo Shining mostrandole una foto de Twilight- ella tiene este aspecto.

La fotografía era cuando la pony escapó de la prisión, fue tomada justo cuando hacía uso de los Látigos de Némesis.

-Me temo que no la conozco. -dijo Flash.

-Lo siento, pero las pruebas dicen otra cosa.

-¿Disculpe?

-¿Ve la energía que desprenden esas cadenas? -indicó Cadence- Usamos un hechizo de rastreo con aquella energía para localizarla, la mayor concentración se encuentra en este piso. ¿Qué tiene que decir a eso?

Mientras tanto Twilight y Caty se alarmaron al máximo.

-¿Hechizo de rastreo? -preguntó Caty en voz baja.

-Se utiliza para localizar a los enemigos usando magia negra, pero se necesita mucha para lograr ejecutar el hechizo por lo que fue considerado muy peligroso y se prohibió su uso, la regla se creó mucho antes de que yo naciera.

-Estamos en un muy grave aprieto.

El interrogatorio seguía en el exterior.

-Me temo que usted es sospechoso, Sr. Sentry, -dijo Luna- de ocultar a la Princesa Renegada.

-Odio tener que repetirme pero ya les he dicho que no sé de quién hablan.

-¿Cuantas personas viven aquí? -preguntó Spike.

-Solo 3: Max, su hermana y un servidor.

-JA, te atrapé, -añadió Spike en tono de victoria- desde aquí puedo ver 4 computadoras, alguien más vive aquí.

-Es cierto, yo también las veo -dijo Fluttershy- ¿Como es que hay 4 computadoras si solo hay 3 habitantes?

-Es muy simple y fácil de entender, -respondió Flash- una amiga mía se fue a estudiar al extranjero hace un año y medio, cuando acabe va a volver pero mientras estaba ausente, me pidió que le guardara su computadora.

Todos se quedaron sorprendidos, Flash había respondido a todas sus preguntas con una calma tan extraordinaria que hasta daba miedo, varias de las respuestas eran mentiras pero su control de los nervios era lo que las hacía parecer sinceras.

-Lamentamos haberlo molestado Sr. Sentry, -dijo Celestia- al parecer cometimos un error, nos retiramos.

Todos los líderes se encaminaron a la puerta, estaban tragándose todas las mentiras. Se hubieran retirado si Shining no se hubiese detenido antes de salir.

-Esperen, todavía no hemos hecho algo. -dijo.

-¿Qué cosa? -preguntó Luna.

-El hechizo de revelación.

Sin esperar un permiso Shining usó su magia para lanzar una onda de luz que se expandió por toda la casa cegando temporalmente a los presentes. Cuando recuperaron la visión, Flash y Max contemplaron el horror: miles de manchas púrpuras aparecieron en la sala, en el piso, el comedor, una de las computadoras y... la puerta del cuarto donde se ocultaban Caty y Twilight.

-Eso basta para tacharte de mentiroso, -dijo Shining a Flash- esas mancas revelan que la Princesa Renegada está aquí, y vamos a encontrarla.

En el cuarto, Twilight sentía que se le paraba el corazón, habían descubierto su escondite pero...

-Epale ¿a donde crees que vas? -dijo Max bloqueando a Shining Armor.

-Sal de mi camino, voy a buscar a esa traidora.

-¿Ah, sí? - dijo Flash uniéndose- Muéstrame el permiso.

-¿Permiso?

Max comenzó a reír de forma burlona.

-Voy a creer que llevan un año aquí en México y no saben que para poder entrar en una casa a buscar a alguien, se necesita un permiso otorgado por el gobierno de la ciudad.

-No necesitamos ese permiso. -dijo Spike.

-Lo siento pero si no lo traen, no les voy a permitir que entren en mi casa, así que se van retirando.

-Vamos a investigar esta casa, -gruñó Shining- hazte a un lado. Ahora.

-Ni Max ni yo nos vamos a mover.

-Muévanse YA.

-Y qué vas a hacer si no lo hacemos? -preguntó Max.

Desde el escondite se lograba escuchar lo que afuera estaba pasando, se oía perfectamente como varias patadas, puñetazos, cabezasos, colazos y hasta aletazos, salían volando entre todos sin respetar a nadie pero como dice el dicho "La unió hace la fuerza", Max y Flash la traían complicado pues eran 2 contra 9 ponis y un dragón pero a pesar de la desventaja, ambos chicos aguantaban el dolor y seguían luchando. Su valor era increíble. Con un hechizo de rayos X en la tablet Twilight y Caty veían lo feo que iba la situación, la pelea asustó tanto a la pony que se cubrió los ojos con su crin, sus cascos y su alas, no soportaba ver como su novio era golpeado. Caty también estaba igual pero ella seguía viendo la pelea.

Finalmente, Caty llegó a una dura decisión.

-Voy a ir allá. -dijo.

-¡¿Qué dijiste?! -Twilight se aterró.

-Voy a ayudar a los chicos.

-No vayas, por favor, saldrás herida.

-No me importa, mi hermano y tu novio están luchando para protegernos y si no hago algo, pueden perder

-Pero...

-No hay tiempo Twilight, hechizame temporalmente para traspasar las paredes, así evitaré que te descubran. -la pony usó su magia para realizar el hechizo que Caty le pidió.- ya está, solo podrás traspasar la pared del cuarto.

-Perfecto, ahora prométeme que no saldrás de aquí pase lo que pase ¿de acuerdo?

-Te lo prometo.

Era claro que Twilight no pensaba al 100% pues dejó que Caty traspasara la pared y se uniera a la pelea, Max y Flash apenas notaron la llegada de la chica pero para el combate todavía le quedaba rato, Twilight seguía viendo el enfrentamiento con la tablet. Cansado, Max decidió ponerle fin a la pelea, sacó su pistola, iba a disparar pero recibió un golpe que le hizo soltar su arma y seguir en la bronca. La cosa se complicó pues Celestia encontró la pistola, la hizo levitar y amenazó a Caty.

-¡QUIETOS! -gritó.

Todos se detuvieron, cada bando regresó a su posición, estaban jadeando y los efectos de la pelea se dejaban ver. Twilight vio con espanto lo que hacía la princesa Celestia y comenzó a buscar algo en su habitación, debía hacer algo... y pronto

-Tienes suerte de que no tenga mi pistola. -dijo Caty.

-Serás... -dijo Max a regañadientes.

-Me ha decepcionado Celestia, -añadió Flash- amenazar a una amiga con tal de para una pelea. Que actitud tan cobarde está mostrando.

-Ustedes fueron los que empezaron. -respondió Spike.

-¿Nosotros? -preguntó Caty con ironía .

-Si y tu cállate, -dijo Shining molesto- si no se metieran en los asuntos de Equestria.

-Nosotros no tenemos la culpa- dijo Max- de que ustedes no conozcan nuestras leyes.

-¡Ya basta! -dijo Celestia- Shining, busca a la Princesa Renegada y ustedes 2, muévanse y ella...

-Atrévete y te clavo un puñal en el rostro. -amenazó Max.

Shining Armor ya iba de camino al cuarto pero se detuvo ante tal insolencia.

-Como te atreves a insultar a la princesa Celestia, alguien debe enseñarte modales.

Dicho esto, le soltó una bofetada a Max, misma que lo tiró al suelo. Antes de que alguien dijera algo, un rayo le arrebató la pistola a Celestia, el arma salió volando hasta que un aura morada la rodeó, entonces flotó hasta alinearse con 2 metralletas rodeadas por la misma arma y tras ella estaba Twilight con una mirada de combate pero con los ojos llenos de lágrimas. Estaba más claro que el agua que estaba temerosa por estar amenazando a quienes alguna vez fueron sus seres queridos.

-Que nadie se mueva.

Aprovechando la oportunidad, Max, Flash y Cty se juntaron detrás de ella, Max recuperó su pistola, Flash y Caty fueron y trajeron sus propias armas.

-Al fin das la cara Twilight Sparkle. -dijo Spike.

-Tienes que volver a Equestria, tienes una condena que cumplir. -dijo Pinkie Pie.

-Jamás volveré a esa tortura suya y no importa lo que hagan, nunca les voy a perdonar.

-Esperen, recuerden que es mi hermana, -dijo Shining- la conozco y jamás nos apuntaría. Deja la broma de lado Twilight Sparkle y baja eso.

Un ruido de "click" se dejó oír, eso quería decir que la pony le había quitado el seguro a sus armas.

-¿Te parece que estoy bromeando Shining Armor?

Los líderes se mostraron molestos, tanta persecución y al final se irían con los cascos vacíos. De pronto, un disparo en el exterior se escuchó y el comunicador de Flash sonó, el chico respondió.

-¿Hola?

-Perdón por la demora Flash, -dijo el general Ratchet- pon esa cosa en alta voz.

El chico obedeció y el general tenía algo que decirles a los ponis.

-Ustedes equestrianos, hagan un ataque y abriré fuego.

Entonces Applejack logró ver al general con su francotirador.

-No habla en broma ese general.

Todo el plan se fue por un tubo, los líderes estaban entre la espada y la pared; sin escapatoria, la princesa Celestia comprendió al instante la gravedad del asunto, su triste semblante la delató.

-Sr. Sentry, Sr. Taylor, -dijo- ¿Puedo hablar con ustedes, a solas?

-Hermana ¿qué insinúas? -dijo Luna.

-Por favor querida hermana, llevatelos a todos de vuelta a la base, yo me quedaré a resolver este asunto.

-Espere princesa, -dijo Spike- no sabe el peligro al que se está exponiendo.

-Por favor... váyanse todos.

Los demás líderes comprendieron que era una batalla perdida discutir el asunto; uno a uno fueron saliendo por la puerta. Los últimos en irse fueron Spike y Shining Armor quienes se detuvieron en el portal de la puerta y se dieron la vuelta para dar un mensaje.

-No creas que has ganado Twilight Sparkle. -dijo Spike.

-Tarde o temprano te atraparemos, Princesa Renegada. -dijo Shining.

Eso le costó caro pues Flash y Max le dispararon al casco derecho, haciéndolo caer al suelo herido, luego el segundo se acercó y tomó la puerta.

-Alguien debe enseñarte modales. -dijo cerrándole la puerta en su rostro.

-Se lo merecía. -añadió Flash.

La princesa Celestia se dirigió a la sala a esperar, todos habían guardado sus armas salvo Twilight quién le seguía apuntando a su ex-mentora.

-Baja ya esas cosas Twilight, -le dijo Celestia- ya no voy a capturarte, por ahora.

La pony hizo caso dejando caer ambas metralletas al suelo pero, de la nada, estalló a llorar y salió corriendo a su habitación, Caty se llenó de ira.

-Muchas gracias princesa Celestia, -dijo la chica con irónicamente- acaba de botar por tierra todo el trabajo que he invertido para ayudar a Twilight a superar todos aquellos crudos momentos que le hicieron pasar.

Acto seguido, se dirigió al cuarto de Twilight pero antes de que entrara, Max le dio una indicación.

-No dejes que escuche lo que digamos.

-Hecho.

Capítulo 15: Viajar es lo Fundamental

Al momento que Caty entró en el cuarto, Flash y Max se dirigieron a la sala donde les esperaba Celestia, por precaución Flash dejó su comunicador en altavoz para que el general Ratchet también oyera y estuviera atento.

-No entiendo porqué sacrificó todo por un humano.

-Yo lo que no entiendo Celestia -dijo Max- es, si las negociaciones con México fracasaron y Equestria se quedaba sin recursos. ¿porqué no intentaron negociar con Mobius? podrían haberse ahorado la invasión.

-Mi pueblo y el de Mobius no son 2 reinos que se lleven bien, mi relación con el Rey Sonic ha sido complicada.

-Eso no es motivo para invadir México.

-Estoy con Flash, esa excusa es más tonta -dijo Max- que aquella del "perro se comió la tarea".

-Lo que tienes que explicarme Flash es ¿cómo fue que Twilight se enamoró de ti? Una pony jamás había mostrado esos sentimientos hacia un humano. También explícame ¿porqué sacrificó todo por ti? Ni los sabios de Equestria lo han descifrado.

-Aaay Celestia. -se lamentó Flash- ¿Como llegó a ser quién es sin conocer el concepto del amor verdadero.

-¿De que hablas?

Resulta que cuando Flash estaba en el extranjero, tuvo una relación frustrada que hizo que creyera que el amor era basura. Después conoció a Twilight (en su forma humana) y a pesar de conocerse durante solo 3 días, Cupido los flechó; a pesar de que se reveló la identidad de Twilight como una pony, el amor que sentían uno por el otro no conocía fronteras. A Flash nunca le importó que su novia fuera una pony, lo que le en realidad hacía que la amara era lo que había en su corazón. La prueba máxima persona fue cuando Twilight le confesó haber firmado el documento de la invasión, la pony creyó que sería el fin de su relación pero Flash no le dio la espalda, eso le rompería el corazón a ambos.

Cuando Twilight le suplicó ayuda, el amor que sentía por ella era tan grande que era imposible negarse, después de todo, las parejas debían apoyarse en todo momento.

-... y jamás me importó la amenaza que lanzaron por proteger a Twilight. -finalizó Flash- Yo daría mi vida por ella.

La princesa Celestia se quedó de piedra, ninguno de sus súbditos había mostrado tanta lealtad por alguien.

-Yo... yo... me retiro. -dijo a secas- No volveremos a molestarlos a ninguno de los 4.

Acto seguido se tele-transportó lejos de ahí, Flash y Max se vieron las caras y decidieron ir con las chicas, por respeto tocaron la puerta.

-Adelante. -dijo Caty.

Cuando entraron, encontraron a ambas en la cama, Twilight se secaba las lágrimas, al parecer escuchó todo.

-No te dije que impidieras que nos escuchara, Caty. -dijo Max.

-Yo le dije que no lo hiciera. -dijo Twilight.

-Pero era para evitar que el asunto fuera más traumático para ti. -repuso Flash.

-No lloraba por eso Flash, -añadió la pony- lloraba por haber tenido el valor de haberles apuntado a quiénes, una vez les importé.

-Hiciste lo correcto. -dijo Caty.

-Pero pude haberlo echado todo a perder, actué de forma inconsciente, recuperé la razón algunos segundos después.

-Cuando saliste corriendo. -rectificó Max.

-Me aterra la sola idea de que les amenazé con un arma de fuego, tus palabras fueron las que me tranquilizaron Flash.

-¿Mis... palabras?

Sí, y me alegra saber que siempre puedo contar contigo. -dijo Twilight, acto seguido, voló y le dio un abrazo a su novio- Muchas gracias.

-Sabes de sobra que te amo -dijo Flash devolviendo el abrazo- y jamás te abandonaré.

-Eso es amor verdadero. -observó Max

-Un amor que no conoce límites y es capaz de vencer cualquier frontera. -añadió su hermana.

Pasaron 30 segundos de este momento romántico cuando alguien toco la puerta y la voz del general se dejó oír.

-Ey, soy yo. Abran por favor.

Una reunión imprevista se llevó a cabo pero la tuvieron que posponer para la mañana, ya era demasiado tarde. Al día siguiente se reunieron los 5 y mientras desayunaban, realizaban una estrategia.

-Aunque Celestia haya dicho que no volverán -dijo Max- dudo mucho que los otros que nos visitaron sean de la misma opinión.

-Sobre todo por lo último que hicimos. -añadió Flash.

-Salir de México no es una opción, -observó Twilight- dado que varios pegasos vigilan las fronteras aéreas.

-Pero los ataques del extranjero habían debilitado esas barreras ¿no? -dijo Caty.

Sí, es verdad -dijo Ratchet- pero has sido muy poco efectivo.

-A diferencia de la fuerzas armadas -dijo Twilight- los pegasos pueden recuperar su energía y crear ataques sorpresas, cosa que los humanos no pueden hacer (descansar en nubes).

-¿Cuál es su opinión general? -preguntó Flash.

-Viendo como están las cosas, la única opción que les queda es irse a Mobius.

-¿A que se refiere?

-Tal como dijiste Max, Celestia no va a volver a molestarlos pero es probable que los otros vengan a tocarles las narices, yo les he ayudado usando todos los medios que están a mi alcance. Tendrán que viajar a Guadalajara, Jalisco; allá tengo un amigo que es el guardián del portal Tierra- Mobius, él les puede ayudar a cruzar al otro planeta.

-¿Y qué hará usted? -preguntó Caty

- Debo quedarme, debo proteger al país pero ustedes son perseguidos, deben irse de México.

-De acuerdo, haremos eso; -dijo Flash- General, programe el viaje para salir en 2 días.

-Te apoyo, debemos hacer planes, -dijo Max- tenemos frente a nosotros un problema inmenso; si anoche vinieron desarmados, no quiero recibirlos la próxima vez.

-En ese caso tendré que viajar usando mi forma humana, -dijo Twilight- usando mi disfraz.

Dicho y hecho, los 4 comenzaron a empacar sus respectivas cosas, el general logró conseguirles un remolque de mudanza para trasladarlas, el remolque nuevo era mucho más grande que el que ya tenían; Caty se quedó sorprendida al ver a su amiga pony guardando sus Látigos de Némesis en una maleta pues nunca se los había mostrado. Entre los 4 cargaron el remolque, obviamente los chicos subieron todas la cosas pesadas y las chicas, las ligeras. Entre el cargamento había muebles, electrodomésticos, ropa y algo de comida. Una característica de Mobius era que parecía una Tierra II solo que habitada en su mayoría por animales humanoides. Los 2 días pasaron volando: cuando llegó la hora, Max y Flash engancharon el remolque al auto del segundo, la hora de partida sería a las 4:30 de la mañana, era claro que ni Twilight ni Caty estaban despiertas al 100% pues cuando se subieron al auto, todavía tenían mucho sueño.

Todo quedó listo para partir, el general se reunió con ellos para darles las ultimas indicaciones.

-Cuando lleguen a Guadalajara, -les dijo- vayan al estadio Onmilife y pregunten por Black-spyro, explíquenle que vienen de mi parte y necesitan irse a Mobius, si pregunta el motivo, diganle cualquiera.

-De acuerdo, gracias General. -dijo Flash.

-Antes de que se vayan, toma esto. -diho esto, Ratchet le dio a Flash una insignia que decía "Mejor Elemento" acompañado de un saludo- Jamás habrá alguien más como tú.

-Gracias General, tal vez el destino quiera que nos encontremos de nuevo.

-Esperaré ese momento, adiós amigo mío y buena suerte.

Flash asintió y el auto arrancó poniendo rumbo a Guadalajara, antes de salir de la ciudad.

-¿Twilight?

-¿Qué pasa Flash?

-Deberías trasformarte en humana.

-¿Disculpa?

-Pasaremos por varias casetas en el camino, debemos ocultarte.

-Solo transformate, -dijo Max- tu peluca y tus gafas falsas no son necesarias.

-De acuerdo. Twilight hizo caso- Ahora dejen dormir.

Los chicos no pudieron evitar sonreír.

-No ha cambiado en todo este tiempo. -dijo Flash.

El viaje se organizó de la siguiente manera, los chicos iban despiertos en los asientos delanteros y las chicas dormían en los asientos de atrás, al viajar de madrugada, y por la guerra, no había mucho tráfico por lo que podían viajar tranquilamente. Para conocer la ruta más corta, Max usó el GPS de su celular, mientras transcurría el viaje, ambos chicos charlaron sobre lo que tendrían que hacer inmediatamente que llegaran a Mobius. Primero debían registrarse como ciudadanos de ese planeta, buscar una casa y conseguir trabajos; antes de partir, Flash recibió una cantidad de dinero para iniciar la nueva vida per en cuanto pisara el suelo de Mobius, dejaría de recibir dinero por lo que tanto Max como él debían trabajar muy duro.

Capítulo 16: Mobius, el Planeta de los Animales

El viaje se concluyó satisfactoriamente, los 4 llegaron a Guadalajara a las 10 de la mañana, desayunaron en un restaurante, encontraron el estadio Omnilife, hablaron con Black-spyro contándole que la guerra les había arruinado y se mudaban a Mobius en busca de una mejor vida; irónicamente no era una excusa, era una realidad; el guardián del portal comprendió el asunto y les dejó pasar. Los chicos atravesaron el portal obviamente con el auto de Flash y el remolque donde tenían sus cosas; una diferencia entre los portales de Equestria y Mobius con la Tierra era que que el portal que llevaba a Equestria era muy pequeño que solo podía pasar uno a la vez y que el llebaba a Mobius era todo lo contrario, podía pasar un tráiler por el mismo. Cuando atravesaron el portal, se llevaron una gran sorpresa; estaban en un gran prado verde lleno de flores, un camino de tierra, la tranquilidad se respiraba en el aire y el cielo azul anunciaba un nuevo futuro.

Los 4 chicos se bajaron del auto para contemplar mejor el paisaje pero al pisar Twilight se envolvió en una extraña luz.

Speed the hedgehog

Speed the hedgehog

-¿Qué.. Qué está pasando? -dijo asustada.

Aquella luz los cegó a todos por varios momentos, cuando recuperaron la vista, ¡Twilight estaba en su forma pony!

-Twilight ¿regresaste a tu forma pony por voluntad propia? -preguntó Flash.

-No, en ningún momento. -respondió Twilight intentando activar el hechizo de nuevo. -

No..no..puedo..transformarme.

-¡¿QUÉ?! -gritó Caty.

-No puedo... transformarme, algo está bloqueando mi magia.

De pronto, una voz desconocida les habló.

-Ey, ustedes ¿qué están haciendo aquí?

Rage-0

Rage the equidna

Los 4 se dieron la vuelta y se percataron de que habían 2 sujetos, uno era un erizo de piel verde y ojos amarillos, cabello blanco alrededor del cuello y parte del pecho, guantes blancos con círculos dorados en ambas caras de cada mano, botas de 3 colores rojo, negro y azul oscuro con una

hebilla dorada y para acabar un anillo dorado en cada muñeca y el tobillo de los pies. El otro sujeto era un equidna de piel café, el color de sus ojos era verde palmera, un pañuelo café oscuro atado en su cabeza, guantes verde bandera con 2 garras grises, collar marrón y zapatos de color rojo, azul y morado. Ambos tenían un semblante tan serio que parecía que saltarían al ataque en cualquier instante. No parecían tan contentos por la presencia de los chicos

-Les repito ¿qué están haciendo aquí? -dijo el erizo.-Verá es que e-es una historia larga . -dijo Max tartamudeando.

-Responde a la pregunta.

-Espera un momento Speed. -dijo el equidna.

-¿Qué pasa Rage'

-Esa pony alicornio...¿no es la Princesa Renegada?

-¿Te refieres a la pony que delató la invasión de Equestria a México de la Tierra? -preguntó Speed.

-La misma. -respondió Rage.

-Habrá que preguntarle. -inmediatamente Speed se dirigió a la pony- Oye tú, la alicornio.

-¿D-Diga?

-De pura casualidad, ¿tu nombre es Twilight Sparkle?

-¿C-Como lo sabe? -preguntó Twilight sobresaltándose.

-Cuando la guerra inició, -explicó Rage- muchos humanos vinieron a Mobius, todos preguntaron por una pony cuya silueta salía en los comerciales de la televisión mexicana-

-El punto es que para Rage y para mí, esa fue una acción muy generosa de tu parte.

-G-Gra-Gracias.

-Vamos al punto de una vez. -dijo Rage- Tienen que acompañarnos a ver al Rey Sonic.

-Es verdad, él tiene que aceptarlos si se van a quedar a vivir aquí, -añadió Speed- y si fuera ustedes tendría cuidado.

-¿Porqué? -preguntó Flash.

-Lo sabrán cuando lleguemos al castillo.

Twilight miró a sus compañeros, ¿que quería decir con "tener cuidado"? Sin más remedio, siguieron a Speed y a Rage caminando al castillo; en el camino los guías hablaron un poco más sobre ellos. Speed the hedgehog era un erizo algo extrovertido pero serio en ocasiones, le gustan los Chilidogs, andar en skate y el parkour, además tienes varias habilidades especiales, sus favoritas eran el Spin Dash y Tele-quinesis. Rage, en cambio, era un equidna medio negativo pero tiene un ánimo positivo, tiene destreza con las herramientas, también le gusta pelear y puede hacer túneles en la tierra.

Tras caminar durante 15 minutos, el grupo llegó a la ciudad capital de Mobius que llevaba el nombre del Station Square planeta, la ciudad era gigantesca y en una orilla de la misma, se alzaba un gran castillo, la ciudad tenía por vecino un gran cañón increíblemente largo por lo que la profundidad era inpensable. La ciudad parecía una mezcla entre una ciudad medieval y una moderna con un gran camino que llevaba al castillo.Los habitantes caminaban por las calles en sus rutinas habituales, iban y venían cargando algún objeto o con las manos vacías. El grupo caminaba por el sendero que llevaba al castillo en parejas, Speed y Rage iban al frente, Twilight y Caty les seguían mientras que Max y Flash cerraban la marcha. Durante su travesía por la ciudad, muchos habitantes comenzaron a mirar mal al grupo, palabras como "pony" y "Equestria" en susurros empezaron a oírse.

Twilight se percató de las miradas insistentes y los susurros.

-¿Porqué todo el mundo me ve raro? -dijo preocupada.

Speed y Rage no dijeron nada, seguían en silencio.

-Es extraño, además no has hecho nada malo. -dijo Caty.

-Entre más pronto lleguemos al castillo mejor. -observó Max.

-Totalmente de acuerdo. -añadió Flash- Disculpen Speed y Rage, ¿podemos acelerar la marcha?

Un rato después el grupo llegó al castillo, era muchísimo más grande de cerca, la gigantesca puerta que tenía era custodiada por 4 guardias que vestían armaduras de metal, escudos colgando de sus espaldas y espadas envainadas en las cinturas, en las cinturas, al ver a Speed y a Rage, uno de los guardias salió a su encuentro, era como una rutina.

-Venimos a ver al Rey Sonic. -dijo Speed.

-¿A quién han traído en esta ocasión? -preguntó el guardia, mirando a los chicos.

-Son migrantes mexicanos que buscan una nueva vida.

-Sí sabe que traen con ustedes un código Equesp430 ¿verdad? -dijo el guardia señalando a Twilight con la mirada.

-Estamos conscientes de ello. -dijo Rage.

-¿También son conscientes de que pueden perder su puesto como guardianes del portal?

-El que tiene la decisión final es el Rey Sonic. -respondió Speed.

-Excelente respuesta, pueden pasar.

Acto seguido el guardia le hizo una señal a sus compañeros para que abrieran la puerta, así lo hicieron; luego el guardia entró en el castillo seguido del grupo. Entraron a una gran sala con un gran trono dorado al fondo que estaba sobre 6 escalones, una puerta marrón a la derecha del trono( vista desde la entrada), una alfombra roja que iba desde la puerta de la entrada hasta el trono, miles de tapices de todos los colores adornaban el techo, había varias ventanas abiertas por todos lados de la sala y un vitral de la bandera de Mobius. La bandera era de 3 franjas de colores en este orden: blanco, rojo y verde, y su escudo era un león humanoide levantando un mundo con continentes y tras de sí, un brillo que revelaba un triunfo. Para finalizar, junto a todas las paredes de la sala había guardias como los que vigilaban la puerta a excepción de que estos cargaban lanzas en ves de espadas y escudos.

-El grupo llegó ante el trono y el guardia que les había dejado entrar, les dio instrucciones.

-Esperen aquí, le informaré al Rey de su presencia, no se vayan. -dicho esto, entró por la puerta al costado del trono.

Los 6 se quedaron ahí, Caty estaba mirando el diseño de la sala, Twilight estaba mirando el vitral del techo y los chicos conversaban.

-¿Puedo preguntarles algo, Speed y Rage? -dijo Flash.

-Adelante. -respondió el erizo.

-¿Qué es el código Equsp430 que mencionó el guardia hace rato? Tiene un nombre raro.

-Los que nacieron aquí, saben que significa, -respondió Rage.

-Es el nombre de un caso tan terrible que no tiene porque ser traído, -completó Speed- ni para contarlo.

-Debió de ser muy horrible como para querer borrarlo del mapa.

-No se a ti Flash pero "Equs" me suena a Equestria y el "p430" parece pony. -dijo Max- Es como sí el caso tuviera por nombre "Pony de Equestria".

-Es porque ese es el nombre del caso. -dijo Speed con un tono terrorífico. Ese maldito suceso nos persigue a todos desde hace 30 años.

-¿Perdón?

-No quiero parecer grosero, -dijo Rage- ya tampoco dijimos nada pero todo Mobius tiene un profundo odio contra cualquier habitante de Equestria.

-Eso explica las miradas hacía Twilight. -dijo Max.

-¿Pueden explicar el asunto con más claridad? -pidió Flash.

Tanto Speed como Rage miraron a un lado, luego al otro, se agacharon y narraron en voz baja la historia.

-Hace 30 años, Equestria sin motivo alguno alguno nos invadió, una cruel y sangrienta guerra se desató. -dijo Speed.

-Como no había ganador, la victoria se decidió con un combate entre líderes, -siguió Rage- el Rey Sonic salió triunfante pero la herida ya estaba abierta.

-Miles de soldados y hasta civiles cayeron; desde entonces, el portal Mobius-Equestria está cerrado con distintas armas para evitar que algún pony cruce a estos lados.

-Dios, que horrible. -exclamó Max.

-Ojalá Twilight no nos haya oído. -dijo Flash asustado.

Afortunadamente, la pony andaba mirando tan detenidamente el vitral del techo que no escuchó nada de lo que dijeron. De hecho, comenzó a describirlo.

-Que bello vitral, plasmado con bastante grandeza, la gran belleza de Mobius. La esperanza se plasma con elegante gracia en el blanco inicial; el verde simboliza la belleza de la eterna libertad con la que los habitantes eligen su destino. Puede percibirse el esfuerzo invertido en la sangre, el sudor y las lágrimas que cada uno derrama en su vida diaria, todo en un rojo tan vivo y fuerte que no tiene igual. El león victorioso levantando el mundo, representa la feroz batalla que se libra en todo momento, en el intento de superar todas aquellas barreras que, para bien o para mal, nos hacen tropezar; aunque con perseverancia las caídas no serán nada con el triunfo.

-¿Eso fue filosofía o poesía? -preguntó Caty.

-He leído muchos libros sobre ambos temas, -respondió Twilight- así que no te puedo decir con certeza que fue eso exactamente..

Capítulo 17: El Monarca de Mobius

De pronto unos pasos y unas voces se dejaron oír ambos sonidos acercándose cada vez más, el grupo se reunió nuevamente en parejas. De la puerta al costado del trono salió el guardia y tras él un personaje peculiar , era un erizo azul humanoide de unos 62 años de edad, tenía una corona de oro con incrustaciones de diamantes, ojos verdes, pecho y brazos amarillos, guantes y calcetines blancos, botas rojas con ebilla dorada y franja blanca. Una capa de color rojo con diseños únicos y difíciles de hacer, colgaba de sus hombros, a pesar de ser grande de edad, tenía un aspecto joven, como si hubiera vivido millones de aventuras durante su pasado. Era el Rey Sonic.

Ambos iban charlando sobre ciertas cosas.

-¿De qué dijiste que se trataba? -preguntó el rey.

-Del viaje de 4 migrantes mexicanos.

-¿Solo eso? Terminemos rápido, sabes que no me gusta que me interrumpan cuando estoy haciendo papeleo, Silver.

-Lo sé mi rey, mis más sinceras disculpas.

El rey iba caminando a su trono sin ver quienes estaban ahí, simplemente entró y se sentó solo para ver a Speed y Rage con personas detrás de ellos.

-Muy bien Speed, ¿quienes viajaron a mis dominios?

-Cuatro mexicanos que buscan escapar de la guerra que azota su país. -respondió el erizo

-Uno de ellos tiene cualidades especiales. -añadió Rage.

-¿Hace cuantos meses vino alguien de México por esa misma razón? -le preguntó el rey al guardia Silver.

-Unos 4 meses aproximadamente, señor.

-Bueno al grano; Speed, Rage, háganse a un lado y que los viajeros se coloquen en una línea horizontal para poder verlos mejor ¿de acuerdo?

Asé se hizo, Rage y Speed se hicieron a una lado y los chicos se formaron como lo pidió el Rey Sonic; el monarca los contempló de izquierda a Derecha.

-Okey, 2 varones, una jovencita y una... -se interrumpió así mismo cuando vio a Twilight lanzandole una mirada molesta, luego se dirigió a Silver en voz baja- ¿Qué hace una pony aquí?

-Fueron ellos quienes la trajeron. -respondió el guardia señalando a los guardianes del portal.

-Speed, Rage, expliquen esto que ven mis ojos. -dijo el Rey Sonic con su voz normal.

-¿Qué sucede alteza? -dijo Rage.

¿Porqué trajeron una pony, y peor aún, de la clase alicornio ante mi mi presencia? ¿Acaso han olvidado lo sucedido en el caso Equsp430?

-No mi rey, y no creo que lo olvidemos nunca. -dijo Speed- Pero debe escucharnos primero.

-Esta pony tiene algo especial. -completó Rage.

-¡Lo único que los ponis tienen de especial es que TRAEN DESGRACIAS A MI PUEBLO! ¡Silver!

-Señor.

-Captura a esta pony y ENCIÉRRALA.

-¡¿Qué?! -gritó Twilight asustada.

-A la orden majestad. -dijo Silver- Compañeros, ya escucharon.

Todos, pero todos los guardias del salón, colocaron sus lanzas al frente creando un círculo que poco a poco se iba cerrando; el terror se apoderó de Twilight, tanta lucha por sobrevivir y al final, sería capturada y encerrada, de nuevo. La pobre pony se arrodilló, puso sus cascos sobre su cabeza, cerró los ojos y comenzó a llorar; los pasos de los guardias se oían cada ves más y más cerca, el final era inevitable. De pronto, unos "click's" se dejaron oír, los pasos se detuvieron y unos sordos gruñidos se escucharon; Twilight, temerosa, abrió los ojos solo para verse encerrada en un triángulo hecho por Flash, Max y Caty que apuntaban con pistolas a los guardias, los clic's fueron hechos por los seguros de las armas al ser retirados. Todos los guardias se detuvieron pero no faltó uno que, valiente, se acercó para cumplir la orden solo que, para demostrar que su acción no era un farol, Max apuntó a una ventana que (como se dijo) estaba abierta y abrió fuego, entonces el valiente guardia se detuvo en seco.

El guardia Silver se enojó tanto que desenvainó su espada y gritó

-Miserables, haganse a un lado.

Los chicos no le prestaron ni atención, apretaban con furia las empuñaduras de sus armas.

-Mantente firme Max. -dijo Flash.

-No titubies Caty. -dijo el chico.

-Al menor movimiento, me gasto el cartucho entero.

Sobra decir que ninguno se iba a echar para atrás, pues cada 5 segundos le apuntaban a un guardia distinto.

-No se dejen intimidar, -dijo Silver- avancen, POR LA GLORIA DE NUESTRO REY.

Los guardias lanzaron al aire, varios gritos de guerra por el grito de Silver y comenzaron a avanzar por a pesar de que les apuntaban con armas de fuego. Al ver el avance, los chicos se se pusieron nerviosos, retrocedieron un paso, casi pisando a Twilight pero seguían apuntando. Los guardias se acercaban más y más, el final se aceraba. De repente, un grito sorpresa de alguien inesperado, logró detener lo inevitable.

-¡UN MOMENTO!

Todos voltearon a ver al ser que había gritado que fue nada más y nada menos que el propio Rey Sonic quién se mostró un poco pensativo.

-¿Han dicho "Max y Caty"?

-Max es mi nombre.

-Y Caty es el mío.

-Eso cambia por completo las cosas. -dijo el erizo azul- Todos los guardias retírense.

-¡¿Cómo?! -exclamaron Twilight, Caty, Flash y Max a la vez, todos sorprendidos.

-Pero mi rey. -dijo Silver.

-Tranquilo, sé lo que hago, quiero que todos los guardias regresen a sus posiciones; Silver, tráeme 4 certificados de ciudadanos de Mobius, están en mi estudio, apresúrate.

Pero, señor... -dijo el guardia pero el monarca le lanzó una mirada seria- Como usted ordene mi rey.

Acto seguido, el guardia salió corriendo por la puerta mientras los demás guardias volvían a sus posiciones anteriores, los chicos volvían a su fila horizontal, Twilight se secaba las lagrimas, no se creía que el mismo rey que había ordenado su captura, hubiera cancelado su propia orden; cuando ya todo se calmó, se hizo una charla.

-Muy bien, al fin los conozco, Taylors. -dijo el Rey Sonic.

-Me da miedo preguntar pero -dijo Flash- ¿de que los conoce? si se puede saber.

-Es verdad. -dijo Caty- Apenas llegamos hoy a Mobius.

-Es muy simple, la verdad. -dijo el rey- Hace varios años un humano vino a Mobuis, hizo una gran cantidad de desastres en nuestros bancos, después se regresó a la Tierra, me terminaron contando que 2 hermanos cuyos nombres eran Max y Caty, y el apellido de ambos era Taylor, lograron pararle los pies. Muy irónico si me lo preguntan.

-Esperen un momento, -dijo Max acordándose de aquel suceso- es verdad que Caty y yo detuvimos a un ladrón de fama internacional en la Tierra pero no tenía ni idea de que había robado en Mobius.

-Pues ahora ya lo saben. -dijo Speed.

-Todo Mobius está eternamente agradecido con ustedes, chicos. -dijo Rage.

-De hecho, se me ocurre una forma de regresarles aquel favor. -dijo el Rey Sonic- Ustedes viajaron hasta aquí para escapar de la guerra México-Equestria ¿no?

-Está en lo correcto.

Bueno Max, puedo aceptarlos en mi reino a ti, a tu amigo y a tu hermana, pero con la pony hay un serio problema.

-Me lo esperaba... y me llamo Twilight.

-Venga Twi, no te deprimas.

-Es comprensible Flash, -replicó la pony- todo el mundo me miraba de mala forma desde que llegamos-

Su majestad, ¿hay alguna forma de que pueda aceptar a mi novia en su reino?

-Hay muchas cosas que no comprendo pero bueno. -dijo el rey- Tal vez se dieron cuenta pero aquí en Mobius hemos odiado a los ponis desde hace 30 años por un suceso, esa también es la razón por la cual no nos metimos en la guerra que libran con México pero desde hace un año, creo, se generaron rumores positivos como uno que decía que una princesa de Equestria delató la invasión lo que permitió,al menos, frenar la conquista.

-He sufrido mucho por haber hecho aquello. -intervino Twilight muy triste.

-¿Perdona?

-Mi rey, ¿recuerda que le dijimos que Twilight era especial? -dijo Speed.

-Claro, ¿porqué?

-Pues Twilight -dijo Rage- es la pony que delató la invasión, actualmente es perseguida por eso.

-Vaya, vaya ¿quién lo diría? -dijo el monarca sorprendido.

-Me escondía en la Tierra, en México siendo exacta, pero lograron encontrarme, por eso le suplico que me acepte, por favor.

-Mira Twilight, solo porque eres amiga de los Taylor y porque les debo un favor, te aceptaré y te permitiré usar tu magia pero... con una condición: Debes tratar con respeto a mi pueblo; si recibo una queja tuya de algún habitante, no dudaré en enviar a la caballería a apresarte y encerrarte ¿capichi?

-Entendido majestad, mensaje recibido.

-Otros 2 detalles, no me llamen "alteza, su majestad o mi rey", se que es por respeto pero se me hace muy serio; solo díganme "Rey Sonic".

-De acuerdo, ahora si me disculpan, -dijo Twilight- voy a desmayarme por la sorpresa de hace rato..

Todavía no había acabado de hablar cuando la pony se dejó caer de espaldas chocando contra el suelo, todo pasó tan rápido que fue una gran sorpresa, Caty se acercó para ver si había heridas.

-No es broma -dijo- si se desmayó.

En eso llegó el guardia Silver con unos pergaminos y una pluma (que había sido de un ave azul).

-Aquí tiene lo que ordenó.

-Gracias, ahora ve a informarle a la Maga Suprema Amy que solicito su presencia en el castillo, por favor, lo más pronto posible.

-Sus deseos son mis ordenes.

-Espera, te veo cansado, -dijo el rey y luego señaló a uno de los otros guardias- eh tú, llévale el mensaje a Amy.

-Como ordene Rey Sonic.

Acto seguido, el guardia salió corriendo a cumplir la orden, mientras tanto en el castillo...

-Disculpe Rey Sonic -dijo Flash- ¿porqué llamó a esa persona?

-Yo te puedo responder. -dijo Rage- Cuando el caso Equsp430 fue clausurado, se le encomendó a la Maga Suprema Amy que lanzara un hechizo a todo el planeta para que, en caso de que lograra llegar acá, ningún pony pueda usar su magia en cuanto pisen el suelo de Mobius.

-Eso explica porqué Twilight no podía usar su magia, -dijo Caty- era porque aquel hechizo se la había bloqueado.

Después de un largo rato desmayada, Twilight comenzó a recuperar el conocimiento; al reabrir los ojos se encontró con sus amigos a su lado izquierdo y a su derecha, con un largo vestido rojo que cubría todo su cuerpo, a una eriza rosa, una diadema roja sujetaba su rosa cabello, 3 gallos sobre la frente, ojos verdes, brazos de color carne, guantes blancas, tenía un brazalete dorado en la muñeca izquierda.

-Al fin despiertas. -le dijo- Por fin podemos iniciar con el ritual.

-¿Qué está pasando aquí? -preguntó Twilight confundida.

-¿Recuerdas que no podías usar tu magia hace rato? -le dijo Flash.

-Pues sí, cuando eso pasa es porque algún factor externo está bloqueando la magia.

-Bueno pues la Maga Suprema Amy está aquí para ayudarte a recuperarla, solo que para poder iniciar con el ritual, necesitábamos que volvieras en ti.

-¿Qué volviera en mi?

-Claro, -dijo Caty- te desmayaste hace rato.

-Oh, es verdad.

-Bueno, comencemos de una vez. -dijo la Maga Suprema Amy, extendiendo los brazos.

El ritual era bastante sencillo; el brazalete se iluminó y una esfera de energía roja se comenzó a crear en la mano derecha de Amy, de la nada, aquella esfera se convirtió en un montón de polvo amarillento. Acto seguido, Amy sopló sobre Twilight aquel polvo, cuando tocaron a la pony, el cuerpo de esta se iluminó durante 10 segundos antes de desvanecerse ante la presencia de todos.

-Es el fin del ritual, -dijo la Maga Suprema Amy- ahora ya puedes usar tu magia de alicornio.

-Yo no siento nada nuevo. -dijo Twilight- Además yo me esperaba otra cosa.

-¿A que te refieres? -preguntó Max.

-Bueno, creía que usarían hierbas, líquidos u objetos extraños.

-Nuestra religión católica nos prohíbe hacer uso de esas cosas Twilight -dijo Rey Sonic- además, Amy obtiene su poder del brazalete de su muñeca.

-Prueba a usar algún hechizo Twilight. -dijo Flash.

Twilight asintió, cerró los ojos y comenzó a concentrarse, de pronto su cuerno comenzó a iluminarse y después lanzó un rayo de luz como una linterna, era un hechizo de iluminación, al percatarse de lo que estaba haciendo Twilight se llenó de alegría, en verdad había recuperado su magia. Después de un tiempo.

-Speed, Rage, por favor, ayudenlos a buscar un hogar para los 4, instruyánlos en todo y por favor cuénteles lo que pasó en el caso Equsp430.

-Como desee, Rey Sonic.

Acto seguido los 6 chicos le hicieron al monarca una reverencia y salieron del castillo, después pusieron rumbo a donde habían dejado el coche de Flash, Twilight se cansó de caminar y se puso a volar. Cuando llegaron, Speed y Rage los guiaron a una casa de 2 pisos en estado de abandono aunque en buenas condiciones; en las afueras de Station Square la ciudad capital de Mobius; entre los 6 lograron bajar todas las cosas y meterlas en la cocina ¡eran casi las 4 de la tarde! Un pequeño festín se llevó a cabo en donde cada uno disfrutó de sus comidas favoritas sin dejar nada en el plato.

Capítulo 18: El pasado Entre Equestria y Mobius

Finalizado el festín, Rage y Speed tenían una orden que cumplir por lo que se pusieron serios.

-Bien supongo que querrán oír la historia completa -dijo Speed- del caso Equsp430.

-Solo si ustedes quieren. -dijo Twilight.

-No es problema. dijo Rage- Veran...

-Flashback-

La historia se remonta hace casi 54 años cuando Sonic tenía 8 años y su madre, la Reina Allena, gobernaba Mobius; un día una pareja encontró en una cesta y cubierto con una sabana, a un pony pegaso recién nacido. Como buenos habitantes la pareja presentó al potrillo ante la Reina Aleena. La monarca no sabía como llegó a Mobius ese potrillo así que envió una notificación a los gobernantes de Equestria, por aquel entonces Equestria y Mobius tenían una buena relación. No hubo respuesta por el aviso y alguien tenía que cuidar del potrillo, la pareja que lo encontró se ofreció para hacerse cargo pues durante mucho tiempo habían intentado tener hijos sin éxito. La Reina Aleena lo permitió, tal vez no fueran de la misma especie pero al menos tendrían una familia. El potrillo tenía la crin y la cola de color rojo, ojos verdes y piel blanca y tiempo después se volvió una ternurita.

Al pequeño pony se le nombró Marcus y en poco tiempo se hizo amigo del Príncipe Sonic; siempre creció con el conocimiento de que fue adoptado y que sus padres biológicos lo abandonaron, desarrolló un talento para las cuentas y su Cutiemark fue de un libro abierto con una pluma escribiendo en él. A pesar de haberse criado y haber crecido en Mobius en Mobius, Marcus sabía que había nacido en Equestria y quería conocer a sus auténticos padres; muchos hicieron que se sintiera como un habitante de Mobius pero él sabía que no era de ahí. Cuando su madre falleció, Sonic ascendió al trono a los 28 años, había vivido muchas aventuras pero ahora debía ocuparse de sus nuevos deberes como Rey de Mobius, muchos de sus amigos lograron ascender, por sus propios meritos,a puestos tan elevados para estar cerca de su ahora rey.

Cuando cumplió los 20 años, Marcus fue al castillo para hacer una solicitud.

-Saludos mi rey. -dijo Marcus inclinándose ante el monarca.

-Marcus, mi viejo amigo, -dijo Sonic bajando de su trono para abrazar al pegaso- hace mucho tiempo que no te veo, pasa.

El Rey Sonic llevó a Marcus a un antiguo salón que ahora tenía muebles, ambos entraron en ese salón al mismo tiempo que un mayordomo que cargaba un juego de té de porcelana.

-¿Te sigue gustando el té con azúcar y crema? -preguntó Sonic.

-Claro, no he perdido el gusto. Se nota a leguas que has tenido una buena vida.

-No lo niego, pero tu tampoco te puedes quejar, has tenido muchos avances a lo largo de tu carrera.

Ambos caballeros disfrutaban del té pero Marcus tenía algo muy importante que decirle a su amigo.

-Sonic, tengo que pedirte algo.

-¿Qué es lo que pasa Marcus?

-Dame una prueba de tu antigua amistad.

-Mil pruebas te daría yo ¿qué necesitas?

-Bueno, es algo que no le pude pedir a tu santa madre, que en paz descanse, pero quería que tu me ayudaras a...

-Viajar a Equestria e investigar quiénes son tus verdaderos padres ¿no?

-Siempre fuiste muy listo para esos detalles, pero es verdad, solo tu puedes ayudarme para financear el viaje. Y también quería que tu me acompañaras.

-Mira Marcus, puedo organizarte el viaje, pero no voy a poder acompañarte, mis nuevas responsabilidades me impiden hacer cosas que antes si podía ya no. La Embajadora Blaze es la que puede acompañarte.

-Ya lo entiendo, debido a su postura, ella me puede representar ante la princesa Celestia quién es la que gobierna actualmente ¿cierto?

-Nunca se te escapa nada ¿eh Marcus?

Ambos amigos soltaron unas risas y siguieron disfrutando su té, mientras conversaban, era una coincidencia que ambos no tuvieron compromisos aquella tarde. Dos días más tarde, una gran comitiva fue al portal a despedir a Marcus, hasta el Rey Sonic fue; Marcus y la Embajadora Blaze cruzaron el portal a las 11 de la mañana, creyeron que el viaje iba a ser un paseo por el campo pero, desafortunadamente, fue todo un calvario. Exactamente, a las 2:20 de la tarde, La Embajadora Blaze entró corriendo por la puerta de emergencias del primer hospital que localizó, cargando entre sus brazos a un inconsciente Marcus. Ambos estaban gravemente heridos por lo que fueron hospitalizados al instante. Sobra decir que este suceso llegó a los oídos del monarca de Mobius. 

Cuando fue estabilizada, Blaze declaró que Marcus y ella fueron atacados por una horda de furiosos ponis de todas las clases cuando apenas pisaron la entrada de Canterlot, la ciudad capital de Equestria, para colmo, sin motivo alguno. Las heridas de Marcus no fueron tan graves como para quitarle la vida pero sí para dejarlo hospitalizado por el resto de su existencia. El Rey Sonic se puso furioso al oír la declaración de la embajadora pero, sabiendo que la violencia no resolvería nada, decidió enviar una carta a la Princesa Celestia pidiéndole una explicación por la que sus súbditos hicieron eso, por no mencionar el ataque a su embajadora. La única respuesta que recibió fue que Equestria le declaraba la guerra a todo Mobius por secuestrar a un equestriano. 

La defensa se preparó sin contratiempos y cuando estalló la guerra, ningún bando podía sobre-ponerse al otro, la batalla estaba muy reñida pero el número de caídos seguía en ascenso, el Rey Sonic decidió ponerle fin a eso. Una mañana, un mensajero de Mobius llegó al campamento de Equestria con el siguiente mensaje: 

"Esta guerra atormenta mi tierra, mi pueblo esta sangrando por su culpa; como monarca de Mobius, es mi deber y mi responsabilidad protegerlos. Por eso reto a la princesa Celestia a un duelo de espadas, el ganador se alzará con la victoria para su reino cuando acabe con la vida de su oponente. La batalla tendrá lugar en la mitad de la distancia entre nuestros campamentos, la batalla será a medio día; no aceptaré un 'No' por respuesta. Firma, el Rey Sonic, monarca y defensor de Mobius". 

El mensajero regresó a su campamento con una respuesta muy extraña: "Que el pueblo de Mobius se despida de su gobernante pues pronto me deberán lealtad porque acepto el reto". Los mejores herreros de todo Mobius, desde que comenzó la guerra, se juntaron para crear la armadura perfecta, que resistiera cualquier ataque sin que le causaran rasguño alguno; un escudo que jamás sería atravesado por espada alguna; y para finalizar, una espada capaz de romper cualquier armadura. Tal vez los 3 artilugios se contradecían unos a otros pero después de mucho trabajar, de miles de experimentos con distintos metales, se consiguió lo imposible. Esa mañana, cuando el Rey Sonic se preparaba para la batalla, al menos 3 herreros (que representaban a los 20 que trabajaron en el proyecto) estaban orgullosos de mostrarle a su rey, la armadura invensible, el escudo más resistente y la espada más poderosa de todas. 

Como la tecnología había llegado a Mobius por aquellos días, un vídeo de las pruebas a las que fueron sometidos los artilugios fue razón suficiente para darles credibilidad a los herreros. Ambos ejércitos se presentaron en la cita, ambos gobernantes estaban listos, uno frente a otro con sus respectivas armaduras; el Rey Sonic se percató de que la armadura de la Princesa Celestia tenía un brillo amarillo, era obvio que usó un hechizo. La monarca alicornio iba a tener su escudo en la pierna izquierda delantera y usaría un hechizo de levitación para manejar su espada. Ambos líderes se colocaron en el centro mirándose fijamente pero sin decir nada. 

De repente ambos comenzaron a moverse en círculos sin dejar de mirarse. 

-Sabes que pudiste evitar todo esto -dijo la pony alicornio- podías simplemente entregarme a los responsables y disculparte, te habría perdonado. 

-Me sorprende lo ciega que estás Celestia ¿eres o te haces? Hasta tu hermana se daría cuenta. 

-¿Cuántos tendrán que caer para poder hacerle justicia a mi reino? -preguntó Celestia en tono desafiante. 

-Solo... UNO. 

Sonic lanzó el 1° ataque, ambos monarcas bloqueaban y lanzaban toda clase de ataques; efectivamente, Celestia usaba una armadura hechizada para que resistiera más ataques de los normales pero el hechizo lentamente se hacía más débil hasta el punto de deshacerse conforme más daño recibiera la armadura. Durante la batalla, Celestia se percató que de los pocos golpes que lograba acertarle a la armadura de su enemigo, estos no le hacían ni el más mínimo rasguño pero los golpes físicos (golpes con los cascos o con el escudo) si eran efectivos, para su mala fortuna, tampoco estos ataques ocurrían tan seguido. Tras un largo rato batallando, Sonic logró romper el escudo mágico de la armadura de Celestia sin que esta se diera cuenta. 

Después de darse hasta con la cubeta, ambos estaban agotados. 

-Se nota que...necesitas...un respiro. -dijo Sonic. 

-¿Diez minutos? 

-Cinco 

Ambos líderes se fueron a sus respectivos lados donde recibieron aire, agua y una silla para descansar, uno de los generales se acercó al erizo. 

-Mi señor, ¿se encuentra bien? 

-Tranquilo Shadow, descubrí el punto débil de esa alicornio. 

-¿De verdad? 

-Solo es cuestión de tiempo, ya lo verás. 

El descanso terminó y ambos contendientes volvieron al campo de batalla, por fortuna, Celestia no se había dado cuenta que el hechizo protector estaba roto. La batalla se reinició pero con un rumbo distinto, el Rey Sonic tenía planeado parecer más débil para pillar desprevenida a Celestia y humillarla ante su ejército. En base a este plan, Sonic cayó al suelo, Celestia preparaba el ataque final cuando en la mayor de las sorpresas, el erizo usó sus piernas para hacer caer a su rival y con una rapidez extraordinaria, de un movimiento con la espada, logró romper la armadura de Celestia. El ejército equestriano enmudeció de espanto cuando vieron a su líder soltar sus armas mientras caía al suelo sin armadura. Cuando la princesa Celestia se dio cuenta de la situación, ya estaba en el suelo con el Rey Sonic preparándose para enviarla al otro mundo. 

Desconcertada pero aceptando su destino, Celestia dijo lo que, tal vez, serían sus últimas palabras. 

-Creo que me equivoqué contigo, eres un guerrero muy diestro pero te falta mucho por aprender para gobernar como rey. Es una lástima que te hayas desviado del camino correcto; recuerda mis palabras Sonic: Al final solo te habrás traicionado a ti mismo. 

-Este es el fin Celestia. 

El erizo lanzó un gritó mientras que su rival cerraba los ojos, todos los presentes en la batalla guardaron silencio ante la escena que tenían frente a ellos. Celestia abrió los ojos solo para ver que Sonic había clavado la espada ¡a medio centímetro de su cuerpo? 

-¡¿ES QUE NO LO ENTIENDES?! -gritó rabioso Sonic- Hace 22 años, una pareja de TÚ pueblo vino a Mobius a abandonar a un potrillo durante el reinado de mi madre y ella te envió un mensaje acerca del asunto, el cuál, jamás respondiste. Marcus se crió y vivió aquí, cuando yo subí al trono, él me pidio que lo ayudara en la búsqueda de sus auténticos padres; acepté porque él es para mi, el hermano que nuca tuve. Parte y resulta que, al verlo en TÚ reino, lo atacan a él y a mi embajadora. Te exijo una explicación ¿y con que me respondes? Con una invasión por secuestrar a un habitante tuyo que fue abandonado a su suerte en MI REINO. Das vergüenza como gobernante Celestia; lárgate y que no te vuelva a ver nunca por estos lados. Y si veo a algún pony de nuevo aquí en Mobius, no respondo si jamás regresa a Equestria. 

Dicho esto, Sonic sacó su espada y regresó a su bando mientras su ejército gritaba jubiloso. Celestia se quedó ahí impactada por lo que había pasado, después regresó con sus soldados y luego tomaron sus pertenencias regresando a Equestria. Dos días después, el portal Mobius- Equestria fue bloqueado con toda clase de armas de modo que nadie pudiera entrar o salir del mismo. El odio hacia los ponis se hizo presente y se incrementó conforme pasaban los años, nadie olvidó ese día y se le enseñó a las futuras generaciones que jamás confiaran en un pony. 

-Fin del Flashback-

-Pasado un tiempo -finalizó Rage- se decidió que los ponis que fueran descubiertos en Mobius serían encerrados para siempre, en mi opinión es un mejor castigo que ser torturado. 

-¿Qué pasó con Marcus? -preguntó Twilight. 

-Sigue hospitalizado. -respondió Speed- Aunque aún vive, todavía sueña con salir de las terapias y disfrutar del tiempo que le queda entre los vivos. 

-He de suponer que aquel suceso pasó a la historia de Mobius ¿no? 

-Efectivamente, toda la historia de Mobius está registrada en el Gran Archivo. 

-Deberán investigarlo ustedes mismos -dijo Rage- si quieren conocer todos los detalles que se nos pasaron. 

-Creo que debemos echar un vistazo a la historia de Mobius. -dijo Max. 

Dicho esto, los 4 pusieron rumbo al Gran Archivo, no sin antes despedirse de Speed y Rage, estuvieron investigando todo lo que quedó del día. El Gran Archivo era una gran biblioteca que tenía montones de libros con toda clase de información desde la historia de Mobius hasta personajes importantes. Tras hojear varios libros, Flash descubrió uno de nombre "El caso Equsp430" al leerlo, se percataron de que todo lo que les habían contado había sido cierto, sin olvidarse de nada, si bien Celestia llegó a decir que Mobius y Equestria no se llevaban de la mejor forma posible, ahora comprendían con total claridad, la desgracia ocurrida que inició Equestria. Cuando terminaron con su investigación, ya era muy tarde por lo que partieron a su casa a preparar la cena y a dormir, sería la 1° noche que Twilight pasaría sin tener que hechizar su habitación o preocuparse de que la capturaran mientras dormía, la tranquilidad del momento hizo que pronto se pusiera a soñar, había sido un día lleno de emociones. 

Capítulo 19: Nuevo Hogar, Nuevas Vidas

A la mañana siguiente, durante el desayuno, Flash puso sobre la mesa, los clasificados del periódico del día.

-Bueno amigos, ha elegir.

-¿Disculpa? -preguntó Caty.

-Esta casa no está en su mejor estado, ya no recibo mi paga de soldado, solo hay dinero para los alimentos de algunos días.

-En ese caso, los 4 vamos a tener que buscar un trabajo -dijo Max- no solo para el sustento, sino también para reparar y mejorar este sitio. Eh, Twilight ¿qué estas viendo?

La pony había tomado el periódico y estaba leyendo un artículo que estaba atrás de los clasificados.

-Deben ver esto. -dijo mostrando el artículo.

El mencionado dato tenía por encabezado "Ayuda a México" y como subtitulo "El Rey Sonic envía refuerzos para que ayuden en la guerra que libran los mexicanos".

-Anda, ¿quién lo diría? -dijo Caty.

-Esto si no me lo esperaba. -completó Flash.

-Creo que nos salimos del tema. -dijo Max.

-Es verdad, íbamos en que necesitamos trabajar para mejorar el aspecto de nuestra casa. -dijo Twilight.

-Buen punto -añadió Flash- ¿cuál eligen?

Los trabajos fueron elegidos de acuerdo a sus capacidades, después ordenaron todos los muebles que faltaban y luego fueron a las entrevistas. Dado a sus habilidades con la psicología, Caty se convirtió en la asistente de un reconocido especialista en el tema. Debido a la fuerza y resistencia que poseían, Max y Flash entraron en la tala de árboles, su trabajo consistía en tirar los árboles que les indicaran (valga la redundancia). Finalmente, Twilight fue a ver a Knucles, un equidna rojo que era el jefe de la OMM (Organización Minera de Mobius).

-Entonces ¿para qué dices que has venido?

-Vine por el puesto del grupo femenil de mineros

-La minería no es nada sencilla y no quiero ofenderte pero, tú no pareces tener la fuerza requerida para este trabajo.

-Puedo hacer una demostración si quiere.

-De acuerdo, sígueme.

Dicho esto, Knucles llevó a Twilight a una sala bien alumbrada con al menos 19 chicas en ella y una gran piedra con algunas grietas en medio de todos.

-Bien. esta es tu prueba. -dijo Knucles- ¿Ves esa piedra? Es una Roca Ciliza, es increíblemente dura y resistente a nuestras herramientas, el reto es que en menos de un minuto y medio, debes hacerle una grieta de 10 cm.

-De acuerdo.

-Elige tu instrumento de trabajo. -dijo Knucles mostrando varias herramientas como picos, palas y martillos.

-Si no le molesta -dijo Twilight sacando sus Látigos de Nemesis- usaré mis propias herramientas.

-Como tu te acomodes mejor.

Dicho esto sonó un silbato, el tiempo había comenzado; Twilight comenzó a darle golpes a la piedra en distintas partes y desde distintos ángulos, llegó a ponerse a volar para darle desde el aire. Pasado el minuto y medio, otro silbatazo de oyó y Twilight cesó su faena.

-Creo qu ya me puse a prueba lo suficiente. -dijo mostrando la roca a Knucles.

-Eeeh, yo veo la roca intacta.

-¿Perdón? -en efecto, la roca no tenía ni un rasguño.

-Lo siento pero no tienes lo necesario para este trabajo.

-Un momento por favor. -dijo Twilight inspeccionando la roca, luego le dio un golpe al suelo con su casco derecho

Sorpresivamente la roca se partió en pedazos desvelando una estatua del Rey Sonic. Twilight por su parte, solo enfundó sus armas colgándolas en su espalda.

-Me retracto -dijo Knucles- el trabajo es tuyo.

Las chicas que estaban presentes ahí, se sorprendieron por lo que habían presenciado y comenzaron a murmurar.

-¿Quién es esta pony?

-¿Como hizo eso?

-Ninguna de nosotras logró hacer lo que ella hizo

-Está claro que es especial.

Un rato después, Twilight hizo el respectivo papeleo, se presentó ante sus compañeras y comenzó a trabajar. Dado a que el poder de los Látigos de Nemesis era muy grande, la pony podía extraer los recursos y cumplir su cuota del día más pronto que nadie. En varias ocasiones veía que las demás tenían problemas, entonces iba, les debilitaba el peñasco y ellas terminaban el trabajo. Esta actitud de compañerismo hizo que se ganara la confianza de sus compañeras de trabajo; también pidió que, la estatua del Rey Sonic, se le enviara al monarca como un regalo. Al final del día, Twilight recibió su paga del día pero antes de irse una de sus compañeras de trabajo le llamó.

-Ey, Twilight, vente a cenar con nosotras.

-Voy, un momento.

Eran las 9:30 de la noche, Max, Caty y Flash estaban en la sala impacientes.

-¿A que hora regresa Twilight? -dijo Caty.

-Dijo que iba a la mina a buscar trabajo ahí. -dijo Max.

-Pero según el anuncio, -dijo Flash- el horario acababa a las 8 pm, ha pasado una hora y media.

De pronto, se escuchó como algo chocaba contra la puerta de la casa haciendo que los chicos se sobresaltaran. Max fue a abrir y se sorprendió al ver a una Twilight que había chocado contra la puerta.

-¡Ah, candados! -exclamó.

-Busca una espátula. -dijo Twilight totalmente mareada mientras caía al suelo.

-¿Donde estabas Twilight? -pregunto Flash.

-Llevamos un buen rato esperándote, -dijo Caty- ya hasta cenamos.

-Lo siento, pero las chicas de la mina me invitaron a cenar, acepté y pues, perdí la noción del tiempo.

-Espera, ¿de que chicas hablas? -dijo Flash.

-De las del grupo femenil de minería.

-¿Tan pronto te ganaste su confianza? -preguntó Max.

-Creo que ayudarles con mis Látigos de Némesis hizo que se olvidaran del caso de hace 30 años y me aceptaran como una de ellas.

-Bueno, basta de charlas. -dijo Caty bostezando- Ahora que regresaste ya podemos irnos a dormir.

Y así fue, los 4 se fueron a la cama, había sido un día muy pesado. Twilight tenía otras cosas en la cabeza, tal vez se había hecho amiga de sus compañeras de trabajo pero aún faltaba ganarse la confianza del pueblo. Muchos aún la miraban de mala manera cuando pasaba y se le ocurrió un plan para hacerse amiga del resto de Mobius. Durante los próximos 6 meses, sin descuidar su trabajo en la mina, Twilight estuvo haciendo obras caricativas por los habitantes, en una ocasión, cuando paseaba cerca de una construcción, evitó que un ladrillo (que fue tirado por accidente de 10 pisos de altura) cayera e hiriera a un transeúnte, enfrentó a 2 ladrones que intentaron robar una tienda, apagó un incendio en un orfanato, entre muchas otras obras. También durante ese tiempo, los 4 cumplieron años, Max y Flash tenían ahora 17, Caty cumplió 14 y Twilight 16; de igual forma, con el dinero que ganaban entre los 4, lograron restaurar e incluso mejorar su casa.

Desafortunadamente, durante todo ese tiempo y a pesar de de sus buenas obras, todavía había quién desconfiaba de Twilight, entre ellos el propio Rey Sonic quien todavía se preguntaba si había hecho lo correcto al aceptara Twilight como ciudadana de Mobius. Siempre se había hecho querer por su pueblo tomando siempre decisiones que beneficiarían a todos pero solo permitió que Twilight viviera en su reino para saldar la deuda que tenía con los Taylor pero ahora sentía que se había equivocado al elegir.. Un día, se encontraba sentado en su trono meditando, cuando un zorro amarillo de 2 colas se acercó volando, usando sus colas como hélices, tenía entre los brazos lo que parecía ser una tablet. Se le notaba contento.

-Rey Sonic. -dijo anunciando su llegada.

-Tails, mi jefe en tecnologías, -dijo el erizo saliendo de sus pensamientos- y uno de mis mejores amigos ¿qué hay?

-Tengo noticias de los refuerzos que envió a México.

-¿Qué hay de nuevo? ¿Han servido de algo las tropas que fueron enviadas a la Tierra?

-Ya lo creo. -dijo Tails colocando su tablet en el suelo.

El dispositivo proyectó un mapa de México mostrando los estados conquistados por Equestria con un color rojo, y los libres con el verde.

-Como verá, Equestria tenía en su poder a 22 estados del norte, centro y sur de México, pero con la llegada de nuestros soldados, se le dio la vuelta a la tortilla, -de pronto, algunos estados en rojo pasaron a ser verdes- El número de estados conquistados bajó a ser 13 y el ejercito equestriano se dividió en 2 y se refugiaron en Chiapas y Sonora...

-Para el carro Tails, -dijo el Rey Sonic- tengo entendido que un estado es famoso por sus selvas y otro tiene uno de los desiertos más grandes del país.

-Sin duda, una de las peores decisiones que un general puede tomar.

-Mmmm.

-¿Se encuentra bien, Rey Sonic? Parece que algo lo tiene angustiado; cosa que es muy raro en usted.

-He estado pensando Tails, sobre si hice lo correcto al dejar que Twilight viviera en Mobius. Lo hice en un inicio por devolverles el favor a esos chicos pero ahora ya no estoy tan seguro.

-Pues la mencionada pony se tomó muy a bien la aceptación.

-Cualquier fugitivo estaría feliz si pudiera vivir en un lugar donde sus perseguidores no podrían estar.

-Lo que más me inquieta es que Twilight ha sido tema de conversación en los últimos meses.

-Lo sé Tails, lo sé; a pesar de que muchos la odian por el caso Equsp430, ella ha hecho miles de acciones para ganarse su confianza y demostrar que no es como sus ancestros.

-¿Ancestros?

-La pony no ha de tener más de 20 años de edad; y debido a sus reacciones aquel día se puede deducir que Celestia hizo que su invasión fuera borrada de su historia.

-Por lo que Twilight creció y se educó sin enterarse de esta guerra. -completó Tails.

-Ahora ya lo sabe, Speed y Rage debieron contárselo.

-¿Speed y Rage? Ah, claro, los Guardianes del Portal.

-Es Twilight quién me preocupa. -dijo el Rey Sonic- Por una vez siento que no decidií sabiamente.

De pronto, una voz que vino de la nada, habló

-Comandante Tails, repórtese en el Laboratorio de Tecnología, se le solicita urgentemente.

El zorro sacó un comunicador y pulsó un botón.

-Voy en un momento. -dijo y acto seguido comenzó a guardar sus cosas- Mire Rey Sonic, debo irme, pero si le sirve de consuelo como respuesta a si eligió bien, usted siempre ha tomado la decisión correcta. Se lo digo como amigo, no como súbdito.

Acto seguido, Tails se fue dejando al monarca muy pensativo, esas palabras le hicieron pensar aún más que antes. Irónicamente, así había sido en varias ocasiones pues la opción elegida era muy mala pero más temprano que tarde, los habitantes se veían contentos de que que fuera elegida. Como sea, el Rey Sonic tenía en mente un pequeño plan solo que quería consultarlo con alguien.

-¡Silver! -gritó.

El guardia estaba afuera del castillo, como de costumbre, cuidando la entrada; al oír el llamado, entró corriendo.

-A sus ordenes Rey Sonic.

-¿No se han deshecho de la ropa de incógnito?

-No alteza, sigue guardada, ¿va a salir encubierto?

-Así es, voy a ver a alguien y no quiero que sepan que ando en la ciudad.

-¿No quiere que lo acompañemos a su destino?

-No gracias, me iré solo.

-De acuerdo señor, me retiro.

Silver se retiró de nuevo y el Rey Sonic se fue a su habitación a buscar su disfraz. Unos 5 minutos después el monarca salió de su castillo vestido como una persona normal, y para evitar que lo reconocieran por sus púas, se había puesto un sombrero mexicano que le regaló cierto presidente como regalo de su amistad. A pesar de que nadie lo reconoció, prefirió viajar entre las sombras, así disminuía a 0 el riesgo de ser descubierto. En menos de 10 minutos, el Rey Sonic llegó al Hospital Justice, el mejor de la ciudad pero justo antes de llegar vio a 2 personajes saliendo del edificio, era Knucles y Twilight, eso le tomó por sorpresa; parecía que esos 2 iban charlando sobre algo. Decidió seguirlos a escondidas, debía asegurarse de que no hicieran nada malo.

Tras esconderse detrás de un edificio, el monarca vio que estaba en lo correcto, esos 2 tenían una charla.

-¿Estás segura de que sabes lo que haces? -preguntó Knucles.

-Lo estoy, es lo que debo hacer.

-Sigo sin entenderte.

-Muchos aún me miran mal, debo corregir los errores que cometió mi antiguo pueblo, solo así podré tener la conciencia limpia.

-Allá tu que lo decides ayudar, espera, ¿tu antiguo pueblo?

-He pasado por miles de sufrimientos que jamás voy a perdonar, debo intentar curarlo. Equestria es ahora para mí un planeta desconocido habitado por ponis que no saben como tratar a sus propios habitantes.

-Bueno, basta de charlas, hay que volver a la mina.

-Es verdad, ya perdimos mucho tiempo.

Inmediatamente, Knucles y Twilight comenzaron a correr en dirección a la mina sin saber que el Rey Sonic había oído parte de su conversación. El monarca prefirió no darle más vueltas al asunto y se dirigió a la puerta para las visitas del hospital, entró e inmediatamente fue a la recepción.

-Buenas tardes. -le dijo a la recepcionista.

-Buenas tardes. ¿Venía a visitar a alguien? -dijo la encargada sin reconocer al monarca.

-Así es, quería ver a Marcus el pegaso.

-¿De parte de quién?

El Rey Sonic se quitó las gafas de sol que se había puesto, al hacerlo, la recepcionista lo reconoció al instante.

-Puede pasar.

Acabada la conversación, el Rey Sonic se dirigió hacia las escaleras y comenzó a subirlas. Mientras tanto, en la habitación 740 del piso 5 del hospital había un pony pegaso de piel blanca, crin y cola rojos, ojos verdes y una Cutiemark de un libro abierto con una pluma escribiendo en él, este pony traía puesta la bata del hospital y estaba leyendo el periódico acompañando la lectura con una taza de té; se notaba a leguas los 64 años de edad que tenía. Justo en ese momento alguien tocó la puerta de su habitación.

-Adelante. -dijo siguiendo su lectura.

-¿Se puede? -preguntó el Rey Sonic abriendo la puerta.

-Hombre, mira quién vino a visitarme; pasa.

El erizo monarca entró, cerró la puerta, tomó una silla y se sentó mientras Marcus solo dejó el periódico y se reincorporó, ambos amigos tenían mucho de que hablar aunque Marcus fue directo al grano.

-Me enteré que aceptaste a la alicornio Twilight aquí en Mobius a pesar de lo ocurrido hace un buen de tiempo.

-Sí, lo sé; de hecho quería hablar contigo sobre eso.

-¿A qué te refieres Sonic?

-Es complicado. -dijo el monarca llevándose una mano a la frente- Mira Marcus, rompí la relación diplomática con Equestria por lo que te pasó, pero con lo que hice, me siento raro.

-Twilight ha intentado ganarse la confianza del resto del pueblo ¿no es así?

-¿Como lo sabes?

-El que no pueda salir del hospital no significa que no pueda solicitar que me traigan el periódico del día.

-Buen punto; sí es por eso, muchos perdonaron a Twilight por el caso Equsp430 aunque todavía hay quienes dudan de que sea leal a Mobius.

-Sus acciones han hecho que se retiren las sospechas hacia ella, no culpo a los que todavía le tienen rencor.

-Por cierto, hace rato vi que Twilight y Knucles salían de aquí ¿tu sabes para que vinieron?

-De hecho yo estoy involucrado.

-¿Disculpa?

-Twilight quiere intentar curarme, trata de hacer que salga, por fin del hospital.

-¡Pero es imposible! -exclamó el Rey Sonic- He solicitado a los mejores científicos de todo Mobius que busquen una cura para ti pero no hallan ni pies ni cabeza a tu problema; según los médicos, tus heridas fueron provocadas por magia equestriana.

-Y por eso Twilight se ofreció, al ser equestriana...

-Claaaro, ella puede descifrar los misterios de sus ancestros.

-Ya lo captaste Sonic.

-Vaya, pues sí que está dispuesta a demostrar que es diferente.

-Tu tono deja ver que tú no estas tan convencido de las intenciones de mi compatriota.

-Me has pillado Marcus; es cierto, todavía tengo mis dudas.

-No te culpo, hasta los doctores desconfían de ella.

-Mira tengo un plan pero quería consultarlo contigo.

-Te escucho.

Durante casi 3 horas, el pegaso y el erizo estuvieron charlando sobre lo que el monarca tenía en mente. Mientras tanto, a las 9:30 de la noche, por la llanura, algo pasó a toda velocidad levantando polvo a su paso que, como de costumbre, se había quedado a cenar con sus compañeras de trabajo y regresaba tarde a casa: todavía tenía en su espalda los Látigos de Némesis puesto que, por la prisa no los guardó con su magia.

-Llego tarde, llego tarde, llego tarde. -se repetía así misma.

Por desgracia, iba a tanta velocidad que Twilight se percató que no se estamparía contra la puerta (como otras veces) sino que que atravesaría la puerta, rompiéndola en el acto; por lo que a, 100 metros de llegar a la casa, Twilight clavó uno de los látigos en el suelo para que sirviera de ancla mientras derrapaba. Funcionaba pues la pony perdía velocidad pero aún iba muy rápido por lo que clavó el 2° látigo para detenerse. Por un pelito, Twilight logró frenar antes de chocar con la puerta, se detuvo a tiempo. Cuando recuperó el aliento tocó la puerta, quién le abrió fue Flash, él y Max se habían quedado a esperarla, Caty ya se había dormido.

Inmediatamente Flash se percató del agujero en línea recta frente a la puerta.

-¿Y eso? -dijo preguntándole a su novia.

-No preguntes. -respondió Twilight entrando en la casa- Suerte que los Látigos de Némesis son mágicos.

-¿Porqué? -dijo Flash.

-Porque jamás pierden el filo, no importa que corten.

-¿Y porqué dices que son mágicos? -preguntó Max.

-Bueno, mi magia los creó, ninguna cuchilla puede lanzar electricidad, que alguien pueda lanzarla y atraparla sin dañarse o incluso que estén atadas con cadenas que aparecen, se alargan, se contraen o desaparecen de la nada.

-Perdón por corregirte Twi -dijo Flash- pero el lanzar y atrapar objetos punzo-cortantes es algo posible de hacer pero gracias a un entrenamiento especial que requiere mucho valor y tiempo.

-Vaya, y no lo sabía; por cierto Max, ¿donde está Caty?

-Se fue a dormir temprano, había dicho que tuvo un día horrible.

-No lo dudo.

-Max y yo nos quedamos para esperarte.

-Gracias Flash, eres un encanto.

Acto seguido, Twilight pasó a su forma humana y los labios de ella y los de Flash se conectaron en un apasionado beso. Lo que peor fue que lo hicieron frente a Max.

-Ay, chavales. -dijo golpeándose la frente con la mano derecha lamentándose- Si no fuera por el dicho de "El amor no conoce fronteras" diría que ambos son extraños... Lol, soy mexicano pero se me pegó la forma de hablar de los españoles; debo dejar de ver esos vídeos en mis ratos libres.

Nadie pudo contener la risa por la última frase de Max pero en cuanto recuperaron la seriedad, decidieron irse a dormir también. Mientras iban de camino a sus dormitorios, Flash le confesó a Max que durante toda su relación con Twilight, la pony debía transformarse en humana para que ambos tuvieran momentos románticos como ese. Max, por su parte, solo se limitó a decir.

-Viejo, no tenías porque contármelo.

-Tarde ya lo hice.

Capítulo 20: Sorpresa al Cuadrado

A la mañana siguiente, era domingo los 4 estaban desayunando cuando de pronto, alguien tocó a su puerta provocando que todos se miraron confusos.

-¿Quién será? -dijo Max levantándose de su lugar y dirigiéndose hacia la puerta.

Al abrirla, se percató que la vista era una conejita blanca de unos 30 años de edad, vestida de mensajera.

-Ah Cream, es usted.

-Tengo una carta del Rey Sonic para los 4. -dijo la mensajera entregándole un sobre.

Después, agitó sus orejas y se fue volando, Max por su parte, cerró la puerta y fue con los demás.

-Amigos, llegó correo. -dijo al llegar.

-Del Rey Sonic por lo que alcancé a escuchar ¿no? -dijo Twilight

-Así es.

-¿Y que dice? -preguntó Caty.

-Veamos... -dijo Max abriendo el sobre y sacando la hoja- "Mis queridos amigos. Se que comenzamos con el pie izquierdo, en especial con la Srta. Sparkle, por eso me gustaría invitarlos a una comida hoy en los jardines del castillo, esta misma tarde. Un saludo, el Rey Sonic".

Twilight pareció deprimirse por cierta parte del contenido

-¿Qué tienes? -le preguntó Flash.

-Aún lo recuerdo como si hubiera sido ayer.

-¿Disculpa? -dijo Max.

-Creo que se refiere -dijo Caty- a cuando el monarca ordenó que la encerraran.

-Y que ustedes tuvieron que protegerme, -completó Twilight- desgraciadamente, a punta de pistola.

-Es verdad que no podemos cambiar el pasado- dijo Flash colocando una mano sobre el hobro de su novia- pero podemos luchar por un mejor futuro.

-Estoy de acuerdo, -dijo Max- uno no puede vivir en el pasado, no importa que tan duros sean los problemas, debemos mirar al mañana con la cabeza en alto.

-Yo misma sé cuando te sientes arrinconada -dijo Caty- y sientes que todo el mundo está en tu contra es cuando debes mostrarles de que estas hecha.

-Tiene razón chicos, -dijo Twilight con el ánimo levantado- es hora de dejar todo aquello atrás y darle vuelta a la página, o como leí, hacer borrón y cuenta nueva.

-Esa es la actitud. -dijeron los demás a coro.

Pasado este momento, los chicos decidieron jugar un poco a Left4Dead 2, al ser domingo no tenían que ir a trabajar, esta vez el modo a jugar era el de supervivencia, es decir, les darían cierta cantidad de botiquines, algunas armas, una pequeña cantidad de objetos que podían arrojarse, munición infinita, mejora láser (para aumentar la precisión) y lo más importante, miles y miles de zombies de todas la clases a los cuales debían enfrentar y sobrevivir con los recursos que les daban; para colmo, eligieron un mapa cerrado donde caían bolas gigantes de pin-ball capaces de dejar incapacitado a cualquiera de un golpe. Al ser supervivencia, la dificultad se incrementaba conforme aumentaba el tiempo al grado de que los zombies eran muy poderosos combinado con las caídas de las bola de pinball; puesto que no conocían ese mapa, jugaron 4 rondas. La 1°, al no conocer que caían bolas gigantes, de tontos se pusieron en medio y la primera bola que cayó los dejó incapacitados dando fin a la partido con solo 22 segundos. La 2° partida duró 3 minutos puesto que en un intento de alejarse de los zombies, pasaron 2 cosas: o los atrapó un monstruo muy poderoso o les golpeó una bola de pinball. La 3° ronda fue de 5 minutos mejorando bastante en entender la mecánica del mapa. La 4° ronda fue más épica, llegaron a aguantar 12 minutos; en una oleada excesivamente difícil, Twilight sobrevivió mientras que los demás estaban incapacitados, pero cuando iba a revivirlos, una bola de pinball le alcanzó a dar y Game Over.

Varios gritos salieron volando.

-Dios mío, con esos zombies. -dijo Max.

-Necesito curarme, -dijo Twilight- ¿me cubren por favor?

-¿Como si todos estamos en el suelo? -anunció Caty.

-¿De verdad? -exclamó Twilight mirando su monitor- Ah ya vi, voy.

-No espera, -dijo Flash- cúrate primero.

Twilight ni le escuchó, comenzó a acercarse a Caty, cuando sin ver, llegó la bola de pin-ball y acabó con ella.

-¡No! No, no no jo jo jo. -dijo cuando su personaje cayó al suelo y aparecieron los resultados- Pudimos haber durado mucho más si los hubiera revivido.

-Ha estado interesante. -dijo Flash.

-Si te hubiera hecho caso, si me hubiera curado.

-De todos modos te hubieras muerto. -dijo Max

-¿Perdona?

-Esa bolas te dejan incapacitado al instante.

-Pero si se curaba, se entretenía, la bola pasaba -explicó Caty- y nos podría revivir sin problemas.

-Ya pero ¿yla próxima oleada? -dijo Flash- Ya no nos quedaban botiquines ni nada.

-Pero de todos modos hubiéramos durado más.

-Los zombies no te hubieran dejado. -dijo Max- El chiste aquí es que Twilight duró más que nosotros.

-Es verdad. -dijo Caty

Todos empezaron a reír por lo último, un rato después recuperaron la seriedad y apagaron los ordenadores, pasaron tanto rato jugando que no se dieron cuenta de que eran las 12, debían reunirse con el Rey Sonic para comer en 2 horas por lo que se prepararon aunque solo se arreglaron los cabellos sueltos y revueltos por el juego tan descabellado (valga la redundancia) y decidieron irse a los jardines reales a pie. Cuando pasaban por la ciudad, algunos habitantes saludaban a los 4, respetuosamente regresaban el saludo, había uno que otro que ni volteaba a verlos; Twilight sabía que los que saludaban eran aquellos que la habían aceptado y los otros eran los que aún la relacionaban con el caso Equsp430. Aún mantenía viva la esperanza de que se convencieran de que era diferente. Era una realidad, Twilight sí era diferente

Al llegar a los jardines del castillo, el Rey Sonic ya los esperaba junto a una mesa preparada.

-Bienvenidos. -dijo el Rey Sonic- Gracias por venir.

-Gracias a usted por invitarnos -dijo Max haciendo una reverencia seguido por sus compañeros.

Después dieron inicio al banquete, la comida era excelente igual que el servicio y mientras traían el siguiente plato...

-Ah, cierto. -dijo el Rey Sonic- Olvidé darte esto Max.

Acto seguido hizo un chasquido y un mesero trajo una bandeja con un sobre de papel tamaño carta, mismo que Max tomó

-¿Qué es?

-Un mensaje que me llegó desde México hace 2 días.

-(¿Un mensaje de nuestra patria natal?) -pensó Max mientras abría el sobre y comenzaba a leerlo- ¡NO PUEDO SER!

-¿Qué pasa? -preguntó Twilight.

-Míralo tu misma. -respondió Max mientras le pasaba la hoja.

-¡¿Estás de broma?! -exclamó la pony- ¡Esta es una carta donde la princesa Celestia se rinde ante México!

-¡¿Qué?! -exclamaron Caty y Flash a la vez.

Era verdad, en ese sobre había una carta de la princesa Celestia en la que admitía su derrota ante los mexicano, escrita y firmada por la monarca pony. Junto a la carta había otro documento que tenía por título "Tratado de los Jalapeños" en donde obligaban a Equestria a hacerse responsable de todos los daños ocasionados en el país mexicano. También los ponis debían pagar la suma de 976 783 millones de bits en moneda mexicana; es decir, que un bit sería equivalente a una moneda de en México. Sobra decir que la economía en Equestria caería en picada mucho más rápido que una avalancha. También el tratado estaba firmado por la princesa Celestia.

La sorpresa se apoderó de Max, Caty, Flash y Twilight tan solo por leer lo que Equestria debía pagar.

-Madre de mi vida. -dijo Max- Es demasiado dinero.

-Jamás he visto una suma tan grande como esa. -dijo Flash.

-¡Un momento! -dijo Twilight- los bits están hechos de oro y una vez leí que el oro vale mucho en pesos mexicanos.

-Creo que el presidente de México, -dijo el Rey Sonic fue muy astuto al realizar el tratado y les sacó más plata a los ponis.

-Elevando la ganancia del país, -completó Max- simplemente cambiando cada bit por pesos.

-La princesa Celestia se lo tiene bien merecido.

-Santo cielo contigo Twilight; -dijo el Rey Sonic- da igual, les quería preguntar ¿Van a regresar a México o se van a quedar aquí? Respetaré su decisión.

Los 4 se miraron mutuamente mientras se sonreían; Max habló por todos.

-Hemos vivido muchas experiencias muy bonitas aquí. Creo que no sería lo mismo si regresáramos; ya somos felices aquí.

-Vaya, al final es cierto lo que dicen, -dijo el monarca- " Tu hogar está donde está tu corazón" Acompáñenme, quiero mostrarles algo.

Inmediatamente, se levantaron de la mesa y comenzaron a caminar, pasaron junto al castillo y llegaron al acantilado de Mobius que como ya se había dicho, era tan largo y exageradamente profundo. En varias partes y a distancias considerables habían letreros que decían "Peligro, aléjese" Los 5 se detuvieron a unos 10 metros del borde, aunque su tamaño les permitía ver parte del cañón

-¿El cañón de Mobius? -preguntó Caty

-Sí, este sitio se ha hecho mucha fama. -dijo el monarca.

-Según la historia, -dijo Flash- hay muchas riquezas sin explotar, tampoco se sabe la cantidad.

-Pero también dice la historia -añadió Max- que muchas vidas se perdieron tan solo en el primer intento, fue un suceso tan traumático que no se volvió a intentar nuca más.

-Yo lo recuerdo perfectamente -dijo el Rey Sonic- yo era todavía un crío y un príncipe.

-¿Podría explicarse por favor? -solicitó Twilight.

-Mi santa madre reinaba, un día recibió una grabación muy extraña.

-¿Perdón? -exclamaron los 4 a la vez.

Capítulo 21: Las Riquezas Malditas

-Flashback-

Resulta que 2 días antes del incidente, un niño probaba un helicóptero a control remoto que sus padres le regalaron y para hacerlo un momento memorable, le ató una pequeña cámara de vídeo para grabar la tierra desde el aire mientras su juguete surcaba el cielo. El helicóptero despegó con su dueño y un amigo en el suelo; ese amigo controlaba el zoom de la cámara mientras el otro controlaba su juguete, Por casualidad, el helicóptero pasó por el cañón y el amigo que controlaba la cámara vio algo extraño, hizo zoom pero la cámara comenzó a presentar estática y se perdían partes de la pantalla.Temiendo que el aparato estuviera dañado, regresaron el helicóptero a su posición en tierra firme, pero nada más salieron del cañón, la imagen volvió a la normalidad. Cuando el dueño del helicóptero editó el vídeo; se dio cuenta que entre la estática, varias gemas de distintos tamaños y colores hacían resaltar su presencia en el fondo del cañón. Obviamente, el chico le avisó a sus padres del descubrimiento y la familia completa se presentó ante la Reina Aleena mostrando el descubrimiento y como se hizo, Sonic tenía 10 años por aquel entonces. Su madre se quedó atónita por enterarse de la existencia de tanta riqueza que, sin esperar mucho, mandó a un equipo para que investigaran el cañón, los habitantes de Mobius también se enteraron pero ninguno fue al evento, prefirieron verlo desde sus hogares, el evento se transmitiría por televisión. El método para bajar era simple, un equipo de 20 expertos estaban amarrados a una larga cuerda y bajarían en rapel, es decir, poco a poco, Iban a extraer una parte de los minerales para examinarlo mejor.

Cuando el grupo ya iba a varios metros sobre el aire, algo malo pasó en la superficie. La máquina que les daba cuerda tenía muy tensa la soga y de pronto, esta se soltó y la punta voló a la superficie seguido de varios gritos más el sonido de algunas cosas clavándose en algo puntiagudo. Un helicóptero de noticias que estaba ahí logró grabar los 20 cuerpos clavados en algunas joyas del fondo. La causa que provocó el accidente fueron unos minerales puntiagudos en la pared del acantilado los cuales cortaron la cuerda. La noticia se extendió como la pólvora, la Tierra y Equestria se solidarizaron con todo Mobius; tras la tragedia se prohibió volver a intentar extraer esas malditas riquezas.

-Fin del Flashback-

-Así concluyo la historia. -dijo el Rey Sonic- He respetado el decreto de mi madre a pesar de que ha pasado mucho tiempo después de lo ocurrido

-O sea que la princesa Celestia -dijo Twilight- si envió notas para dar el pésame y no para explicar la llegada de Marcus aquí a Mobius.

-Sí, yo aún me preguntó porqué.

-Rey Sonic, ¿qué nadie se acordó de eso? -dijo Max.

-Pasaron 2 años tras aquel suceso. Muchos lo olvidaron o sí lo recordaron pero no le dieron importancia, estaban más concentrados en los avances que se lograrían con las riquezas. Por cierto Twilight, tengo que agradecerte.

-¿Agradecerme? -dijo la pony confundida- ¿El qué?

-Que trates de curar a Mobius, desde el incidente he puesto a los mejores científicos y médicos para que logren sacarlo del hospital pero no han obtenido ni pies ni cabeza del problema. Pero desde que tu tomaste cartas en el asunto, los expertos me reportaron que les ayudaste a encontrar el camino en un callejón sin salida. Gracias.

-No es nada, me gusta ayudar, hablando del tema, necesito pedirle algo Rey Sonic.

-¿Qué es?

-Creo que ya encontré la cura pero para crearla necesito entrar al laboratorio más avanzado de Mobius que hasta donde investigué esta en Station Square y necesito su permiso para obtener los químicos requeridos para la cura.

-No hay problema.

-Esta es una gran vista. -dijo Caty cambiando de tema.

-Muy cierto -le apoyó Flash -no me extraña que sea una maravilla de la naturaleza.

-Oigan como que ya se hizo tarde. -dijo Max mirando su reloj.

-Es verdad, -corroboró Twilight- son casi las 4 de la tarde.

-Pues en ese caso -dijo el monarca- regresemos a los jardines.

En el orden en que comenzaron a irse era Caty al frente, luego Max y Flash, y al final Twilight y al final el Rey Sonic que se detuvo a pensar mientras miraba a la pony.

-(Creo que me equivoqué con ella;) -pensó- (ella sí es diferente).

Entonces empezó a avanzar; no dio ni 3 pasos cuando un sismo se dejó sentir e hizo que todos se detuvieran en seco mientras se miraban. Pasados unos segundos, una gran porción del suelo donde estaba el monarca ¡se desprendió de su lugar y comenzó a caer con el Rey Sonic! Todos corrieron al lugar, sin pensarlo mucho, Twilight se lanzó lanzó al vacío.

-REY SOOOOOONIC.

Para poder acelerar, Twilight extendió sus alas y las puso en posición de caída libre lo que, efectivamente, le dio mayor velocidad.Mientras en el borde del acantilado...

-Caty, ve a buscar a los guardias. -dijo Max.

Voy volando.

La chica comenzó a correr mientras Flash y Max estaban en la orilla, viendo al vacío. Twilight logró pasar al Rey Sonic y se posicionó de tal forma que el monarca cayera sobre ella pero le fallaron los cálculos y el Rey Sonic rozó su cola, en un esfuerzo desesperado, el erizo logró sujetar la cola de Twilight, esta sintió el jalón pero logró permanecer volando.

-Twilight, -dijo el monarca- gracias.

-Es un poco pronto para agradecerme; sujetece Rey Sonic.

Y dicho esto, Twilight comenzó a volar a la superficie mientras el monarca se sujetaba de su cola con ambas manos. Fue un alivio para los chicos ver a ambos regresar; por desgracia cerca de la superficie, twilight comenzaba a tambalearse.

-Twilight ¿estás bien? -le gritó Flash.

-Creo que estoy fuera de práctica.

Era verdad pues la pony llegó a la altura del borde pero a 7 metros de distancia del mismo, Twilight se seguía tambaleando y agitaba sus alas con mayor fuerza, desde el borde Flash estiró su brazo mientras Max solo evitaba que se fuera boca abajo.

-Twilight, acércate y toma mi mano.

-Voy, un segundo, que esto es complicado.

Con un esfuerzo supremo Twilight comenzó a moverse hacia Flash pero su inestable vuelo hizo que su avance fuera lento. No estaba acostumbrada a volar con alguien de mayor masa que ella y menos si este se sujetaba de su cola.

-Ya casi, -dijo Flash- un poco más.

Tanto Max como Flash sabían que sí el segundo no lograba alcanzar a Twilight, esta perdería la fuerza y se desplomaría... y estaban en lo cierto.

-No...no...aguanto...más. -dijo Twilight.

Tres segundos después, Twilight y el Rey Sonic se desplomaron a a una muerte segura.

-¡Twiliiiiiiiight! -gritaron Max y Flash a la vez.

La velocidad de la caída incrementaba cada segundo; el Rey Sonic seguía agarrando la cola de Twilight mientras que a esta se le ocurrió un plan. Mediante unos reflejos increíblemente rápidos, Twilight sacó sus Látigos de Némesis, ejecutó un largo ataque a la pared y clavó las cuchillas deteniendo la caída.

-Aaaah. -gritó Twilight, pero no era un grito normal, era un grito de dolor.

El Rey Sonic sintió el frenón y se agarró con fuerza, mientras tanto, en el borde, Max y Flash apenas distinguieron cuando la pony se pegó a la pared.

-¡Dios! -exclamó Flash del susto.

-Están como a 200 metros de nosotros. -dijo Max.

En eso, regresó Caty con al menos 6 guardias.

-Estoy de vuelta -dijo- y con ayuda.

-¿Qué fue lo que pasó? -dijo Silver

-El lugar donde estaba el Rey Sonic se desprendió al vacío. -dijo Max.

-Twilight se lanzó a su rescate, -completó Flash- ambos cuelgan de la pared ahora mismo.

Silver se asomó y vio justo lo que le describieron.

-¡Rey Sonic ¿está bien? Resistan, los salvaremos! -gritó

Yo aquí aguanto, -respondió el erizo- pero no sé Twilight.

La pony lanzó otro grito de dolor que llegó hasta los oídos de los presentes en el borde.

Twilight, ¿estas bien? -gritó Flash preocupado.

Aaaaaaah, -volvió a gritar de dolor Twilight- no...no siento uno de mis cascos

El Rey Sonic, al ser el único que podía ve, logro detectar que uno de los cascos de Twilight tenía clavado un mineral punte-agudo que era lo que la hacía gritar de dolor, pues tenía inmovilizada toda la pierna. Como se dijo anteriormente, las paredes del cañón estaban llenas de joyas, piedras preciosas y minerales muy valiosos pero eran de punta filosa, el largo ataque que hizo Twilight con los Látigos de Némesis fue para limpiar la pared para poder engancharse sin correr riesgos pero, al parecer, un mineral no se cayó y era el que tenía Twilight clavado ahora.

-Aaaaaaah.

-Tienes que resistir Twilight -gritó Max.

El Rey Sonic se percató de que, tarde o temprano, Twilight perdería la fuerza y ambos caerían al vacío de nueva cuenta así que de entre sus ropajes sacó algo similar a una navaja y la clavó en ese mineral como si fuera un pica-hielos. Fueron requeridos varios golpes para poder desprender de la pared esa roca preciosa, por desgracia, en el último golpe al Rey Sonic se le pasó la fuerza y se le caó la navaja. Por su parte Twilight sintió que tenía la pierna libre pero también sentía la presencia de un líquido que se movía cerca de su casco-

-Rey Sonic ¿qué está pasando?

-Te clavaste un mineral filoso Twilight, tuve que cortarlo entero, aún lo traes y te está sangrando un poco la herida.

-¿Cree que pueda extraerme ese mineral?

-Me temo que si lo hago, puede ocasionarse una hemorragia muy grave. No puedo hacerlo.

-Rayos, ni modo, no me queda otra. Sujetese Rey Sonic.

Desde el borde, todos los presentes estaban vigilando y se sorprendieron al máximo cuando vieron a Twilight ascendiendo clavando los látigos y limpiando el camino con los mismos. Durante 20 minutos, Twilight logró escalar la pared pero se quedó a 5 metros de llegar al borde.

-Ya...no...puedo...más. -dijo con la voz entrecortada.

-Venga Twilight, un poco más. -animó Caty

-Oh no -dijo Flash- Twilight está herida.

-¿Cómo?

-Tiene un mineral clavado cerca de su casco. -dijo el Rey Sonic

-Eso significa -dijo Caty- que su energía baja poco a poco.

-¿Estas segura de que no puedes avanzar más? -preguntó Silver angustiado.

-Totalmente y no sé cuanto tiempo más voy a a aguantar.

-Guardia Silver ¿trajeron una cadena? -dijo Max

-¿Qué pinta una cadena aquí? -reclamó Flash.

-Sí la traemos -respondió Silver- pero, ¿para que la quiere?

-Dénmela, tengo un plan.

Inmediatamente Max recibió unos guantes especiales para agarrar la cadena y la soga metálica cuyos eslabones le daban una longitud de al menos 4 metros; Max se acercó al borde con la cadena en sus manos.

-Apártense varios pasos. -indicó.

Todos le hicieron caso, luego el chico se arrodilló para hablarle a Twilight sin correr el riesgo de caer, la pony por su parte se aferraba a los látigos como podía.

-¡Twilight! -gritó Max.

-¡Apúrense! -respondió la pony- Me quedo sin energía

-¿Crees poder lanzar uno de tus látigos 2 metros más allá de la altura del borde mientras te sujetas del otro?

-Sí, sí puedo ¿porqué me preguntas eso Max?

-Escúchame Twilight, voy a hacer girar una cadena en el aire, tu lanza una de las cuchillas de forma de que se enlace con la cadena, entonces tu te sueltas de la pared y nosotros acá los jalamos hacia arriba ¿entiendes?

-Sí, pero date prisa.

Sin perder más segundos, Max alzó la cadena por encima de su cabeza y la hizo girar, Twilight vio esto y sacó uno de los látigos y lo lanzó al aire; por la fuerza de los giros la cuchilla se enlazó a la 1° en la cadena deteniendo los giros. Haciendo ambos un poco de fuerza, comprobaron que el enlace era firme. Tocaba la siguiente parte.

-Ayúdenme a jalar. -dijo Max.

Flash, Caty, Silver y los otros 5 guardias tomaron una parte de la cadena (los 2 primeros recibieron también guantes) y mandaron todo su peso a los pies.

-Listo Twilight. -anunció Max- A la cuenta de 3, te sueltas y los subimos.

-Adelante.

-Uno... Dos... TRES.

Twilight sacó la otra cuchilla y se aferró a la cadena de su otro casco; arriba sintieron el jalón, hicieron fuerza y comenzaron a retroceder. Estaba funcionando, a paso lento pero iban subiendo al Rey Sonic y a Twilight hasta que... intervinieron las leyes de la física. La gravedad comenzó a jalar al monarca y a la pony haciendo que, los que estaban arriba, comenzaran a perder el control.

-No. -dijo Max.

-Vamos. -exclamó Flash.

-No se rindan. -decía Caty.

La gravedad les estaba ganando, Max se acercaba al mero borde, parecía que todos iban a caer también... pero de pronto comenzaron a retroceder y a alejarse del borde, al girar la cabeza se percataron de que Speed y Rage estaban tirando de la cadena también ¡habían llegado justo a tiempo!

-No me enojo si también jalan. -dijo Rage.

-Esto no se puede entre 2. -completó Speed.

Muy cierto, los demás asintieron y añadieron su fuerza. Ahora sí, con la fuerza de 11, lograron salvar a Twilight y al Rey Sonic, de hecho, se les pasó la mano pues mandaron a volar a los que pretendían salvar. El Rey Sonic cayó de pie a pesar de su edad mientras que Flash atrapó a Twilight.

-Gracias. -dijo la pony.

-No hay de que.

El guardia Silver se acercó a inspeccionar la herida que Twilight tenía en su casco.

-Vaya.

-¿Cuál es tu opinión? dijo el Rey Sonic.

-Me temo que sí tratamos de extraerle ese mineral aquí, podría desangrarse, habrá que llevarla al hospital ¿te duele?

Silver se acercó y apenas tocó el mineral pero eso bastó para para arrancarle a Twilight otro grito de dolor.

-Lo siento mucho.

-Que nadie vuelva a tocar el mineral. -ordenó Flash.

Preparen el transporte -indicó el monarca- hay que ir al hospital.

Los guardias no perdieron tiempo y prepararon unas diligencias que seguramente usaron para llegar al cañón. En eso Speed y Rage comenzaron a marcharse de vuelta al portal, Caty se les acercó para interrogarles.

-Oigan ustedes 2 ¿como es que aparecieron cuando estábamos en un buen aprieto?

-Nos dio sed y fuimos a la ciudad a comprar algunas bebidas. -dijo Speed.

-Ibamos de regreso al portal -dijo Rage- cuando a Speed se le ocurrió que acortáramos por el cañón.

-Justo cuando pasamos fue cuando los vimos y corrimos a ayudarlos.

-Pues gracias -dijo Caty- nos salvaron de una gorda.

En eso se anunció que las diligencias estaban listas, debían despedirse. Durante todo el viaje de camino al hospital, Twilight estuvo en los brazos de Flash, no podía sentarse y tampoco podía volar, estaba demasiado débil y más por la herida que aún le sangraba.

-Estoy orgulloso de ti Twilight. -dijo Flash- Lograste salvar al Rey Sonic y eso que en un inicio no le agradabas.

-Ay, ay, ay -se quejó Twilight haciendo el esfuerzo de no quedarse dormida.

-¿Te duele mucho? -preguntó Caty.

-Bastante ¿Estas seguro de que no te molesto Flash?

-Absolutamente y trata de no hablar mucho Twilight, tienes que conservar tu energía.

Sabiendo que era lo mejor Twilight recostó su cabeza sobre el pecho de Flash, este solo se acomodó para que ella pudiera dormirse a gusto.

-Me quito el sombrero ante ti Twiligh.t -dijo Max- He visto que muy pocos logran superar situaciones como la de hace rato, más si resultaron heridos. Eres increíble, te lo digo de verdad.

-Gracias. -dijo Twilight sonriendo.

El viaje fue corto, las 2 diligencias llegaron al hospital por la sala de emergencias, los médicos se hicieron cargo de los heridos. El Rey Sonic solo tenía rasguños y moretones por lo que fue dado de alta de inmediato, el asunto con Twilight era muy distinto; la tener incrustado un mineral de punta flosa, a los doctores no les quedó otra que sedarle medio cuerpo para que no sintiera dolor. Claro está que el momento de inyectarle el tranquilizante no fue nada agradable, Flash, Caty y Max se quedaron a su lado durante toda la operación. Mientras el sedante hacía efecto, se tomaron las radiografías necesarias; durante ese tiempo hubo un percance muy peligroso. Los siguientes pasos a realizar eran extraer el mineral y cerrar la herida pero durante el proceso de extracción podría ocurrir una hemorragia catastrófica. Se llamaron a más doctores y a más enfermeras.

Para evitar un evento traumático, los chicos le bloquearon la visión a Twilight para que no viera el momento en que le extraían el mineral.Los doctores se la jugaron extrayendo rápido la joya preciosa y procedieron a cerrar las heridas provocadas con mayor velocidad que un rayo. Fueron requeridos unos 5 minutos para terminar la operación, hubo uno que otro susto pero al final, todo salió bien. A Twilight se le asignó una habitación mientras el sedante dejaba de de hacer efecto, sería dada de alta en la noche; los chicos se quedaron todo el tiempo con ella,a excepción de la noche que fue cuando Flash tuvo que ir hasta la casa por su coche para poder recoger a los demás. Cuando Twilight abandonó el hospital en silla en compañía de los chicos, recibió una caja que, según las enfermeras, contenía el mineral desafilado y limpiado.

Capítulo 22: Un Nuevo Amanecer en Mobius

El tiempo de recuperación era, como mínimo, unos 2 meses, Caty suspendió temporalmente su trabajo para quedarse en casa para cuidar a Twilight mientras que Flash y Max trabajaban. En la tarde, los 4 se reunían y pasaban el rato juntos; Twilight le envió al Rey Sonic sus apuntes y notas para la cura de Marcus, este se los envió a los científicos para que prepararan los químicos. Cuando la sustancia estuvo lista, lista se envió al hospital Justice, mientras en su exterior había miles de curiosos y reporteros que ansiaban ver el milagro de la medicina, el Rey Sonic estaba ahí. Desde su casa, los chicos veían el reportaje en vivo desde la televisión, los invitaron a estar presentes pero con Twilight en el estado en el que estaba no pudieron ir a la invitación. Después de mucho esperar, las puertas del hospital fueron abiertas por 2 enfermeras y Marcus estaba de pie, todos guardaron silencio. De repente, todos estallaron en gritos cuando Marcus salió caminando del edificio; el Rey Sonic no pudo resistir correr para abrazar a su amigo, todos estaban felices.

Se preparó una bocina y un micrófono, una reportera se acercó a los 2 amigos abrazados.

-Señor Marcus -dijo por el micrófono- ¿Tiene algo que decirnos por favor?

Todos los presentes guardaron silencio para escuchar las primeras declaraciones de Marcus.

-Es para mí, una gran alegría poder volver a estar con ustedes, de hecho se me quieren salir las lágrimas. Les agradezco de corazón a todos los que trataron de curarme y a todos aquellos que estuvieron a mi lado en esta cruda experiencia que Dios no permita que se repita. Pero también hay una persona, o mejor dicho, una pony a la que debo darle las gracias, ella fue la que creó la fórmula de la sustancia que me curó.

-Ella también es -dijo el Rey Sonic- quién me salvó la vida a pesar de que le costó una invalidez temporal a a la cual le pido disculpas por no confiar en ella cuando la conocí.

-De repente de los dos, .dijo Marcus recuperando la palabra- tengo que gritarlo... ¡Gracias Twilight Sparkle; gracias a ti, la tortura y la agonía por fin HAN TERMINADO.

Todos los presentes gritaron de júbilo; desde su casa, Twilight sonreía satisfactoriamente.

-Mi trabajo está terminado. -dijo feliz.

Fue un buen día para Mobius, tras muchos años sin resolverse el caso Equsp430 finalmente fue cerrado. Todo el planeta estaba de fiesta y disfrutaron hasta caer rendidos. Pasó un mes después de la cura de Marcus, los 4 chicos se encontraban en la sala de su casa jugando FIFA 14, Max y Flash vs Twilight y Caty, la pony ya podía desplazarse de un lado a otro pero en silla de ruedas y para subir, se levitaba a sí misma. Como ya se había dicho, los 4 estaban jugando, iban 4-4 en el marcador y casi se acababa el 2° tiempo extra.

-Max, sacala de ahí. -dijo Flash.

-Vamonos al contra-golpe.

-Paralos. -dijo Twilight.

-No, se me fueron. -gritó Caty.

-Penal, penal y roja. -dijo Max.

Resulta que Max hizo que el jugador que manejaba hiciera una táctica de finta y el portero del equipo de las chicas, salió mal, provocó un penal y de paso lo expulsaron.

-¿Quién lo va a tirar? Tú Flash -dijo Max- Uuuy, te toca pararlo hermanita.

-¿Porqué a mí? -se quejó Caty

-Ten nos piedad, -rogó Twilight- por favor, apiádate de nosotras.

-Sí, como no. -dijo Flash- Como la piedad que nos tuvieron con nosotros que se me tieron hasta la cocina hace rato.

Y con la mente fría, Flash tiró el penal y lo metió, justo en ese momento sonó el pitido final, el encuentro había terminado y los chicos se alzaban con la victoria. Las chicas se deprimieron algo, todo el partido dominaron en el campo y al menor descuido, toda su ventaja salió por la ventana. También sonó el timbre de su casa, Max fue a abrir, era el Rey Sonic

-Buenas. -dijo- ¿Puedo pasar?

-Adelante.

La reunión se llevó a cabo en la sala y por falta de tiempo, solo apagaron la televisión y juntaron los mandos de la consola.

-supongo que alguien acaba de perder.

-No meta el dedo en la llaga Rey Sonic. -replicó Twilight- No lo mencione por favor.

-Bueno, tampoco te enojes, no venía a eso.

-¿Ah, no? -dijo Flash intrigado

-En realidad venía a hablar con Max y Caty

-¿Con...migo y mi hermano? -preguntó Caty

-Sí de hecho, es por su situación familiar. He recibido informes de que ambos son huérfanos.

-Por desgracia, así es- Casi se cumplen 6 años desde que fallecieron; gracias a Dios, la vida nos ha dado otra oportunidad.

-Mis padres también fallecieron. Pero la suerte me tendió la mano. -dijo Flash sonriendole a Twilight.

-Puedo asegurarles -consoló el Rey Sonic- que si sus padres vivieran, estarían orgullosos de ustedes.

-Desgraciadamente -dijo Twilight- yo no puedo hablar bien de mi familia. Soy lo suficientemente sabia como para decir que ni con la muerte, hallaran el perdón de sus errores

-Nunca los vas a perdonar ¿verdad?

Twilight prefirió no responder.

-Yo te entiendo perfectamente. -dijo el Rey Sonic- No es fácil olvidar esa cosas, antes de hacerme rey, viví muchas aventuras, algunas fueron muy desagradables y siendo honesto, no me gustaría recordarlas. Pero al caso, patatas, me estoy yendo por las ramas y unas muy largas.

-Es verdad ¿de que quería hablarnos? -dijo Caty

-Bueno, no es fácil de explicar -dijo el Rey Sonic- pero les quería preguntar ¿les gustaría que yo los adoptara?

Todos se quedaron congelados con esas 6 palabras; de los 4, Max recuperó el juicio aunque aún estaba sorprendido.

-R-Rey Sonic ¿escuché bien? ¿Quiere adoptarnos a mí y a Caty?

-Oíste bien.

-Pero... ¿porqué? -dijo Caty

-Es muy simple, mi tiempo entre los vivos está por terminarse y si alguien tiene que ocuparse de gobernar Mobius, prefiero que lo hagan 2 hermanos que, estoy seguro de que lo harán mejor que yo.

-Por eso nos eligió a nosotros. -dijo Caty

-Esperen un segundo. -dijo Twilight- Si usted los adopta, entonces ellos adquieren.

-¿El rango de "príncipes de Mobius"? Sí, así es. -djo el monarca.

Los 4 se quedaron sin palabras nuevamente aunque Flash y Twilight le sonreían a Max y a Caty pero esta última se entristeció.

-Pero entonces, si nos convertimos en príncipes, tendríamos que irnos vivir al castillo y Twilight y Flash... se quedarían aquí solos.

-Muy cierto, -dijo Max- los 4 hemos pasado por muchos buenos momentos.

-Pues que también se vengan al castillo. -dijo el Rey Sonic

-¿Perdone? -exclamaron los 4 a la vez.

-El castillo de Mobius es muy famoso en la Tierra por tener muchas habitaciones, la mayoría están vacías; de hecho, podrían llevarse todas sus cosas al castillo.

-Pero ¿no le causaré problemas? -dijo Twilight- Lo digo por el...

-Ese no es problema, ese caso fue cerrado hace un buen de tiempo y por salvarme, ya le agradas a todo el mundo.

-Madre de Dios, -exclamó Twilight- y yo sin enterarme

-Entonces ¿qué dice? ¿se vienen? -dijo el monarca.

-Por supuesto. -respondieron a coro todos.

Cuando se dio a conocer la noticia, esta se extendió como la pólvora, todos estuvieron de acuerdo con la coronación de los nuevos príncipes solo que se realizarían unos cuantos planes antes. Invitar a todos los habitantes de Mobus que vivían en la Tierra y amigos, mover las cosas de la casa de los chicos al castillo y hacer los preparativos para la coronación. Para invitar a los mobianos de la Tierra se envió el aviso a la ONU, esta envió avisos a todos los países del mundo para que se hicieran comerciales de la invitación. Las cosas fueron transportadas por los propios chicos usando el remolque con el que llegaron: obviamente, Max y Flash cargaron todo lo pesado sin permitir que las chicas cargaran algo así, ellas se hicieron cargo de lo ligero. Los cuartos donde dormirían estaban en el mismo piso, Max y Caty en uno; y Flash y Twilight en el otro; en distintas camas cada uno, después se llevó a cabo la coronación, en donde el Rey Sonic aprovechó para nombrar a Twilight Sparkle y a Flash Sentry, consejeros reales.

Como los 4 eran ya queridos por todo el pueblo, la plaza donde fueron presentados como miembros de la realeza, se llenó de gritos jubilosos. Después todo el mundo se fue a la fiesta que se llevaría a cabo en un amplio terreno baldío entre la que Station Square y el portal Mbius- Tierra, Speed y Rage tendrían libre el resto del día. Grandes y deliciosos platillos fueron servidos y todos disfrutaron de los mismos; varios cantantes grupos musicales y bandas fueron invitados y los presentes disfrutaron de durante varias horas de buena música. De pura casualidad, los chicos se encontraron con varios de sus amigos de la Tierra, como los 4 se paseaban juntos, pues se encontraban con todos. Primero se encontraron con las Equestria Girls, amigas de Twilight, es decir, se toparon con Rainbow Dash, Applejack, Pinkie Pie, Rarity, Fluttershy y Sunset Shimmer, todas humanas; Twilight las reconoció a distancia.

-¡Chicas! -grito.

Las 6 chicas reconocieron a su amiga pony, rápidamente fueron a entablar una conversación con ella.

Vaya, vaya. -dijo Rarity- Mírate.

-Antes una fugitiva -dijo Applejack- y ahora una consejera de un rey.

-Con un novio y 2 grandes amigos -completó Sunset- Yo diría que la suerte te sonríe.

-Basta chicas, -dijo Twilight apenada- no me avergüencen ante ellos.

-¿De que te vas a avergonzar? -dijo Max- ¿De tener una historia de vida, digna de un libro?

-Yo diría que es más bien un honor. -dijo Flash

-Muy cierto -completó Caty- todos tenemos nuestras habilidades y talentos de los cuales debemos estar orgullosos.

-Lo dice la chica -dijo Pinkie Pie- que ayudó a atrapar a un ladrón de fama internacional.

-Oigan, no me quiten crédito que yo también ayudé. -respondió Max.

-Eeeeh Twilight, -dijo Fluttershy tímidamente- ¿Puedo preguntarte algo?

-Adelante.

-¿Porqué tienes un casco vendado?

-Es cierto -dijo Rarity- ¿Y porqué estas en una silla de ruedas? No es propio de ti querida.

Hay que recordar que Twilight seguía herida y para poderse desplazar, usaba una silla de ruedas, misma que Flash empujaba en ese momento. Los chicos se miraron por unos segundos antes de regresar su atención hacia las EG.

-Resumiendo una larga conversación de 40 minutos, -dijo Twilight- me lancé hacia un barranco, le salvé la vida al Rey Sonic y me clavé un mineral..

-¿Te refieres a ese acantilado que se alza a lo lejos? -preguntó Sunset señalando una sección lejana.

-Ese mismo.

-Eso es muy extremo Twilight, -dijo Rainbow- aunque yo lo habría hecho mejor.

Todos comenzaron a reír por ese último comentario. Más tarde, durante su paseo, los chicos se encontraron con el General Ratchet.

-Pero bueno, -dijo al reconocerlos- del mejor soldado que ha tenido México, pasas a ser el consejero de un rey.

-¿Como está general? -dijo Flash abrazando a Ratchet.

-Sus vidas son toda una historia chicos, -dijo el general- toda la Tiera habla de ustedes en especial de Twilight.

-¿En serio? -preguntó Caty.

-Cuando la guerra terminó, todos se centraron en el misterio de la defensa predeterminada.

-¿Se refiere a cuando le delaté la invasión a Flash?

-Exacto, y de como la noticia llegó a los oídos del gobierno.

-¿Qué fue lo que pasó? -preguntó Max.

-Pues con el final de la guerra, muchos noticieros investigaron el nombre de la pony que delató el ataque. El gobierno cedió a la presión y les revelaron tu nombre, durante un tiempo hablaron de ti como "fundamento clave para la victoria".

-¿Y como reaccionó la gente, general? -preguntó Flash.

-Pues la gran mayoría, positivos aunque algunos dicen un montón de chacharas sobre Twilight.

Durante su paseo, se encontraron con el grupo femenil de minería, esas chicas no desaprovecharon la oportunidad de tomarse una foto con la compañera más valiosa que han tenido. También se toparon con "La Pandilla de la CQ" que eran adolescentes que Max y Caty conocieron durante la estadía en secundaria del primero, sus nombres eran; Ángel, Clara, Adri, Monche, Beto, Roque y Danny con quienes pasaron un rato agradable. La tarde transcurría tranquilamente y la luna de Mobius se levantaban; entonces a los 4 se les ocurrió una pequeña sorpresa para el pueblo, para llevarla a cabo, tuvieron que confirmar que Twilight pudiera volar durante un rato y hablaron con el encargado del sonido. Este les dio luz verde para realizar su pequeño proyecto y les dio lo necesario para llevarlo a cabo, también tuvieron que esperar un buen rato para lograrlo.

Justo cuando un cantante terminaba una canción, le informaron que debía dar un anunció.

-Muchas gracias Mobius. -dijo- Ahora algo que nadie se esperaba, 4 personajes que han luchado duro y cuyos esfuerzos han sido recompensados.

Acto seguido, se bajó del escenario, los presentes estallaron a gritos al ver a los chicos subir y tomar un micrófono cada uno, cuando todo se calmó, Max tomó la palabra.

-Sinceramente, ninguno de nosotros se esperaba esto.

-Hemos tenido que afrontar -siguió Caty- muchos retos que la vida nos ha puesto.

-Hay un dicho conocido -dijo Twilight- que dice "No puedes huir del destino, pero al menos puedes intentarlo".

-Los 4 nos hemos enfrentado a la vida -dijo Flash- y hemos vencido para llegar a ser lo que somos ahora.

-Puedo decir, sin temor a equivocarme, -dijo Max- que podemos considerarnos "Rebeldes del destino"

Después las luces se apagaron y una música armónica se dejó escuchar, el pueblo estalló en gritos, ¡los chicos iban a cantar! Las luces se encendieron y se movían conforme a Max (M), Caty (C), Flash (F), Twilight (T) o los 4 a la vez (4), esta era la letra.

T: Mientras mi mente viaja donde tú estás
mi padre grita otra ve-ez
M,F: Que me malgasto mi futuro y su paz
con mi manera de ser....
4: Aunque lo escucho ya estoy lejos de aquí
cierro los ojos y ya estoy pensando en ti.
Y soy rebelde, cuando no sigo a los demás
y soy rebelde, cuando te quiero hasta rabiar
y soy rebelde, cuando no pienso igual que ayer
y soy rebelde, cuando me juego hasta la piel
M,F: Si soy rebelde-e es que quizás
F: Nadie me conoce bien.
M: Alguno de estos días voy a escapar
para jugarme todo por un sueño
TC: Todo en la vida es a perder o ganar
hay que apostar, hay que apostar sin miedo
4: No importa mucho lo que digan de mi-í,
cierro los ojos y ya estoy pensando en ti.
Y soy rebelde, cuando no sigo a los demás
y soy rebelde, cuando te quiero hasta rabiar
y soy rebelde, cuando no pienso igual que ayer
y soy rebelde, cuando me juego hasta la piel
C:Si soy rebelde-e, es que quizás...
(espacio instrumental)
4: No importa mucho lo que digan de mi-í
cierro los ojos y ya estoy pensando en ti.
Y soy rebelde, cuando no sigo a los demás
y soy rebelde, cuando te quiero hasta rabiar
y soy rebelde, cuando no pienso igual que ayer
y soy rebelde, cuando me juego hasta la piel.
Y soy rebelde, cuando no sigo a los demás
y soy rebelde, cuando te quiero hasta rabiar
y soy rebelde, cuando no pienso igual que ayer
y soy rebelde, cuando me juego hasta la piel
M,C: Y soy rebelde.
T,F: Y soy rebelde

Así terminó la canción con miles de aplausos para los chicos; al estar volando durante toda la canción, Twilight comenzó a cansarse y fue la primera en bajar al escenario para alcanzar su silla de ruedas, siguió Caty en bajar, luego Flash y al final Max, todo mientras el pueblo entero de Mobius los despedía con aplausos, gritos, silbidos y hasta rosas ¿de donde las consiguieron? quién sabe. Lo que todos sabían era que una nueva era daba comienzo en Mobius y quién sabe cuando acabaría.

Capítulo 23: Nunca... Nunca Más

Pasaron los meses después de aquella celebración, Max y Caty aprendieron rápidamente todo lo que debían hacer en cuanto a sus deberes reales, Twilight les dio unos consejos para que se les facilitara el asunto. En menos de los que cantaba un gallo, podían terminar sus responsabilidades y tener tiempo de sobra para pasar el rato, en ocasiones incluían al Rey Sonic para aumentar la diversión. Para su desgracia, esa felicidad no iba a durar por mucho tiempo. Una noche, a las 3 de la mañana, Flash se despertó al escuchar unos ruidos extraños que se oían en la habitación suya y de Twilighht; dado a sus años como soldado, tenía el sueño muy ligero para responder al momento en caso de un ataque equestriano (en sus campañas) a su campamento o en su casa, o hacia su amada.

Sin hacer ruido, Flash se sentó en su cama y comenzó a buscar el origen de los sonidos; la luz de la luna se filtraba a través de las cortinas de la ventana y con ella, Flash pudo averiguar lo que hacía los ruidos o mejor dicho, quién hacia los ruidos. Entre las sábanas de su cama, con tic's oculares y temblando sin motivo alguno, Twilight se qejaba de forma extraña, era ella quién hacía los raros sonidos; Flash logró deducir que su novia estaba teniendo una pesadilla. El chico si puso de pie silenciosamente y se encaminó hacia el interruptor de luz procurando no hacer ruido, sabía a la perfección que cuando alguien tenía una pesadilla, la intensidad la energía negativa iba en aumento hasta que el soñador no aguantaba más y se despertaba de golpe. El plan de Flash era encender la luz y despertar a Twilight antes de que llegara a la peor parte de su sueño; conforme más se quejaba Twilight, más rápido llegaba ese momento y Flash debía darse prisa. Desgraciadamente...

-¡BASTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

Twilight se despertó gritando, no logró aguantar esa pesadilla; por su parte, Flash se tropezó con sus pies y cayó de espaldas dándose un golpe en la cabeza. Casi a los 3 segundos, la puerta del cuarto se abrió y Max, Caty y el Rey Sonic aparecieron; el primero traía su celular en la mano y lo usuaba como linterna.

-¿Qué pasa aquí? -dijo Max encendiendo la luz.

La escena que tenían delante los dejó extrañados, Flash estaba en el suelo y Twilight estaba sentada en su cama, jadeando y sudando a mares pero no se había percatado de los presentes. Los hermanos y el monarca fueron despertados por el grito de la pony y salieron corriendo temiendo que la pareja hubiera sido atacada. Al ver que Twilight no reaccionaba, Flash se puso de pie, fue hacia la cama de su amada y se sentó en el borde del mueble mientras decía.

-Twilight ¿estás bien?

Twilight, al oír la voz del chico, lo abrazó y comenzó a llorar desesperadamente.

-Tranquila, tranquila. -decía Flash para consolarla- Todo fue un sueño, no pasa nada.

Los hermanos y el monarca entraron para poder entender mejor lo que había pasado. Pasados unos 5 minutos, Twilight se tranquilizó, eso era lo principal para que pudiera contar esa horrible pesadilla que también puso en alerta a todo el castillo. Su sueño fue en efecto, horrible; estaba en una especia de zona extra-dimensional; sobre el campo, estaban colgados los cuerpos de todos sus seres queridos actuales, cada cuerpo, tenía distintas marcas, como si todos hubieran sido torturados de formas inenarrables. No hay que mencionar que ningún cuerpo mostraba indicios de vida; por si fuera poco, tenía que enfrentarse contra los líderes equestrianos, los que habían irrumpido en la casa de Flash tiempo atrás para ser exactos, y la única forma de salir de ese lugar era arrancarles la vida a los líderes.

Para defenderse, Twilight podía usar su magia, los Látigos de Némesis o las armas (de fuego o blancas) que cada cierto tiempo iban cayendo, también usaba esos recursos para atacar. Poco a poco, Twilight iba ganando terreno eliminando contrincantes aunque por cada victoria, significaba una batalla psicológica puesto que eliminaba a quienes una vez le importaron. Fue justo cuando iba a acabar con la princesa Celestia cuando Twilight se despertó gritando y alertando a todo el castillo.

Los presentes se quedaron asombrados ante tan macabra historia que habían escuchado.

-¡Santo Dios! -exlamó Caty- ¿De verdad soñaste todo eso?

-Me gustaría dudar -respondió Twilight- pero me temo que todo eso pasó mientras dormía.

-Creo que ese sueño son los restos de tu vida como la Princesa Renegada.

-¿A que te refieres? -preguntó el Rey Sonic.

-Sé por experiencia que cuando uno sufre por un momento demasiado traumático, es muy difícil mandarlo al olvido, puedes buscar toda la ayuda que quieras para lograr superarlo, pero tarde o temprano, el recuerdo de ese momento volverá para atormentar tu mente.

-A mi me preocupa otra cosa. -dijo Flash.

-¿Qué es? -preguntó el monarca.

-En Irapuato, rar vez tenía Twilight pesadillas que más temprano que tarde, se convertían en visiones del futuro.

-¿Visiones? -preguntó Caty.

-De estrategias, armamento, refuerzos o tácticas; -completó Twilight que, a pesar de seguir asustada por la pesadilla, no perdía ni una palabra de esa conversación- todo comenzó cuando intentaron tomar Irapuato.

-Esta es la 1° vez -dijo Max- que mencionas ese don tuyo.

-Es un don que solo los alicornios podemos usar para prevenir futuros peligros; además, las pesadillas terminaron cuando Equestria tomó otro rumbo

-Que fue cuando nosotros llegamos. -completó Caty.

-Me creo toda esa historia de las visiones pero, -dijo el Rey Sonic- cuando las visiones se hacían realidad ¿los hechos ocurrían de la misma forma en que los soñaste?

-Eso no lo sé; cuando tenía visiones, se las contaba a Flash y él se las contaba al General Ratchet. Como yo estaba encerrada, no sé si los hechos ocurrían tal y como los soñé.

-¿Y bien Flash? -interrogó Max

-pues la respuesta es más o menos. Los hechos sí ocurrían de acuerdo a las visiones pero con ligeras diferencias, si se trata de señalarlo en porcentaje, yo diría que había un 95% de similitud entre los hechos y el sueño.

-Como sea -dijo Max- lo que sabemos es que esa pesadilla es una visión, tampoco sabemos cuando se va a cumplir ,lo que sí sabemos es que no predice nada bueno.

-Redoblaré la seguridad de todos los sitios con seres queridos de Twilight, -dijo el Rey Sonic- y mandaré avisos a la Tierra para que tus amigos de allá se cuiden.

-Será lo mejor. -finalizó Flash.

A la mañana siguiente, Twilight fue llevada con el psicólogo que alguna vez fue el jefe de Caty, la llevaron para que le ayudara con el trauma de su pesadilla. El especialista aceptó encantado de ayudar y se sorprendió bastante al conocer los detalles de su próximo caso, incluso le pidió a Caty para que le ayudara pues al final, 2 cabezas piensan mejor que una. Ambos especialistas tuvieron que trabajar duro para resolver los misterios de ese sueño; también se doblaron las defensas de todos los sitios que pisó la pony, los mensajes para la Tierra fueron enviados y ahora, Max, Caty y Flash cargaban una pistola. Los Taylors usaban las pistolas de oro que se habían traído desde Irapuato y la de Flash fue conseguida en una comisaría cercana. Dado a su posición social, las municiones no eran problema, las municiones no eran problema, estaba más claro que el agua que impedirían que la pesadilla de Twilight se hiciera realidad, a toda costa.

Un mes después, con mucho trabajo y esfuerzo, Twilight logró mandar al olvido aquella pesadilla aunque si le costó bastante trabajo tanto físico como psicológico aunque lo importante fue que ya no se torturaba. Un día, en el salón del trono, se pasaba un rato agradable, el Rey Sonic estaba meditando acerca de un futuro proyecto de construcción, Max estaba leyendo "El diario de Ana Frank" (libro famoso en la Tierra), Caty estaba haciendo un dibujo de las playas de Mobius y Flash se paseaba aburrido, sin saber que hacer. Los chicos seguían cargando sus armas, tal vez Twilight había olvidado su pesadilla pero ellos no, tenían tan bien escondidas las pistolas que parecían que no las traían en realidad; por precaución, no le decían a Twilight que estaban armados para evitar ocasionarle un trauma.

Su tranquilidad fue interrumpida por un extraño sonido y al ver el salón, una esfera de energía se estaba formando ante ellos sin aparente procedencia.

-¡¿Qué esta pasando?! -exclamó Caty soltando su libreta y su lápiz.

-¡¿Qué demonios?! -dijo Max lanzndo su libro.

-¿Qué rayos? -dijo Flash sorprendido.

-SILVER. -gritó el monarca.

Sin perder un solo segundo, los chicos sacaron sus pistolas, cargaron un cartucho, quitaron los seguros y apuntaron hacia la esfera, el Rey Sonic sacó de la parte de atrás del trono, una espada cuya hoja era muy larga. La esfera de energía estaba empezando a palidecer y al menos 12 siluetas comenzaron a aparecer, 11 con forma de ponis y una con una extraña silueta que parecía ser una bandera alarmando aún más a los presentes.

-Los líderes equestrianos. -exclamó Flash gruñendo entre dientes.

El ex-soldado no se engañó puesto que todas aquellas siluetas negras empezaron a cambiar mostrando los colores de aquellos personajes que habían irrumpido sin permiso en su casa en Irapuato hace casi un año por lo que todos apretaron fuertemente el mango de sus armas. Cuando la tele-transportación se completó, Celestia se percató de que el grupo entero estaba rodeado por lanzas, espadas y armas de fuego de distinto calibre, por lo que le hizo un gesto a Spike, el dragón traía un asta entre sus garras y al ver el gesto bajó al suelo el asta, con ayuda de Rarity enganchó una bandera blanca y la elevó. Acto seguido se colocó al frente del grupo de ponis. Caty se percató de que, a diferencia de lo sucedido en Irapuato, había otros 2 ponis (yegua y semental) ambos unicornios, que no conocía, lo que más le sorprendía era que compartían rasgos con... Twilight

Ni viendo la bandera, los guardias seguían apuntando con sus armas al grupo equestriano, en ese momento el Rey Sonic toó la palabra.

-Di tus motivos Celestia. Sabes de sobra que tu presencia en Mobius está prohibida y no me creo que vengan en son de paz.

-Primero que nada, -dijo Flash- ¿Como llegaron?

-Usamos un fuerte hechizo de Tele-transportación -dijo la princesa Luna- y la magia los obtenemos de una barrear que solo nosotros podemos ver.

-Eso es imposible. -exclamó Silver- La magia equestriana está bloqueada en Mobius.

-Los unicornios de Equestria nos la envían -dijo Shining- Y no creas que me he olvidado de tu ofensa Max Taylor: tarde o temprano me vengaré de ti.

-Adelante, te reto. -dijo Max desafiándole- Has un hechizo y te levanto la tapa de los sesos; ya aposté con Flash tu crin y tu cola

-Y mira que fue una apuesta alta. -advirtió Caty- Fue demasiado dinero.

-Ya basta -dijo Celestia- No venimos aquí a discutir, sino a tratar un tema.

-Habla pues y que sea rápido. -dijo el Rey Sonic sin vacilar.

Los ponis desconocidos se pusieron al frente causando intriga.

-¿Quiénes son ustedes? -dijo Silver.

-Mi nombre es Twilight Velvet. -dijo la yegua.

-Y el mío es Nightlight. -dijo el semental.

-Somos los padres de Shining Armor y Twilight Sparkle.

-Vaya hijito tienen, -murmuró Max- bastante quehacer me ha dado en Irapuato.

-Veníamos a hablar con nuestra hija. -dijo Velvet

-¿Con... Twilight? -dijo Max.

-Así es, queremos pedirle que regrese a Equestria.

-¿Qué regrese...allá? -dijo Flash haciendo un esfuerzo supremo para no revelar la más profunda cólera de la cuál estaba poseído.

-Así es -dijo Spike- Todos le han perdonado su traición y piden que regrese.

Fue suficiente. Sin aguantar más, Flash le apuntó a una de las ventanas y abrió fuego gastándose el cartucho entero. En el exterior, los ciudadanos oyeron las detonaciones pero no le dieron importancia, pensaban que la armada practicaba al aire libre; sin duda ignoraban la extraña reunión que se celebraba en el castillo del planeta.

-¿Y ahora tú? -preguntó Max.

-No preguntes. -respondió Flash mientras recargaba y miraba fijamente a Shining- No te lo diré aquí porque si lo hago, pueden tomarlo como una ofensa.

El unicornio no aguantó más y se tele-transportó de regreso a Equestria, no sin antes lanzar un grito al aire, seguramente en su tierra se desquitaría hasta saciarse.

-Lo único que les pedimos -dijo Fluttershy- es que les permitan que hablen con su hija, que también es nuestra amiga.

Flash ya no pudo aguantar más, lanzó al aire un grito de furia y desapareció por la puerta al costado del trono; casi inmediatamente, se escucharon gritos y furiosos golpes se dejaron oír. Los hermanos y el monarca se miraron confundidos pero luego asintieron.

-Silver, iremos a discutir esa petición en privado, -dijo el Rey Sonic- vigila que no se muevan o hagan... cosas extrañas.

-Como usted ordene mi rey.

Rápidamente, los 3 entraron por la puerta y la cerraron, encontraron a Flash lanzando gritos y repartiendo furiosos puñetazos y patadas contra distintas partes de la pared, Max tuvo que intervenir para controlarlo.

-¡Cálmate ya, Flash! -le decía- ¡Detente ahora mismo!

Tras varios forcejeos, finalmente tranquilizaron al chico aunque no le bajaron la furia.

-¡¿Qué es lo que te pasa, Flash?! -reclamó Max- Jamás te habías comportado de esa manera.

-Tu no lo entenderías, Max.

-Tienes razón, no lo entiendo. -replicó el chico- No entiendo porque te comportaste así.

-Primero te gastas un cartucho y después haces una rabieta -dijo el monarca- está claro que algo te pasa.

-¿Qué es lo que tienes Flash? -preguntó Caty.

-Vale, se los diré es que... (gruñido) no me trago de que esos ponis hayan perdonado a Twilight y vengan a pedirle que regrese, me huele más a una trampa para castigarla por delatar la invasión y es lo que quiero evitar.

-A mi también me huele a una trampa, -dijo Max- pero tampoco es para ponerse así.

-Sigues sin entenderlo Max.

-Creo que lo entiendo mejor que tú Flash.

-¿De que estás hablando?

-Mi vida ha estado rodeada de desastres, Caty fue herida cuando detuvimos al ladrón, la muerte de nuestros padres, la muerte de Zoe y para acabar, cuando perdí el brazo izquierdo.

-Twilight te regresó tu brazo, espera ¿quién rayos es Zoe?

-Tu no la conociste Flash -explicó Caty- Fue la novia de Max durante un tiempo, su familia siempre nos apoyó, cuando mi hermano tenía que llegar tarde a casa, Zoe me cuidaba y me ayudaba con la tarea. Esa alegría terminó cuando injustamente le arrebataron la vida.

-¿Qué fue lo que pasó? -preguntó el Rey Sonic.

Capítulo 24: La Desgracia De Max

-Flashback-

"Regresaba a mi casa después de un largo día, ya era muy tarde y pensaba que Zoe estaría impaciente por que llegara y la llevara a su casa; no iba fijándome en el camino cuando casi me tropiezo con alguien ensangrentado. Rápidamente lo giré para ver si seguía con vida y fue cuando vi que era Zoe; asustado, saqué mi celular y llamé para pedir ayuda".

-911 ¿Cuál es su emergencia?

-Le han disparado a mi novia.

-¿Qué fue lo que pasó?

-No lo sé, me la acabo de encontrar, estaba en el suelo.

-¿Como se encuentra?

-No lo sé, ¡traigan una ambulancia!

-Dime donde estás

-Se me olvidó la dirección pero estoy a 10 cuadras del estadio.

-¿Cerca de la salida a León?

-Sí ¡apúrense por favor!

"Desde mi celular, logré escuchar a la operadora teclear en su computadora, cuando menos me lo esperaba Zoe empezó a quejarse ¡estaba viva!"

-¡ZOE!

-¿Qué pasa -dijo la operadora.

-Sigue viva, Zoe ¿me oyes?

-M-Max.

"Instintivamente, activé el altavoz de la llamada y dejé el celular en el suelo, cerca de mí, 3 segundos después, Zoe estaba entre mis brazos, la operadora escuchó todo lo que estaba pasando.

-Resiste Zoe.

-Me a-ta-caron

-¿Quién te atacó?

-H-Hombre alto, pis-tola en mano.

-¿Puedes describirlo?

"Con la poca energía que le quedaba Zoe me describió a su atacante, sus palabras quedaron grabados tanto en mi móvil como en la grabadora que usan en emergencias, esa fue la mayor imprudencia que cometí en mi vida puesto que eso marcó el destino de mi novia."

-M-Max.

-Resiste Zoe, la ayuda está en camino.

-No creo.. aguantar... mucho... más.

-No, resiste -luego se dirigió a la operadora- ¿Donde demonios está esa ambulancia?

-Max,no aguanta más, acércate, tengo algo que decirte.

-Aquí estoy, no me iré.

-Solo quiero... decirte que... te amo.

"Tras eso, mi novia expiró, la perdí en mis brazos, la única que respondía a mis gritos era la operadora de emergencias, la autopsia que le practicaron reveló que intentó huir de su atacante, pues tenía un tiro debajo de la rodilla y otro en el estómago. Una semana después de eso, en un operativo, cayeron varios criminales uno de ellos resultó ser el asesino de mi novia, la descripción de la llamada lo delató. Toda la familia Drake y sus conocidos reclamaron la pena capital y el Ministerio Público accedió; personalmente solicité ser el ejecutor de aquel desgraciado, irónicamente me concedieron ese deseo, aún no sé si fue por ser el novio de la víctima o por evitar que les insistiera. Recuerdo perfectamente cuando entré en un cuarto silenciado acompañado de 2 guardias que estaban cargando bandejas con distintas armas, de fuego o blancas"

"En el otro lado del salón, entraba el asesino sujetado por 3 policías los cuales, lo ataron en un gran poste y hasta le pusieron un bozal -eso me dio risa sinceramente- luego lo dejaron solo y los guardias que me acompañaron, me dijeron"

-Es la hora, señor, elija su arma.

"La decisión fue difícil, he de confesarlo, pero elegí un largo puñal y una pistola con mejora láser lo que aumentaba la puntería para no fallar".

-Usted decide cuando terminar su sufrimiento. -le dijo que el otro guardia en tono serio.

-Denme unos segundos, quiero hablar con él. -respondió Max tan sereno que daba miedo y mientras enfundaba la pistola- Hay cosas que la autopsia no reveló.

"Los guardias se retiraron y yo me encaminé hacia el criminal, he de admitirlo, me puse algo nervioso pero sabía que sería el vengador de la muerte de mi novia, me acerqué al criminal con un paso moderado y el sujeto me miraba fijamente. Sentí que estaba lanzándome puñales con los ojos"

-Es una lástima que exista gente inmunda como tú. -le dijo- Personas así son aquellas que deberían arder en el infierno.

-Yo nacía y crecí entre maleantes, -respondió el asesino- esa fue mi educación, inútil es cambiar mi pasado.

-No voy a discutirlo. ¿Porqué lo hiciste?

-Aquella desgraciada rechazó una buena vida conmigo, le ofrecí riquezas, joyas; le aseguraba un puesto en la alta sociedad. Pero prefirió vivir como una rata y así murió.

-¿No me digas? -Max ardía en furia en su interior pero por fuera estaba sereno- ¿Y porqué fue que te rechazó?

-Llevaba varios días ofreciéndole una mejor vida, pero un día aquella tipeja me respondió que le pertenecía a otro, después se fue corriendo. En ese momento supe que si no era mía, no sería de nadie más; fi tras ella, logré acertarle un disparo que la hizo caer, la envié al otro mundo sin perdida de tiempo, luego juré que aquel ladrón de corazones sería mi siguiente objetivo.

-Pues lamento informarte... -dijo Max tomando entre sus manos, el puñal- que yo soy ese ladrón de corazones Y EL QUE TE MANDARÁ AL INFIERNO.

"Después de esa frase, no recuerdo bien lo que hice, era una de esas pocas veces que no quería conservar en mi mente esos momentos, del que sí me acuerdo bien es que le clavé el puñal en varias ocasiones, le dí de puñetazos y lo rematé disparandole en el rostro gastándome 2 cartuchos de balas. Tras saciar mi ira, 2 oficiales entraron para llevarse el cuerpo del criminal, les ahorré trabajo pues yo mismo lo desaté usando el puñal y luego me retiré del lugar sin hablar con nadie, dejé las armas en el suelo y me fui. Ese mismo día, visité el panteón donde se hallaba enterrada Zoe, tocó la casualidad de que su familia estaba ahí oando en su tumba. Cuando me vieron, supieron lo que había hecho y me dejaron pasar ante su lápida".

"Me mantuve callado hasta que terminaron los rezos, al ver que no decía nada, mi suegra me habló".

-¿Hiciste lo que tenías que hacer?

-...Sí... Lo mandé ya al infierno..., pero ese maldito se salió con la suya al final.

-¿Qué fue lo que pasó? -dijo el Sr. Drake.

-Antes de ejecutarlo... -Max hacía esfuerzos supremos para no perder el juicio- ese asqueroso me reveló algo..., sobre Zoe.

-¿Qué te dijo? -preguntó la hermana mayor Reesse.

"Me fue inútil aguantar, caía al suelo y golpeé con los puños la tierra mientras gruesas lágrimas salían de mis ojos y rodaban por mi rostro.

-¡¿Porqué Zoe?! -dijo Max como si esperaba que su difunta novia le contestara- ¡¿Porqué no me dijiste que ese maldito desgraciado te acosaba?! ¡Sí sabías que yo te protegería con mi propia vida

"La familia de Zoe, los Drake, comprendieron al instante lo que había pasado a la hora de la ejecución, mi suegra me puso su mano en mi hombro"

-Tampoco nosotros teníamos conocimiento sobre eso.

-En ocasiones, -dijo Reesse- llegaba a casa un poco deprimida pero creíamos que era por tener que hacer los deberes escolares y tener que cuidar a Caty.

-Su fidelidad hacia mí... -dijo Max llorando- fue su perdición.

"Los Drake y yo lloramos hasta no poder más, un rato después llegó la hora de irnos del campo-santo; cuando me levanté, noté que tenía algo en la mano, era un colgante con 2 fotos en su interior, una de Zoe y la otra era de los Drake y los hermanos. Ese colgante me llamó la atención"

-Un segundo ¿y esto? -dijo mostrando el colgante.

-¡No puede ser! -exclamó la Sra. Drake- Es... es... el colgante de Zoe.

-Pero eso es imposible, -dijo Reesse asombrada- pero si lo traía puesto cuando la enterramos.

"¿Como llegó ese colgante a mis manos? Ni yo sé la respuesta, lo que si sabía era que, donde quiera que se encontrara, Zoe me estaba enviando una señal"

-Fin del Flashback-

-Dios santo. -dijo Flash asombrado.

-¿Qué pasó con Zoe y ese colgante? -preguntó el Rey Sonic

-El colgante me lo quedé -dijo Max sacándolo de entre sus ropas- y no me lo quitó nunca, a excepción de la hora de la ducha y la hora de dormir y de Zoe... rara vez se aparece en mis sueños y es donde conversamos.

-Hablando de mi cuñada -dijo Caty- ¿No le preguntaste el motivo por el cuál nunca te dijo nada?

-Según ella, temía que yo la dejara, motivo extraño puesto que de hecho, aún la amo, esa es la razón por la cuál nunca me he fijado en otras chicas, estaría traicionándola.

-¿No la has vuelto a ver en tus sueños? -preguntó el Rey Sonic.

-La última vez que Zoe se me apareció, fue la noche de la coronación, fue para felicitarme por llegar a ser lo que soy ahora.

-Max..., creo que te debo una disculpa. -dijo Flash arrepentido.

-Tranquilo colega, no te culpo.

-¿Qué es lo que quieres hacer con esos ponis?

-Cierto, ya me había olvidado de ellos. -dijo el monarca.

-El olor a trampa está en el aire, -dijo Max en tono serio- por un lado, me gustaría mandarlos a la horca, pero por el otro, me gustaría concederles ese deseo puesto que Twilight es la única, de entre nosotros, que aún conserva a sus padres, aunque su relación no sea tan unida, por así decirlo ¿Cuál es su opinión Rey Sonic?

Mientras tanto, en el salón del trono, Rainbow Dash empezaba a perder la paciencia cosa que era muy normal en ella.

-Aaash ¿Qué tanto pueden tardar en darnos un "sí" a nuestra petición -dijo algo fastidiada.

-Deben de estar discutiéndolo a detalle -observó Fluttershy.

-Si me necesitan -dijo Rainbow desplegando sus alas- iré a volar un rato en lo que se deciden.

-Querida, tengo que recordarte -dijo Rarity- que nos vigilan 30 guardias, todos armados hasta los dientes.

-Son 50 en realidad -corrigió Silver- incluido un servidor.

Rainbow se estampó a propósito contra el suelo, no podía ni hacer lo que más le gustaba; Pinkie Pie estaba igual, le habían dicho que "a la menor señal de que estuviera brincando" se llevaría una invalidez temporal como recuerdo. La custodia no era tan difícil de comprender puesto que los guardias solo cumplían el pie de la letra, la orden que se les había dado; mientras que los ponis a duras penas podían aguantar la impaciencia, las princesas comprendían a la perfección la obediencia de los guardias, justo cuando menor se lo esperaban, los chicos salieron de donde estaban, habían tomado una decisión aunque no sería del agrado de algunos.

El Rey Sonic fue quién tomó la palabra para anunciar la respuesta elegida.

-Hemos discutido y por esta vez accederemos a su petición, la mala parte es que Twilight no está aquí en el castillo, se le enviará el aviso, a ver si accede a venir.

-Detesto esperar. -se quejó Rainbow.

-Parece que vas a tener que aguantar dulzura -dijo Applejack- tal vez sea nuestra última oportunidad de hablar con Twilight.

-Tal vez no sea ha olvidado -dijo Fluttershy de lo que aprendimos juntas sobre la amistad.

-(Yo creo que eso lo envió hasta el fondo del cañón) -pensó Flash.

Un guardia fue seleccionado para llevar el mensaje, sin perder más tiempo, salió y corrió hacia el lugar donde se encontraba Twilight y el mensaje era que "necesitaban su presencia en el castillo". No le diría la causa puesto que, con mayor razón, rechazaría el mensaje y se armaría una buena revuelta que nadie quisiera ver. Poco sabía este soldado que una revuelta no sería nada comparado con lo que sucedería a continuación.

Capítulo 25: Bien que se Hace, con Mal se Paga

La fragua, lugar donde se forjaban las espadas y escudos, se encontraba más activa de lo normal, Twilight les había hecho una visita y querían que se fuera satisfecha con el resultado, la pony tenía en mente un proyecto muy complejo: mejorar los Látigos de Némesis. Para eso, quería derretir el mineral del cañón (aquel que se había clavado tiempo atrás) para que se forjaran junto con las cuchillas de los la´tigos como si fuera una armadura, se esperaba aumentar el poder, la velocidad y la magia. Twilight podía hacer todo el procedimiento ella sola pero necesitaba de los recursos de la fragua para derretir el mineral, tras un largo rato, el proyecto estaba terminado. El resultado fue un éxito, las cuchillas dejaron el aspecto de ser de metal y ahora parecían estar hechas de un cristal ligeramente verde aunque con un vistazo detallado se podía ver el metal de los látigos. Después, llegó la hora de poner a prueba el resultado. Twilight fue llevado a un cuarto lleno de armas y escudos todos mal hechos, eran proyectos que habían fracasado, serían usados para que la pony probara sus nuevas armas y como un favor, hacer trizas esas armas mal hechas, se matarían 2 pájaros de un tiro. Los blancos no aguantaron ni 2 golpes, con el primero se rompían como el papel.}Durante su práctica, el guardia mensajero llegó a la fragua y preguntó por Twilight, una de las trabajadoras del taller fue a avisarle, interrumpiendo su práctica.

-Disculpe Twilight

-¿Qué pasa Julie?

-Le busca un guardia del castillo, dice que le necesita allá.

-De acuerdo, gracias por avisarme.

La trabajadora se retiró, Twilight colgó sus Látigos de Némesis en su espalda, les agradeció a los trabajadores por su ayuda y salió al encuentro del guardia, ambos intercambiaron una mirada inteligente y ambos salieron corriendo en dirección al castillo. Surgió una plática.

-¿Para que me necesitan en el castillo Vic? -preguntó Twiligght.

-Me dijeron que era de suma importancia su presencia. -respondió el guardia.

-Pero ¿para qué? Eso es lo que quiero saber.

-No me dijeron los detalles, decían que era un asunto secreto.

-En ese caso me voy a adelantar para llegar más pronto, te veo luego Vic.

Inmediatamente Twilight extendió sus alas levantando el vuelo, dejando atrás al guardia con bastante facilidad. En menos de 3 minutos llegó al castillo, entró derrapando al salón del trono y se dirigió al monarca sin ver a los que eran custodiados por los guardias.

-Bien, ¿para que me querían? -dijo.

El Rey Sonic, los Taylors y hasta Flash no dijeron nada y solo señalaron con la vista al salón, temiendo que un enemigo poderoso estuviera ahí, Twilight movió los ojos lentamente y, ahí en el salón, vio de reojo alos líderes equestrianos, los detonantes de la bomba que tenía en su interior. Cerró los ojos, lentamente se dio la vuelta y bajó la cabeza, como si le diera asco ver a los que estaban. De su boca salieron unas palabras tan frías que congelarían al mismísimo sol.

-¿Qué es lo que quieren? -dijo Twilight sin abrir los ojos- Me sorprende que tengan el valor de estar aquí después de todo lo que han hecho.

Todos los presentes se quedaron atónitos ante aquellas palabras, nadie se atrevía a hablar, la princesa Cadence pasó saliva antes de tomar la palabra.

-T-Teníamos algo que decirte.

-¿Y qué es?

-Queremos que regreses a Equestria, hija. -dijo Nightlight.

-¿Qué yo... regrese? -dijo Twilight en tono sarcástico- Sí se supone que soy la más buscada en Equestria.

-Eso quedó en el pasado -dijo Spike- Todos te han perdonado tu traición.

-Muchos te extrañan -dijo Fluttershy- Quieren que regreses.

-Son muy malos mentirosos ¿lo sabían? -dijo Twilight sin creerse ni una palabra de lo que decían.

-No estamos mintiendo. -dijo la princesa Luna- Va contra los principios de nuestros ancestros.

Desde su lugar, Max se percató de que Twilight estaba temblando pero no era un temblor de por miedo sino de furia, ese tic era apenas perceptible; Max comprendió que Twilight estaba intentando controlar su ira, lo cual es muy difícil. Sin hacer mucho ruido, le avisó a su hermana, al Rey Sonic y a Flash de que se pusieran atentos con sus armas.

-(Esto no va a acabar nada bien). -pensó Flash.

-Vamos Twilight, -dijo Applejack- eres nuestra amiga; regresa con nosotros.

-Te haré una fiesta de bienvenida -dijo Pinkie Pie con su acostumbrada felicidad.

-Tu sabes a la perfección -dijo la princesa Cadence- que eres mi cuñada favorita.

-Siempre fuiste y serás -dijo la princesa Celestia- mi alumna favorita, Twilight.

Con cada oración, Twilight perdía cada vez más el control, la bomba estaba a punto de estallar.

-"Cállense, cállense, cállense, cállense". -murmuraba entre dientes.

Mientras que los ponis le decían cosas bonitas con la confianza de convencerla, lo único que hacían era disminuir más y más, la mecha de la bomba que Twilight tenía en su corazón.

-Por favor, regresa Twilight, -dijo Spike- todos te hemos perdonado.

-¡CÁLLENSE!

La bomba detonó, Twilight no pudo aguantar y gritó abriendo los ojos, acto seguido, empuñó los Látigos de Némesis, los clavó en el suelo y los sacó de golpe. Se generó una onda de energía que se dirigió hacia los líderes equestrianos y, de forma extraña, solo los hizo caer a ellos y no a los guardias de alrededor.

-¡Cállense de una vez, no quiero oírlos! -exclamó Twilight con rabia.

-T-Tranquilízate Twilight. -dijo Rainbow con voz temblorosa.

-Ustedes dicen haberme perdonado por haber hecho lo que el corazón me dictó. ¡¿Pero creen que yo les he perdonado, todo lo que me hicieron pasar?

-Déjanos explicarte..

-No, ahora me dejas terminar Cadence ¡¿Crees que alguien puede perdonar todo lo que ustedes me hicieron...?!

Twilight se interrumpió a si misma, cerró los ojos y comenzó a jadear como si le faltaran fuerzas para continuar, luego gruesas lágrimas comenzaron a salir de sus ojos, después les lanzó una mirada firme. La princesa Celestia reconoció esa cara, fue cuando Twilight les amenazó en casa de Flash en Irapuato.

-¿Como creen que me sentí cuando sufrí todo ese martirio? Cuando salía a las calles, los ponis me insultaban, los potrillos me lanzaban piedras, en varias ocasiones, los conductores de carretas amenazaban con atropellarme. Si estaba volando los pegasos me lanzaban ráfagas, si estaba en la tierra, me tiraban cosas, en todos lados me insultaban y me humillaban. Mamá, papá, ¿como creen que me sentí cuando me cerraron la puerta de su casa en el rostro? Spike, ¿crees que no oía todo lo queme decías a mi espaldas?; Chicas, me dolió en el alma cuando fingieron no conocerme y me insultaron, ¿qué fue de lo que aprendimos? ¿A donde mandaron nuestra amistad? Princesa Luna, en mi pesar, descubrí que un perro callejero terrestre, vivía mejor que yo. Cadence, yo te consideraba mi hermana ¿qué les hiciste a todos momentos que pasamos juntas? Y princesa Celestia, cuando fue mi mentora, creía que era la pony más sabía de Equestria, sin embargo, su última lección la comprendí por las malas y la verdad es que... usted no sabe nada.

Finalmente, Twilight enfundó los Látigos (colgándolos en su espalda? y comenzó a caminar hacia la puerta al costado del trono cuando, sin esperarlo...

-Twilight, espera.

La pony detuvo su pasos para escuchar lo último que tenían que decirle porque ya no los volvería a ver más.

-Si algún día cambias de opinión y piensas regresar a Equestria, se te recibirá como una ciudadana.

-Eso lo dudo... Celestia.

Después de eso, Twilight desapareció por la puerta usando su magia para cerrarla con fuerza. La princesa Celestia quedó deprimida por las palabras de su antigua alumna, la habían perdido para siempre; ya no se podía hacer nada más.

-Gracias por acceder a nuestra petición Rey Sonic; nos retiramos y no volveremos a molestarles.

-Más vale que así sea Celestia -dijo el monarca- porque no tendremos piedad para la siguiente.

Inmediatamente, la energía rodeó a los ponis y se tele-transportaron de vuelta a Equestria; pero en cuanto se fueron, el sonido de una chica llorando tras la puerta se dejó oír seguido de varios pasos alejándose. En el salón del trono, los guardias regresaron a su posición original mientras que los chicos se miraban aterrados por lo ocurrido; nadie decía nada, nadie hacía nada. Fue hasta que Flash rompió el silencio diciendo.

-Dios mío ¿que hemos hecho?.

Nadie debatió ese argumento, la tristeza y la depresión se hicieron presentes en el salón. Después de eso y durante toda una semana, Twilight se encerró en su cuarto y no volvió a salir ni para comer o para ducharse, si era hora de comer, tele-transportaba su comida. Flash tuvo que dormir en el cuarto de Max y Caty; temiendo una desgracia, se mandaron instalar redes de seguridad, cámaras de vigilancia, etc., tenían un detallado plan anti-suicidios. Finalmente, un martes por la noche, los chicos decidieron ir a ver que tenía Twilight, no entendían la razón de su encierro y mucho menos sus ausencias. Todos se reunieron frente a la puerta cerrada, nadie tenía el valor de tocar, les daba pena.

Sin vacilar, Flash se acercó y llamó 3 veces.

-Twilight ¿podemos hablar? -dijo.

No hubo respuesta, los chicos se miraron confundidos, en eso llegó el Rey Sonic y se les unió, Flash notó que el picaporte no tenía llave, lo giró y abrió la puerta. Ahí sentada en su cama, Twilight estaba leyendo un gran libro que decía en la portada "Leyendas mexicanas", ni siquiera les prestó atención a los que estaban en la puerta.

-¿Podemos entrar? -preguntó el Rey Sonic

No hubo respuesta otra vez, Twilight seguía sin dirigirles la palabra, Max decidió llamar su atención con otro método y cuando puso su mano sobre la funda...

-Los estoy oyendo, no necesitan dispara una pistola.

Twilight finalmente habló pero seguía sin levantar la vista del libro, los chicos entraron aunque sorprendidos, Flash decidió tomar al toro por los cuernos.

-¿Podemos hablar, Twilight?

-¿Qué es lo que quieren?

-Queríamos saber el porqué te has encerrado. -dijo Max- Creíamos que estabas molesta por lo de hace una semana.

Twilight cerró los ojos, cerró su libro y reabrió los ojos.

-De hecho, estoy más enojada con ustedes que con los líderes.

-¿Con nosotros? -dijo Max.

-¿porqué? -completó el Rey Sonic.

Twilight bajó la cabeza al mismo tiempo que una lágrima se deslizaba por su mejilla, Flash sacó un pañuelo y se lo dio a su amada, esta se sorprendió por esa acción aunque aceptó el pañuelo.

-Tu mejor que nadie Flash, sabes que no quería saber nada de aquellos ponis que alguna vez me importaron. Y resulta que acceden a esa petición que, como ya expliqué ese día, no iba a aceptar.

-Sabemos que cometimos un error, -dijo Caty- pero hubo una razón para eso, Twilight.

-¿Y cuál fue?

-Con todo respeto Twilight, -explicó Flash- de todos los que estamos aquí en el cuarto, tu eres la única que aún conserva a sus padres.

-¿Disculpa?

-Mi madre murió hace muchos. -dijo el Rey Sonic.

-Nuestros padres fallecieron hace más de 6 años. -dijo Max.

-Y los míos murieron cuando yo apenas era un niño. -completó Flash.

-Si aceptamos esa petición -dijo Caty- fue porque nos pusimos en los cascos, por decirlo así, de tus padres. Aunque sabíamos que no querías saber nada de "ellos", quisimos darles la oportunidad de hablar una última vez contigo.

Casi al instante, Twilight se entristeció al saber que todo ocurrió por una buena razón y que se había encerrado sin causa aparente.

-Por un lado -dijo sin atreverse a mirar a los chicos de frente- estoy molesta por aquello, pero por el otro les agradezco que hayan aceptado aquella petición.

-¿Perdona? -dijo Max.

-Necesitaba desquitarme, siempre reprimía mi ira pero gracias a que aceptaron, por fin pude descargar mi corazón, creo que casi les grito hasta del mal del que se van a morir. Mi única desgracia fue que hice un show en el salón del trono.

-No fuiste la única. -dijo el monarca.

-¿Disculpa? -preguntó Twilight creyendo haber oído mal.

-Acá este compadre, -dijo Max colocando una mano sobre Flash- también armó un circo.

-No fue para tanto. -se defendió Flash.

-¿De verdad hiciste eso? -preguntó Twlight sonriendo.

-Bueno, creo que me contagiaste algo de tu ira.

Twilight no pudo reprimir una carcajada y comenzó a reír de forma alegre, le siguió Max, después Caty, luego el Rey Sonic y al final, el propio Flash, ese momento feliz les duró poco puesto que el estómago de Twilight empezó a gruñir, la pobre no había cenado bien y aún tenía hambre. Todos bajaron al comedor a acompañarla, tal vez ya habían cenado pero todavía comieron algo. Habían recuperado su felicidad y nadie se las volvería a quitar.

Capítulo 26: La Perdida de un Ser Querido

El tiempo había volado, los chicos habían vivido muchas aventuras y lo más importante, habían crecido: Max y Flash ahora tenían 26 años, Caty cumplió 23 y Twilight tenía 25, habían sufrido muchos cambios físicos que, o los tomaron por sorpresa o ya sabían que pasarían. Por desgracia había entre ellos, una víctima del mismo tiempo, el Rey Sonic; el monarca se había hecho viejo, sus púas azules se tornaron blancas, le creció barba y como final, había caído en cama por una enfermedad que amenazaba su vida de un momento a otro. Un día, el Rey Sonic se quejó de fuertes dolores; el médico dijo que le quedaban pocas horas, el momento final sería la 1 de la tarde. La noticia se extendió al instante y se avisó de que cuando alguien saliera al balcón real para ondear una bandera negra, era porque la hora final había llegado. El notario escribió sus últimos deseos, un sacerdote lo confesó y luego se retiró para alistar los últimos preparativos.Al final solo se quedaron el monarca y los chicos.

El momento se acercaba y la última conversación entre ellos floreció en un triste ambiente.

-Chicos, siento que mi hora está cerca, y me alegra saber que ustedes están conmigo durante mis últimos minutos.

-No nos vamos a ir. -dijo Twilight.

-Flash... tu siempre fuiste un gran muchacho.. nunca cambies.

-Se lo prometo, no va a pasar. -dijo Flash

-Twilight, lamento... haberte tratado... tan mal cuando nos... conocimos.

-Eso ocurrió en el pasado, -dijo Twilight- no hay porqué traerlo al presente.

-Max, Caty,... tal vez yo no sea su padre biológico.. pero yo los quise como si fueran mis hijos.

-Y nosotros también lo quisimos así. -dijo Max.

-Siempre lo tendremos en nuestro corazón. -completó Caty.

El enfermo respiraba con mayor dificultad, les pidió a los chicos que buscaran al sacerdote, así lo hicieron; al entrar le preguntó como se sentía.

-Voy por la posta, ya estoy listo para despedirme de este mundo. Hagan que velen mi cuerpo 2 días y que no le den sepultura hasta que estén convencidos de que estén verdaderamente muerto. Chicos, dejo en sus manos y cascos, a mi pueblo-, gobiernenlo con sabiduría para llegar a Mobius al lugar donde se se merece estar.

Durante 5 minutos, el sacerdote estuvo rezando y aplicando sobre el Rey Sonic algunos aceites; después de eso, el monarca entregó su alma dejando a todos muy tristes y a la vez conmovidos. Los chicos tenían los ojos rojos, síntoma que delataba la presencia de lágrimas sin embargo, no se dejaban vencer por las emociones, el sacerdote se percató de esto.

-Pueden retirarse si quieren, -les dijo- así podrán desahogarse bien.

Los chicos asintieron y se retiraron al cuarto de los Taylors, todos entraron salvo Max quién tomó otro rumbo.

-Ahora vuelvo. -dijo.

-¿A donde te diriges? -le preguntó Flash.

-Hay algo que debo hacer.

Luego sin decir nada, recorrió varios pasillos antes de llegar al balcón real en el cuál, había un micrófono conectado a 2 bocinas colocadas en ambos lados. Un guardia apareció junto a la puerta, traía entre sus manos una bandera negra y una trompeta de guerra.

-Supongo que ya es la hora.

-Así es, -dijo Max- veo que prepararon todo.

-Vamos cuando usted disponga, alteza.

-Hagamos esto de una vez.

Max tomó la bandera y salió al balcón acompañado del guardia, este se puso la trompeta en la boca, Max por su parte, se paró justo a la barandilla del balcón y gritó.

-¡PUEBLO DE MOBIUS!

Cuando dijo esas palabras, comenzó a ondear la bandera y el guardia comenzó a entonar el Toque de Silencio, una pieza musical que se usaba cuando alguien fallecía. Los habitantes que estaban en ese momento por las calles, al oír el grito de Max, voltearon a ver que estaba pasando y vieron la bandera, algunos se arrodillaron e inclinaron la cabeza, otros rompieron a llorar y echaron a correr con rumbo desconocido. Las otras ciudades se enteraron vía noticieros, hubo un paro de labores a nivel planetario, desgraciadamente todos sabían que ese día tenía que llegar tarde o temprano. Tras estar 5 minutos en el balcón, Max y el guardia se detuvieron y entraron devuelta al castillo, el chico entregó la bandera y se retiró a su cuarto donde lo esperaban sus compañeros; los 4 estuvieron llorando en silencio durante un buen tiempo. En los pasillos del castillo se oían lamentos, era sin duda el personal del castillo que lloraba por la muerte de su amada rey. Después de 2 largos días de velación, como lo había pedido el difunto, la catedral del planeta abría sus puertas para que la marcha fúnebre saliera rumbo al panteón. Los primeros en salir fueron los integrantes de la escolta de la armada, después un sacerdote purificando el camino con incienso, luego Twilight cargando un estandarte con la imagen del Rey Sonic, tras ella estaba el ataúd bañado en oro donde descansaba el cuerpo del monarca, el féretro era cargado por Max, Flash, Silver y el propio Marcus (ayudado por un mecanismo especial), después avanzaba Caty cargando un gran arreglo floral, le ayudaban otros guardias para turnarse, seguían los demás amigos del Rey Sonic y al final, el personal y la guardia del castillo. Apenas salieron de la iglesia y los presentes comenzaron a seguirlos; la marcha se realizaba a pie y un helicóptero los iba grabando desde el aire, seguramente se transmitía el momento en televisión planetaria.

La vista aérea de la marcha fúnebre parecía un río de puntos negros que iban avanzando, aún se conservaba la costumbre de vestir de negro en un funeral, es decir, se vestía de negro para dar a entender que compartían el dolor. Tras una larga hora de caminata, la marcha finalmente llegó al campo-santo donde el cuerpo del monarca sería enterrado, este panteón tenía algo de particular, estaba dedicado a la realeza y sus alrededores, es decir, además de reyes, también estaban enterrados amigos, personal del castillo y miembros de la guardia; para acabar, era uno de los panteones más antiguos de todo Mobius. El lugar donde sería colocado el ataúd ya había sido preparado y justo al lado estaba la tumba de la Reina Aleena, la madre del ahora fallecido monarca. Los chicos colocaron el feretro sobre 2 cuerdas que se usarían para hacerlo descender y se pararon al lado del agujero, Twilight por su parte, clavó el estandarte detrás de la lápida y se fue a reunir con los chicos. Caty dejó el rao justo delante del agujero y también se reunió con los demás.

Al tener ya todo lIsto, el sacerdote empezó con la oraciones para estos casos, muchos lloraban, otros trataban de aguantar, algo muy difícil.

-Que el Señor tenga en su gloria a nuestro monarca, al cual ha mandado llamar a su presencia. Rey Sonic, descanse en paz... -dijo el sacerdote.

-Así sea. -respondieron a coro todos los presentes.

-Que las almas de todos los fieles difuntos, descansen en paz..

-Así sea.

El sacerdote roció el féretro por última vez con agua bendita y se procedió a hacerlo descender, justo cuando comenzaron, 4 voces comenzaron a cantar. Eran Max, Caty, Twilight y Flash quienes, sin música, entonaban "Los Ángeles de Dios", los presentes se quedaron extrañados puesto que era inusual que hicieran eso. Los chicos cantaban como si nada y al poco rato se unieron más voces hasta que al final, todos los presentes terminaron cantando, la velocidad a la que cantaban era distinta puesto que en la canción original se usaban 2 velocidades (una más rápida que la anterior) pero en esta ocasión, mantenían un ritmo constante. Terminaron de cantar justo cuando cayó el último grano de tierra sobre el ataúd. Después de algunas oraciones, los presentes se iban retirando hasta que los chicos frente a la tumba fueron los últimos quienes después de meditar, también se retiraron.

En la entrada del campo-santo, se encontraba una diligencia en la cual se encontraban varios guardias custodiándola, cuando los chicos llegaron les abrieron la puerta, ellos subieron y partieron de regreso al castillo. Adentro de la diligencia estaban los chicos y el guardia Silver que tenía algo que decirles.

-Supongo que la ceremonia ha terminado. -les dijo.

-Así es. -dijo Twilight

-¿No hubo ningún contra-tiempo?

-Nada que pudiera arruinar la ceremonia. -dijo Flash.

-Hicieron bien en cantar Los Ángeles de Dios

-¿Disculpa? -preguntó Max.

-La canción favorita, en cuanto a temas religiosos, del Rey Sonic era esa, en varias ocasiones me manifestó su deseo de que mientras descendían a su ataúd y lo enterraban, los presentes cantaran esa bella canción.

-¿Cumplimos sin darnos cuenta -dijo Caty- un deseo del Rey Sonic?

-Un último deseo que ni planificamos. -dijo Flash.

-Ese no fue el último deseo del Rey Sonic. -anunció Silver.

-¿Perdona? -dijo Twilight.

-Su último deseo, -dijo el guardia sacando un papel doblado- se encuentra escrito en esta carta. El propio monarca me la dio una semana antes de su... despedida, me dejo leerla y me hizo jurar que no se las daría hasta que estuviera enterrado, es la hora de cumplir su mandato.

Max recibió la carta primero, la desdobló y comenzó a leer el contenido el cual le sorprendió bastante, luego le pasó la hoja a los demás quiénes, al igual que él, se sorprendieron; ninguno se creía lo que estaba escrito. Este era el contenido:

"Queridos Max, Caty, Twilight y Flash.

Seguramente cuando estén leyendo esto, yo ya no estaré entre ustedes y por eso les manifiesto, a través de esta carta, mi último deseo. Siempre tomaron la decisión correcta en el momento correcto. Por eso mi último deseo es que juntos, funden "el Consejo de los Cuatro" y que juntos gobiernen Mobius como la familia que siempre han sido. Tal vez crean que no está listos para gobernar pero yo les aseguro que lo harán genial, incluso creo que lo harán mejor que yo. Por favor, cumplan mi última voluntad. Hasta siempre, el Rey Sonic,

PD. Yo les aseguro que se verán genial con coronas".

Los chicos se quedaron atónitos ante lo que habían leído. ¿Qué los 4 gobernarían Mobius? Nadie decía nada, sabían que el Rey Sonic les tenía mucha confianza pero tampoco se imaginaban que les haría ese encargo. Todos generaron un silencio profundo hasta que, un rato después, Max lo rompió.

-¿Quiénes conocen el contenido de esta carta?

-El personal del castillo, la guardia real y los Guardianes del Portal.

-¿Speed y Rage lo sabían -dijo Twilight- y no dijeron nada?

-A todos nos hizo jurar no decirles nada... alteza.

-¿Alteza?

-Todos estamos a su servicio. -dijo el guardia.

-Los chicos se quedaron más sorprendidos, el impacto los volvió a dejar mudos, nadie dijo nada durante 2 minutos.

-¿El pueblo sabe de esto? -preguntó Flash.

-No hasta el momento. -respondió Silver- Tendrían que darle esa carta a la prensa para que todos se enteren.

-Es lo mejor, -dijo Caty- no debemos quedarnos callados.

-Si van a publicar esa carta, les puedo dar un consejo.

-¿Cuál es? -dijo Twilight.

Que esperen un tiempo antes de publicar la carta, el pueblo está sumido en una gran depresión por la muerte del Rey Sonic.

-Eso es verdad, -confirmó Max- si se enteran demasiado pronto de que nosotros vamos a gobernarlos, no nos aceptarían por negarse a creer en el fallecimiento de su antiguo monarca.

-Sus cerebros podrían desarrollar -dijo Twilight- un trauma que, a la larga, podría generar varios problemas en los nervios que podrían ocasionar "acciones no deseadas".

Todos se le quedaron viendo a Twilight con sorpresas en sus rostros.

-¿Qué? -dijo Twilight al notar las insistentes miradas.

-¿Donde aprendiste eso? -preguntó Flash.

-Lo leí de uno de los libros de psicología de Caty cuando vivíamos en las afueras de la ciudad... ¿Qué? Estaba aburrida y no tenía nada interesante que leer más que esos libros, aunque me aburrieron más al punto de caer ante el sueño.

Los chicos no pudieron reprimir una carcajada.

-Eso explica porque un día -dijo Caty- te encontramos dormida sobre uno de mis libros en el comedor.

-Fue porque los habías leído. -completó Max.

Los chicos siguieron riendo y después de un rato se tranquilizaron, platicaron durante el camino de regreso al castillo tenían muchas cosas que planificar antes de la coronación

Capítulo 27: El Consejo de los Cuatro

Pasaron 2 meses desde que el Rey Sonic fue enterrado y el pueblo ya había superado la muerte de su amado rey, de hecho ahora había peleas entre algunos pues consideraban que uno de los chicos debía gobernarlos. Unos creían que Max debía se elegido por por su valor, llevaría a Mobius a la grandeza, otros en cambio, creían que Caty, a pesar de se menor que su hermano, era la indicada, pues con su inteligencia los dirigiría a una nueva era de progreso. Más temprano que tarde, comenzaron las manifestaciones las cuales iniciaban y terminaban de forma pacífica pero era cuestión de tiempo para que se tornaran de color rojo sangre. Sabiendo esto, los chicos decidieron que ya era hora de publicar la carta en los periódicos ordenando que la posdata fuera omitida, creían que causaría bastante revuelo. Al día siguiente, en todos los periódicos y noticieros de Mobius fue anunciada la noticia de los próximos gobernantes; al principio hubo revuelo entre los habitantes puesto que todos los anteriores reyes y reinas de Mobius eran natales del mismo, sería la 1° vez que alguien que no había nacido en el planeta, los gobernaría y más porque serían 4 a la vez.

Pasada una semana, los habitantes comprendieron que, si el Rey Sonic quería que los chicos lo sucedieran en el trono, era porque él consideraba que era lo correcto por lo que decidieron aceptar a los nuevos gobernantes. La coronación se preparó en menos de lo que canta un gallo, la cual se transmitió en todo Mobius.

-¿Juran proteger a Mobius de cualquier peligro que lo amenace? -dijo el juez encargado.

-¡Lo juramos! -respondieron a coro los chicos.

-¿Juran gobernar con sabiduría para que ninguna de sis decisiones afecte al pueblo?

-¡Lo juramos!

-¿Juran respetar y escuchar al pueblo para que su opinión sea tomada en cuenta en las decisiones gubernamentales?

-¡Lo juramos!

-¡Desde hoy, el Consejo de los Cuatro, conformado por Max, Caty, Flash y Twilight, se hará cargo del gobierno de Mobius!

En eso aparecieron 4 coronas doradas descendiendo sobre cada una de las cabezas de los chicos y los gritos jubilosos llenaron el lugar más rápido que un rayo cayendo a la tierra aunque algunos tenían cara de duda, aún no creían que alguien de un distinto planeta los gobernara pero esa expresión fue pasajera y se unieron a sus fiesteros compatriotas. Después de eso, los chicos dieron en su carruaje, su 1° paseo como reyes de Mobius; durante el mismo, el pueblo les lanzaba flores de distintos colores, rosas rojas para Max y amarillas para Caty, orquídeas azules para Flash y gladiolas púrpuras para Twilight; todas las flores estaban muy abiertas y desprendían aroma delicioso. Más tarde hubo fiesta del planeta , en cada casa había un banquete y si bien los habitantes ya estaban felices, terminaron por enloquecer cuando el 1° decreto de los nuevos gobernantes fue; "Queda prohibida la tristeza durante el reinado del Consejo de los Cuatro". Nadie estuvo en desacuerdo puesto que, la tristeza era un sentimiento que nadie podía soportar.

Pasaron 2 meses desde que los chicos subieron al trono cuando un lunes, el mensajero real llegó al castillo con un mensaje muy especial.

-Majestades, traigo un mensaje de la Tierra. -dijo haciendo una reverencia.

-¿De qué se trata? -preguntó Max.

-Según la portada, -siguió el mensajero sacando un sobre- el motivo de esta carta es "Relaciones Diplomáticas".

-¿Relaciones Diplomáticas? -preguntó Caty.

-Eso dice aquí.

Twilight usó su magia para hacer levitar el sobre desde la mano del mensajero hasta ella; después de leer los datos postales, asintió confirmando que el sobre tenía ese motivo.

-Puedes retirarte. -dijo Flash y el mensajero se levantó y se fue- ¿Qué es lo que dice Twilight?

-No la he abierto, y deberíamos discutirlo de una vez.

-Pues vamos

Inmediatamente, los chicos se levantaron de sus 4 tronos y fueron a un salón que tenía una mesa redonda, así no habría un líder entre ellos y regía la igualdad, una vez que se sentaron, dieron por iniciada la sesión.

-Muy bien Twilight, -solicitó Max- ¿puedes abrir el sobre y leer la carta en voz alta por favor?

-Claro, un momento.

Sin perder ni un segundo, Twilight abrió el sobre y sacó las hojas que contenían el mensaje, en eso llegó el mayordomo y les preparó el té, también se quedó por si necesitaban otra cosa.

-Muy bien, -dijo Twilight- esto dice la carta, ejem: "Queridos miembros del Consejo de los Cuatro, gobernantes de Mobius. Los saludo cortés mente y antes de seguir con el motivo, quiero felicitarlos por llegara ser lo que son ahora. El motivo por el cuál les escribo es para renovar la relación diplomática entre la Tierra y Mobius; como bien sabrán, nos hemos apoyado mutuamente y hemos mantenido una buena relación pero cuando uno de los 2 planetas cambia de gobernante, en mi caso es presidente, es necesario que se firme un documento mediante el cual se refuerza la relación entre nuestros mundos. Según algunas personas que emigraron a Mobuis pero regresaron, han declarado que fueron tratados muy bien y me gustaría reforzar esa confianza, por favor confirmen la fecha y el punto de reunión, esta vez le toca a Mobius elegir. Atentamente, el Presidente de la Organización de las Naciones Unidas".

Todos se quedaron pensativos ante el mensaje de esa carta y meditaban sobre lo que tenían que hacer, muchos de los guardias les habían avisado de esa relación y les recomendaban aceptar, de esa forma se podría mantener la buena relación.

-Al menos son corteses al avisarnos. -dijo Twilight rompiendo el hielo.

-Muy cierto, -confirmó Max- es bueno saber que aún quedan personas con valores morales.

-Creo que te sales del tema hermano. -dijo Caty.

-Es verdad, -dijo Flash- tenemos que ponernos de acuerdo en la fecha y el lugar.

-Según el reporte del último tratado del Rey Sonic, los presentes en la reunión se comportaron de forma amable y respetuosa, deberíamos actuar de igual forma.

-Buen punto Twilight, -dijo Max- propongo ir de gala durante la junta.

-Podríamos ser más corteses aún.

-¿Qué tienes en mente Flash? -dijo Twilight

-Mira, podemos ir a recibirlos al portal, los acompañamos a la sala y compartimos un té con ellos.

-Muy bien pensado colega. -dijo Caty.

-Ey, un momento, -dijo Twilight prestándole total atención al sobre- ¿Qué es esto?

-¿Qué es qué?

-Esto. -dijo Twilight sacando una hoja escondida del sobre- ¿Y este quién es?

-¿Qué pasa? -preguntó Max

-Esto es una foto de alguien, y no se quién rayos es.

Acto seguido, Twilight mostró la fotografía en la que se apreciaba a un caballero de ropas color café y un sombrero de copa del mismo color. Al final de la foto decía "Embajador Mexicano"

-¿Quién es ese? -preguntó Flash sorprendido.

-¿Qué no lo conoces? -preguntó Twilight.

-No me extraña. -dijo Caty.

-¿Perdona?

-Esa persona es el Profesor Hershel Layton, -explicó Max- es un arqueólogo de Londres que vino a estudiar las zonas arqueológicas pero se quedó a vivir en México, tiempo después se hizo embajador del país ante el mundo.

-¿Y porqué Flash no lo conoce? -dijo Twilight- Él es mexicano de nacimiento, debería conocerlo.

-Llegó a México poco después de que Flash se fuera a estudiar al extranjero (y cuando ustedes se conocieron) -dijo Caty- Y mira tú que no es un simple embajador

-No hay puzle que se le escape, -completó Max- también es todo un caballero, en varias ocasiones rechazó el puesto de embajador aunque al final aceptó.

-Pues razón de más para hacerle como dijo Flash, -dijo Twilight- ¿Y para cuando será la junta?

Los chicos siguieron charlando durante un buen rato más para precisar la fecha y el lugar. Una semana después, 4 personas atravesaban el portal; eran el presidente de la ONU, el vicepresidente de la misma, el presidente de México y el embajador, fueron recibidos por el Consejo de los Cuatro, por respeto todos se inclinaron ante los que tenían delante.

-Muy bonito planeta tienen, sus majestades.

-Son ustedes los que nos honran hoy con su presencia, Profesor Layton. -dijo Max.

-Pues podemos empezar de una vez con la reunión. -dijo el presidente de la ONU.

La junta se llevó a cabo como se había planeado, los chicos llevaron a sus invitados a un amplio carruaje que los llevaría a la sala donde se haría el tratado, durante el viaje platicaron acerca de algunos planes, algunos eran sobre el comercio y otros eran más políticos. Al ser el lugar hogar del portal, México era el país que más comerciaba con Mobius puesto que, a diferencia del resto de la Tierra, eran los que tenían más cerca el portal. Una vez que la relación diplomática fue renovada, los embajadores de la Tierra regresaron por donde vinieron, obviamente los chicos los acompañaron al portal, cuando todo terminó, los reyes y reinas regresaron al castillo para ocuparse en cuerpo y alma a sus deberes reales. Durante el camino, los habitantes saludaban a sus monarcas y estos, gustosos, se los devolvían; sin duda habían logrado lo que todos los miembros de la realeza debían hacer en primer lugar: ganarse la confianza de su pueblo, era sin duda, lo que un monarca debía hacer sin importar de que lugar fuera. Esto era bastante comprensible y fácil de comprobar en base a la historia de la Tierra puesto que una monarqu´pi cuyo rey era obligado por su pueblo, era una monarquía que no iba a durar demasiado.

Capítulo 28: El Inicio de una Nueva Era

El tiempo pasó volando más rápido y Mobius pasó de ser un lugar decente para vivir a un lugar perfecto; desde que el Consejo de los Cuatro llegó al trono, todos los problemas fueron eliminados. La pobreza, el desempleo y la delincuencia desaparecieron, se impulsaron técnicas que mejoraron al planeta en todos los aspectos, nuevas tecnologías terrestres fueron exportadas y con ellas nuevos progresos. En un inicio se invirtió mucho dinero, casi al punto de ir a la ruina pero las ganancias que se lograron dejaron esa deuda en el olvido, los miembros del Consejo de los Cuatro sabían a la perfección que cualquier cantidad de dinero (fuera grande o pequeña), si se sabía invertir de la forma correcta, podría traer grandes ganancias. Otro factor que llamó bastante la atención en su momento fue un pequeño chisme en una revista: según el artículo, varias cámaras captaron a Flash y a Twilight en una apasionante cita, se rumoreaba que "próximamente" habría una boda; eso fue la comidilla durante un tiempo. Cuando ambos fueron entrevistados acerca de eso, se pusieron más rojos que un jitomate en época de maduración y declararon que no en sus futuros planes no había nada parecido a una boda,... por el momento y para acabar,Twilight pasó a su forma humana y le le dio un beso en la boca a Flash frente a las cámaras.

Tiempo después; en la sala de juntas, los chicos discutían sobre un asunto y Twilight debatía lo mejor que podía porque era la única que estaba en contra.

No es no. -decía- ¿Acaso han olvidado todos los pecados cometieron?

-Ya lo sabemos. -dijo Caty.

-¿Entonces? ¿Porqué insisten ayudarles?

-Todos cambian con el tiempo Twilight. -repuso Flash. -Por favor.

-No puedo creerlo.

El motivo de la discusión era una carta de auxilio enviada por la princesa Celestia puesto que su economía se había ido abajo debido a una "extraña causa", la guerra con México siendo exactos, Twilight solo pensaba que esa bancarrota se la tenían bien merecida. Fue una sorpresa inmensa para los chicos saber que la Tierra había re-establecido su relación con Equestria, la cereza sobre el pastel es que, al enterarse y dar su opinión, todo Mobius también había perdonado a los ponis y se ofrecían a ayudarles. Por lo menos mostraban un buen corazón, incluso se hablaba de re-establecer las relaciones diplomáticas con Equestria; al menos Max, Caty y Flash estaban de acuerdo en ayudar pero Twilight se oponía e intentaba convencer a sus compañeros de que se estaban equivocando.

-¿Creen que es fácil olvidar todo lo que pasé?

-Ya lo sabemos. -dijo Flash- Pero puedes al menos intentar perdonarlos.

-No Flash, dejé claro hace muchos años que no los iba a perdonar, no es lo correcto.

-Pero tampoco está bien que vivas con odio. -dijo Max.

-Si hay rencor en tu corazón, -explicó Caty- nunca vas a poder vivir en paz puesto que siempre estarás molesta, y antes de te des cuenta, estarás luchando por querer vengarte de todos aquellos que te hicieron pasar un mal trago.

Twilight quedó impactada, los chicos tenían razón depués de todo y ella ya lo sabía; la pobre pony no sabía que decir en esos momentos.

-Entonces... ¿yo...? -dijo a secas.

-Creo que malinterpretaste el significado de perdonar. -dijo Max.

-¿Disculpa?

-Que perdones a los ponis de Equestria no quiere decir que regreses allá, -intentó explicar Flash- sino que entre ti y ellos no haya barreras conflictivas.

-Tu misma oíste de sus bocas que te perdonaron. -añadió Caty- ¿Qué es lo que te impide hacer lo mismo?

Ahora sí dejaron a Twilight sin palabras, la pobre se llevó un casco al pecho al descubrir lo que había sucedido. En su corazón había sembrado la semilla del odio y la venganza y lo único que había hecho era regarla y hacerla crecer hasta el grado de hacerla una enredadera oscura alrededor de su corazón. Tal vez era tarde para evitar que siguiera creciendo pero lo que sí se podía hacer era arrancarla y detener su expansión.

-Tienen razón. -dijo Twilight al fin, después de un largo silencio- Envíemos ayuda aEquestria.

Una semana y media después en Equestria, un gran paquete llegaba, medía fácil unos 5 metros tanto de altura como de ancho y unos 10 metros de largo; cuando las princesas Celestia y Luna se enteraron de la llegada del paquete, salieron a su encuentro. Su asombro fue mayúsculo al ver el tamaño de la caja y según el testimonio de los guardias, era bastante pesada, la princesa Luna voló un rato buscando la caja cuando algo llamó su atención. Al acercarse a investigar, descubrió una hoja de papel doblada, camuflada y pegada justo en donde estaba el seguro.

-¿Qué es hermana? -preguntó Celestia al darse cuenta.

-Es mejor que lo veas tu.

Usando su magia, la princesa Luna hizo levitar la hoja hasta donde donde estaba su hermana; cuando Celestia tuvo entre sus cascos el papel en cuestión, descubrió que se trataba en realidad de una carta y conocía a la perfección la letra con la que estaba escrita. Ete era el contenido:

"El perdón no es algo que se consigue de la noche a la mañana, ambas partes deben trabajar para conseguirlo pero el odio me cegó de tal forma que no era consciente de mis actos. Ahora soy capaz de ver la luz y puedo decir, sin temor a equivocarme, que esto me me ayudará a ser mejor reina que antes; solo puedo concluir que ESTÁN PERDONADOS. Atentamente, Twilight Sparkle, Reina de Mobius e integrante del Consejo de los Cuatro".

A Celestia casi se le salían las lágrimas por las palabras de esa carta, después ordenó que abrieran la caja. Cuando las paredes de madera cayeron al suelo, todos se quedaron boqui-abiertos; mucho lingotes de oro eran el contenido del paquete. En menos de 2 meses, Equestria logró superar la crisis y salir adelante, el comercio entre mundos logró florecer y la armonía que se rompió hace varios años, logró re-establecerse.

Retomando a Mobius, los chicos tenían la mente ocupada en otras cosas, recordaban con nostalgia todas las aventuras que vivieron: El plan para irse de Irapuato, lo sucedido en la valla fronteriza, el re-encuentro entre humanos, cuando se encontraron con Flash y conocieron a Twilight, su viaje a Mobius, sus nuevas vidas, el susto que vivieron en el cañón, el ascenso a la realeza, el fallecimiento del Rey Sonic, el comienzo de su reinado como el Consejo de los Cuatro y muchas más, Twilight recordaba bastante bien cuando conoció a Flash y eso le cambiaría totalmente la vida, Flash nunca llegó a imaginarse que el amor de su vida sería alguien que no era prácticamente una humana, aunque eso era lo que menos, esa misma noche le invitaría una cena a su pony favorita. Sus aventuras comenzaron con tragedias y terminaron con un final feliz y que mejor forma de celebrarlo que siendo los gobernantes de Mobius.

-FIN-

Notas del autor

Esta es la sección en donde hablo de todos los detalles que fueron incluidos o retirados de la historia a la hora de subirlo. Como sabrán Max, recuperó su brazo izquierdo con ayuda de un hechizo de Twilight, pues bien, en la idea original, eso no era parte de la historia; Max iba a estar sin su brazo durante toda la aventura, no obstante, el chico es uno de mis protagonistas favoritos por lo que dejarlo así, me provocó algo de culpa, por eso lo cambié. Twilight iba a tener más armas con las que amenazaría los líderes en Irapuato. La desgracia de Max y el que Shining se regresase a Equestria tampoco eran parte del plan, menos la rabieta de Flash, eso los añadí para añadir y explicar un poco la historia, algunos momentos románticos no estaban incluidos, esos me los inventé de última hora. Los que hayan jugado al God of War o que conozcan la saga, sabrán imaginarse a Twilight como Kratos escalando un muro, siendo honesto esa escena ya la tenía planeada pero no con los Látigos de Némesis, sino con una espada normal, la idea surgió con una especie de pesadilla que surgió entre MLP Y God of War donde Twilight era Kratos, Celestia era Zeus, etc; si bien no me gusto lo que soñé, me llamó la atención el combinar a la princesa de la amistad trepando la pared con esas cuchillas (si es que se les puede llamar así).

La canción para el re-encuentro de los hermanos iba a ser en un inicio "Fuiste tú" pero luego la cambié por "Los ángeles de Dios" no porque fuera mejor por que la otra, sino porque es más emotiva. El flashback que contaba la guerra entre Mobius y Equestria cuando inició el gobierno del Rey Sonic se le revelaría a los chicos después de que el erizo azul estuviera enterrado y el narrador sería el guardia Silver pero decidí que entre más pronto lo supieran, mejor entenderían la situación. El nombre de Marcus no estaba planeado, en la idea original solo estaba el pony pero no su nombre, lo terminé sacando de última hora por pensar en Digimon Data Squad en el momento, (los que conocen ese anime sabrán que el protagonista se llama Marcus Dymond (o como se escriba). Rebelde era una canción que me gustó mucho cuando la escuché y tenía en mente usarla en uno de mis fics pero aún no me había decidido, cuando los chicos iban a cantar en la fiesta de coronación me hacía un lío gigante porque no me decidía una canción para usar, fue en ese momento cuando me acordé de esa canción y al compararla con la historia, la letra encajaba perfectamente.

Este no es el primer fic de mlp que hago, en realidad es el segundo pero el primero decidí no lo subirlo porque me pareció un poco exagerado lo que me imaginé además de que estaba un poco fuera de lugar y posiblemente me lo habrían cancelado, en cambio este, tenía todo más equilibrado y por eso lo subí. Puede que lo suba en un futuro con la categoría Series Fan Fics pero no estoy seguro aún porque sé que sería una serie que suba aparte a la cual no le ponga tanta atención puesto que suelo hacer las cosas 1x1 y hasta que acabo algo que empiezo, sigo con el siguiente. Puede que haga una excepción con ese, por el momento no hay nada confirmado

Próximamente, Caos y Discordia verá la luz de este nuevo año 2015 así que estar atentos al día, porque ese es mucho más largo que este y es también mucho más interesante, se los prometo. Pero mientras tendrán que esperar un poco a que lo suba.

¿Cuál fue el momento de mayor tensión?
 
0
 
0
 
2
 

La encuesta fue creada el 20:37 28 feb 2015, y hasta ahora 2 personas votaron.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.