FANDOM


Especialistas y medicamentos
Pertenece a: Trapezium
Clasificacion Para todo público
Género Misterio
Estado Terminado
Ambientada en Un hospital en Ponyville, Equestria
Personaje (s) Burning Fury, Stone Miner, etc
Cronología
Algo quebradiza Especialistas y medicamentos Acondicionamiento mágico
Este fanfic es la secuela de Algo quebradiza, y el tercer capítulo de Digression.

Sinopsis

Burning Fury, despúes del pequeño accidente que tuvo en la escuela se da cuenta de que sus condiciones físicas son peores de lo que ella creía, por lo cual debe consultar a un traumatólogo para averiguar más sobre el asunto, mientras en Ponyville siguen ocurriendo sucesos extraños y aterradores.

Relato del capítulo

La familia de Burning ya había estado por más de una hora en el hospital, y ya debían irse, no podían dejar sola su casa por mucho tiempo, nadie sabía que podía pasar.

  • Stone Miner: Bueno, supongo que ya es hora de que no vayamos, se está haciendo un poco tarde. No te preocupes Burning, vendremos a verte de nuevo mañana. Pero ahora debes reposar, así te recuperas más rápido.
  • Burning Fury: Sí papá, nos vemos, cuídense y que estén bien.
  • Day Glow: Igual tu hija, recupérate pronto.
  • Médico: Pues entonces ya saben, apenas su hija pueda volver a caminar deberán ir a una clínica a pedir una consulta con un traumatólogo.
  • Day Glow: Sí, lo tendremos en mente.
  • Médico: Muy bien, entonces cuídense.
  • Day Glow: Igualmente.
  • Burning Fury: Adiós familia.
  • Day Glow, Stone Miner y Mystery Notes: Adiós Burning (cierran la puerta de la habitación)
  • Médico: Y tu tendrás que reposar mucho si quieres reponerte lo más pronto posible.
  • Burning Fury: Lo sé.

En la noche, cuando los pacientes, entre ellos Burning, dormían, se escuchaban leves pasos fuera de la habitación, lo cual era normal ya que los hospitales debían estar activos las veinticuatro horas del día. Pero en medio de todos esos pasos se podían escuchar otros, que daban una sensación mucho más tétrica, y a medida que se acercaban a la habitación, los demás ruidos que antes se escuchaban perfectamente se iban apagando cada vez más. Misteriosamente la única que despertó ante esto fue Burning, y al darse cuenta de que los ruidos extraños se acercaban cada vez más, comenzó a sentir un enorme pavor. No quería pensar que se tratase de lo que tenía en mente.

  • Burning Fury: (Pensando) ¡¿Qué demonios?! ¡¿Por qué nadie despierta!?

Quien fuese el poni que estaba en el pasillo, acompañaba sus pasos con unos gruñidos espeluznantes. Era como si estuviese buscando algo o alguien.

Extendió uno de sus cascos para abrir la puerta. Burning se dió cuenta de que entraría, y se escondió bajo las sábanas de la cama, muerta de miedo. El poni echó un vistazo a la habitación, girando su cabeza en varias direcciones. Después de observar por un momento, se fue. Esto le dio una enorme sensación de alivio a Burning. Fue entonces cuando, de imprevisto, apareció un poni cubierto de una prenda negra y con un cuchillo de cocina bajo la cama. Burning, sin siquiera poder reaccionar por el miedo, recibió un golpe muy fuerte en la cara, que la dejó muy aturdida. Acto seguido, el poni la presionó con uno de sus cascos en el piso y comenzó a despedazarla con su cuchillo, esto acompañado de los gritos de dolor de Burning.

Repentinamente todo se desvaneció, y Burning desperto de lo que al parecer era una pesadilla. Tenía el corazón acelerado y respiraba rápido y fuerte.

  • Burning Fury: Era solo otra pesadilla ¡Aahhr qué pesadilla más horrible!

Unos cuantos minutos después, llegó una poni que parecía ser una enfermera a darle a Burning lo que se supone que era un desayuno. Miró el reloj colgado sobre la puerta algo confundida, eran las ocho con trece minutos, y los rayos del sol ya comenzaban a iluminar el lugar.

Posterior al "desayuno" Burning permaneció pensando en diversas cosas, como solía hacerlo.

  • Burning Fury: (pensando) "Ahora que estoy aquí ¿Qué hago? ¿Cómo sabré qué es lo que ocurre en el liceo?

(Hace una pausa) Mis únicos amigos son Water y Cloudlight, y a lo sumo puedo esperar una pequeña visita de ellos ¡¿Y si dan fecha para un montón de pruebas?! ¡¿Y si debo hacer un proyecto y no tengo ni idea de que hacer?! ¡¿Qué hago?!

Entretanto Burning alimentaba al estrés en su cabeza, alguien más abrió la puerta del cuarto, no era un médico, tampoco una enfermera (o enfermero), ni ningún poni con un cargo en el hospital, era una visita inesperada, un corcel, el cual saludo a Burning como si ya se conociesen, y entonces después de unos segundos Burning reconoció al corcel.

  •  ???: (Un poco inseguro) Pues... supondré que recuerdas haberme visto ayer, ¿Verdad?
  • Burning Fury: Em... ¿No? Espera... ¿Usted no es el... médico de ayer?
  • Médico: Sí, exacto, acertaste, y por favor no te refieras a mí como "usted", solo refiérete a mí como "tú".
  • Burning Fury: (atónita) ¿Y usted...? Quiero decir...¿Tú por qué vendrías a verme?
  • Médico: (riendo un poco) No lo sé, últimamente he tenido mucho tiempo libre, y además es sábado.
  • Burning Fury: ¡¿Pero aún así no deberías estar atendiendo consultas?!
  • Médico: Pero a esta hora está atendiendo otro médico, yo comienzo a atender recién a las horas del atardecer.
  • Burning Fury: Ahh, comprendo, pero aún así ¿No tienes una familia de la que preocuparte acaso?
  • Médico: Pero mi familia ha estado excelente últimamente, así que no tengo por qué alarmarme por ellos.
  • Burning Fury: Pero tiene que haber algo más importante.
  • Médico: No, de verdad, por ahora tengo muy pocas preocupaciones, lo único que interesaba saber era como te encontrabas, porque ya sabes, a veces este tipo de accidentes vienen con efectos secundarios.
  • Burning Fury: Pues entonces, gracias por molestarte. Médico: ¡Por cierto! ¡No me he presentado! Mi nombre es Density Presence.
  • Burning Fury: Ehh... Burning... Burning Fury. Un placer. (Se dan el casco)
  • Density Presence: Oh vamos, el placer es mío.

Los dos ponis empezaron a conversar sobre varios temas. Permanecieron intercambiando palabras aproximadamente por cuarenta minutos, lo que para ellos fueron como quince.

  • Density Presence: ¿Eeehh? ¡Qué rayos pero si ya pasó mucho tiempo! ¡Y yo que creía que habían pasado solo quince!
  • Burning Fury: Al parecer aún así tenías cosas que hacer.
  • Density Presence: Se podría decir que sí. Con permiso, me tengo que ir. Hasta pronto y que estés bien... ehh... ¿Burning, cierto?
  • Burning Fury: Em... sí.
  • Density Presence: Bueno, pues adiós Burning.
  • Burning Fury: Bueno pues... adiós.

Luego de que Density cerrara la puerta, Burning se dedicó a dar vueltas en sus pensamientos nuevamente.

  • Burning Fury: (Suspira profundamente) ¿Y ahora qué?

Mientras, en el liceo, ya acababa el primer recreo y todos entraban a sus salas para que las clases siguiesen normalmente, y así fue.

Entretanto las clases transcurrían en la escuela, Day Glow llamaba por teléfono a una clínica cercana para reservar una consulta con un traumatólogo como le había dicho el médico cuyo nombre era Density Prescence. Pero había un problema, los únicos días en los que habían consultas disponibles eran días en los que claramente Burning aún no estaría recuperada. El único día que era "conveniente" era el Lunes de la semana subsiguiente.

Aún pudiendo esperar unas cuantas semanas más, Day estaba preocupada por llevar a su hija al traumatólogo, por lo que optó por el día Lunes, confiando de alguna forma en que Burning se recuperaría en una semana.

Cinco días después...

Stone Miner se encontraba haciendo su trabajo como en cualquier otro día, hablaba con sus colegas, a veces intercambiaban ideas, otras veces concordaban en ellas.

  •  ???: Oye Stone.
  • Stone Miner: ¿Qué quieres?
  •  ???: Sabes, últimamente la mayoría de los minerales que sacamos de este lugar están perdiendo su valor en el mercado, y eso no es algo muy bueno.
  • Stone Miner: Ahh, eso sí lo sabía. Hace no mucho tiempo se encontraron varias reservas de minerales como esta en distintos lugares de Equestria, y tu ya sabes como ocurre el resto.
  •  ???: Sí, lo sé.

De sorpresa sonó un teléfono que estaba cerca del lugar, el cual Stone contestó, y justamente la llamada era para él. Al contestar, Stone se encontró con la sorpresa de que el poni al otro lado del teléfono era Water Trail.

  • Stone Miner: Buenas tardes ¿Con quién hablo?
  • Water Trail: ¿Es usted Stone Miner?
  • Stone Miner: Sí ¿Y yo con quién hablo?
  • Water Trail: Con Water Trail, el amigo de su hija, Burning Fury.
  • Stone Miner: ¿Water Trail? Qué sorpresa ¿Y por qué me llamas a mi trabajo? ¿Acaso sucede algo?
  • Water Trail: Lo que le voy a decir no le gustará.

Stone comenzó a preocuparse con esta última frase.

  • Stone Miner: (Algo confundido) ¿Por qué? ¿Qué ocurrió?
  • Water Trail: Ahora mismo están llevando a su esposa y a su hija pequeña al hospital.
  • Stone Miner: (Atónito) ¡¿Qué?!

Se quedaron mudos por un momento mientras se escuchaban por el teléfono los demás ruidos del lugar donde estaba Water.

  • Water Trail: ¿Señor Stone? ¿Se encuentra ahí?
  • Stone Miner: (Tartamudeando) ¿Cómo dices? ¡¿Pero qué diablos pasó?!
  • Water Trail: Sería mejor que viniera aquí, las llevan a un hospital que está... (Stone lo interrumpe)
  • Stone Miner: (Alarmado) No te preocupes, se a que hospital las llevan. Voy de inmediato para allá.

A pesar de que Stone había dicho que iría de inmediato para allá, aún así tuvo que quedarse quieto por unos segundos tratando de asimilar lo que estaba pasando.

  • Stone Miner: Debo irme colega. Probablemente no vuelva en unas horas (Se va corriendo).
  •  ???: Ehh... está bien, por mientras yo mantendré el orden aquí.

Stone tuvo un muy mal presentimiento de esto, llegó a pensar incluso en que el causante de ese acto había sido el mismo que había causado tanto terror el Jueves de la semana pasada.

En el hospital, Burning se encontraba nuevamente conversando con Density. Conversaban fluídamente, de alguna forma se estaban haciendo amigos, aunque Burning considerase que Density era algo extraño. Pero su conversación se vio interrumpida por un suceso bastante chocante.

Además, todos los pacientes que estaban en la misma sala que Burning ya habían salido del hospital, pero justo en esa tarde llegaron dos pacientes más.

  • Density Prescence: Sabes, yo realmente no soy un médico general, pero soy algo similar... (se ve interrumpido por el sonido de la puerta abriéndose).

Entraron algunos médicos y enfermeras con dos camillas. En una de las camillas había una poni ya adulta, y en la otra había una potrilla, las dos estaban con suero y sangre.

Burning al darse cuenta de quienes eran las ponis, por impulso trató de correr hacia las camillas para verlas de cerca, pero se cayó de su cama.

  • Density Prescence: ¿Qué demonios pasa?
  • Burning Fury: ¡¿Pero qué?! ¡¿Mamá?! ¡¿Mystery?! (trata de levantarse de la cama y cae)
  • Density Prescence: ¡Burning! ¡¿Qué haces?!

Burning no había caído tan violentamente, pero aún así no tenía sentido que halla sido capaz de levantarse del suelo como si nada, tan solo había reposado seis días.

  • Burning Fury: ¡¿Pero qué maldito haría algo como esto?! ¡Están llenas de heridas y moretones!
  • Density Prescence: Sí, pero estarán bien, según lo que se ve, y a propósito... ¡Estás parada como si nada!
  • Burning Fury: Esperemos que se recuperen, y sí, estoy parada y no siento ningún dolor ¿Acaso ya me recuperé? ¿En menos de una semana?
  • Density Prescence: Pero aún así sería recomendable que reposases por una noche más.

Justo en ese momento entró Stone Miner, y vio a Day y a Mystery llenas de cortes y moretones, a Density hablando con Burning y, esta última, parada en sus cascos como si ya hubiese pasado un mes.

  • Stone Miner: (Horrorizado) ¡Esto es... terrible! ¡Me pregunto por qué demonios aún no descubren al maldito asesino!
  • Density Prescence: (Suspira) Pues al parecer ese tipo es muy bueno escabulléndose. Pero por lo menos no están en riesgo vital.

Stone Miner trató de despejar su mente de tantos pensamientos, y recién ahí se fue a encontrar con la sorpresa de que Burning estaba fuera de la cama, erguida como si ninguna fractura tuviese ya.

  • Stone Miner: (Entre molesto y extrañado) ¡¿Y tú hija qué haces ahí?! ¡Tienes dos cascos rotos!
  • Burning Fury: Ehh... pues supongo que ya no, porque puedo caminar perfectamente.

Stone se quedó mirándola por un rato, y después siguió hablando.

  • Stone Miner: En ese caso, sería bueno que volvieras a casa hoy mismo si en verdad tus cascos están mejor.

Density, algo dudoso con lo que dijo Stone, le advirtió de que podría no ser una buena idea.

  • Density Prescence: (Inseguro) No lo sé, pero dudo que sea una buena idea, no sabemos si sus huesos se han regenerado por completo aún.
  • Burning Fury: Pero mis cascos se sienten bien, incluso puedo saltar (da unos cuantos saltos), eso sí no puedo saltar mucho, pero eso es porque naturalmente no tengo un buen estado físico
    • Density Prescence: (Suspira) Está bien, pero aún así habrá que hacerte un par de revisiones.

Finalmente resulto ser que Burning realmente podía salir del hospital, y eso fue lo que hizo.

Durante el trayecto entre el hospital y la casa de Burning, ella converso con su padre de variadas cosas, y entre esas cosas estaba su extraña recuperación, así como Stone también le dió a conocer sobre otras cosas.

  • Burning Fury: Debe de ser alguien muy ágil como para desaparecer tan rápido.
  • Stone Miner: Pero la policía también debería ser ágil. No puede ser que quien quiera que sea ese diablillo sea tan escurridizo.
  • Burning Fury: Y la forma en que yo me recuperé... fue muy extraña.
  • Stone Miner: Por cierto Burning, tu mamá me dijo que el próximo Lunes debería acompañarte a una clínica de por aquí.
  • Burning Fury: ¿Para qué? Oh de veras, ella tenía que pedir una hora con un traumatólogo.
  • Stone Miner: Y yo debo acompañarte porque eres menor de edad, y no sé si los menores de edad pueden ir solos a una clínica.
  • Burning Fury: (Un poco disgustada) Ehhh... está bien, aunque de todas formas podría haber ido sola... supongo.

Por suerte para Burning el día siguiente, que era Viernes, hubieron clases relativamente normales, ya que Firewood no estaba muy de humor así que casi no le hacía bromas, pero sí habían algunas cosas de las que ella no sabía debido a su ausencia en el liceo.

Tres días después...

Era un día Lunes por la tarde. Burning recién salía de clases para volver a su casa y posteriormente ir a la clínica acompañada de Stone.

Ya en la clínica, esperaban sentados en un piso más o menos alto del edificio a que dijeran el nombre de Burning para que se dirigiera a la sala con el número que le correspondía. Allí el especialista les hizo un par de preguntas a los dos ponis, y a continuación, examino los músculos y huesos de Burning de distintas maneras. Esto último, si bien no tuvo resultados negativos, estos fueron muy raros e inusuales.

  • Especialista: Vaya, qué tenemos aquí. Pero qué valores más raros son estos.
  • Stone Miner: (Intranquilo) ¿Qué ocurre? ¿Acaso hay algún problema en los resultados?
  • Especialista: No realmente. De hecho, su hija está muy sana, pero hay cosas sobre sus huesos y músculos que aquí no concuerdan mucho.
  • Stone Miner: ¿Tal vez si repite los exámenes?
  • Especialistas: Dudo que eso dé otro resultado. Lo que es posible es hacer otros tipos de exámenes, pero deberían venir a por los resultados este Jueves.
  • Stone Miner: Eso es una mejor idea, así estamos más seguros.

El especialista les explicó lo extraño de los resultados, las relaciones entre los términos que aparecían en la hoja que contenía a los resultados.

  • Especialista: Lo más probable es que los problemas que tiene esta chiquilla se deban a factores genéticos, pero aún así existen medicamentos para este tipo de problemáticas, pero dichos medicamentos son bastante costosos. Muy pocas farmacias lo venden en Ponyville.

El poni les dio las direcciones de todas las farmacias que vendían ese remedio, las cuales eran muy pocas, y obviamente les dijo el nombre del remedio.

  • Especialista: (Hacia Stone) Depende de usted comprar el remedio. Si lo va a hacer, compre tres cajas, ya que en cada una solo vienen cinco unidades, y su uso debe ser complementado con ejercicio físico regular. Eso sería todo por ahora.

Se despidieron entre los tres, y luego Burning y su padre salieron de la sala. Una vez fuera de la clínica aprovecharon la ocasión para comprar de inmediato los remedios. Al principio se les hizo algo complicado encontrar una de las farmacias que contaban con el producto, pero a medida que se iban orientando mejor se les hizo más fácil encontrar una. Aquellas pastillas eran muy costosas, tal como dijo el doctor, pero Stone no tuvo problemas en gastar casi todo el dinero que llevaba consigo.

Ya eran las 5:30 p.m y Stone y Burning ya estaban en su casa, mientras Day y Mystery permanecían en el hospital debido a lo que había ocurrido hace tres días.

Lo que menos esperaban era que alguien tocara la puerta de su casa, y esperarían aún menos que ese alguien fuese una policía.

(Se escuchan golpes en la puerta)

  • Stone Miner: ¿Huuuhh? (Se dirige hacia la puerta) ¿Quién será? (Abre la puerta) ¡¿Pero qué?!
  •  ???: ¡¡Policia!! ¡¡Cascos en alto!!

Otros policías comenzaron a entrar a la casa. La inspeccionaron meticulosamente, como si pensaran que se escondía alguien en el lugar, o como si Stone y Burning estuviesen ocultando algo. Finalmente resultó ser que era solo un mal entendido.

  •  ???: Oh pues bueno, esto fue error nuestro.
  • Stone Miner: ¿Pero por qué razón creyeron que ocultábamos a alguien?
  •  ???: Logramos encontrar algunos vellos blancos justamente alrededor de esta casa, vellos que también se encontraban en los lugares donde se efectuaron los demás asesinatos, pero según lo que parece, el fugitivo ha estado andando por aquí únicamente en torno a esta casa, al parecer tiene alguna atracción hacia este lugar.
  • Burning Fury: (Pensando) ¡¿Por qué demonios debería sentir atracción a esta casa?! ¡¿Es decir que todo este tiempo hemos estado al lado del asesino y no nos hemos dado cuenta?!
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.