FANDOM


Esencia oscurecida
Pertenece a: Trapezium
Clasificacion Para todo público
Género acción, aventura
Estado Terminado
Ambientada en Cavernas subterraneas, desierto san palomino, etc
Cronología
Perdición interdimensional Esencia oscurecida Encarcelamiento accidental
"Esencia oscurecida" es el décimo tercer capítulo de Digression.

Ya habiendo cumplido con su primer gran objetivo, Fog Spirit y sus aliados buscarán acelerar lo inevitable, con el fin de evitar toda probabilidad de que se les presenten obstáculos mayores.

Relato

Se encontraban los grisaceos rodeando aquel misterioso rayo oscuro que había hecho surgir Fog Spirit posterior a la mística desaparición de las princesas.

-Como lo esperé- decía el unicornio oscuro mientras comenzaba a contagiar su frenética risa al resto de la muchedumbre.

-¡Funciona!- repitió variadas veces Fog Spirit con un frenesí que jamás había experimentado en su vida entera.

Una vez acabada la euforia, Fog Spirit suspiró, y posteriormente regresó su mirada hacia los guerreros grisaceos, quienes le observaban atentamente con ojos que expresaban un evidente deseo de terminar con todo lo que se interpusiera entre sus metas y lo que ya habían alcanzado.

-A este ritmo, queridos grisaceos... Equestria caerá rápido. Ya ni siquiera el imperio de cristal será un rival digno de enfrentarse a nosotros-

Repentinamente el ambiente en su totalidad había tomado un aspecto muy serio. Nadie en ningún momento tendría la idea de cuestionar las palabras de Fog Spirit. Tanto él mismo como sus discípulos, los grisaceos, lo consideraban prácticamente un dios, y aquel que osara dudar de él, lo masacrarían hasta molerle los huesos.

-Pero, si queremos estar seguros de que nadie será rival digno para nosotros, deberemos acelerar el curso de las cosas, y comenzar desde ahora a demostrar nuestra evidente superioridad hacia nuestros enemigos-

Se hacía muy notoria la enorme confianza que demostraba el unicornio en su potente voz. El resto, en cambio, sólo se mantenía silencioso, escuchando las palabras de Fog.

Sin embargo, la gran autoconfianza de Fog Spirit se vio alterada por una inesperada explosión de dolor que comenzó a recorrerle todo el cuerpo, el cual no era suyo, siendo está la razón exacta de dicho dolor. El verdadero dueño de aquel cuerpo empezaba a surgir nuevamente dentro de los pensamientos de Fog Spirit.

El corcel, muy irritado por la situación, gruñía entre la ira y la desesperación. El gran esfuerzo mágico que había hecho para introducir a las princesas en la dimensión que él declaraba como suya le estaba provocando ahora una gran inestabilidad.

-Grrr... ¡Cállate estúpido!- gritó furiosamente Fog Spirit a la vez que encendía su oscuro aura mágico bruscamente y retomaba el control sobre sí mismo.

Los grisaceos se encontraban algo sorprendidos por lo que había ocurrido. Nunca habían presenciado desde tan cerca la magnificencia del poder cuyo dueño consideraban su dios.

-Y que conste que eso es sólo una parte de todo mi potencial- agregó Fog con un cierto aura de vanagloria. No obstante, los grisaceos respondieron ante este comportamiento con alabanzas y gritos de guerra.

-¡Seguiremos todo lo que nuestro dios diga!-

-¡Nadie es más poderoso que todos nosotros unidos!-

Una clara euforia comenzaba, nuevamente, a dominar el ambiente en ese momento. Todos se mostraban muy confiados de sí mismos, y para cuando Fog Spirit tomó la atención de todos una vez más, la multitud se quedó escuchándolo otra vez, silenciosamente, tal como lo estaban haciendo hace unos instantes.

-Si queremos estar realmente seguros de que nadie nos hará frente, debemos actuar rápido, ¡Así que cascos a la obra! ¡Capturaremos a todos los equestres y los llevaremos hasta aquí con el fin de que el mismo destino que pasó por las princesas pase por ellos!, sólo que más rápido-

Ante estas palabras, los grisaceos continuaron haciendo sus gritos de guerra, al mismo tiempo que Fog Spirit alzaba cada vez más su tono de voz mientras seguía con su discurso.

-¡Y cuando ya tengamos a casi todos nuestros enemigos en la dimensión oscura, yo podré convertirme en el más poderoso de todos nosotros!-

-¡Nos desharemos de todos!- gritó uno de los guerreros salvajemente mientras Fog Spirit continuaba desarrollando la escena.

-¡Incluso podremos después ir más allá de Equestria! ¡Incluso más allá del mismísimo planeta!-

Los halagos eran cada vez mayores y los gritos se hacían a cada momento más retumbantes. Finalmente, Fog Spirit concluyó su discurso con una oración que puso a todos en movimiento casi instantaneamente.

-¡Vamos entonces contra el imperio de cristal!-

-¡Vamos!-

-¡Mientras una mitad de la tribu está en el sur, nosotros nos dirigiremos al norte!-

Los guerreros provenientes del centro de Equestria procedieron a reunir a los de la costa. No le temían a nada. El enorme rencor que les abrumaba los limitaba a recibir otro estímulo que no fuera el de odio.

Siguieron pues, ordenándose en hileras, hasta que, finalmente empezaron a regresar al tren, para luego arribar a Ponyville, y de ahí fijar su nuevo objetivo, el imperio de cristal.

[En los bordes del desierto San Palomino]

-¿En serio crees que deberíamos bajar?- decía un poni vestido de manera tribal dirigiéndose a otro corcel que era de mayor estatura y de aspecto más fuerte.

-Quién sabe, deberíamos investigar, y además, ¿Qué tan difícil puede ser bajar? Tú eres un unicornio como yo-

-Como si pudiera sostenerme tanto tiempo con mi magia, ¡Ni siquiera puedo ver el fondo del hoyo! ¿Crees que perderé mi tiempo en esto? ¿Y quién quedará a cargo del resto?

-Tú, obviamente. Yo iré a investigar- agregó aquel otro unicornio con cierta prepotencia en su voz.

-Oye... qué importa, sólo iré a ordenar al resto-

El unicornio que se quedó junto a los grisaceos del oeste era uno de los capitanes de los grisaceos del centro, Further Charged, quien ahora se alejaba algo fastidiado de la corta pero muy profunda grieta en la cual hace tan sólo unos minutos habían caído tres carretas con una cantidad considerable de ponis.

Su compañero, aquel unicornio alto que decidió investigar el final de la grieta, tenía como nombre "Scorched Road", un poderoso unicornio que formaba parte de los planes de Fog Spirit. Tenía la esperanza de encontrar vivos a aquellos ponis que habían caído en el acantilado. No quería que nadie se le escapara de los cascos.

Llegando al termino de aquel agujero, Scorched Road no encontró la evidencia que esperaba encontrar, en cambio, halló, no muchos cuerpos, sino sólo uno, el cual estaba escondido detrás de una gran roca.

-Vaya, después de todo si que dejaron a uno aquí- dijo Scorched para sí mismo con algo de satisfacción, cosa que le duró sólo hasta que, al dar vuelta el cuerpo, se dio cuenta de que este estaba ya en estado de putrefacción.

-¿Entonces dónde demonios se fueron los infelices? ¿Por qué no están aquí y cómo sobrevivieron y se escaparon?-

Algo alterado, Scorched comenzó a buscar pistas en el sitio que le dieran una idea de dónde podrían encontrarse los sujetos que estaba buscando.

Siguió buscando indicios, y después de unos instantes localizó algo que captó mucho su atención.

Más al interior de la cueva que se encontraba al fondo de la grieta, se hallaba otra cueva, la cual daba la sensación de la forma de un túnel. Esto le llamó la atención a Scorched de tal forma que se dirigió al supuesto túnel con su cuerno encendido, para así investigar aquel hallazgo con mayor profundidad.

Al comienzo del túnel, Scorched se encontró con algo que le produjo un sentimiento entre sorpresa y satisfacción encontrar: huellas de cascos en un montón de tierra. Aquello respondía a todas las preguntas del unicornio.

-Qué ponis más escurridizos- dijo Scorched con un tono que albergaba cierto odio.

-¿Debería avisarle al otro tipo sobre esto? Mmm... nah... para qué, puedo investigar por mi propia cuenta. Cuando los vea en el camino los voy a rostizar de un sólo tiro-

Una vez dicho todo esto, Scorched Road empezó a adentrarse en aquel largo abismo aceleradamente.

[Varios metros más adelante]

-Maldición, cómo desearía que mi magia fuera más luminosa- decía Burning mientras se mantenía al frente del grupo de ponis, quienes habían caído al acantilado del cual ya se habían alejado considerablemente en tan solo unos minutos.

Density, quien se encontraba al centro del grupo, aceleró el paso para quedar al lado de Burning, quien todavía demostraba tener problemas familiarizándose con su magia.

-No te preocupes, yo te puedo echar un casco con la luz- dijo Density en tono serio.

-En serio... gracias Density- dijo Burning con algo de inseguridad hacia Density, quien sólo la miró afectivamente.

-Ahora mismo de hecho, debería estar agradeciéndote por muchas cosas- agregó la unicornio anaranjada mientras miraba hacia el suelo pensativa y Density le observaba con una ceja medio levantada.

-O sea, sé que te he ayudado, pero aún así, ¿Por qué lo dices ahora?-

-Es algo muy evidente que me has ayudado, y no sólo a mí- agregó la yegua embozando una pequeña sonrisa a la vez que miraba a Density y se ponía uno de sus cascos en su pecho para indicarse a sí misma.

Pasaron algunos segundos en silencio, e iban mirando relativamente concentrados su entorno, hasta que Burning habló nuevamente con su aguda voz.

-Oye Density, ¿Me permitirías darte el casco?-

-¿Hmm? ¿Para qué?- dijo el unicornio color arcilla algo dudoso.

De repente, entretanto seguían caminando, Burning tomó el casco derecho de Density con su casco izquierdo, y comenzó a moverlo de arriba hacia abajo rápidamente, como si se tratara de un saludo.

-Oye, ¿Por qué me estás... estrechando tu casco?- dijo Density algo extrañado y reaccionando con algo de verguenza ante la conducta de Burning.

-No es nada, sólo es como muestra de agradecimiento, si es que le puedes llamar así- agregó Burning mientras continuaba mirando a Density con una leve y tierna sonrisa al mismo tiempo que seguía moviendo su casco con el suyo. Pero, una vez que Burning volvió a tomar conciencia de la situación en la cual se encontraban, procedió a soltar incómodamente el casco de Density, quien todavía le miraba con algo de extrañeza.

-Pero bueno, discúlpame por mi extraña conducta. Mejor nos ponemos serios de una vez y aceleramos el paso- dijo la unicornio mostrando algo de timidez en su conducta.

-Me imagino que lo dices porque los tipos que nos perseguían podrían bajar, ¿Verdad? Lo digo porque logré fijarme en que muchos eran unicornios-

-Esa es la razón principal para apresurarnos- dijo Burning a la vez que miraba hacia atrás como si a cada momento algo fuera a aparecer detrás.

-Otra razón para mi paranoia es el largo periodo por el que hemos estado sin beber agua y comer. Lo único que nos quedaría sería tomar agua de las corrientes subterraneas- agregó la unicornio con un cierto aura de preocupación hacia Density, el cual la miraba con clara frustración.

-Es verdad... llevamos demasiado tiempo sin tomar agua. Odio que todo esto nos tenga que pasar en la que se supone que iba a ser una época relajada del año-

Burning notó el claro estrés en la voz y el semblante de Density, cosa que ella también compartía con él, sin embargo trataba de ignorarlo a cada momento.

-Sé que las circunstancias son claramente malas, pero es mejor sólo seguir avanzando rápidamente y ver adónde nos lleva esto si queremos tener una oportunidad de sobrevivir-

-Eso también es cierto. Y perdón si a veces parezco muy quejón-

-No te preocupes... todos a veces somos quejones- agregó Burning recobrando en parte su seriedad característica, la cual fue nuevamente interrumpida por la unión de una pegaso a la conversación, pegaso que Burning reconoció, debido a que se trataba de aquella poni que la guió hasta DiamondTown junto a su padre y otro poni del cual desconocía su paradero.

-Escuché que hablaban de comida, ¿O me equivoco?- preguntó aquella pegaso con voz algo insegura.

-Sí, se podría decir que sí- le respondió Density mientras Burning la miraba aún con algo de impresión al haberla reconocido.

-Es sólo que deberíamos apurarnos si queremos saber hasta dónde llega esto- agregó Burning seriamente.

-Yo sólo les quería decir que saqué algunas flores de ese pueblo que estaba entre las montañas, y ya les di algunas a los demás, me quedaba darles a ustedes solamente- explicaba la pegaso con un tono y rostro que demostraban buenas intenciones a la vez que les ofrecía a los unicornios las últimas flores que guardaba, las cuales aún parecían tener vida a pesar de que estaban algo aplastadas, ya que las llevaba abajo de una de sus alas, teniendo la otra herida.

-Pero hay algunas flores que no son comestibles- dijo Burning con algo de preocupación y desconfianza.

-No hay problema, yo conozco las flores que se pueden comer y las que no. Les aseguro que estas son comestibles-

Burning continuó dudando un poco del conocimiento de la pegaso, pero finalmente terminó por aceptar las flores que dicha poni les estaba ofreciendo a ella y a Density.

-Oigan, son para comerlas, no para conservarlas- agregó la pegaso junto con algunas risas.

-Sí sí, somos conscientes de ello- dijo Burning manteniendo su seriedad y su ceño semi-fruncido en medio de la oscuridad.

-Por cierto, mi nombre es Graveyard Valley, pero pueden decirme Graveyard-

Continuaron pues, caminando por algunos minutos más, sin embargo, en aquel periodo de tiempo, su avance por el túnel se vio interrumpido por el repentino detenimiento de uno de los sujetos del grupo. Ante esto, el grupo entero no tuvo otra opción que detenerse a auxiliar al necesitado.

El poni afectado era uno de los cuales se encontraba más atrás del grupo. El momento en el cual se desplomó, fue inmediatamente rodeado por los demás con el fin de ayudarlo de cualquier forma.

-No puedo más, ponis. Me duele mucho el cuerpo... en especial la cabeza-

Ante la situación, Burning pensó que no sería problema ayudar al sujeto, el cual era un corcel de edad considerablemente avanzada.

-Yo lo llevo- dijo Burning mientras iba acercándose rápidamente hacia el grupo de ponis y se detenía junto a ellos para tomar con su magia al corcel y llevarlo en su lomo.

-Te lo agradezco niña-

-No hay problema- agregó Burning con tono firme al mismo tiempo que se quedaba en el mismo sitio mirando hacia atrás por unos instantes.

Justo antes de voltearse, Burning junto a otros ponis advirtieron un destello que se veía a lo lejos, y después de pasados unos segundos, se aterrorizaron al percatarse de que dicho destello se acercaba velozmente a la vez que emitía el sonido de rocas moviéndose, el cual llegaba cada vez más fuerte a los oídos de los aterrados corceles y yeguas viviendo las circunstancias.

-¿Acaso eso es... un rayo de magia?- dijo Density algo espantado, tartamudeando un poco.

Justamente antes de Burning y el resto del conjunto, Scorched Road, quien no se encontraba muy lejos de los ponis en aquel momento, había lanzado una poderosa carga mágica que abarcaba todo el grosor del túnel, con el claro propósito de matarlos a todos.

-Sabía que había sentido una fuerte presencia de magia no muy lejos de mí- manifestó el unicornio aún con la magia surgiendo de su cuerno.

Al otro lado, los ponis por su parte comenzaron a correr despavoridos, no pensando en otra cosa más que en la horripilante muerte que tendrían. Sin embargo, repentinamente uno de ellos desaceleró, pensando si enfrentar la situación o seguir huyendo.

Burning, quien por unos instantes había considerado hacer un orificio en las paredes del túnel para zafar al grupo junto a ella del gigantesco rayo mágico, se percató de que ya era demasiado tarde, por ende no vio más opción que contrarrestar aquella enorme energía con la suya.

Acto seguido, Burning, de manera muy rápida, disparó un rayo de magia en contra de la energía de Scorched Road sin reprimirse ni un solo tanto. Su energía, con el paso de los segundos, demostró ser competente ante la de Scorched, quien por su lado recibió una gran sorpresa al darse cuenta de cómo el desplazamiento de su rayo de magia disminuía abruptamente de un momento a otro.

A pesar de todo, Burning se estaba viendo superada por el poder de Scorched inevitablemente. Density, el cual también había parado de correr, se dio la vuelta y se dirigió frenéticamente hacia Burning para ayudarla, tanto con su magia como con aquel corcel que traía en el lomo.

Seguido de esto, transcurrió muy poco tiempo desde que Density acudió en la ayuda de Burning hasta que las dos cargas mágicas contrarrestándose acabaron por juntarse y provocar una potente explosión que envió en sentidos opuestos a los responsables de todas aquellas cargas mágicas enfrentándose entre sí.

La intensidad de la explosión fue tal, que incluso el conjunto de individuos que todavía continuaba corriendo desesperadamente de la caótica escena, fueron impulsados algunos metros hacia adelante.

Yacía al otro lado del camino un Scorched Road parcialmente pasmado, dado que había descubierto que algún otro individuo poseía capacidades similares a las suyas, y aquel individuo se encontraba justamente dentro de aquel tenebroso pasadizo de piedra.

Ahora, tanto Scorched como Burning y Density se encontraban a una gran distancia entre sí.

-¿Cómo es que pudieron contrarrestar mi magia?- dijo Scorched de forma un poco entrecortada.

Muy adoloridos, Burning y Density comenzaban a levantar sus cuerpos forzosamente para luego, finalmente, poder observar algo que alimentaría sus esperanzas.

A no mucha distancia de la ubicación en la cual yacían, se encontraba lo que aparentaba ser la salida del camino. No obstante, posteriormente se percataron de que aquel sujeto al cual habían auxiliado había desaparecido por completo. No se encontraba por ningún lugar.

Esto provocó un gran sentimiento de intriga junto con otro de preocupación en la mente de los dos ponis. Ambos buscaron a sus alrededores con sus cuernos encendidos hasta que los demás los alcanzaron, momento para el cual ya habían llegado a la conclusión de que no tenía caso seguir buscando.

Los otros ponis por su parte, llevaban en sus rostros expresiones que indicaban sentimientos similares a los que experimentaban Burning y Density en aquel instante.

-¿Se encuentran todos bien? ¿Hay alguien que necesita ayuda inmediata?- dijo Density con voz fuerte, de modo que todos fueran capaces de escucharle bien. Mientras tanto, Burning se dirigía con clara inquietud hacia su madre y su hermana, pues quería saber cómo se encontraban.

-¿Por qué no responden? ¿Alguien está herido?- agregó el unicornio color arcilla con evidente intranquilidad. Posteriormente, de imprevisto, Day Glow tomó la palabra con el fin de explicar a Density el por qué del tétrico silencio.

-Em... verás... cómo explicarlo- decía la unicornio amarilla balbuceando un poco.

-Estábamos corriendo desesperados por el túnel, cuando llegó un momento en el que nos dimos cuenta de que un poni al medio del grupo se veía muy cansado. Quisimos tratar de ayudarlo, pero justo cuando tratamos de hacerlo, el poni se tropezó y parece que quedó inconsciente-

-¿Acaso lo dejaron allá atrás?- dijo Density aún más alterado de lo que ya estaba.

-No, lo que pasa es que... de repente desapareció, literalmente, como si por arte de magia hubiese sido-

Tanto Burning como Density demostraban algo de confusión y espanto, puesto que algo bastante idéntico les había ocurrido a ellos, con la diferencia de que no lo habían presenciado con sus propios ojos.

-Deberíamos movernos rápido y saber qué demonios está pasando, sino quizás qué es lo que viene después de esto- dijo Burning en su mente, manifestando una cierta desesperación para sí misma.

Entretanto los ponis, algo perplejos, continuaban movilizándose hacia la supuesta salida de la cueva, al otro lado de esta, Scorched Road meditaba seriamente si enfrentar al sujeto que habían sido capaz de contrarrestar su magia, o retornar a lo que era su tarea del momento, o sea, ordenar a los grisaceos provenientes de las distintas ubicaciones de Equestria.

-Puede ser algo arriesgado, pero cómo desearía que no me importara- decía vacilando el unicornio a la vez que miraba de un lado hacia otro, evidenciando todavía más dicho sentimiento de vacilación que le llenaba en aquel momento.

De sorpresa, una voz llena de fastidio llamó a Scorched desde el lugar en el cual se encontraba el fondo de la grieta, voz que Scorched escuchó claramente, pues había acabado cerca de la grieta, y reconoció a los pocos segundos. Era pues, Further Charged quien con tal fastidio le llamaba para saber el por qué de su larga estancia en aquel lugar.

-¡Scorched! ¡Ahí estás!- agregó molesto Further Charged mientras se adentraba en la cueva.

-¡Cuánto tiempo te vas a quedar aquí maldita sea! ¡Sabes que arriba hay cosas más importantes que hacer!-

Antes estas palabras, Scorched no hizo más que responder con una leve risa de odio seguido de un escupo que lanzó hacia el suelo como gesto de burla.

-¿En serio crees que esos payasos me importan? Por favor... cuéntame más- agregó Scorched con un tono que oscilaba entre uno irónico y uno desafiante, al mismo tiempo que se giraba hacia el rostro de Further con una expresión un tanto paralizante en su cara.

-Mucho más adelante de nosotros hay sujetos capaces de enfrentarme, y son los que cayeron aquí, pues he visto sus huellas- dijo esta vez Scorched, ahora más dominante y de forma rápida. Acto seguido, Scorched agarró a Further de los hombros con su cascos, y se puso frente a frente con él, con una mirada cada vez más retadora.

-¿Y eso qué demonios debería importar ahora?- dijo Further, esta vez ya comenzando a espantarse por el comportamiento de su compañero.

-¡Importa maldición! ¿Crees que es conveniente dejar escapar algo que podría transformarse en un enemigo potencial?-

Aquellas palabras dejaron algo pensativo a Further, comportamiento que apenas pudo mantener por unos segundos, pues la conducta de Scorched no le permitiría hacerlo por un mayor rato.

-Ahora que al menos tu te diste la molestia de bajar hasta aquí, me ayudarás a eliminar a esos tipos- agregó Scorched mientras empezaba a reírse silenciosamente, cosa que extrañó y atemorizó a Further de cierta forma.

-¿Tú eres uno de los mejores capitanes de tu tribu? ¿Verdad?-

-¿Qué importa eso ahora?- dijo Further, preparándose para que Scorched realizara cualquier acción malintencionada.

-Sí es así... ¡Demuéstralo!-

Repentinamente, Scorched agarró fuertemente la cabeza de Further con uno de sus cascos, y, a continuación, lo teletransportó junto a él, para después comenzar a dirigirse a velocidades increíbles hacia el grupo de ponis al otro extremo del túnel.

Mientras, Burning, Density y el resto del grupo, relativamente aliviados por el hallazgo que habían divisado, continuaban moviéndose hacia este, sin siquiera ser conscientes de que, un Scorched, quien hecho una bala se avecinaba a ellos, tenía la intención pura de aplastarlos con su poder.

Lo que Scorched no esperó fue el que alguien se diera cuenta de su acción. Ese alguien era Density, el cual de la nada comenzó a percibir una sensación mágica acercándose monstruosamente rápido al grupo, más específicamente, a Burning.

Para sorpresa de Density, Burning advirtió aquella sensación mágica sólo con unos pocos segundos de diferencia con respecto a él. Seguido de esto, Density decidió rápidamente advertir a todo el grupo sobre aquel extraño comportamiento mágico que sentía.

-Ponis, deberíamos correr. Siento algo acercándose muy rápido hacia nosotros- dijo Density poniéndose cada vez más nervioso.

De repente Burning se quedó mirando hacia atrás mientras comenzaba a acelerar la caminata. Justo en el instante en el cual Density se preparaba para pronunciar algunas palabras más, un tétrico u abrumador silencio le dominó, y fue entonces cuando, de imprevisto, reaccionó de manera explosiva, y se colocó justo en frente de Burning, como si hubiese querido protegerla.

-¡Cuidado Burning!- grito el unicornio color arcilla.

Precisamente en aquel instante, apareció un cuerpo que al venir a tanta velocidad parecía ser amorfo. Lo único que le quedó al resto del grupo fue gritar de espanto ante la idea de que aquel cuerpo impactara directamente con ellos.

Para su suerte, el cuerpo desconocido no impactó con todo el grupo, sino que sólo con dos integrantes de él, los cuales habían salido disparados desde el interior de la cueva hacia el exterior. Acto seguido, el grupo se encaminó desesperadamente hacia la salida del pasadizo de piedra, para así poder observar mejor lo que acababa de ocurrir.

Una vez que sus cabezas ya habían emergido de la cueva, los ponis divisaron en pocos segundos a los responsables de aquella desesperante escena, uno sosteniendo a Burning en el piso, y otro aún tratando de levantarse. Density había terminado en un área más baja del lugar; se encontraban los ponis cerca de unos grandes montes en el desierto.

-¿Qué rayos les pasa a esos tipos?- dijo Graveyard aterrada por la situación.

En el exterior, se encontraban Density y Burning en el suelo, no muy alejados entre sí. Density todavía estaba intentando levantar su cuerpo, mientras Burning era mantenida en el suelo por Scorched, a la vez que este la miraba con evidentes malas intenciones.

-Así que tú eres la que emite tal sensación mágica- decía Scorched hacia Burning entretanto ella aún dudaba de si tratar de forcejear con Scorched.

-¡Qué demonios haces Further! ¡Mantenlo en el suelo a ese también!- dijo esta vez Scorched furiosamente a Further, quien estaba un tanto desorientado por la situación.

-Eeeehh... maldición, ya qué- protestó Further mientras se dirigía rápidamente hacia Density y lo aplastaba, de modo que así pudiera mantenerlo abajo.

-¡Density! ¡No!-

-¡Tú cállate!-

-¡Suéltame infeliz! ¡Qué diablos quieren y por qué lo buscan así!- dijo Burning iracunda hacia Scorched, haciendo a la vez un claro cambio en el tono de su voz.

-¿Qué queremos? Queremos exterminarlos, obviamente- agregó en tono algo burlesco el poderoso unicornio, quien empezaba a presionar con mayor fuerza a Burning, cosa que a ella comenzaba a provocarle cólera y desesperación al mismo tiempo.

-Ahora, ¿Por qué no me muestras cuán competente puedes ser de una rival para mí, unicornio?- agregó en aquel momento Scorched, ya con un aura más desafiante y con su cuerno comenzando a encenderse.

Justo cuando Burning estaba ya perdiendo las esperanzas, unos cuantos sujetos ocultos en la cueva tuvieron la valentía de salir y distraer a Scorched.

Burning, al ver la concentración de Scorched perturbada por los otros ponis, sacó provecho del corto periodo de distracción, y levantó velozmente sus patas traseras para contiguamente golpear a Scorched en el vientre con la mayor fuerza que le fuera posible usar, y al hacer esto, el unicornio fue lanzado una distancia considerable hacia atrás, cosa que dejó algo estupefactos a quienes estaban distrayéndolo.

Burning corrió con exasperación hacia el sujeto que sostenía a Density con el único deseo de aplastar su rostro de un sólo golpe, pero fue detenida por Scorched, quien repentinamente se teletransportó en frente. Fue entonces cuando, en una curiosa maniobra, Density logró golpear en el rostro a Further, así aturdiéndolo lo suficiente como para usar su telequinesis para arrojarlo contra uno de los cerros de los cuales se encontraban rodeados.

Por otra parte, Scorched y Burning habían acabado frente a frente. De imprevisto, Scorched lanzó un golpe hacia la mandíbula de Burning, ante lo cual la unicornio respondió tan rápido como para ser apenas rozada por el casco de Scorched, y a continuación, Burning fue esta vez quien lanzó un golpe, siendo este dirigido hacia la sien, a lo que Scorched reaccionó con más rapidez que Burning, con la diferencia de que esta esquivó el golpe, y en cambio Scorched lo cubrió con uno de sus cascos.

La confianza que Scorched tenía en sí mismo se vio parcialmente derrumbada al recibir el golpe de Burning, el cual a pesar de haber cubierto, llevaba suficiente fuerza como para contrarrestar la suya y hacer que se deslizara algunos metros hacia su derecha, algo que dejó bastante impactado a Scorched. Inclusive aquel ataque lo había dejado algo atontado y con el casco muy adolorido.

-Demonios, esa unicornio tiene una fuerza mucho más descomunal de lo que me imaginé- dijo Scorched para sí mismo, algo confundido y empezando a preocuparse.

De sorpresa, Burning apareció frente a Scorched, y esta vez no logró reaccionar tan rápido como lo había hechos hace unos instantes. Trató de disparar rápidamente un rayo de magia, pero cuando lo hizo, uno de los cascos de Burning ya había golpeado violentamente su cara, y aquel rayo mágico que Scorched lanzó no le había causado daño alguno.

-¡Corran! ¡Los que siguen escondidos en esa cueva!- grito Burning hacia el conjunto que aún no salía al exterior. No obstante, de imprevisto Further se teletransportó, acabando por bloquearles el paso a los individuos.

-¡Ustedes no moverá ni un casco! ¡Si no son de la tribu no son de confiar!- dijo Further en tono amenazante.

-Estúpido... lo tendré que hacer añicos- manifestó Burning para sí misma mientras observaba con claro fastidio a Further.

De lo que Burning no se había percatado era de que Scorched estaba detrás de ella, no muy alejado, cargando su cuerno para atacarla, sin embargo, Burning sólo se dio cuenta de ello una vez que Scorched ya acababa de liberar la magia de su cuerno.

A pesar de esto, Burning fue capaz de evadir la carga de magia, pues no era de gran tamaño, ya que Scorched había utilizado mucha energía en su habilidad de supervelocidad, por ende se encontraba muy agotado ya.

Después de esto, entretanto Density se preparaba para teletransportarse rápidamente atrás de Further, Burning ahora se acercaba aún más fastidiada hacia Scorched, el cual decidió lanzarse en contra de la unicornio, siendo sus esfuerzos inútiles pues, Scorched, al intentar golpearla, esta agarró sus cascos con fuerza y, acto seguido, golpeó el mentón de Scorched con un golpe proyectado hacia arriba, el cual fue tan potente como para impulsarlo varios metros en el aire, para luego acabar cayendo estrepitosamente en el suelo, completamente debilitado.

Cerca del agujero del túnel, yacían Density y Further mirándose fijamente. Density sorpresivamente lanzó un rayo de magia, a lo cual Further reaccionó ágilmente, no obstante, sus habilidades se vieron reprimidas por Burning una vez que esta se teletransportó atrás de él y le rodeó el cuello con su casco derecho para después comenzar a estrangularlo.

-Suéltame... maldita sea- decía Further mientras Burning lo asfixiaba cada vez con más fuerza.

-Oye Burning, ya, no le aprietes tanto el cuello- dijo Density hacia Burning comenzando a espantarse por el comportamiento de esta.

-¡Lo vas a matar!- agregó nuevamente Density con preocupación.

-¿Y qué diferencia hará si lo matamos o no?- dijo Burning algo enfadada y con un rostro que reflejaba su enfado.

-¡Tal vez ustedes sepan que es lo que está pasando en Equestria ahora! ¡Explica o te asfixiaré!-

Sin embargo, aquel enfado fue opacado por la voz de su madre, quien de igual forma que Density le llamó a soltar a quien estaba estrangulando, o sea, Further Charged. Esto hizo que Burning comenzará a tomar más consciencia sobre lo que estaba haciendo en aquel momento, y por ende, que comenzará a resignarse con ello.

Sin que nadie lo viera venir, Further se reanimó y golpeo fuertemente a Burning en su quijada con uno de sus codos, así escapando de sus cascos y dejándola un tanto aturdida. Posterior a eso, Further procedió a disparar un rayo de magia de forma rápida hacia la cara de Density, quien no pudo hacer más que recibirlo y quedar enceguecido momentaneamente.

Una vez que ya habían transcurrido algunos segundos, tanto Density como Burning notaron que aquellos extraños, es decir, Scorched y Further, se habían esfumado por completo.

Pasados otros instantes, Burning se sentó en el suelo, con una mirada cabizbaja y cubierta por su larga y desordenada melena, poco a poco comenzado a vacilar con respecto a sus acciones.

-Lamento... mi forma de actuar- agregó Burning a la vez que suspiraba y el resto de los ponis comenzaba a salir del túnel.

Density por parte suya parecía estar algo adolorido pues, en el pecho tenía una herida de tamaño relativamente pequeño, de la cual el responsable era Scorched, quien al embestirlo a él y su escudo mágico, le hirió un poco la piel con su cuerno.

-¿Cómo te encuentras, Density? No te ves muy bien- dijo Burning, ahora algo insegura.

-No te preocupes, tengo algo de dolor, pero soy perfectamente capaz de aguantarlo- respondió Density, serio y seguro de sus palabras.

-Iré entonces junto a mí mamá y mi hermana- dijo esta vez la unicornio naranja con un cierto aura de culpa.

-¡Miren lo que hay ahí! ¡Es Apple Loosa!- gritó de felicidad Graveyard, ante lo cual casi todos se impresionaron, pues era raro que una pegaso conociera aquel pueblo.

-O sea que estas son las montañas Macintosh- dijo otro poni que conocía aquel pueblo que Graveyard había nombrado.

Una vez que ya todos habían divisado el pueblo, iniciaron pues, su rumbo hacia abajo para luego continuar hasta el poblado.

-Maldición, si tan sólo no le hubiese presionado tanto el cuello... tal vez le habríamos sacado algo de información. No me acomoda admitirlo, pero realmente estoy muy afectada por las circunstancias. No le encuentro la explicación a las cosas que están ocurriendo, y pensar que mi papá aún sigue allí afuera. Desde que desapareció no hay rastros de él-

Todo este conjunto de cosas era en las cuales Burning pensaba mientras caminaba junto a Day Glow y Mystery, quienes le observaban afligidas, ya que notaban lo emocionalmente inestable que se encontraba.

[Cuarenta minutos después]

Ya se encontraban los ponis cerca de Apple Loosa, y Burning todavía continuaba perdida en sus pensamientos, sin siquiera prestar mucha atención a lo que ocurría en su entorno, pero hubo algo que le hizo volver a "conectar" su mente con el exterior.

Ya casi llegando al pueblo, los ponis vieron a una yegua unicornio de cuero violeta y melena color cían parada en frente de todos los habitantes del pueblo sobre una caja de madera grande, lo que la hacía visible desde largas distancias. Los habitantes escuchaban a aquella unicornio atentamente y con expresiones faciales que demostraban pavor por las palabras de la yegua.

-Esa no es... ¿Esa profesora particular de magia que contrató papá una vez?- pensó Burning, muy confundida por lo que sus ojos veían.

-¿Y qué demonios hace aquí? ¿Cómo llegó aquí?- preguntaba Burning para ella misma dentro de su mente, a cada momento con más intriga.

[En ponyville]

-¿Así que dicen que aquella unicornio que tanto buscaba Tempest podría ser la que se enfrentó a ustedes ahora?- decía Fog Spirit hacia Further y Scorched con un tono seco.

-Vaya, pues qué más da... realmente parece que eres un caso perdido, Scorched- dijo esta vez en tono irónico el unicornio oscuro.

-¿Qué?-

-Cómo sea, si realmente es ese el caso, vamos a tener que matarla- agregó Fog, recobrando su aura serio mientras dirigía sus ojos hacia los otros dos unicornios.

-¿Y qué hay del imperio de cristal?- preguntó algo alterado Further.

-Ahora que ya conecté dimensiones, basta con que atraigamos a su ejercito hasta la conexión, o sea, hasta Manehattan, o bien, sólo podemos debilitarlos hasta que mi dimensión se los trague. Así, mientras más seres absorba mi dimensión, más poderosa se hará, y por tanto comenzará a absorber a quienes yo quiera cada vez más rápido, y poco a poco me iré haciendo más poderoso-

-Excelente plan señor, pero, ¿Qué hay de la ultracornio?-

-¿Qué demonios es eso?-

-El término que usaban algunos para referirse a esa unicornio-

-A esa le espera el mismo destino que a todos. Como ya dije una vez: Ni siquiera las excepciones de las excepciones se salvarán de la unión entre dimensiones-

Esta última frase la dijo Fog Spirit con un aura más maligno, aura que se les contagió a los otros dos individuos, quienes comenzaron a reír levemente junto a su líder.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.