FANDOM


Buscada desde el más allá
Pertenece a: Trapezium
Clasificacion Sin restricciones
Género Acción, misterio
Estado Terminado
Ambientada en Apple Loosa, Bosque Everfree
Cronología
Salvamento de la oscuridad segunda parte Buscada desde el más allá Intercepciones traicioneras

Este es el capítulo diecisiete de la serie Digression.

Entretanto Burning Fury y Fog Spirit peleaban a muerte en el bosque Everfree, Density y las pegasos acaban encontrándose con que uno de los guerreros del bando de los grisaceos ahora se ha decidido a ayudarlos a escapar de las garras de estos, sin embargo, cuando el grupo de equestres se decida a buscar a su compañera perdida, Fog Spirit, restableciendo de forma casi inesperada un vínculo que ya estaba olvidando, también se verá involucrado en la busqueda de Burning Fury.

Relato

Density se subió velozmente al tren mientras observaba como los grisaceos ya comenzaban a llegar a este, y una vez adentro del vehículo, corrió lo más rápido que le fuera posible hacia adelante, sin embargo, a pesar de haber parecido concentrado y seguro de sí en ese instante, lo que realmente invadía su mente en esos momentos era un abrumador y persistente sentimiento de cobardía e impotencia, y mientras miraba hacia el exterior por las ventanas del tren a la vez que se acercaba a la locomotora de este, resonaba en sus pensamientos cada vez con más fuerza la pregunta de si realmente habría podido hacer absolutamente nada para detener a ese unicornio oscuro de llevarse a Burning.

-Me quedé ahí... mirando... cobarde...- pensó con remordimiento el unicornio antes de llevarse un gran sobresalto luego de que a no muchos metros delante de él entraran tres guerreros grisaceos, rompiendo estrepitosamente los ventanales por los que entraron y, posterior a eso, se dirigieron caminando rápido hacia la locomotora para atacar a Ascendant y Graveyard, quienes estaban exasperadas por lo difícil que les estaba resultando encender la caldera, y mayor aún fue su exasperación después de escuchar aquel sonido característico que hacen los vidrios al romperse.

Luego de verse perplejo por otros pequeños instantes, Density sintió una explosión de indignación al momento de espabilar ir ver cómo los hechos evidenciaban lo que el creía de sí mismo.

-No de nuevo... ¡No quiero ser un cobarde!- pensó Density con aquel odio que llevaba latente en sí la mayor parte del tiempo, y reaccionando de manera un tanto explosiva, cargó en menos de un segundo su cuerno para disparar tres rayos de magia hacia los tres individuos que habían entrado recién, acertando con dichos rayos de magia a cada uno de ello, e impactando las cargas mágicas con suficiente fuerza como para hacer caer a los sujetos con violencia sobre sus rostros.

La estruendosa caída de los individuos perturbó el enfoque de las pegasos, quienes se vieron obligadas a voltear rápidamente sus cabezas, y al percatarse de los individuos que se trataba, en primera instancia, dominadas por el temor, trataron de alejarse de los guerreros apegándose a la esquina más cercana, sin embargo, al ver que Graveyard no lograba reunir el coraje suficiente para hacer algo más apegarse a la esquina, Ascendant, en lugar de aquello, agarró con inseguridad, pero a la vez con rapidez, la pala con la que estaba echando carbón a la caldera, y antes de que los guerreros pudieran levantarse coléricos, Ascendant se dirigió gruñendo hacia ellos, logrando golpearles algunas veces con la herramienta antes de que repentinamente un aura de magia los rodeara y los lanzara con bastante fuerza fuera del tren por una de las aperturas en la locomotora.

-¿Qué? ¿Quién?- preguntó Ascendant al aire exaltada, sintiendo luego en ella cierto alivio al ver que Density había sido el que había rodeado a aquellos grisaceos con su magia, siendo otra razón para dicho sentimiento el hecho de que el unicornio hubiese sido capa de llegar hasta la locomotora, sin embargo, al darse cuenta de que Burning no le acompañaba, nuevamente Ascendant encontró sus pensamientos acompañados de una ineludible sensación de desconcierto.

-Van a entrar por todos lados. Puedo ayudar a que la caldera prenda más rápido con mi magia- mencionó Density elevando su tono de voz, pues el ruido de la locomotora y el resto de las cosas en el entorno comenzaba a sobreponerse por el de su voz.

-¿Con tu magia?- preguntó Ascendant elevando su tono de voz igual que Density, recibiendo como respuesta un gesto rápido de afirmación por parte del corcel, y como si las circunstancias hubieran querido apresurarlos más, de sorpresa ambos ponis sintieron un retumbe que vino desde el último vagón del tren, y suponiendo que se trataba de más guerreros grisaceos, Density avanzó apresuradamente hacia la caldera, de la cual aún no emanaba mucho calor.

-¡Rápido!- dijo Density para también advertir a Ascendant, quien rápidamente se hizo a un lado para darle espacio al uniconio, siendo esta acción copiada por Graveyard al ver lo que el poni iba a hacer, y luego de estar junto a la caldera, con fuerza Density encendió su cuerno y con su magia comenzó a alimentar de forma abundante el fuego, haciendo así que el tren empezara a acelerar considerablemente rápido.

-¡Estás moviendo el tren!- exclamó la joven pegaso mirando hacia diversas direcciones, y animada por un instante, sin embargo, lo mismo que a su madre le ocurrió al percatarse de que alguien faltaba, y fue entonces que, para sorpresa de los tres ponis, y en especial para Graveyard, de la nada dos grisaceos entraron a la locomotora por de la que estaba Graveyard en frente, empujándola abruptamente al momento exacto de su infiltración, tanto así que se golpeó fuertemente la cabeza con el otro lado de la locomotora.

Dos pegasos eran los que habían entrado a la locomotora, y sabiendo lo que hacían, al primero que enfocaron fue a Density, pues él era quien estaba prendiendo la caldera con tal eficiencia. pero Density, dándose cuenta de esto justo en el momento crítico, al girarse trató de detener a los pegasos agarrándolos con su magia, no obstante, estos toda la potencia de sus alas, le hicieron esto imposible a la debilitada magia del unicornio, pero si fue posible para esta desviar las lanzas de los guerreros del rostro de Density.

Otra vez atacaron con sus lanzas los guerreros, pero Density, gracias a la adrenalina, las esquivó ágilmente, y ahora viéndose capaz de reunir valor para actuar, Ascendant agarró a uno de los pegasos para tirar con sus alas hacia atrás y alejarlo de Density.

¡Suéltame idiota!- voceó el guerrero encolerizado contra Ascendant, y botando su arma sin darse cuenta, golpeó violentamente a la pegaso en las costillas con su codo, dejándole sin más opción que retorcerse un tanto a la vez que daba unos pasos hacia atrás.

Atrás de aquella escena, Density forcejeaba con el otro pegaso con su magia, con la que estaba tratando de quitarle la lanza, y Density no previó que repentinamente, su oponente recurriría a sus cascos, y viéndose incapaz de reaccionar, recibió un golpe directo en la sien, provocándole el ataque un aturdimiento que a pesar de haber sido considerable, no le detuvo a aprovechar la oportunidad de que el pegaso había dejado de agarrar la lanza con tanta fuerza, y en otro intento de quitársela, lo logró inmediatamente, no obstante, el pegaso, sin percatarse de ello, le propinó al unicornio otro dos golpes en la cara, y ahora Density, viendo que Ascendant estaba en peligro, influenciado por la presión, volteó la lanza de forma tan rápida que fue esto imperceptible, y acto seguido, perforó el estomago del pegaso casi sin vacilar.

El pegaso quedó en el piso, aparentemente muerto, no obstante, Density no tenía la claridad suficiente en su mente para procesar esto, entonces un tanto aturdido se levantó para dirigirse hacia el atacante de Ascendant, sosteniendo la lanza que había usado contra el otro sujeto con su magia, y luego, Density alzó el arma justo cuando Graveyard saltó torpemente para ayudar a Ascendant.

-¡Cuidado!- exclamó forzosamente Density, ahora con un aspecto un tanto tétrico en su rostro, haciendo esto que Graveyard acatara de inmediato al advertencia del unicornio, y acto seguido, fallando en cierto modo de forma intencionada, Density atravesó por completo uno de los cascos traseros del pegaso en lugar de apuntar a cualquier otra zona vital, haciendo que este primero gritara de dolor, y que después violentamente tratara de escapar volando sin soltar a Ascendant, lo que Density pudo evitar pues, seguido del uso de la lanza Density le dio un golpe torpe, pero efectivo, al pegaso en la quijada, y luego otro, aturdiéndolo más, para finalmente soltarlo de Ascendant y con su telequinesis y fuerza física, lanzarlo fuera del tren con un fuerte empujón.

-¡Iba a tratar de capturarme!- dijo Ascendant totalmente espantada por lo ocurrido, mientras Graveyard demostraba su perturbado estado mental de forma un tanto más exagerada que su madre, y Density miraba hacia el exterior, ahora con una mirada de la que emanaba un enojo que resultaba más escalofriante que feroz en sí.

-Eso debe ser lo que quieren hacer con cada uno de nosotros- dijo Density en un modo formal pero un tanto oscuro también, luego de eso girando su cabeza para mirar el interior del tren, y fue al hacer eso cuando, a no muchos metros alejado de él, vio a un unicornio alto y de cuero color café claro, el cual le miró al mismo tiempo que él, y al percatarse el desconocido que la expresión facial de Density no era, en ningún modo, una que le demostrara confianza, prefirió detenerse en seco con una expresión de inseguridad sobre el semblante.

-¡No! ¡Espera!- dijo algo exaltado el unicornio luego de que Density empezara a dar unos pasos pesados hacia él mientras llevaba su cuerno encendido, como tratando de espantarlo con esa actitud.

-¡Ahora ya no voy a atacarlos! ¡Todo lo contrario!- agregó el individuo a la vez que lentamente se acercaba a quienes quería ayudar, y a la vez que Density se relajaba, ahora empezando a cambiar su expresión a una más de extrañeza.

-¡Ya no soy uno de ellos! ¡Al menos ya no! ¡De los grisaceos!-

-¿Ya no? ¿Al menos?- preguntó Density desconfiado y un tanto perturbado por las escenas por las que había pasado hace a penas unos instantes.

-Miren... realmente no me importa si van a confiar en mí o no... pero ahora quiero ayudarlos a ustedes... y no más a esos simios idiotas- mencionó el unicornio acercándose poco a poco a los equestres, mientras estos ya comenzaban a relajarse, pero esto no siendo suficiente aún.

-Y creo que se resignaron ya... y por si quieren saberlo... me llamo Scorched Road- dijo por último el sujeto con algo de nerviosismo en sí.

-¿Lo dices de verdad?- preguntó Density, todavía desconfiando un poco a pesar de sentir que efectivamente aquel desconocido no mentía, y entretanto se relajaba, las pegasos se mantenían calladas y con sus ojos sin despegarse del otro unicornio.

-¿Pero nos quedaremos así mientras esos aborígenes nos esperan en otro lugar? Si ese unicornio estuviera de su lado ya nos habría atacado- pensó Density después de voltearse a ver nuevamente al poni con la lanza incrustada, y pensando también en que debía sacarlo tal como lo hizo con quien acompañaba a ese sujeto, no obstante, en el momento no pudo evitar pensar con horror en la idea de sacar a un muerto por las aperturas del tren, y peor aún le resultaba pensar en las razones por las que se sentía como si fuera a colapsar.

-¿Será de confianza o no?- preguntó temerosamente Graveyard, recibiendo un discreto gesto de silencio de parte de su madre como respuesta.

-Si de verdad ahora piensas ayudarnos... pues no hay problema- dijo Density vacilante, y como pasando por encima de la pregunta de Graveyard, pues simplemente ya no quería estancarse en cosas que realmente podían solucionarse rápido.

-Eso haré... pero solo por ahora estaré junto a ustedes, porque probablemente los grisaceos me persigan. Será mejor que los ayuden sin tener que estar junto a ustedes- mencionó con seriedad Scorched, ahora aproximándose a los equestres con más confianza, notándose dicha confianza en mayor medida entre él y Density.

-Oye y... ¿Qué ocurrió con la otra muchacha? ¿La capturaron? Porque era a quien más buscábamos hasta que cambié de opinión- preguntó Scorched con algo de preocupación ya estando junto a los ponis, dando Density como respuesta una expresión en el rostro que denotaba claramente su deseo de no recordar aquello, y por culpa de esto, titubeante, Density no hizo más que tartamudear un poco y darse la vuelta para ir hacia el pegaso muerto en la esquina, dejando a Scorched un tanto impacientado y confundido, y a las pegasos con un desesperante sabor a suspenso en sus pensamientos.

-Supongo que sí la capturaron, ¿Y ese tipo? ¿Está muerto?- preguntó Scorched otra vez, ante lo cual esta vez Density si respondería, pero como algo que jamás habría esperado se dio que, al extraer la lanza del supuestamente muerto pegaso, repentinamente este en cierto modo reviviera y, hecho un total loco empezara a tratar de hacer cualquier cosa para herirlo y forcejear con él.

Ni siquiera Scorched encontró la manera de reaccionar debido a lo inesperado que era lo que se estaba dando, no obstante, tan rápido como empezó terminó pues, ahora con el estrés sacando lo peor de sí, y perdiendo la cordura más de lo que él usualmente se permitiría, Density súbitamente tomo completo control en el forcejeo, le propinó algunos fuertes golpes al pegaso, y luego, para mayor sorpresa de los espectadores del momento, tomo al pegaso con su magia con brusquedad y lo lanzó dentro de la caldera, y de ahí, comenzó a alimentar con toda la energía que le fuera posible el fuego hasta que el sujeto dejara de chillar, y quedara definitivamente muerto.

Luego de aquella infernal escena, Density se quedó cerca de la caldera mientras jadeaba con una expresión de cólera espeluznante en su rostro, la cual mostró a los demás ponis al girarse por unos segundos, incluso incomodando un tanto a Scorched, sin embargo, al girarse nuevamente, Density empezó a cambiar su expresión a una de desconcierto y horror lentamente, recordando a sus seres queridos y, sobre todo a Burning y cómo, según él, había dejado que la capturaran.

-Vaya... salvaje... pero no necesariamente en una mala manera- dijo Scorched con aura de sarcasmo y con una sonrisa un tanto picarona en su cara.

-No... no soy salvaje... ¡Soy un cobarde!- exclamó entre enrabiado y totalmente desconcertado Density, al mismo tiempo que se agarraba su cabeza totalmente alterado y expresaba el rechazo total hacia su propio comportamiento.

-¡Mientras más pienso en ello más se siente como si pudiese haber hecho algo para evitar que ese unicornio se llevara a Burning! ¡Soy un maldito cobarde! ¡Me quedé mirando en lugar de aprovechar esos pocos segundos que tuve para hacer algo!-

-Espera... Burning es... ¿Es esa unicornio naranja que estaba con ustedes?- preguntó Scorched tratando de tener una mejor idea de lo que estaba pasando.

-Sí, es ella. Tú fuiste quien luchó contra ella hace un tiempo atrás- mencionó Density, recobrando en parte su control, pero sin perder su preocupación.

-De hecho yo te iba a preguntar que había pasado con ella, aunque era un poco obvio- agregó Ascendant a la conversación, dirigiéndose a Density, y con Graveyard a su lado mirando a los unicornio con nerviosismo.

-¿Y quién era el que capturó a esa unicornio?- preguntó esta vez Scorched, dándose cuenta de que la pregunta que realmente buscaba no era esa, pero a pesar de eso, Density le respondió con lo que él esperaba.

-No lo sé, pero era muy extraño. Llevaba como un aura oscura alrededor de él permanentemente-

Al escuchar lo del aura oscura, de inmediato Scorched pensó en que probablemente se trataba de Fog Spirit, pero manteniéndose calmado y relativamente serio, continuó hablando con Density.

-Probablemente era Fog Spirit. Ese es el líder de los grisaceos, y el responsable de todo lo que está ocurriendo ahora en equestria, pero ese unicornio que viste probablemente no era su aspecto original. Desde hace bastante tiempo ya lleva un cuerpo que no es suyo para cuidar su estabilidad- dijo aceleradamente Scorched, dejando a Density aún más sumergido en la duda, y temiendo todavía más por la vida de Burning.

-Ese tal Fog Spirit, ¿Es acaso muy poderoso?- preguntó graveyard a Scorched con algo de intriga mezclada con un poco de nerviosismo.

-Sí, lo es, pero aún así... tal vez esa unicornio llamada Burning sea aún más fuerte. Perfectamente a mí me podría haber aplastado... y también casi mata a alguien que ahora desearía más que de verdad lo hubiese matado, pero esa chica claramente no parece alguien fácil de predecir- dijó con más sequedad el unicornio, tratando de cierta forma tranquilizar a los equestres, en especial a Density, quien era evidentemente el más afectado por los hechos.

-Fog Spirit... ese nombre ya lo hemos escuchado antes- agregó Density, dejando ahora de lado la inseguridad para ponerse sobre sus cascos otra vez.

-Confío en que Burning sigue viva. Tiene una mente fuerte aunque no lo demuestre directamente, y no es tonta... para nada. No nos vamos a echar para atrás solo por un nombre. Tenemos que hacer algo para encontrarla. Debe estar en el bosque Everfree, vi al que la capturó ir en esa dirección. Al menos yo ya no pienso seguir siendo un maldito cobarde. Tampoco estoy diciendo que ahora seré un total descuidado, pero hay que ser más activo-

Con estas últimas palabras, los tres ponis quedaron un tanto estupefactos, viéndose ello en mayor medida en las pegasos.

Luego de otros cortos instantes, Scorched ya se preparaba para hablar otra vez, no obstante, fue interrumpido inesperadamente por Graveyard antes de poder empezar a pronunciar sus palabras.

-Se nota... que en verdad ahora quieres encontrarla sin importar lo que pase... ¿Pero estarías así si cualquier otro que no hubiera sido ella hubiese sido capturado igual?- mencionó la pegaso con una extraña especie de fastidio expresado en su rostro, lo cual a Ascendant le extraño mucho de ella, e incluso a ella misma le impresionó que finalmente echara afuera esa molesta frustración que ya desde un buen tiempo llevaba dentro de sí.

-¿Qué? ¿A qué viene esa pregunta?- preguntó Density, parándose con algo de violencia, pues casi de inmediato interpretó la pregunta de Graveyard como una forma de criticar su deseo de buscar a Burning.

-Graveyard, ¿Por qué preguntas eso ahora? No hay tiempo para preguntas- dijo Ascendant luego de ver a Density pararse evidentemente molesto.

-¡Claro que estaría preocupado por cualquiera que hubiera sido capturado justo en frente mío! ¿Qué demonios buscas al hacer esa pregunta? ¿¡Crees que estoy enfermo como para hacer preferencias!? ¿¡Ahora!?- espetó el unicornio totalmente encima de la cara de Graveyard, de esta forma intimidándola bastante, y mientras la discusión se desarrollaba, Ascendant trataba de interrumpir, y Scorched, confundido por la escena, solo esperaba el momento adecuado para interrumpir.

-¿Qué buscas? ¡Atención! ¡Eso es lo que buscas! ¡Tu eres la demente por creer que yo haría preferencias!-

-¡Ya basta! ¡Deja de gritarle!- exclamó Ascendant molesta por la actitud tan impulsiva de Density, quien al tener bloqueado el sentimiento de empatía producto del estrés, solo se enfadó más al ver que Ascendant estaba defendiendo a Graveyard, y al darse cuenta de esto, Scorched procedió a tomar a Density y alejarlo de las pegasos de la forma más neutral posible.

-¡Tranquilo! ¡Ya tranquilo viejo!- dijo Scorched a Density, alejándolo de las pegasos, y así calmando la situación.

-No te lo tomes personal... la señora tiene razón, no hay tiempo para hacer preguntas- agregó Scorched con sus cascos aún sosteniendo a Density, quien ahora rápidamente recobraba la cordura, y comenzaba a sentirse enormemente incomodo por su forma de actuar.

-Sí... lo sé... no es necesario que sigas sujetándome...- respondió Density a la aclaración de Scorched, y al ver que el unicornio ya había recuperado su control, simplemente lo soltó, y a continuación, Density se quedó unos segundos quieto preguntándose ahora que era lo que a él le pasaba.

-Lo siento... me estoy comportando como un imbécil...- dijo por último el unicornio, demostrando rápidamente arrepentimiento por haber mostrado su faceta impulsiva de tal forma, y ahora, sin despegarse de lo que había dicho antes de salirse de control, se dirigió a la caldera para seguir usando su magia para el fuego.

-Antes iba a decir que... si esos monos no vuelven... no llegaremos a Ponyville en mucho tiempo, y nos van a estar esperando allí... tal vez parezcan simios amentes... pero en realidad no son estúpidos- dijo Scorched mirando hacia afuera, y sus palabras hicieron que Density reaccionara y dejara de alimentar el fuego, pues el tren ya iba bastante rápido gracias a su magia.

[Algunos minutos antes en las cercanías del bosque Everfree...]

En las alturas y moviéndose frenéticamente, Fog Spirit no sabía si decir que el hecho de que su oponente se hubiese escapado tan repentinamente era culpa de su inesperada torpeza, o bien simplemente su objetivo era más atento e inteligente de lo que él creía.

-No me entra en la cabeza que de verdad se me haya escapado esa unicornio- dijo alterado para sí mismo Fog Spirit mientras miraba desde arriba el gran bosque, pues bien sabía igual que aquella unicornio se había robado una gema que debía absorber una vez se lograra liberar de aquel cuerpo que estaba usando antes.

-Igual ya dije por mí mismo que no hay tiempo para buscarla por todo el bosque- agregó a su monólogo el corcel oscuro, y dándose cuenta de que ahora definitivamente solo estaba perdiendo tiempo, se dio media vuelta para volver hacia Appleloosa para ver en qué había acabado el escenario, pero antes de poder acelerar a la mayor velocidad que le fuera posible, Fog fue súbitamente distraído por unas palabras en sus recuerdos de alguien que ya estaba olvidando la enorme relevancia que tenía en todo lo que había hecho hasta ahora.

-¿Por qué de repente estoy recordando todo lo que ese tipo me dijo?- se preguntó Fog sumido en una sensación inusual de confusión y en un mal presentimiento, y para gran sorpresa de él, una voz retumbante sonó dentro de su cabeza de la nada, teniendo aquella voz un timbre cuyo dueño Fog Spirit reconoció casi inmediatamente.

-Porque ahora podremos finalmente volver a comunicarnos- dijo con un leve aire de picardía la voz dentro de la mente del unicornio, como si con eso hubiese querido dar a entender que de hace unos instantes que ya había podido conectarse con su mente.

Llevándose, en cierto modo, un gran susto por parte de la voz de aquel sujeto hablando en su cabeza, Fog Spirit descendió al suelo rápidamente, pero a la vez calculando bien al momento de llegar a la superficie, y cuando logró detenerse por completo, mezclando sentimientos de sobresalto con otros de alivio, Fog Spirit preguntó al dueño de la voz si era, en efecto, quien creía.

-¿Quién? No... ¿Greyish... Wind?- preguntó en voz alta Fog, sabiendo que si ese sujeto era ese llamado Greyish Wind, su reencuentro en sus mente sería para el tanto un milagro como una mala sorpresa.

-Al fin Fog... nuestras mentes pueden volver a conectarse... y por si te lo preguntas: no, no fue coincidencia que de repente empezaras a recordarme- dijo la voz de Greyish Wind, siendo primero mayormente seca, y pasando después a un aura un tanto más apacible, sin embargo, esto no sacaba a Fog Spirit de su estado de sorpresa en ningún momento, pues en ningún instante antecedido por este tuvo en mente que la recuperación de su forma original llevaría a la restauración de su conexión mental con Greyish Wind.

-Me imagino que ahora lograste absorber esas gemas de las que me hablaste una vez-

-Greyish... es una gran sorpresa... pero no un buen momento... tengo que ir rápido hacia una parte ahora y...- fue lo que pudo decir Fog Spirit con incomodidad para su invisible pero existente acompañante, el cual aparentemente no se molestó en considerar lo que recién había dicho su aliado, pues con algo de entusiasmo empezó a conversarle a este acerca de lo que él había estado haciendo en ese momento.

-Se que estás en apuros, Fog... pero antes de que sigas con tus tareas, esto es algo de suma importancia... últimamente he encontrado mucha más información- agregó a la situación Greyish con prisa en su voz, y sabiendo que Fog se engancharía a sus palabras de todas maneras, continuó agregando estas a las circunstancias.

-Supondré que recuerdas, ¿Verdad?, cuando mientras estabas aún atrapado en tu dimensión... te dije que busco a alguien...- dijo primero algo apresurado Greyish para terminar con sus palabras con un aire algo más siniestro, lo cual Fog Spirit percibió de cierta forma, pero sin dejarse llevar por aquella sensación, y simplemente reafirmando lo que su aliado le dijo, el unicornio siguió insistiendo, ahora de forma más explicita, que realmente se encontraba haciendo algo muy importante.

-Sí, lo recuerdo perfectamente, pero en serio no tengo tiempo para esto... hay ponis aquí que han podido resistir la fuerza de mi dimensión a pesar de ya haber muchos otros ponis en ella... incluso metí a las princesas ahí... pero no hay caso, así que los tenemos que matar-

-Acerca de esa misma posibilidad necesito hablarte Fog... será mejor que tú y esos otros ponis no maten a los sujetos de los que hablas- dijo Greyish con una calma que pareció un tanto descarada para Fog, quien se mostró confundido ante las aclaraciones de su compañero, en un principio rechazando su idea.

-¿No matarlos? ¿Por qué? No se desvanecen como el resto... eso quiere decir que son peligrosos... uno de esos tipos es una unicornio que ahora escapó y no donde está- dijo algo fastidiado Fog mientras trataba de correr a la vez que escuchaba a Greyish.

-Fog... ¿Acaso ya olvidaste el propósito más importante de todo esto? Tu mismo lo has dicho... conectar dimensiones... y creo que yo ya te he ayudado mucho con todo esto... te he dado mucha información, muchos consejos... ¿Qué tal si ahora tú me haces un pequeño favor a mí? Pueden torturar a esos ponis todo lo que quieran, y hasta que se desvanezcan como debería ser... pero no los maten... captura a esa unicornio, y también a los otros... puede que sean una parte de mí que necesito-

Ante todo esto, Fog Spirit no encontró nada más que decir que fuera de importancia, y además, al saber que ahora Greyish Wind le daba la libertad de torturar a aquellos ponis con la condición de no llegar a matarlos, Fog se sintió más tranquilo, y junto con que además halló algo de razón en las palabras de Greyish, el corcel oscuro, para ya no perder más tiempo, simplemente aceptó la condición de Greyish.

-Muy bien... haré lo que dices... mientras exista la libertad de torturarlos hasta su desvanecimiento... estoy de acuerdo- dijo Fog con una relajación oscura característica de él, para así acabar con la conversación.

-Bien... y recuerda... usa las gemas como tenías pensado- agregó al final Greyish Wind con su voz desvaneciéndose en la mente de Fog, y retomando lo que en ese instante iba a hacer, el unicornio alzó vuelo con su magia velozmente para, ahora sí, poder ver en que había acabado el desastre en Appleloosa, a pesar de ya haber tenido un mal presentimiento de la situación.

-¿Qué habrá querido decir Greyish con eso último? De todos modos no importa ahora... lo que importa ahora son esos dolores de cabeza... esa maldita unicornio... no sé si el tipo del otro cuerpo habrá sido un familiar suyo, pero sé su nombre... Burning... Burning Sentiment Fury Macwhitened... y cuando me toque torturarla... la voy a ahorcar y dejar respirar tantas veces que se desvanecerá solo por eso-

Después de que sus maliciosos pensamientos cesaran y le dejaran concentrarse en lo que estaba haciendo, Fog Spirit pudo tomar velocidad, y así dirigirse con su magia, con gran agilidad y rapidez hacia Appleloosa.

[Unos pocos minutos después...]

Fog Spirit llegó al pueblo incluso más rápido de lo que el pensaba que llegaría, y al momento de aterrizar, lo hizo de la misma manera, quedando junto a una de las viviendas del pueblo, y no pudo evitar sentir preocupación al ver que no había nadie en su campo de visión, sin embargo, escuchó atrás suyo las voces de unos sujetos que si habían advertido su presencia, pero no lo reconocieron como tal en un principio, y justo cuando Fog Spirit se giro, vio una lanza dirigirse directo a su cara, pero no tuvo problemas para esquivarla.

-¡Alto guerreros! ¡Soy su líder! ¡Fog Spirit! ¡Solo que ahora he recuperado mi forma verdadera!- exclamó Fog con firmeza al ver que los pocos que aún estaban en el pueblo eran guerreros grisaceos.

-¿Fog Spirit?... ¡Pensamos que era un equestre! ¿Cómo es que no pudimos reconocerle por su característico aura oscuro?- dijo uno de los guerreros, sintiéndose algo intimidado al darse cuenta de aquel detalle que sus compañeros también percibieron.

-No se preocupen por eso... no importa. ¿Acaso los equestres escaparon?- dijo Fog alterándose un tanto al ver que el tren no estaba.

-S-Sí... pero los dejaron ir a propósito... ahora los van a interceptar en Ponyville... y...-

-A nosotros nos dejaron aquí en caso de que encontráramos algo importante... o a otro equestre- dijo otro guerrero interrumpiendo al que había estado hablando anteriormente.

-¿Interceptarlos en Ponyville? En el otro caso sería mejor llevarlos directo a Manehattan- pensó Fog concentrado en la situación, y a la vez, recordando la inesperada aparición de Greyish Wind.

-Además... es difícil decirlo... pero uno de nosotros se fue con ellos... los equestres- agregó nerviosamente un tercer guerrero, esperando una respuesta algo precipitada de Fog Spirit.

-¿Cómo? ¿Quién fue?- preguntó un tanto tomado por sorpresa Fog, ya teniendo una idea de quienes podrían haber sido.

-Creo que su nombre era... Scorched...- dijo un último guerrero con algo de confusión producto de sus pensamientos, y ante esta aclaración, Fog reaccionó con brusquedad, alzando vuelo nuevamente, ahora con la certeza de que, si había un sujeto que podría matar con libertad, sería, en caso de que ese guerrero estuviera en lo cierto, Scorched Road.

-¡Guerreros! ¡Pueden venir conmigo si quieren! ¡Si no funciona en Ponyville, los llevaremos directo a Manehattan! ¡O cualquier cosa que intenten! ¡Nosotros los acorralaremos!- dijo por último el corcel, recuperando la seguridad en sí mismo.

Dejando a los guerreros un tanto estupefactos, y procurando mantenerse alejado de las vías, Fog Spirit partió veloz hacia Ponyville, y pocos segundos después de esto, los guerreros atrás suyo también comenzaron a volar y a seguirle.

-Cualquier cosa que intenten esos estúpidos equestres... cualquier movimiento... yo... y los grisaceos vamos a predecirlos... y Scorched... si de verdad ahora estás con esos tipos... juro que ni siquiera dejaré que te desvanezcas antes de matarte- dijo en sus pensamientos finalmente Fog, percatándose de que era inútil buscar al tren en las vías pues todo indicaba que este ya estaba fuera de su visión, y por último, junto con aquella sensación que le producía su ira encendiéndose en su interior, empezó a acelerar con su perfeccionada magia hasta alcanzar velocidades que ni siquiera él mismo imaginaría que podría alcanzar.

-Y esa unicornio... tuvo mucha suerte de haber escapado de mí... pero debo admitir que también tuvo agallas- pensó Fog recordando a Burning.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.