FANDOM


Aya Drevis

AyaNormal

AyaPequeña

Ayamuñeca

AyaAdulta

Raza Humana
Edad 10

...Debo salvar a padre...

-Aya Drevis.

Aya Drevis es una linda y joven niña, y también la protagonista principal del juego Mad Father. Ella es hija única de Monika y Alfred, y vive en la gran mansión que conforma el escenario la mayor parte del juego.

Apariencia

Aya es una niña joven, que tiene unos 11-12 años de edad. Su cabello es negro, y le llega hasta la cintura. Presenta un peinado de manera clara con el flequillo cortado uniformemente a través de la frente, justo sobre sus ojos. Su vestimenta normal consiste en un vestido largo hasta los tobillos color azul, con un delantal blanco sobre él, y atado en un lazo blanco en la parte posterior. Como accesorios ella lleva un collar con un colgante de oro, y un gran lazo rosa en la parte posterior de su cabeza.

Durante los flashbacks, Aya se muestra llevando un vestido azul con un vestido o camisa blanca por debajo. A esa edad, su cabello era más corto, llegándole solo hasta los hombros. Su peinado también es diferente, llevando dos coletas iguales atadas a dos lazos celestes pasando a blanco.


Cuando Aya es transformada en una muñeca en el final malo puede verse que lleva puesto un gran lazo blanco en su cabeza, su usual colgante de oro y un vestido con volantes color rojo largo hasta el suelo con un lazo atado a la izquierda de su pecho. Ella se muestra triste, con una expresión fría en su cara, y sus ojos que anteriormente eran azules ahora son grises.


En el final verdadero es vista con el cabello más corto por encima de sus hombros y se ve que ya no lleva más el lazo rosa en su cabeza. Ella lleva una vestimenta parecida a la que lleva durante la mayor parte del juego.

Personalidad

Aya es una niña buena y amable que en verdad ama a su familia. A pesar de las actividades mórbidas que su padre realiza, ella siempre trata de pensar positivo y vivir una vida normal. Aya solamente mantiene una actitud alegre con Snowball, un conejito blanco el cual es su mascota que siempre está acompañándola. Es de destacar que a pesar de ser testigo de cosas horrorosas hasta para la mayoría de los adultos o que podrían llevar a alguien a la locura, Aya es capaz de mantener su mente tranquila incluso estando en una temprana edad.

Su amor por sus padres es una de las fuerzas impulsadoras en el juego. Es mostrado en los flashbacks que sus padres la tratan amorosamente, cimentando que amará a su familia hasta el final. La falta de la vida fuera de la mansión no obstaculizó su madurez, gracias a la atención y cariño que recibía por parte de sus padres. Este hecho es lo que causa que Aya crea que sus padres son realmente buenos. Su devoción por sus padres es lo que la anima a poder enfrentar problemas que resultan imposibles para una niña de su edad.

Ella haría cualquier cosa para salvar a un ser querido; incluso de enemigos potenciales. Cuando comienza la maldición, espíritus atormentados empezaron a revivir para reanimar sus últimos desesperantes momentos. Cada vez que debe enfrentarse a alguno de estos espíritus, Aya les ayudaría a obtener su libertad a costa de su seguridad. Un ejemplo que mostró la compasión de Aya fue cuando Maria, la maid de la mansión, fue traicionada y herida por su desquiciado padre. A pesar de ser perseguida por la misma persona, ella curó sus heridas y trató de ayudarla. Se ve que tiene un talento asombroso para curar heridas como las de Maria.

En el verdadero final, aun así, es implicado que Aya se vuelve igual que su padre cuando crece; una asesina sociópata.

Relaciones

Alfred Drevis

El padre de Aya. A pesar de tener una idea de las cosas que hace en el laboratorio, ella demuestra que quiere mucho a su padre. Ella incluso va tan lejos como para mostrar preocupación por la seguridad de su padre después de ver todas las cosas que están ocurriendo en la mansión. En el verdadero final, es revelado que Alfred quería convertir a Aya en una muñeca. La madre de Aya se entera de esto y salta en medio de su discución con Maria para detenerlo. Él acaba asesinando a la madre de Aya, mintiéndole a Aya y diciéndole que su madre murió por la enfermedad que poseía. Cuando Aya descubre la verdad trata de escapar, pero su padre consigue atraparla. Él estaba a punto de matarla, pero es detenido por Maria, quien comienza a lanzarle cuchillos acabando por dejarlo inconsciente por unos minutos. Cuando Aya estaba por irse con Maria, Alfred una vez más intenta matar a su hija, pero es apuñalado por Dio. Sin embargo, incluso después de estos sucesos, ella aún ama a su padre más que a nadie en el mundo. El padre de Aya, supuestamente, no quiere que ella sea igual que él en el futuro.

Monika Drevis

La madre de Aya. Al igual que a su padre, Aya aprecia mucho a su madre. Una mujer que portaba una enfermedad, ella muere antes de que el juego comienze. La enfermedad fue culpable de su muerte, hasta que en el juego descubrimos que ella en realidad fue asesinada, y como resultado ella fue la fuente de la maldición en la casa. La madre de Aya fue la que más trató de conseguir que su hija se parezca a su padre.

Snowball

Un conejo blanco, el cual es mascota de Aya, quien considera que él también es parte de la familia. Aparentemente, el conejo que ella tiene podría no ser el Snowball original, y podría, de hecho, resultar ser un clon de este. Él ayuda a Aya en cierta parte del juego. Algunos también dicen que Aya maltrata a su mascota.

Dio


Uno de los cadáveres revividos por la maldición. Él intenta ayudar a Aya desde el principio del juego, aunque su apariencia la asusta al principio. Más tarde en el juego, ella se hace su amiga, y él la ayuda a escapar. Durante el verdadero final se muestra que él puede o no tener sentimientos profundos hacia ella, dándole un 'amuleto de buena suerte' simbolizado como un beso en la frente.

Coron


Uno de los cadáveres revividos por la maldición. La primera vez que se conocen, ella le roba a Aya el perfume de su madre, causando que Aya la desprecie. Sin embargo, ella luego ayuda a Aya diciéndole como poder pasar por la puerta de la Creepy Doll (Muñeca Siniestra). Ésta acción provoca la muerte de Coron, siendo asesinada por las muñecas de la primera habitación que ve Aya al llegar al camino hacia el Incinerador.

Ogre


Un misterioso hombre que ayuda a Aya en su camino para salvar a su padre. Él dice ser un vendedor que está de viaje. Puede estar haciendo referencia al libro que Aya tiene en el estante de su habitación llamado The Red-Eyes Stranger. Aya empieza a preocuparse un poco por él como se muestra en el final verdadero, cuando ella dice que espera que él pueda salir de la casa a salvo una vez que esta se quema. Ella parece tenerle algo de confianza también, porque después de tener esperanzas en que él esté bien, ella dice que sin duda lo está, porque él es un "hombre bastante extraño".

Historia

Aya nació en el Norte de Alemania, y pasó casi once años en los confines de la mansión junto a su familia. A pesar de esto, y de las peculiaridades de su familia, como saber la inclinación de su padre de experimentar en la vida de personas y animales, ella tuvo una buena infancia que refleja con cariño. Después de la muerte de su madre, sin embargo, su vida dió un leve giro hacia lo peor, como que a ella no le agradaba Maria, la chica que creyó que reemplazaría a su madre.

Eventos del Juego

Las cosas se ponen aún peor el día del aniversario de la muerte de su madre. A la medianoche, Aya es despertada por el sonido de su padre gritando, sólo para darse cuenta de que cadáveres, fantasmas y muñecas habían cobrado vida, y estaban invadiendo toda la casa. A pesar de estos peligros, la joven chica se establece para salvar a su padre. Ella no se encontraba sola, ya que algunos de los cadáveres estaban dispuestos a ayudarla. En el proceso, ella descubrirá los secretos más oscuros de su padre.

Futuro

En el verdadero final, una chica se dirige a una clínica en lo profundo del bosque. Ella llama a la puerta y Aya le atiende. La chica explica que su antiguo doctor había dejado de atenderla, porque no tenía el dinero suficiente como para pagarle, y en ese momento ella había oído que Aya trata con pacientes sin hacerles pagar por el chequeo. Aya le pregunta su nombre y la chica le dice que su nombre es Jean Rooney. Aya la invita a pasar y le pide que se acueste sobre la camilla para realizar el chequeo. Aya hace una observación en los ojos de Jean, diciéndole que son "hermosos", comentando que no puede parar de observarlos y luego le pregunta si se siente nerviosa. Maria, la cual se encuentra en la habitación a la derecha de donde están Aya y Jean, observa y luego dice que Aya se parece mucho a su padre.

Fuente de la Información: Wiki Mad Father. Créditos n.n

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.