FANDOM


La joven Unicornio Sweetie Dash hace un viaje a a la gran ciudad de Manehattan para visitar a una pony que conoció en uno de sus viajes a Ponyville, Scootaloo, durante su viaje como todos los viajes que suele realizar escribió cada noche en su diario, aquí pueden ver lo que escribió día a dia:

Día 1

Hace pocos días decidí viajar a Manehattan, la ciudad segpun dicen más imponente de Equestria, hace tiempo que la queria visitar y una amiga que conoci en Ponyville cuando estuve allí para conocer a Twilight Sparkle y recibir unas asesorias en magia, su nombre es Scootaloo y ahora estudia en la escuela deportiva, pense que sería buena idea hacer este viaje, mi profesora del grupo de investigacion que integro en la escuela de magia fue muy amable n regalarme el boleto en tren hasta alli, tambien me dijo que seria un buen lugar para practicar mi magia, aunque mis intensiones del viaje eran otros, visitar una ciudad yo sola era algo emocionante para mi, se que no era lo que correcto pero no les dije ni una palabra a mis padres, lo ultimo que queria es que se preocuparan mucho por mi, al menos algunos compañeros de la escuela y maestros sabian donde me encontraba por si surgia algun problema.

Ese viaje en tren fue bastante largo, por eso estaba preparada, me entretuve con algunos libros de magia que llevava en mi mochila que dicho sea de paso no llevaba mas que algo de agua, mis libros y muy bien escondido una cantidad modesta pero justa de dinero proveniente de mi trabajo en el grupo de investigación.

Al salir de la estación pude ver un pequeño trozo de la ciudad, enormes edificios estaban ante mi, cientos de ponies caminando por las calles, no podia creer la cantidad de ponies que por alli pasaban, todo esto era demasiado nuevo para mi, de hecho me estaba asustando. Tuve que buscar mucho para encontrar a algun pony que me ayudara a ubicar la residencia de scoot, algunos me ignoraban, otros parecían no saber y a algunos ni siquiera les pregunté ya que no parecian tener muy buenas intenciones, pasé horas tratando de enteneder las confusas indicaciones que me habian dado, parecía un autentico laberinto esa ciudad, los eidificios eran tan altos que tampoco podia ver que habia mas alla de ellos, ya se hacia tarde y el silencio comenzaba a agobiarme mientras mis herraduras sonaban al caminar por la acera, no podia evitar senitr que alguien me observaba o me seguía, ademas ya me estaba quedando dormida al caminar, estaba cansada de dar tantas vueltas a la ciduad y aparte me habia levantado muy temprano para tomar el tren, me dije a mi misma que mejor me alojara en algun lugar cercano y que intentara contactar con Scoot a la mañana siguiente con mas calma y con menos sueño, mis ojos vieron un cartel que decía "Motel:la pareja feliz" vaya nombre no me sonaba muy amigable, pero era un sitio donde alojarme, por lo menos una cama tendria que haber, se podia notar como el sitio estaba descuidado, me dieron una habitación que sin dua estaba sucia, la cama era muy incomoda y no se como pude dormir aquella noche con tantos ruidos a mi alrededor, supongo que tanto cansancio ayudó.

Día 2

Esa mañana me despertó la luz del sol que salia por esa ventana, habia dormido bien a pesar de las deplorabales condicones de mi habitación y de todo el lugar, era un sitio repugannte por lo que no me quedé un minuto más y retomé mi rumbo a buscar la residencia de mi amiga, esta vez conseguuí indicaciones mas claras, pero en vista de que se encontraba aun muy lejos de mi posición me detuve antes en un local cercano a desayunar, no era el lugar mas hermoso del mundo pero por lo menos estaba limpio, tenía mucha hambre no habia podido comer casi nada el día anterior, un sandwich de margaritas doble con un juego de manzana grande era suficiente para llenar mi estomago, mientras degustaba como si fuera comida de los angeles mi orden, una pony se acercó a mi mesa y tomó asiento, cabe destacar que esa mañana estaba repleto el lugar y era de los pocos asientos disponibles y aunque estaba algo nerviosa no me preocupé demasiado, a los pocos minutos de estar sentada allí me preguntó a donde me dirigía y se me podia ayudar a llegar, por supuesto yo no confio en extraños y ademas ya tenia una mejor idea de como llegar allí, pero a los pocos segundos de verdad me asusté cuando me que sabia la direccion a la que me dirigia y que no era ningun problema ayudarme a llegar, en ese momento salí del lugar algo aterrada y conseguí un taxi lo mas rapido que pude, mi plan inicial era caminar pero ya estaba muy asustada por lo que acababa de pasar.

Por fin llegué a la casa donde vivía Scoot, en ese momento no se encontraba al parecer habia salido a buscarme ya que se encontraba asustada de que no hubiese llegado antes, sin embargo allí estaban sus acompañantes miembros de la familia Apple, se ofrecieron a mostrarme una habitación disponible para que acomodara mis cosas, lo cual me causó gracia ya que solo llevaba mi mochila, y que esperara un poco que Scoot no tardaría, por lo que me decidi a leer un rato mas, de igual forma aunque estaba menos cansada que el dia anterior tenia mucho calor, asi que era mejor hacer una actividad tranquila, tal y como mis afintriones me habian dicho al poco tiempo volvió Scoot quien al verme inmediatamente me abrazó, aquella tarde pasamos un buen rato principalemente charlando sobre mi experiencia del dia anterior, también estuvimos hablando de nuestras escuelas y hasta hicimos un par de demostraciones la una a la otra, ya en la noche por fin pude tener una comida decente y sin contratiempos para posteriormente irme a dormir, Scoot prometió que me llevaria a algunos lugares interesantes al día siguiente por lo que estaba emocionada, pero mas emocionada aun de estar en una comoda y confortable cama, en una habitación que por lo menos barren diariamente y con una lampara de mesa para escribir antes de dormirme, sin embargo me costó un poco dormir aquella noche an estaba algo asustada por la experiencia con aquella pony.

Día 3

Ya que la noche anterior habia dormido como nunca la mañana fue maravillosa, Scoot se levantó mucho antes que yo, pues era obvio que seguia muy cansada del ajetreo de los dias pasados, amablemente me invitaron a desayunar como si fuese parte de la familia, despues del desayuno Scoot me llevó a conocer un poco la ciudad, dimos un recorrido bastante agradable mientras charlabamos en el camino, todo lo que habia en esa ciudad no me cabia en la cabeza, tal vez Canterlot fuese mas grande siendo la capital de Equestria, pero algo hacia sentir a Manehattan mas abundante, me llevó a recorrer varios lugares incluyendo algunas partes del centro que se me hacian de los mas impresionantes con esa cantidad de ponies en las calles y el ambiente tan pesado que se sentia, a pesar de eso desbordaba de tiendas y restaurantes muy bien llevados y sin duda agradables de conocer, durante todo el trayecto por lo menos en el centro sentia que alguien nos observaba, creía que tenia algo que ver con aquella pony extraña del dia anterior, en todo caso nos detuvimos a visitar varias tiendass y al medio dia nos dirijimos a un restaurante de la zona, de verdad era algo que nunca habia visto en mi vida, no estaba acostumbrada a almorzar en restaurantes de ese calibre, durante nuetro almuerzo y mientras charlabamos alegremente vi entrar a alguien al lugar que para mi sorpresa era aquella pony del otro dia, no me miró a los ojos en ningún momento y parecía que simplemente habia llegado para almorzar sin mas, desde nuestra mesa la observaba aunque se encontraba muy lejos, desde ese momento me puse muy nerviosa, comencé a temblar un poco y a penas y podia comer, ya no le hablaba a Scoot y sin duda se estaba preocupando, sin terminarme mi almuerzo nos fuimos del lugar, aun seguia muy nerviosa, me dijo que fueramos al parque para que le contara que me pasaba y que me tranquilizara, le conté a quien habia visto y que temía que estuviera planeando hacerme algo ya que al parecer nos habia estado siguiendo un buen rato, Scoot me dijo que estaba exagerando que podia ser simple coincidencia pero aun así no quedé del todo tranquila, peor aun, un rato después de que estuvieramos allí en el parque se aproximó esa extraña pony para saludarnos, era la primera vez que decia una palabra y traté de estar lo mas relajada posible, no queria demostrar de ninguna forma miedo, sorpresivamente estuvo charlando algunos minutos con nosotras de una forma que aparentaba ser bastante amable, hizo varias preguntas, a las que yo contesté con extrema precaucion de hecho mentí en algunas de las respuestas pero para mi temor Scoot era mucho mas abierta y estaba contando cosas que hubiese preferido que callara por seguridad, no nos tardamos mas que unos 10 minutos y finalmente decidió irse, no si antes darme la bienvenida a la ciduad y proponernos que hablaramos otra vez, nos dijo donde y cuando la podiamos encontrar sino nos apetecia charlar, a mi no me apetecia en lo mas minimo pero me temo que Scoot si se veia mas entusiasta de ello, en todo caso ignoramos eso por un rato ya que Scoot quizo hacerme digamos un pequeño regalo invitandome a conocer la biblioteca, ella no se sentia muy feliz de ello pero sabia que a mi me iba a gustar por lo que no le importó, ojee varios libros, la mayoria eran sobre histoira de la ciudad, no estaba alí para seguir estudiando magia, tenia interes en saber sobre historia y cultura, tambien me pareció interesante ver un mapa de la ciudad, de verdad parecía un laberinto creo que ahora entiendo porque es tan facil perderse, pensé en ese momento, me divertí bastante esa tarde y me amntuve distraida del miedo que aun tenía, volvimos a casa e hicimos poco mas que irnos a dormir, pasé buena parte del tiempo recostada en la cama antes de dormirme pensando en los posibles escenarios y todas las posibilidades de aquella pony, creo que no me dormí hasta una hora después de dar vueltas en mi cama, temblar y pensar, tal vez debí tomar leche tibia antes de dormir.

Día 4

No recuerdo una noche en la que haya podido dormir menos, esa mañana me levanté muy muy cansada, temia que algo malo fuese a pasar si ibamos a dicha cita, por lo que pasé buena parte de la mañana convenciendo a Scoot de que era mala idea, saqué todo tipo de argumentos, debo admitir que algunos eran bastante radicales e incluso exagerados, finalmente logré disudiarla y de lo paranoica que estaba le dije que era mejor quedarnos en casa ese dia, le dije que tal vez podriamos jugar algun juego de mesa o leer algunos libros, en todo caso no tenía ninguna intención de salir ese día, viendo que evitariamos una situacion riesgosa me tranquilicé, pero por supuesto no totalmente, todo el día estuve pensando en lo que podia ocurrir, me pareció algo extraño pero tocaron la puerta, en un sitio alejado de la ciudad era algo raro que llamaran a la puerta, no habia nadie solo una nota en el suelo, era algo asi como una nota de rescate pero era bastante extraña no tenía nada parecido a una amenaza, tan solo decia que los miembros de la familia Apple que vivian con Scoot estaba atrapados en una de las zonas mas pobres y marginadas de la ciudad y por tanto mas peligrosas de la ciudad, era algo extraño, porque no parecía muy convincente, pero de alguna forma pensaba que podia ser verdad pues hace horas que no llegaban a casa, pero sin duda desconfiaba de aquella nota, lo reflexionamos unos minutos, no fue mucho tiempo ya que si era algo en serio debiamos actuar rapido, pero podiramos estar cayendo en una trampa, despues de balancear los pros y contras, pensar en un plan alternativo y cubrir los posibles escenarios y nos decidimos a ir al lugar, sabiamos que era una muy mala idea, pero que si dicha nota decia la verdad y nos quedabamos sentadas sin hacer nada no nos lo perdonariamos.

Ya estabamos cerca de la susodicha zona, se podia notar su degradante situacion, creo que podria comparar ese lugar con aquel motel en el que me alojé el primer dia, aunque bueno era una escala distinta, a cada paso se snetia inseguirdad, no se sentia solo que alguien nos seguia sino que nos seguian y observaban decenas de ponies, no estabamos seguras de a donde dirigirnos, solo caminabamos esperando encontrar algo ya que la nota no decia nada mas, al caminar un buen rato en el que por lo menos yo no paraba de temblar y de caminar con la mayor precaucion del mundo, de repente empezamos a escuchar pisadas que no empezarona asustar, por lo que comenzamos a correr un buen rato dandonos cuenta al poco tiempo de que en efecto eramos perseguidas, intentamos muchas cosas para intentar distraer a nuestros perseguidores hasta que encontramos algo asi como un almacen abandonado en el que logramos entrar sin que nos vieran, con mucho cuidado de no ser observadas por las ventanas y de no llamar de ninguna forma la atencion, del miedo y de lo cercana que estaba la noche nos quedamos alli, para nuestra suerte la puerta tenia cerradura y podiamos estar a salvo por lo menos una noche, ese dia no tenia mi diario, pero tenai que escribir algo aunque fuese un testamento, una nota de rescate, por lo que tomé unas hojas de papel que estaban alli y con un boligrafo que siempre llevaba conmigo escribi mientras scoot estaba ya drmida a mi lado, pensabamos que era mejor estar alenta pero estabamos demasiado cansadas y estabamos mas o menos seguras alli, Scoot se quedó dormida mientras escribia muchas cosas en el papel, temiendo que no tendria otra oportunidad para dejar rastro, ya estaba cansada tambien por lo que me disupuse a rescosatarme al lado de scoot, no sabia que pensar o sentir mas que miedo, miedo intenso, pero en ese momento estaba siendo opacado por el sueño, en algun momento recordé que al dia siguiente me tenia que ir de nuevo a Canterlot pero casi ni me importaba.

Día 5

El cansancio me habia permitido dormir bien la noche anterior, desperté esa mañana algo desubicada, mi cabeza y de hecho todo mi cuerpo estaba en el frio suelo del alamacen, a mi lado estaba mi querida amiga aun sumergida en el mundo de los sueños del que estaba a punto de salir, tenía hambre y sed, pero ¿que podia hacer? el almacen estaba practicamente vacio y miedo me daba acercarme a cualquier cosa, durante mas o menos una hora estuve explorando el almacen, viendo si alguna cosa nos podria ayudar, tambien me asomé afuera para ver como estaba la situacion, realmente se veia todo mucho mas seguro pero de igual forma debiamos ser muy precabidas, al poco tiempo despertó Scoot quien vió como escribía y dibujaba cosas sobre unas hojas de papel, me preguntó si se trataba de mi diario, pero no era asi, en realidad trazaba un mapa de la zona para planear nuestro escape, era algo un poco complicado, habia marcado las zonas que consideraba mas seguras y tambien el camino que parecia ser el mas corto.

El plan era bastante sencillo, seguiriamos la ruta que habia trazado, caminariamos lentamente y con confianza a lo largo de las calles, con algo de suerte en 20 minutos ya habriamos salido de la zona y podriaos volver a casa, en caso de que repentinamente fueramos perseguidas no nos desviariamos de la ruta pero empezariamos a correr, lo mas importante en el plan era que no nos descubrieran en las dos primeras manzanas ya que otro de los planes de emergencia era rodear la zona y repetir lo que habismo hecho el dia anterior por lo que era crucial que no descubrieran nuestro escondite. Pusimo en marcha nuestro plan ya a pelna luz del dia, se nos ocurria que entre mas cercana fuera la hora al medio dia mas seguro seria aunque no dejaba de ser algo relativo, sedientas y hambrientas ademas de que el miedo nos invadia, cada segundo se nos hacia una eternidad, no llevabamos cronometrado nuestro tiempo solo contabamos una a una las manzanas que nos restaban para salir de allí, en algun momento tan optimistas de que nuestro plan triunfaria ya pensabamos en volver a casa y en los deliciosos platillos y bebidas que alli nos esperaban, lo peor fue que no deciamos una sola palabra ya que no queriamos llamar la atención lo cual resultaba dificil con nuestros estomagos rugiendo. Ya no nos faltaba mucho creo que eran menos de 3 cuadras pero de repente sucedió, comenzamos a ser perseguidas por un grupo de ponies con un objetivo común, nosotras, comenzamos a correr a todo lo que nuestras agotadas patas daban, por suerte a la mayor eficiencia no nos podian alcanzar, pero sabiamos que en ese estado mas pronto que tarde se agotarian nuestras reservas, no tuve tiempo de pensarlo mucho pero nos habiamos desviado de la ruta es mas habiamos retrocedido algunas cuadras, no era facil estar concentradas en ambas cosas, huir y seguir el camino, de reente se me ocurrió una idea, camuflaje, si utilizaba mi magia para cambiarnos de color y ocultarnos podriamos perderlos, decidida me preparé para la hazaña, era simple, nos ubicariamos en un callejon, del que seguramente tardarian unos segundos en encontrar, haria el hechizo y con algo de suerte no se darian cuenta de nuestra precencia, lo que mas me preocupaba es que no tuviera suficiente fuerza para ejecutar mi hechizo lo cual nos llevaria a un problema muy grande, pero parecia no haber otra salida, tal como lo habia pensado llevé a Scoot hasta un callejon doblando la calle, estaba algo oscuro por las sombras producidas por los edificios, sabia que esa seria la clave, ejecuté mi hechizo y en pocos segundos desaparecieron nuestros llamativos colores y aparecieron encima de nosotras los mismo tonos opacos de aquel callejon, cerramos los ojos para no llamar la atencion de ninguna forma, sentia como mi corazón latia tan deprisa que sentia que se me iba a salir, pasaron unos segundos y escuché como el grupo pasaba de largo, esperé un poco y abrí mis ojos para darme cuenta de que se habian ido, a paso rapido continuamos con nuestro plan original que esta vez si tuvo buen termino, tras salir de la zona caminabamos muy despacio, ya anciabamos llegar a casa, nos tomamos un buen rato para llegar alli, donde encontramos a los familiares de Applejack muy preocupados por nosotras y con razón, nos habiamos dado cuenta de que era una simple trampa, una por cierto muy mal planeada pero en la que de todas formas caimos, estuvimos un buen rato contando de nuestras aventuras, pero ya eran casi las 5 de la tarde ya era hora de tomar el tren de regreso a Canterlot, sería un viaje de toda la noche y era el ultimo tren del dia por lo que no lo podia perder, los acompañantes de Scoot me ofrecieron amablemente que me quedara un noche mas y emprendiera rumbo a la mañana siguiente, les expliqué que era imposible ya que tenia que volver a atender algunos asuntos de la escuela, es cierto las clases ya habian terminado pero aun tenía asuntos pendientes con el grupo de investigacion que integraba, con mucho pesar de tener que despedirse de mi me acompañaron hasta la estacion a la que ante el cansancio que Scoot y yo tenaimso fuimos llevadas en taxi, uno por uno se despidieron terminando con Scoot quien me dió un fuerte abrazo y me dijo que esperaba poder volverme a ver, yo le dije un poco en broma que Canterlot era una linda ciudad y que podia visitarme cuando quisiera, no estoy segura si vi bien pero al subirme al tren y mirar un momento por la ventana me pareció ver a Scoot soltar una lagrima, aun era temprano para dormir pero estaba muy cansada, tomé mi diario y escribí toda la gran aventura de aquel día, cuando terminé puse la pluma y el diario en mi mochila, me recoste en la cama y al ritmo arruyante del tren al moverse a la vez que una canción relajante sonaba en mi cabeza, me quedé dormida, ya no quedaban palabras para describir esta gran aventura y solo quedaba sumergirme en el mundo de los sueños para darle punto y final.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.