FANDOM


“The Adventure Of These Girls”

Advertencia: Esto es un Fic "Humano Humano (pero con los OC)" (?) en Plan Vida Real. También es un Fic-Serie. :3

Trama

Cjjimjijf

Samy esta cansada de su Horrible vida, de ser maltratada casi siempre y toma una desición que cambiará su vida radicalmente. Totalmente devastada, emprende una gran aventura, encontrándose con amigas y compensando lo malo que ha vivido y sufrido. 

Capítulo 1

Aquella chica se encontraba observando la casa devastada mientras abrazaba a su pequeño gatito. Lloraba desconsoladamente y con muchísima razón. Miró al horizonte y sus ojos se llenaron más de lágrimas. La figura que ella había amado todo este tiempo estaba ahí, tirada, sin vida... La que la había educado y enseñado. ¿Qué haría ahora? Sola... Por siempre. Sin parientes. Sin amigos. Entró a la casa y aún se estaba quemando. No le importaba en absoluto morirse ella también. De hecho, quería acabar con su sufrimiento. Estiró un brazo hacia el fuego y gritó. El grito erizó al pequeño gatito que tenía entre manos. La chica cayó arrodillada y empezó a llorar mientras gemía del dolor. Al poco tiempo se quedó dormida, junto a su gatito. Las lágrimas marcaban su cara. Ya no podía más. Tan pequeña... Qué pena daba.

【Aki-chan】Just be friends 【Fandub en español】

【Aki-chan】Just be friends 【Fandub en español】

Al cabo del tiempo, despertó, sobre una superficie de madera, su casa, pero el fuego había parado. Echó un vistazo afuera. Había llovido, y como la casa tenía agujeros por todas partes, eso paró el fuego. Salió afuera. Al ver a... esa persona... sin vida, volvió a llorar. Ella no quería, pero debía, no se podía contener. Se arrodilló y abrazó a ese cuerpo que alguna vez había sido su madre, y que ahora, sin vida, reposaba sobre el frío suelo. Se levantó y se secó las lágrimas con un pañuelo de seda rosa. Tenía que ser fuerte. Volvió a la casa y recogió un bolso que su madre había tejido para ella cuando era solo una bebé. Confirmó que aún le quedaba y comenzó a meter comida y la única ropa que tenía. Cerró el bolso y empezó a buscar a su gatito.

- ¿Dónde estás? ¡Strong!... –Gritó a la deriva. Acto seguido suspiró y vio al gatito subido a su cama. Lo recogió y lo puso en una pequeña casita para gatos con unas mantas. La cargó y salió afuera. Miró la casa por última vez mientras se alejaba.

Agitó su mano en señal de adiós, y emprendió un camino fuera de ese sufrimiento. Ni padre, ni madre. Que tragedia, joder... Ella era tan pequeña...

Al poco tiempo de caminar, no pudo más, se arrojó al piso de rodillas y empezó a llorar.

-Te amo, mamá... –Hipó entre lágrimas antes de quedarse dormida.

Capítulo 2

6 Horas Después...

Aquella chica despertó bastante confusa y sedienta. Revisó su bolso y sacó una botella de agua. Bebió, le dio un poco a su gatito y la guardó de nuevo. Se levantó y siguió viaje. Iba sin rumbo alguno, triste y confundida. ¿Qué hace una niña de cuatro años sola en la nada? Tratando de encontrar una vida mejor. Caminaba mirando el paisaje. Desalentador. Hacía mucho frío y no había traído abrigos. Solo tenía un suéter de lana que le había tejido su madre. Prefirió dárselo a Strong, le preocupaba 100 veces más la salud de su gatito. Se lo colocó como pudo y continuó, muriendo de frío, pero orgullosa por su amabilidad hacia los animales. Siempre le habían encantado. Al cabo de un rato de caminar y no encontrar nada, paro junto a un lago para rellenar su botella con agua, y se lavó la cara. A su lado había un río bastante grande. Se metió con otro vestido viejo y se bañó, pero al querer salir algo la mordió en el pie. Se sumergió en el agua para ver que era. ¿¡Cocodrilos!? Imposible. Nadó lo más rápido que pudo sacando la cabeza del agua.

Sksjjdomciote

- ¡Ayuda! ¡Ayuda! –Comenzó a gritar desesperada.

Trepó rápidamente a la orilla y se subió a un árbol. Los cocodrilos se fueron. Agitada, trató de recuperar el aliento mientras se miraba el pie totalmente destrozado y sangrando. Improvisó unas vendas con papel que encontró por allí y llorando volvió a emprender camino.

Jamás quiso perder a la persona que le dio la vida. Eso era algo totalmente devastador y doloroso, pero le había tenido que tocar justo a ella.

En la Noche, encontró una pequeña casa deshabitada que apenas y tenía una cama y cocina. Entró, cerró la puerta y las ventanas, y se acobijó con su gatito bajo el gran edredón.

Pasó la Noche y se despertó a las 6:30 a.m. Ella se orientaba por “La Posición del Sol” como su madre le había enseñado. Decidió dejar dormir a Strong.

Se sentó en la orilla de la cama y sacó un pequeño sándwich de jamón y queso de un pequeño tapper (envase de plástico para guardar la comida). Mientras comía miraba por la ventana. Al otro lado estaba desolado. Se vistió con su ropa más abrigada y salió afuera. Nada. Desierto.

Tomó un poco de agua, guardó todo en su bolso y recogió a Strong lentamente y lo puso en su “casita”.

Pasó un poco de tiempo y finalmente llegó a una extraña ciudad. Ahí vio a una chica pelirroja con una trenza que estaba sentada en unas escaleras cerca de un lugar. La observó unos momentos y se sentó a su lado lentamente. La pelirroja la miró.

-Hola... ¿Quién eres? –Preguntó.

-Uh... M-me... llamo Samy.

-Yo me llamo Golden. Un gusto. ¿Qué haces por aquí?

-Yo... Me perdí. –Mintió Samy.

-Ah, ¿Quieres que te ayude a encontrar tu casa?

- ¡NO! Es decir... Mejor no, gracias.

-Vale... Si quieres puedes quedarte en mi casa. Podemos hablar juntas y tengo té para invitarte.

-Claro. –Samy sonrío tímidamente.

Entraron a la casa de Golden y se sentaron en una mesita de madera. Golden le alcanzó una taza de té a Samy que esta empezó a tomar lentamente.

-A propósito, que extraña ropa traes. ¿No tienes una algo más... normal?

-Am... No. Esta ropa me la tejió mi madre.

-Da igual. ¿Cuántos años tienes? Yo 4.

-Tengo 5...

Samy y Golden se pasaron toda la tarde charlando, tomando té y comiendo ricas galletas. Samy la pasaba muy bien con ella, pero en un momento recordó todos esos momentos pero los había vivido con su madre. Samy se excusó con sentirse mal y fue arriba (cuarto que Golden le indicó) a poder llorar en paz...

-Mamá... Te extraño tanto... –Lloraba Samy, y un poco después, se quedó dormida.


 

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.